Agustín de Haro

En los últimos días salieron a luz imágenes de un “militonto” de la Franja Morada (para ser tenue, porque sus posteos lo convierten en un ser despreciable), donde se observa una profunda reivindicación sobre el nefasto personaje de Videla, acompañadas de las frases “24 de marzo de 1976, a 42 años, era necesario, gracias general”. Ante el silenzio stampa de la Agrupación “reformacrista” Franja Morada a la hora de repudiar a uno de sus cuadros, ¿Será una pura casualidad que dicha organización se llame al silencio?.

En estos asuntos nada es casualidad, la UCR es la estructura partidaria de Cambiemos, y la Franja Morada es su apoyo estudiantil en la universidad argentina. Dicho partido poseyó 310 intendencias en la dictadura cívico militar de Videla, Martínez de Hoz y compañía. Hoy en tiempos de ajustes brutales para el pueblo argentino, le siguen poniendo candidatos (en su gran mayoría militantes y ex militantes de la franja morada) a un plan económico similar, lo que requiere seguir bajándose los pantalones con otros sátrapas como Macri, Dujovne, Caputo y sus secuaces.

Esta a la vista de todos el rol que ocupan hoy en día viejos y actuales militantes de dicha agrupación,  claro es el caso del Gobernador Alfredo Cornejo (el mejor alumno de Cambiemos a la hora de ajustar en las provincias), sumado a Josefina Mendoza, actual militante, quien preside la FUA, diputada por Cambiemos, y suma a su currículum político la mancha imborrable de haber votado a favor del saqueo contra los jubilados, pensionados, etc., en la sanción de la reforma provisional,  estos son claros ejemplo de como el sector profundamente antipopular del radicalismo luego en sus conductas vulneran los DD.HH. de las grandes mayorías populares.

La Franja Morada se jacta de reivindicar la lucha por los derechos humanos, cuando en realidad, estos “reformacristas” lo hacen por una cuestión demagógica, no quieren ser señalados como los partícipes necesarios en el ajuste brutal que estamos sufriendo los argentinos y argentinas. Su militancia en tales cuestiones es “derecho humanista”, que es la versión fingida, corrompida, hipócrita y patrañera a la hora de salir a levantar las banderas por los DD.HH., en los hechos concretos, por ejemplo, las marchas por Santiago Maldonado brillaron por su ausencia.

Motivos hay de sobra para decir que la postura de este militante no es un caso aislado de su agrupación, el nulo repudio por parte de sus correligionarios se debe a que es muy complicado intentar borrar con el codo lo que se escribe con la mano, sino ¿De qué se disfrazarán sus militantes para seguir escudando el ajuste de Macri, Cornejo y Pizzi en la universidad? , otro como el “reformacrista” morado de Nicolás Ojeda (fotos), en un acto de “sincericidio”, optó por sacarse la careta y salir a militar su gorilaje intrínseco.

Imagínense si hoy viviera el peludo Yrigoyen, claramente se revolcaría en su tumba, ¿Y Alfonsín? que en su momento planteo que su límite era la derecha de Macri, le sangrarían los ojos al ver que la Franja Morada no tiene límites a la hora de elegir aliados, en sus aspiraciones para ocupar y mantener los cargos políticos, sin importar que estén cagando a la amplia mayoría de argentinos y argentinas.

Se pone en evidencia que tanto a nivel nacional como provincial los dirigentes de la Alianza Cambiemos no dicen lo que piensan para no perder votos, la Franja Morada utiliza el mismo modus operandi, cabe preguntarse ¿A la Franja también la asesora Durán Barba?

A Macri ante su enojo por el “hit del verano” desde su entorno le aconsejaban que se acostumbre, porque desde los estadios de fútbol hasta en cualquier manifestación pública lo van a putear mientras siga ajustando en los sectores populares. Por lo tanto si sos uno de los que milita el ajuste en la Franja Morada es recomendable que prepares tus oídos, ya que es cuestión de tiempo para que ese hit se traslade al ámbito universitario, y en un sentir popular se cante FRANJA MORADA LA PUTA QUE TE PARIO”.

 

En la sociedad latinoamericana actual, hay un orden económico sólidamente establecido, que consigue mantener en un alto grado de alienación a los trabajadores y trabajadoras. El trabajo, suele ser pura y exclusivamente una obligación cotidiana para sobrevivir a las demandas económicas del presente, lo que impide toda autorrealización genuina para emanciparse en la lucha por los derechos humanos.

El salario, condicionante actual de los valores del trabajador, es el que engendra oposiciones, competencias, precariedad, explotación, y desigualdades entre trabajadores, donde los propietarios de empresas son los principales beneficiados. Este es uno de los factores que logra nublar a los trabajadores, impidiendo identificar al capitalismo mercantil y salvaje, personificado hoy en la Argentina por Macri y compañía, como el enemigo a enfrentar.

Existe un impedimento que es esa división jerárquica entre opresores y oprimidos, claramente los trabajadores se encuentran en el segundo. Para esperanza de muchos, a lo largo de la historia han existido movimientos nacionales y populares, que pusieron en evidencia los intereses foráneos de las minorías opresoras, concientizando a las masas populares en su capacidad colectiva para modificar ese status quo a su favor, generando un compromiso de lucha, constituido en distintas organizaciones como, por ejemplo, en un sindicato.

Uno de esos movimientos nacionales surgidos en la Argentina fue el Peronismo, que supo inclinar la balanza en defensa de los intereses obreros. En los países semicoloniales, en ese entonces y en la actualidad, el papel principal lo desempeña el capitalismo extranjero. Dicha injerencia forastera no se caracteriza por importar obreros, sino que utiliza a la población oriunda del lugar como fuerza de trabajo.

El general Perón, que advierte el factor sustancial del movimiento obrero, entiende que, para resistir a dicho capitalismo externo es necesario sentar las bases de su gobierno con el apoyo de los trabajadores, las pequeñas y medianas empresas, y consolidar una burguesía industrial nacional, caracterizándose por ser un gobierno que, no solo apunte a representar a las clases más humildes, sino que además defienda los intereses nacionales de todas las clases sociales productivas en la Argentina.

En aquel entonces se concientiza a los obreros para que comprendan las condiciones objetivas que tienen su lugar en la producción, esto es de vital importancia para la defensa de los intereses colectivos nacionales encabezados por los sindicatos que tuvieron su época de auge en el Peronismo, teniendo en cuenta un factor fundamental como decía Marx:

La emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos

 En contraposición a la clase trabajadora actual sobre todo la media, donde su baja emotividad política, y su descreimiento en sí misma, la han alejado de todo deseo de organización y lucha colectiva, proporcionando la pérdida de conciencia de clase.

Recordemos que gran parte del electorado de la Alianza Cambiemos fue compuesto por dicha clase media. Esto se debe en gran parte al rol que hoy ocupan los medios monopólicos de comunicación, con el objetivo principal de embrutecer a los pueblos latinoamericanos, que a su vez esto se prolonga en las cátedras universitarias, sumado a los déficits de la universidad pública que tiende a expulsar a los trabajadores y no alterar la composición social de las mismas.

 Sería un error no mencionar las falencias del gobierno anterior que generó el descontento de esta clase, como por ejemplo la inflación, impuesto a las ganancias, etc., que actualmente siguen existiendo y tienden a crecer, pero el blindaje mediático se encarga de encubrirlo.

Si a mediados de la década del 40 las necesidades nacionales, industriales, y sindicales encontraron su representación en Perón, el próximo candidato o candidata, que surja del campo nacional y popular, debe garantizar que su base política electoral para enfrentar al gobierno de Cambiemos, nucleará a todos los sectores que hoy están dando la lucha contra las políticas demoledoras en varios aspectos, principalmente en el ámbito económico-laboral.

Por último, se hace necesario conocer las historias de luchas de los trabajadores latinoamericanos, objetivo que iremos desarrollando en futuras notas de esta revista, en post de recuperar las divisas históricas del movimiento obrero y no repetir sus mismos errores. Para esto es necesario que los argentinos se concienticen de lo que hoy está sucediendo en nuestro país, lo que establecerá que dicha comprensión se canalice en acción, con un compromiso político y organizado que contribuya a la emancipación de cada trabajador y trabajadora hacia una Argentina cada vez más justa.

 

Bibliografía:

Libro: “Revolución y Contrarrevolución en la Argentina”, Jorge Abelardo Ramos, Tomo 5: La Era del Peronismo; Capítulo: Los coroneles en el poder; “Actitud de la clase obrera”

Según el Diccionario de la Lengua Española, homólogo tiene 4 significados, nos vamos a detener en el significado como adjetivo de la palabra:

Homólogo/a: Que es semejante a otra cosa por tener en común con ella características referidas a su naturaleza, función o clase.

Decir que el Peronismo asentó una simbiosis con los trabajadores no es un dato aislado, para lograr dicha tarea fue necesario sentar las bases de su gobierno en dos aspectos fundamentales: social y político, que a posteriori repercutiría notablemente en la situación económica de los sectores populares.

Aspecto Social:

Este aspecto fue el precursor para la emancipación de la clase trabajadora, junto con sus familias, otorgando derechos laborales en defensa de los trabajadores, su posterior inclusión a los ámbitos educativos, mejoras en las condiciones de salud dignas y a su vez reguladas en favor de los sectores más humildes por el Estado.

Dicha etapa social comenzó en el año 1943, cuando Perón asume en el Departamento Nacional de Trabajo. Desde allí comenzó a entablar relaciones con las tres grandes centrales sindicales de la época que eran la CGT1, la CGT 2 y la USA, ulteriormente de esto, Perón se encargó de promover la unidad de la CGT.

Una de las primeras cuestiones gremiales donde intervino Perón, fue en el marco de un conflicto de un frigorífico de Avellaneda, donde el gremio de la carne (CGT2), liderado por José Peter es tomado prisionero. Perón actúa en favor de los obreros y libera a Peter, lo que socialmente garantizó un aumento positivo en la imagen del “primer trabajador”.

Todo esto confluyó en aprobación de normas con reivindicaciones históricas para la clase trabajadora, como el estatuto del Peón Rural, los beneficios jubilatorios, la creación del Instituto Nacional de Remuneración, establecer la jornada laboral de 8 horas, aguinaldos, entre otras tantas.

Dichas medidas terminaban con la época represiva hacia los trabajadores, estos no precisaban entablar una lucha permanente contra el gobierno, lo que les permitió desarrollar actividades sociales y culturales, apoyadas por el gobierno donde se crearon clubes barriales, hospitales, viviendas, programas de capacitación, todo a disposición de la clase trabajadora.

Aspecto Político:

La estrategia política de Perón fue la de atenuar sindicatos opositores, y conformar nuevas organizaciones representativas de los trabajadores. A partir de esto en 1943 surgen la UOCRA y la UOM.

Tanta era la popularidad que había forjado con la generalidad de los sindicatos, que el 12 de octubre de 1945, la CGT, llama a una reunión frente a la detención contra el general, que desencadena una huelga general para el día 18, la concientización de la movilización que había instalado Perón en la sociedad comenzaba a tomar una fuerte importancia.

Producto de esto las bases de los sectores obreros marcharon en una jornada histórica del 17 de octubre, en contra de lo que era el imperialismo norteamericano (Braden) y la oligarquía consolidada, encarnada en los gremios de la SRA y la UIA.

Perón comprendió que dentro del sector sindical era necesario formar cuadros como una herramienta más de empoderar a la sociedad trabajadora, funda el Partido Laborista, el cual administró el Estado desde 1943 a 1955.  En este se estableció que un tercio de los cargos corresponderían a sindicalistas, modificando la composición social del gobierno y desplazando a las élites de la dirigencia política establecidas durante décadas.

La participación de los obreros en el gobierno peronista no fue impedimento para fijar agenda de reclamos y huelgas de trabajadores que se dieron durante dicha etapa.

John William Cooke, uno de los dirigentes que fue partícipe necesario de la revolución justicialista en la política argentina decía lo siguiente:

“Si un mérito nadie le niega a Perón es el haber desarrollado en los trabajadores sentido de clase y la conciencia de su fuerza (…) el mérito del nuevo movimiento es hacer del imperialismo el problema central”

Como resultados positivos que instauró dicha revolución se instituyeron:

–Lograr elevar la conciencia política y social de los trabajadores, con la bandera de la justicia social y el ejercicio político de los trabajadores en el gobierno.

–Se consiguió democratizar el acceso educativo en todo su esplendor, permitiendo el ingreso de los trabajadores e hijos de estos a la educación secundaria, técnica y universitaria de forma gratuita desde 1949. Vale destacar que hubo principios de la reforma del 18 que le quedan como deuda al gobierno Peronista, como la democratización de los gobiernos universitarios.

Una frase de Juan Domingo Perón que sintetiza en pocas palabras el rol político del trabajador, que hoy mayoritariamente se ha perdido en las bases de la sociedad actual, que debe ser retomado por el sector trabajador y el cual el Gobierno de Cambiemos apunta a echar por tierra dice:

“Cada trabajador debe pensar que su futuro depende de lo que él haga y resuelva. Cuando los millones de obreros del país piensen así, se organicen y se unan, no habrá poder en la tierra que pueda hacer que sean engañados, defraudados y estafados en su voluntad”

 

Bibliografía:

http://sociologia-tercermundo.blogspot.com.ar/2015/09/juan-peron-y-los-sindicatos-de.html Autor: Aritz Recalde.

Paro Nacional Docente

Publicado en País Domingo, 04 Marzo 2018 18:07

El gremio nacional docente Ctera, realizó una convocatoria el viernes pasado, con el objetivo de llamar a un paro a partir del lunes 05 de marzo por 48 horas, con el principal reclamo del llamado a la paritaria nacionale docente no convocada desde el año 2015. Acompañado de una marcha el lunes 05, a las 11: 30 horas, al Congreso (CABA) y a las 18:30 horas en el km 0 (Mendoza).

Los gremios docentes recalcaron en su denuncia, lo perjudicial de que la discusión salarial sea potestad exclusiva de las provincias, y que el gobierno nacional se mantenga ajeno a dichas conversaciones generará más conflictos de los ya existentes.

Por el lado del gobierno nacional, su negativa a negociar las paritaria nacional que establece la Ley de Financiamiento Educativo, dejó como saldo negativo la postergación del inicio de clases en las provincias. Ante la falta de una respuesta concreta, que cumpla con las demandas de los trabajadores de la educación, la medida de fuerza fue replicada en varias regiones del país:

–Buenos Aires: SUTEBA, llamó a una huelga general para el 05 y 06 de marzo, postergando el inicio de clases, ya que recibió una fuerte adhesión de los sectores de la educación.

–Mendoza: SUTE, rechazó la oferta del gobierno provincial, que proponía un aumento de 15,7% en tres cuotas, con cláusula gatillo, por lo que adhiere al paro nacional. Conadu Histórica también se sumo a la medida de fuerza.

–Las únicas provincias que pactaron el aumento salarial por ahora son: Misiones, San Juan, Salta y Tucumán.

Dato alarmante

El CIPPEC (1), publicó un informe “En 2016, primer año del actual gobierno, donde se registró una caída del salario real del 4,8%. Si bien en otros años posteriores a la recuperación económica se han registrado también pérdidas del poder adquisitivo del salario docente, la del último año ha sido la mayor caída interanual desde 2003.”

En la provincia de Mendoza, el gobernador Alfredo Cornejo, apuntó a estigmatizar a los docentes, sin modificar las paupérrimas ofertas salariales, y afirmando que el lunes los padres debían llevar a los chicos a clases. El inicio del ciclo lectivo estaba garantizado. Clara intención demuestra el interés de colocar a los docentes como “los malos de la película”, esto se debe a que, de no llegar un acuerdo entre ambas partes, el gobernador implementará las paritarias por decreto, como lo hizo en 2017.

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro dijo lo siguiente en declaraciones a Radio Mitre: “No hay que naturalizar un paro nacional. Entiendo el juego de hacerle un paro al Gobierno, pero es como hacérselo a la ONU, porque la Nación no paga el sueldo a los docentes.” Finalmente rogó “hacer un esfuerzo para que se cumpla la pauta de 15% de inflación”

Primero, para ningún docente el paro se trata de un juego, segundo, su analogía del gobierno con la ONU, excluyendo las responsabilidades que tiene el gobierno nacional tiene poco que ver con la base del conflicto docente, y tercero, que el esfuerzo se lo pida a un cipayo como Dujovne, que tienen la posibilidad de evadir millones de dólares al fisco, no a un docente que está luchando por aumento salarial para obtener una mejora en su calidad de vida.

Es por eso por lo que, desde la Agrupación Universitaria Nacional nos haremos presentes en la próxima movilización del lunes, para acompañar a los docentes en esta lucha, que entendemos que se debe dar de manera colectiva, contra el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, que vulnera cada vez más los derechos de los sectores populares.

 

(1)    Informe: http://www.cippec.org/publicacion/gasto-educativo-y-salario-docente-la-inequidad-provincial/

 

 

Al que nos madruga, el Banco Mundial le ayuda

Publicado en Opinión Viernes, 02 Marzo 2018 13:35

Una vez más los mandamientos de la dominación cultural, con agenda fijada y tono impuesto por el Banco Mundial, “que desde bien temprano”, se harán presentes en la provincia de Mendoza con la llegada de la Feria Internacional de Educación Superior Argentina “FIESA 18”, y la irrisoria perspectiva de “Internacionalizar” la universidad argentina.

Continuamos con el ciclo de notas A 100 años de la Reforma Universitaria con intención de abordar el origen, la traición y la vigencia de las proclamas reformistas de los estudiantes cordobeses del año 18´:

 

 

Hubo un tiempo en donde miles de jóvenes universitarios se manifestaban con aspiraciones revolucionarias en el ámbito de la Educación superior, con ideales reformistas y con la principal consigna de constituir una Universidad Nacional-Latinoamericana, Popular y Democrática. El objetivo era conformar una Universidad con un sistema autónomo y tripartito (docentes, graduados y estudiantes), siguiendo  la concepción de los tres poderes que tiene la República y asumir un carácter nacional y popular.

La Autonomía Universitaria hace referencia a que la Universidad tendrá independencia política y administrativa sobre factores externos, de cualquier gobierno de turno. Su gobierno debe de estar compuesto por todos sus miembros, permitiendo establecer una libertad que manifieste y desarrolle la capacidad propia de las universidades de autogobernarse. Para garantizar dicha autonomía, la esencia del gobierno universitario debe de estar compuesta por todos los ciudadanos de la “República de los Estudiantes”.

“Ello implica afirmar que en un Estado democrático, la autonomía de la Universidad resulta del carácter democrático de su gobierno, el cual a su vez se define en la amplitud de sus bases, es decir en la universalidad de la ciudadanía”.

La idea que se pregonaba era conformar un Estado (Universidad) dentro de otro Estado mayor (República), que respetara las bases del primero, con el afán de ofrecer una Universidad al servicio del pueblo, fundando un vínculo entre los estudiantes y la sociedad, representando la vocación popular de la educación nacional.

Si la Universidad está basada en una minoría, no es una Universidad, como también un Estado que simboliza la expresión de las minorías, no es un Estado representativo. Para lograr una Universidad soberana y democrática, es menester implementar un una forma de elección donde todas las partes tengan la misma capacidad de representación electoral, garantizando que ningún miembro tenga predominio sobre otro.

En la sociedad actual, la pérdida de una bandera tan significativa como esta ha dejado grandes secuelas. LA gran cantidad de universidades privadas establecidas a lo largo y a lo ancho del país, donde los grupos concentrados de poder determinan a su antojo la forma de gobierno y representación que existe en dichas instituciones. Si dichas instituciones privadas han logrado un notable crecimiento en los últimos tiempos es principalmente por los déficits que presenta la universidad pública (amplitud de la oferta educativa, falta de turno noche de cursado, entre otros).

Hoy esas ideas emancipatorias han sido desvirtuadas, las banderas “reformistas” han sido arrebatadas por agrupaciones que están poniendo en tela de juicio la Educación pública y a su vez pactan con el tradicionalismo oligárquico. Claro ejemplo es la Franja Morada, que lejos de ser reformista, son funcionales a la pérdida de derechos educativos y la exclusión de tantos argentinos que intentan introducirse en la educación pública. Sería interesante comenzar a llamar las cosas por su nombre. La Franja Morada no es una agrupación reformista, es claramente contrarreformista..

En la actualidad, en la UNCuyo, hay elección directa de Rector y Decanos, pero hay grupos que obtienen una preponderancia sobre otros, ya que el voto estudiantil representa el 25% de la elección y el docente el 50%, esto no debería de ser así, ya que como se establece en el principio general del derecho, “quien puede lo más, puede lo menos”, ¿Si a los 16 años podemos votar al presidente de la República, como estudiantes universitarios, porque no podríamos votar directamente a las autoridades de dichos establecimientos? Para el sufragio universitario de autoridades se debería establecer que un estudiante representase un voto.

Por eso la autonomía universitaria va de la mano con la elección directa, ambas siguen teniendo plena vigencia hoy en día, con el propósito de mejorar la representación estudiantil, como resultado, mejoraría la calidad de la educación superior y la democratización plena de la universidad.

Cumplidos los deseos de controlar la AFA, y a posteriori creación de la Superliga, el gobierno de Cambiemos con su “capitán” Mauricio Macri, se sienten en sus anchas para retomar ese viejo anhelo del presidente de instalar las Sociedades Anónimas en el Fútbol Argentino (SAD); con esa  absurda promesa de que el capital privado es la solución para todos los problemas que hoy padece el futbol argentino, y “patear” definitivamente fuera de la cancha los fines sociales y culturales que supieron cumplir los clubes en nuestra sociedad.

En 2001 Macri dijo “voy a volver con esta propuesta” al perder la votación en la AFA que trataba de imponer las S.A. por 38 a 1 votos. Vale aclarar, el único voto que obtuvo fue el suyo.

En ese momento quedo demostrado que sería una mala jugada avanzar con esto, se puso de manifiesto que el fútbol, forjador de alegrías populares, es parte de la cultura argentina. Lamentablemente, como acontece en el mundo, las clases dominantes se están apropiando de él, como siempre con el objetivo de convertirlo en un negocio.

Hoy que el gobierno cree tener la espalda suficiente para avanzar con una medida como esta, a sabiendas de que el impacto que puede causar en la sociedad será negativo ¿Podrá Macri implementarlo por los votos o sacará su lapicera para un nuevo DNU?

La idea es concretar esta medida antes del mundial, aprovechando la euforia y el clima comercial que este genera,  y captar las inversiones extranjeras.  En lo inmediato no se implementará en los clubes más importantes del fútbol argentino, si no que se harán “pruebas” de su eficacia en clubes del ascenso, para luego implementarlo en la primera división. Daniel Angelici (Vicepresidente de la AFA, Presidente de Boca) será el que llevará las riendas en el ámbito futbolero sobre el tema. Se va a cumplir lo que dijo Macri hace unas semanas en Davos nosotros vamos a cortar el pasto, ustedes (los empresarios) hagan los goles.

En el Viejo Continente las S.A.D. han logrado que se generen desigualdades irrecuperables entre clubes grandes y clubes chicos, como por ejemplo en  la Liga Española donde más allá de la disputa entre el Barcelona y el Real Madrid, el resto está de adorno  ¿Eso queremos? ¿River y Boca disputando el torneo y el resto escoltas?

De aprobarse la ley ¿Quiénes serían potables inversores en la actualidad en nuestros clubes? Parece obvio, está claro que el verdulero amigo hincha de Godoy Cruz, vapuleado por las políticas económicas del gobierno actual, no tendrá dinero para invertir en el club de sus amores. Pero pongamos este ejemplo, Mauricio Macri, reconocido hincha del club Boca Juniors, podría ser un buen inversionista de ese club. El mismo podría convertirse en un accionista mayoritario, prácticamente en su dueño, ¿Quién garantiza que no se sienta en su derecho de hacer lo que le plazca con el club? Nadie, ya que las S.A. les darán la potestad de tomar decisiones con los ingresos generados por el club, cambiarle el nombre al estadio, el escudo, cerrar disciplinas, manejar a su antojo los derechos de televisión, entre otros, ¿Las S.A. abrirán las puertas a un nuevo negocio para los amigos del presidente?

A estos personajes, les tendría sin cuidado las actividades que no generen ganancias, porque el papel social que cumplen, como desarrollar otras aristas en el ser humano, alejar a jóvenes de la droga, inculcarles a los niños el espíritu formativo en valores colectivos, el sentido de pertenencia entre otras tantas que genera el deporte, serían las primeras actividades por eliminar, porque según la lógica de la renta son deficitarias.

Que un club funcione correctamente depende la capacidad  y los fines que persigan de sus dirigentes, de manejar las arcas de los clubes en favor de sus socios e hinchas, además de que el ente principal que es la AFA tenga una regulación correcta sobre los mismos.

Llegó el momento que los argentinos y argentinas que amamos el deporte, y los que no también, salgamos a defender un pedazo de nuestro patrimonio cultural; demostrarle a los Macri, y a esos tantos interlocutores detestables de la política actual, que los hinchas  no somos clientes.

Por último, y sin ánimo de ser catastrófico, es parte de nuestra cultura y se están metiendo en un terreno complicado en el cual sus inversiones no les saldrán para nada baratas…¡ojo con quitarnos nuestra pasión!