Emanuel Garro — Ciencia Política y Administración Pública FCPYS — Consejero Directivo


“Los Estados Unidos son potentes y grandes. 
Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor 
que pasa por las vértebras enormes de los Andes. “[1]

Desde estas líneas repudiamos el atropello a nuestra soberanía al instalar una base militar de Estados Unidos en las cercanías de la triple frontera. La construcción de esta estructura militar no tiene otro fin que acechar el Acuífero– Guaraní, la tercera reserva natural de agua del mundo y la primera en América Latina.[2]

El imperialismo estadounidense siempre vio con buenos ojos las reservas de recursos naturales que la biodiversidad y la extensión de América Latina posee[3]. Esto ha llevado a desestabilizar gobiernos, colocar títeres, intervenir militarmente, tratar de inmiscuirse en los conflictos internos y hasta continuar con la balcanización de nuestra región como lo aprendió de su otrora Madre Patria, Gran Bretaña. El largo derrotero americano ha sido relatado en Historia de la Nación Latinoamericana de Jorge Abelardo Ramos[4], entre otros.

Hoy la correlación de fuerzas en Nuestra América nos es adversa. Gobiernos como el de Temer en Brasil, Piñera en chile, Cartes en Paraguay y Macri en Argentina han hecho que vuelvan a sonar en las campanas de los diarios palabras como FMI, Banco Mundial, deuda externa, relaciones carnales, etc. Esto significa perder soberanía frente a los intereses de Estados Unidos que pretenden apropiarse de la renta que producimos socialmente los latinoamericanos y a expropiar nuestros recursos naturales, tal es el caso del agua.

Con la falsa excusa de combatir el narcotráfico y el terrorismo, Estados Unidos ha desplegado desde los años 80 y 90 y con mayor intensidad al finalizar la guerra fría, bases militares cercanas a los recursos naturales más preciados: el petróleo en su momento y hoy el litio y el agua. Este es un plan ya conocido, recordemos las siete bases militares instaladas en Colombia que apuntan directamente contra el petróleo venezolano.[5]   

Desde la asunción de Mauricio Macri en nuestro país la injerencia norteamericana no ha cesado. Varios son los mecanismos que tienen para influir en las decisiones de nuestro país, han vuelto las visitas del FMI, la visita esta misma semana de Rex Tillerson, canciller de Estados Unidos, la visita de Obama en el año 2015, dando muestras del retorno de las relaciones carnales con los yanquis. En el plano militar ha aumentado la cooperación entre ambos países y esta semana culminó con el anuncio de una instalación de una base militar en Misiones mostrando que este gobierno no tiene ni un solo interés en defender la soberanía nacional.

Hoy son simples palabras de rechazo las que expresamos desde acá, pero guarda, porque cuando los pueblos se movilizan no hacen tronar el escarmiento y como dice el poeta: Y, pues contáis con todo, falta una cosa: ¡Dios!



[1] Oda a Roosevelt, Ruben Darío.

[2] http://rinacional.com.ar/sitio/estados-unidos-quiere-bases-ushuaia-la-triple-frontera/

[3] América Latina en la geopolítica el imperialismo, Atilio Borón. 2012.

[4] Historia de la Nación Latinoamericana, Jorge Abelardo Ramos, 2011.

[5] http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/05/11/bases-militares-de-eeuu-en-colombia-apuntan-a-venezuela/#.Wn-JQujOXIU

En su visita a Chile y Perú, Francisco hizo una parada en la Pontificia Universidad de Chile. Allí se refirió al papel que el universitario debe tener en Latinoamérica. Claro mensaje a aquel estudiante que se caracteriza más por ser un “bicho-canasto” que por intentar ser parte de “un laboratorio para colaborar con la construcción del país[1]

Lo que nos proponemos es recuperar intervenciones de su discurso, útiles para pensar políticamente la función de las Universidades y el papel de los jóvenes universitarios que se preparan para la construcción del país.

Enseñar a pensar y a razonar de forma integral

Francisco invita “a pensar y a razonar de manera integradora”, haciendo alusión a que el universitario no debe ser un recipiente vacío que es llenado de contenidos cada año que pasa en la Universidad, sino que debe ser parte activa de la comprensión de la realidad y tomar conciencia  de que esa realidad es la que a su vez transforma al estudiante de forma dialéctica.

¿Cuántas carreras cuentan con estudiantes pasivos que reciben información de profesores como verdades absolutas y jamás se ponen a pensar si los contenidos brindados son los necesarios para el pueblo, que de forma estratégica financia nuestros estudios para que podamos serles útiles en un futuro? ¿Cuánto profesor lleva enseñando por años con el mismo “Power Point” sin siquiera preocuparse por mejorar los contenidos o al menos actualizarlos, aplicando fórmulas caducas y que sirven a un interés ajeno? ¿Cuántos graduados sienten que su título no es útil para cooperar en la solución de los problemas comunes?

Además, exige “generar espacios donde la fragmentación no sea el esquema dominante, incluso del pensamiento; para ello es necesario enseñar a pensar lo que se siente y se hace; a sentir lo que se piensa y se hace; a hacer lo que se piensa y se siente.[2]” Fantástico párrafo referido a la formación integradora de cuerpo, mente y espíritu del universitario en particular y del ser humano en general. Concebir el desarrollo armónico de estos tres estadios en equilibrio, debería ser la divisa de cualquier carrera universitaria. Lamentablemente hoy se busca cada vez menos esta integralidad, dictando contenidos separados de la realidad en la que han sido formulados y enajenan al estudiante desvinculándolo del medio en el que se desarrolla, profundizando la  Colonización Cultural, que además de ser funcionales a los intereses foráneos del país, se intenta fragmentar más el conocimiento en una falsa “especialización”.

Bergoglio habla de la “sociedad líquida” a la que hace referencia Baumann, “donde van desapareciendo los puntos de referencia desde donde las personas pueden construirse individual y socialmente. Pareciera que hoy en día la “nube” es el nuevo punto de encuentro.[3]” Denunciando de esta manera la necesidad que tiene la universidad de buscar nuevos puntos de referencia que permitan integrar a su pueblo y no buscar una universidad cosmopolita, desarraigada de su lugar geográfico y espiritual, es decir, enseñar a pensar en el “nosotros”, “ese nosotros que permita pensar en el pueblo y en la nación.[4]

 Poner en tela de juicio los métodos clásicos de investigación.

En esta segunda parte del discurso papal, Francisco, cuestiona los métodos clásicos de investigación “al experimentar ciertos límites, más cuando se trata de una cultura como la nuestra que estimula la participación directa e instantánea de los sujetos”[5]. Además, reclama que “es necesario que la adquisición de conocimiento sepa generar una interacción entre el aula y la sabiduría de los pueblos que conforman esta bendita tierra.” [6]Enorme cantidad de autores nacionales son excluidos de los planes de estudios por “carecer de rigor científico”, como Jauretche, Ramos, José Luis Torres, Fidel Castro, el mismo pensamiento político de Perón, que con alguna honrosa excepción es estudiado en nuestro país. Ese falso rigor científico que excluye los saberes populares, (la tradición obrera-estudiantil, por ejemplo) de las cátedras universitarias, que actúan como mecanismos de defensa ante la penetración ideológica extranjera que tiene en vilo a nuestra América hace 200 años y que aun sufrimos los avatares de esta lucha irresuelta. 

Además, incorporar a la universidad estos contenidos impedirá la separación entre trabajo manual y trabajo intelectual, entre acción y razón, entre la profesión y el servicio. De esta manera el universitario se transforma en un instrumento para el pueblo y no en un simple repetidor de teorías inconexas con su realidad.

El disenso como alternativa al pensamiento único.

Estas palabras deberían ser polemizadas en la Universidad Nacional a lo largo y ancho de América Latina, pues repensar la universidad, es repensar a Nuestra América y esto es repensar al pueblo en “esta cultura del encuentro” que el Papa defiende y que de alguna manera permita formar universitarios al servicio de la Nación y de su razón de ser que es su pueblo.

Nada más sano que la discusión y el disenso para encontrar en conjunto la punta del ovillo a los problemas no resueltos de nuestra región, las palabras de Francisco pueden ser un aporte más al gran debate que nos debemos como universitarios y como latinoamericanos.

 

 


[1] Discurso de Francisco en la Pontifica Universidad de Chile, 17 de enero de 2018

[2] Ídem

[3] ïdem

[4] Ïdem

[5] Ídem

[6] Ídem

El Rector Pizzi, así se expresó ante el Consejo Superior de la UNCuyo al notificar que el día 13 de diciembre había presentado el Presupuesto Universitario para el ejercicio 2018. “Amablemente” les manifestó a los consejeros presentes que lo revisaran pero que no consideraba necesario el debate debido a que sus políticas son inamovibles.

¿Quién es «la piba» Patricia Bullrich?

Publicado en Opinión Sábado, 23 Septiembre 2017 20:59

Desde que transcendió la desaparición de Santiago Maldonado el 1 de agosto, ha tomado relevancia Patricia Bullrich, quien para algún desavisado puede no sonarle este nombre, sin embargo, su currículum es bastante extenso. Veamos.

 
El día lunes 20 marzo se realizó la Asamblea Universitaria para tratar temas pertinentes a la UNCuyo: la ampliación de la representación estudiantil en los consejos, presupuesto único para becas, presupuesto genuino para comedor, Turno Noche de cursado, entre otros. 
 
 
Dicha Asamblea fue convocada a regañadientes por las autoridades universitarias que pareciera ser que junto a la Franja, les molesta discutir profundamente cómo democratizar la Universidad. No solo en términos formales como la representación estudiantil en los órganos de gobierno, sino en la composición social de la misma, al incorporar el Turno Noche de cursado en la UNCuyo. Si bien dicha reunión fue convocada por un tercio de los asambleístas (66 miembros), las autoridades quisieron realizarla con la menor anticipación posible para que no pudiera discutirse en la toda la universidad los temas arriba mencionados. Por eso se citó para el día 20, cuando la mayoría de las facultades comenzaban el cursado el mismo día. Pareciera ser que le tienen terror a la movilización estudiantil.
 
Sin embargo, decidimos participar de la misma a sabiendas de la poca discusión que hubo en todas las unidades académicas sobre estas consigna propias de toda la comunidad universitaria. Recordemos que la Asamblea es soberana, es decir que lo que resuelve debe realizarse y sin embargo, las autoridades se negaron a postergar la fecha de la misma para logra una mayor difusión. 
 
Luego de que el gobierno universitario hablara del Plan Estratégico 2021 (tema meramente informativo), donde las autoridades aprovechan para hablar horas y horas agotando la paciencia de los miembros, discutimos la representación de los consejos. Proponíamos ampliar la cantidad de miembros estudiantiles: de 3 a 5 en los consejos directivos y de 11 a 14 los miembros del consejo superior. Pero el Rector Pizzi ordenó tratar el tema en una comisión (recordemos lo que decía Perón: “si no quieres que se haga algo, mandalo a una comisión”). Como si fuese la orden de un jefe, la mayoría de los docentes, decanos y la Franja votó discutir el tema en una comisión.
 
Pasada las horas, los asambleístas se encontraban molestos porque llevábamos varias horas allí. Por eso a las 19 hs la mayoría se había retirado poniendo en peligro la representatividad de la asamblea y el quórum de la misma; además del perjuicio que provoca no poder tener una discusión real de estos asuntos. Aprovechado esto por Pizzi, los decanos y la Franja es que empezaron a discutir los temas de forma exprés. Como si la Asamblea se tratara de una mera formalidad.
 
Por eso mismo un conjunto de asambleístas no quisimos permitir que Pizzi se aprovechara de esta oportunidad, por lo que pedimos que se postergara la discusión para la próxima semana. Luego del pedido de cuatro asambleístas, entre ellos, los consejeros de San Rafael que tenían que marcharse, hubo negatividad de las autoridades de postergar la Asamblea universitaria. Por eso de los 185 asambleístas solo quedábamos 95, menos de la mitad para discutir el presupuesto único para becas y el Turno Noche de cursado.
 
Ante la negativa del Rector de postergar la asamblea y viendo los manejos irresponsables de las autoridades universitarias decidimos dejarla sin quórum para obligar al rectorado la convocatoria de una nueva Asamblea Universitaria donde se permita la rediscusión del presupuesto genuino para becas y el Turno Noche de cursado.
 
La Franja Morada en línea con el Rector no quieren discutir profundamente el destino de la Universidad, por eso, caprichosamente tergiversan los hechos para defender al Rector del Ajuste. Los invitamos este lunes 3 de abril a las 8:30 hs para rediscutir el presupuesto genuino para becas, presupuesto único para comedor y el Turno Noche de cursado.
  

En el año 2007 un grupo de compañeros y compañeras fundaban la Agrupación Universitaria Nacional (AUN) bajo tres banderas que persiguen una Universidad Nacional Latinoamericana, popular y profundamente democrática: “Turno Noche de cursado”, “Elección Directa de Autoridades” y “Reforma de los planes de estudios”. Tres consignas claras, donde en este caso el orden de los factores sí altera el producto.

¿De qué lado está Verbitsky?

Publicado en Opinión Viernes, 06 Enero 2017 17:44

El día 2 de enero el diario Página 12 diario “nac & pop” (como se identifica a medios de comunicación que defienden las ideas nacionales y populares) críticos de Macri y del pérfido gabinete de Cambiemos, publicó una nota del presidente del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) y jefe del diario Horacio Verbitsky, insistiendo sobre el papel del entonces superior provincial de los jesuitas, Jorge Bergoglio, conocido mundialmente como Francisco, durante la dictadura cívico-militar.[1]

El radicalismo mendocino ha decidido, en coherencia absoluta con el gobierno de los Ceo’s a nivel nacional, otorgarles a los estudiantes universitarios de la provincia de Mendoza un bono de fin de año. Veamos.

Como miembro del Consejo Directivo que está llevando adelante la investigación interna por la irregularidad en las materias de estudiantes y egresados de nuestra facultad quisiera referirme a hechos que las recientes publicaciones de los diarios omiten.

La Fuerza es el derecho de las bestias.

Publicado en Ciencias Políticas y Sociales Miércoles, 07 Septiembre 2016 12:36

Mientras los argentinos día a día se van desencantando de “La revolución de la Alegría”, que hasta el momento parece tener derecho de admisión, en nuestra provincia las cosas no están mejor. Cornejo endeudando a los mendocinos, cerrando paritarias por decreto o alguna que otra represión tiñe aun más el panorama sombrío que vivimos. Por si esto fuera poco en la Universidad Nacional de Cuyo un fantasma  recorre el predio, el fantasma del arancelamiento.