¿PROSUR O MOVIMIENTO DE DESINTEGRACIÓN NACIONAL?

 

La Nación Latinoamericana, es. Fundidos tiempo atrás en el crisol de la cultura, los destinos de quienes habitamos este vasto territorio, siempre nos han conducido a la necesidad de lograr la integración en la región, para obtener solidariamente una vida más digna y justa.

 

Desde sus expresiones iniciales, como el congreso de Panamá de Simón Bolívar o la Liga de los Pueblos Libres de Artigas, pasando por el ABC del Peronismo en los años ‘50 y sus expresiones más contemporáneas, como lo son el Mercosur  o la CELAC, el tema de la integración y complementación entre los países de la América Morena, ha sido siempre de prioridad para los gobiernos de carácter popular-nacional.     

Hoy fragmentada Jurídico-políticamente,  económicamente desvinculada y sumida en la inestabilidad, pero por sobre todas las cosas, incapaz de reconocerse culturalmente a sí misma, Latinoamérica toda esta sometida ante la geopolítica del imperialismo y su expresión de turno, antes Inglaterra, hoy EEUU.

Sin embargo, es solo con la ayuda servil de reducidos grupos, beneficiados por la política de entrega nacional (los históricos cipayos), que tan profunda y sutil forma de dominación tiene efectos tan nefastos  por tanto tiempo. Adueñándose de  puertos y riquezas de estas tierras, dándole siempre la espalda a lo propio, algunos de sus hijos –la Oligarquía parasitaria– optaron por ser los representantes locales de los “conquistadores”, tanto en días pasados como en los tiempos que corren.

Fue así con los Rivadavia y con los Mitre, y lo sigue siendo hoy en día, con los Macri y con los Bolsonaro. En la reedición y la unidad de los entreguistas latinoamericanos, se realizan hoy los esfuerzos de la Casa Blanca. Y con el antecedente del “Plan Cóndor” fresco en la memoria, recurren a otras formas.

En el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur) cumplen asistencia con los Estados Unidos: el presidente de Chile Sebastián Piñera, como anfitrión; el presidente de Colombia, Ivan Duque, principal impulsor del foro junto a Piñera; el presidente de Argentina, Mauricio Macri y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; también el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, y el de Paraguay, Mario Abdo Benitez , junto con  el presidente de Peru, Martin Vizcarra; además firmo el embajador de Guyana en Chile, George Talbot.

Con el objetivo de consolidar el “Grupo Lima” y darle carácter formar, el Prosur alinea a todos los gobiernos oligárquicos según la necesidad de Donal Trump. Y hoy en día, pocas cosas pueden tener más prioridad para él, que la caída de Maduro en Venezuela. El gobierno de ese país no fue invitado, por no cumplir con los “requisitos” en materia de “Derechos Humanos y Democracia “ que establece el bloque, pero sí fue invitado el autoproclamado “presidente” Juan Guaidó, gesto que poco agradó a parte de los presentes. Ya que también asistieron representantes de México, Uruguay, y Bolivia, quedando al margen, cuando no denunciando la política explicita de exclusión llevada adelante.

No concebimos ningún ámbito de integración con exclusiones de ningún tipo; un ámbito de integración con exclusiones no integra, es contrario a su propia naturaleza, dijo el vicecanciller de Uruguay, Ariel Bergamino. A su vez, México mantuvo su política internacional, y bregó por la no intromisión en los asuntos internos de otros países, salvo en calidad de mediadores entre partes.

Y es que para aquellos que  defienden, no solo su soberanía, sino también la de sus hermanos y hermanas, ser unidos es ley primera. La memoria, tristemente nos indica que, cuando se pierde la integración regional, nos terminan devorando los de afuera.

Modificado por última vez en Sábado, 06 Abril 2019 21:43
Valora este artículo
(2 votos)