Rodolfo Suárez: ¿Candidato? de Cornejo y Macri

 

Si bien no figura entre las principales opciones de Cornejo, Rodolfo Suárez ya se candidateó. Y para estar a tono, ya aclaró que será la continuidad de la actual política gubernamental del macrismo mendocino, esto es ajuste, endeudamiento y represión.

Dijo en una entrevista que “el gobernador ya estaba haciendo consultas con los intendentes y los dirigentes del partido. Se definirá entre quien esté mejor posicionado para dar continuidad a lo que comenzó Alfredo Cornejo, para que los mendocinos no vuelvan a las experiencias del pasado”.

Es que con Cornejo, la provincia ha alcanzado niveles de endeudamiento que ya han comprometido el futuro de los mendocinos, y la sintonía con el gobierno de Macri ha llevado a que el ajuste sea tan duro que el disciplinamiento de los trabajadores se haga a través del ítem Aula, medida de persecución y adiestramiento que Suárez prometió sostener.

Le preguntaron al respecto:

¿En educación, va a seguir con el ítem aula?” Y su respuesta fue categórica: Sí, claro. Vamos a seguir con las políticas de Cornejo.

Rodolfo Suárez gobierna el municipio de Capital. Su gobierno se ha basado en la obra pública con la que ha remodelado (o maquillado) la Ciudad para venderla al turista, mientras el mendocino de a pie, el de los barrios del oeste, o los comerciantes de Ciudad, han sufrido las políticas de ajuste de Cambiemos. Casas sin techo, barrios sin asfalto, comercios con sus persianas cerradas, bicisendas con postes en el medio, caracterizan el gobierno de Suárez que sólo ha beneficiado a los sectores más acomodados de Ciudad.

Pocas partidas (por no decir nada) del presupuesto municipal se destinaron a la erradicación de la violencia de género, a la lucha contra la prevención de adicciones, o para asistir a los más necesitados.

Su complicidad con Cornejo y Mema en la aplicación del desastroso Mendotran, también denotan que los intereses que defiende Suárez no son los de los trabajadores que requieren de la asistencia y protección del Estado.

¿Por qué Suárez es entonces la continuidad de Cornejo? Lo sintetiza así: “la obra pública que se ha hecho va a seguir estando, pero las políticas de Estado, en materia de seguridad, de salud, educación, el ordenamiento del Estado, eso sí puede deshacerse”. Ese ordenamiento del Estado significó despidos, recortes salariales, Ítem Aula, apriete a los sindicatos, disminución presupuestaria al sistema de salud provincial en claro perjuicio del pueblo mendocino.

Esa política de ajuste que Macri ha llevado adelante a la perfección en todo el país, Cornejo la reprodujo al pie de la letra (y en ocasiones fue maestro del Presidente), y Suárez se compromete a su continuidad.

Los argentinos ya estamos seguros de algo: NO QUEREMOS A MACRI. Más del 70% de imagen negativa del presidente confirman nuestra afirmación. Cornejo ha medido a alguno de sus adláteres. Solos y de la mano del gobernador, miden “bien”. Con Macri en la boleta, se desmoronan sus posibilidades. Intentan ocultarlo, pero Cornejo es Macri. Y todo aquel que sea bendecido por Cornejo, también lo es. Ajuste, palos, despidos, recortes salariales, cierre de industrias y comercios. Eso es Cambia Mendoza. Eso es Cambiemos. Suárez es Cornejo. Suárez es Macri.