PALOS Y DETENIDOS FRENTE AL PRESUPUESTO DEL FMI

 

El gobierno nacional está dispuesto a todo con tal de garantizarse los dólares que provienen del FMI para intentar llegar a las elecciones de 2019. Las bombas de bonos (Leliq y Lebacs) han generado un endeudamiento externo cercano al 80% del PBI, aproximándose peligrosamente para el 2019 al 100%. Esto que parecen solo números en una planilla significa que nuestro país está acercándose a los índices del 2001 con la posibilidad de Default, lo que el argentino promedio puede “sentir” ese default en forma de desempleo, precios de los alimentos por las nubes, etc, etc.

                                                                                   Represión y cacería

 

Sin embargo, al gobierno le queda una bala de plata. El presupuesto 2019. Sintéticamente el presupuesto está a medida del FMI. Reducción de asignaciones presupuestarias a sectores pobres y medios (menos para educación, salud, previsión social, etc.) para dar un solo dato: cada $100 destinados al pago de deuda, solo $38 pesos se destinarían a educación. Es decir, que mientras aumenta el dinero en pago de intereses de deuda, el gasto social disminuye.

Para esto es necesario una fuerte colonización cultural encabezada por la Universidad Nacional, que salvo honrosas excepciones callan frente al ajuste brutal que ejercen sobre nuestro país. Por otro lado, la televisión, radio y los diarios invaden segundo a segundo de pelotudez militante donde desde un programa de cocina, chimentos o grandes noticieros repiten incasablemente que el endeudamiento con el FMI es fundamental para poder salir de los problemas en lo que estamos inmersos. En el peor de los casos omiten esta información.

Esto ha llevado a que uno de los sectores más dinámicos como los trabajadores con sus organizaciones gremiales y los movimientos sociales salgan a la calle a rechazar popularmente el presupuesto para 2019. Como respuesta a esto el gobierno pone a Bullrich a reprimir cínicamente y a detener a quienes se manifiestan en contra.

No podemos decir lo mismo de la Federación Universitaria Argentina conducida por la Franja Morada, que al ser parte del gobierno calla y como premio le dan lugar en las listas de Diputados del Pro, donde Josefina Mendoza mientras era presidente de la FUA votaba la Reforma previsional y nada distinto se espera de esta votación.

Desde policías disparando a quemarropa a manifestantes, infiltrados intentando romper autos en las inmediaciones, gases lacrimógenos para diputados que intentaban detener la represión. Incluso un programa de televisión durante el día de ayer filmó como habían dejado intencionalmente escombros y cascotes en bolsas en las esquinas aledañas al Congreso para provocar desde la Plaza el inicio a la represión. Lamentable pero real.

En este momento los índices de empleo están al 12%, han cerrado desde que asumió este miserable 8000 Pymes. Lo que significa un gran impacto en el mercado interno reduciéndolo significativamente. Los argentinos no llegan a fin de mes y quienes más sufren esta política dictada por el sistema financiero internacional son las mujeres.

Solo queda preguntarnos: ¿Cuánto tiempo más hay que esperar para que el pueblo haga tronar el escarmiento?