Asesinato a Rucci y las vigencias lamentables

 

A continuación compartimos este escrito de algún compañero o compañera peronista que con nostalgia, pero con profundo buen sentido y entendiendo quien es el enemigo de los argentinos dedica estas palabras a José Ignacio Rucci, Secretario General de la CGT y asesinado por la guerrilla terrorista Montoneros.

Así como en 1973 las disensiones internas permitieron que un clima de golpismo oligárquico cobrara fuerza para instalar una larga noche al pueblo argentino de la cual, hasta el día de hoy existen secuelas. «Puristas» y militantes del peronómetro condenan públicamente a compañeros y compañeras del campo nacional, sin entender que en los países semicoloniales, el enemigo es un solo. Pues la representación de los intereses antinacionales hoy recae en Cambiemos y el vendepatria de Macri es su cabeza, hacia allí debemos apuntar quienes esperamos que este gobierno caiga para que vuelva a reinar en nuestro país la felicidad del Pueblo argentino.

Me mataron a un hijo…” “Estos balazos fueron para mí; me cortaron las patas…”

Un 25 de septiembre de 1973, dos días después de que el General Perón arrase en las urnas con el 61.85 % de los votos, se enlutaría nuevamente el peronismo y, consecuentemente, la Argentina en su conjunto. Uno de los pilares fundamentales en el que descansaba su proyecto económico y social, el Secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, es infamemente acribillado a balazos. Punto de inflexión y profundización de los persistentes obstáculos puestos desde el interior mismo del peronismo a la posibilidad de llevar adelante un proyecto de emancipación que Perón, con enorme sacrificio, había venido a realizar. No hay peor astilla que la del propio palo, dice el dicho y dice bien: el enemigo antinacional aplaude de pie.

El día que los argentinos nos grabemos a fuego aquello que el patriota poeta poetizó en nuestro poema fundacional: “los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, si los hermanos no se unen los devoran los de afuera”, triunfaremos.

TODOS UNIDOS triunfaremos. DIVIDIDOS y señalando al enemigo equivocadamente en nuestro campo, fracasaremos una dos y mil veces, ayer, hoy y mañana

Memoria y desagravio al patriota José Ignacio Rucci