Nicaragua: Las alegrías y los dolores de un pueblo que resiste

A pesar de los constantes embates desestabilizadores y golpistas de los EEUU, Nicaragua celebra el triunfo de la Revolución Sandinista que puso fin, hace 39 años, a la dictadura de la familia Somoza. En noviembre del 2016 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) refrendo su carácter popular en las urnas, donde Daniel Ortega fue electo presidente con el 72.5% de los votos y con una participación electoral de más del 62% de la población, cifras que despertarían la envidia de más de un presidente en la región.

Las medidas llevadas adelante por Daniel Ortega en búsqueda de una redistribución de la riqueza nicaragüense un poco más justa, desatan el odio de los amigos regionales de los Estados Unidos. Programas sociales tales como Hambre Cero, Plan Techo, Usura Cero, Merienda Escolar, Bono Productivo y Casas para el Pueblo, resultan revolucionarios si tenemos en cuenta que hace unos años atrás disputaba el podio de los países más pobres de Latinoamérica.

En la actualidad Nicaragua es uno de los escenarios más complejos en el Cono Sur. Es allí donde se disputan un importante punto de apoyo los gobiernos nacionales y populares de Venezuela, Cuba y recientemente México, y en donde el yugo de la Casa Blanca más fuertemente aprieta financiando una oposición golpista no solo con recursos económicos y armamento sino también trasladando sus mercenarios de “guarimbas” venezolanas. El conflicto social, constantemente en aumento y fomentado por los medios de comunicación reaccionarios, ya se cobró la vida de más de 300 personas. Muertes que sufre como propias la América Morena.

El proceso de independencia económica llevado adelante por Daniel Ortega reduce la estratégica influencia de los EE. UU.  en el Caribe y tiende a disputarle una de las conquistas que con más orgullo exhiben. El planteo de construir un canal interoceánico en Nicaragua con financiamiento chino-cubano,  capaz de disputarle el comercio al Canal de Panamá, representaría una reconfiguración internacional en contra de Norteamérica. Entiéndase el descontento del impresentable Trump.

Si bien algunas medidas como la de entablar alianzas políticas con sectores históricamente opuestos al FSLN, o tratar de imponer una reforma previsional de manera inconsulta le están pasando factura, es innegable el alejamiento y la resistencia que ejerce Nicaragua a formar parte de la periferia de  Norteamérica, por más que esto le signifique un acercamiento al (para nada altruista) Estado Chino. Si a esto le sumamos la constante solidaridad reciproca para con los gobiernos populares de América Latina, la lucha coordinada por la pacificación de la región y en contra del narcotráfico, nos encontramos con un baluarte de resistencia e integración latinoamericana, digno heredero de la memoria de Sandino.    

Fuentes

https://www.telesurtv.net/bloggers/Nicaragua-la-revolucion-y-la-nina-en-el-bote-201807170002.html

https://www.telesurtv.net/news/Canal-interoceanico-transformara-la-historia-de-Nicaragua-201412220024.html

https://www.nodal.am/2018/07/las-venas-abiertas-de-nicaragua-por-boaventura-de-sousa-santos/

Valora este artículo
(0 votos)