La Baring Brothers y el FMI: los “generosos” de ayer y de hoy

Corría el año 1824 cuando, por iniciativa del nefasto Bernardino Rivadavia, las Provincias Unidas del Río de la Plata contrajeron un préstamo millonario con la Banca inglesa Baring Brothers. Este episodio negro en la historia de nuestra soberanía nos endeudó con los grandes usureros internacionales y, lo que es aún peor, nos sometió a los lazos de la dominación extranjera. Ciento noventa y cuatro años después, el Rivadavia del Siglo XXI, Mauricio Macri, acuerda con el Fondo Monetario Internacional lo que se traduce como el endeudamiento más atroz de nuestra historia. Parece ser que los mismos personajes de ayer se asoman hoy para vender nuestro país al mejor postor.

Ambos atropellos a la soberanía nacional son parecidos en esencia. Veamos de qué manera.

El reciente acuerdo con el FMI es del tipo stand by. ¿Qué significa esto? Que el gobierno negocia con el organismo internacional un préstamo por 50.000 millones de dólares, pero el dinero va llegando al país en cuotas según se vayan cumpliendo una serie de condiciones que nos imponen. Dentro de ellas encontramos, por ejemplo, reducir subsidios en energía y transporte, aumentar la carga tributaria en las provincias, comprometerse con un tipo de cambio “flexible y determinado por el mercado”, entre otras medidas antipopulares y antinacionales que, claro está, el gobierno macrista adicto a la extranjería no va a dudar en ejecutar.

Si revisamos nuestra historia, descubrimos que lo que vivimos hoy no es cosa nueva. Nos viene a la memoria un hecho lejano en el tiempo, pero no por ello menos semejante.

En aquellos años de la década de 1820, el país todavía estaba en proceso de formación. No eran los Estados Unidos, sino el Imperio Británico el que veía en Sudamérica un lugar más donde clavar sus garras. El empréstito de la Baring Brothers, más allá de la carga que nos significó tener que pagar enormes sumas de dinero a intereses altos, tenía otra motivación de fondo que resultó mucho más devastadora para el país: la dominación, o, como dice Jorge Abelardo Ramos, “la fabulosa moneda política con que el rapaz Imperio Británico comenzó a extender y profundizar su dominio en el Río de la Plata” (Ramos, p. 101). Como la Argentina debía mucho dinero, Inglaterra, desde su posición de acreedora, podía extorsionar para que no se tomaran medidas proteccionistas en nuestro país. Así, los productos de factura inglesa ingresaban a nuestro mercado sin ningún tipo de trabas, destruyendo toda posibilidad de desarrollar una industria autóctona próspera. La burguesía comercial inglesa y porteña se enriquecía a costa del empobrecimiento del pueblo argentino.

Condiciones impuestas desde afuera, endeudamiento atroz, grandes mayorías nacionales perjudicadas y empobrecidas… las escalofriantes semejanzas entre el empréstito de la Baring Brothers y el acuerdo con el FMI no son producto de la casualidad. Para encontrar el eje de la cuestión, debemos prestar atención a los personajes que intervienen y, sobre todo, a los intereses que ellos persiguen. Rivadavia ayer y Macri hoy representan a una clase comerciante y empresaria, en ambos casos dominante, que se enriquece transando con las potencias extranjeras en detrimento de las grandes mayorías populares. Los personajes, salvando diferencias de contexto histórico, son los mismos y representan los mismos intereses.

Como diría Jauretche, “si malo es el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende”. Lo importante es comprender que, más allá de las potencias externas que pretenden someternos, el verdadero problema reside en estos personajes cipayos y vendepatria (hoy en el gobierno) que en función de sus intereses de clase están dispuestos a entregar el país a la dominación extranjera. En tiempos de Macri, revisar nuestra historia en concepto nos permite entender mejor la naturaleza de quien hoy nos estafa.

Bibliografía y fuentes:

Jorge Abelardo Ramos. La filantropía de la Banca Baring. En: Revolución y Contrarrevolución en la Argentina. Tomo 1: Las masas y las lanzas (18101862).

José María Rosa. Capítulo 3: El empréstito. En: Rivadavia y el imperialismo financiero.

Memorándum de Políticas Económicas y Financieras (MPEF), dirigido a Christine Lagarde, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional. 12 de junio de 2018. Publicado en Ámbito Financiero, jueves 14 de junio de 2018. En línea: http://www.ambito.com/924535-el-gobierno-dio-a-conocer-los-detalles-del-acuerdo-stand-by-con-el-fmi-inflacion-de-un-digito-en-2021-y-deficit-cero-en-2020