Cómo afectan los cambios de la reforma tributaria a todos los contribuyentes

Cómo afectan los cambios de la reforma tributaria a todos los contribuyentes

Evite el lector dejarse guiar por las caracterizaciones «progresivas» que el Diario Los Andes realiza sobre la reforma sistema tributario que impulsan desde el gobierno y aténganse al daterío que por sí mismo dice todo lo necesario. Los postulados de la teoría del derrame (maquillada, sin nombrarla, pero aplicada en los hechos) que el gobierno intenta llevar a cabo en este caso a partir de la quita de presiones tributarias a las grandes empresas y a los especuladores de las finanzas, tiene una contracara: el ajuste hacia los asalariados.

Mientra que se reducen los aportes patronales y se facilita el ingreso de las empresas al Mercado de Valores donde operan los buitres internacionales, la expansión de la base tributaria a personas físicas, por ejemplo a partir de la extensión del impuesto a las Ganancias o aumentando otras deducciones del salario, se hace imprescindible para no profundizar el déficit de las arcas del Estado. Nuevamente, son los CEOs los que diseñan y ejecutan el plan de concentración de la renta generada por los trabajadores argentinos en manos de ellos y sus amigos (Revista Universitaria)

 


 

Cómo afectan los cambios de la reforma tributaria a todos los contribuyentes

Por Javier Álvarez 

El Gobierno oficializará “en las próximas tres semanas” la reglamentación de una primera parte de la Reforma Tributaria, confirmaron a Los Andes fuentes del ministerio de Hacienda, mientras los analistas evalúan su impacto en la vida cotidiana de la gente.

Durante este mes saldrán las reglamentaciones sobre rentas financieras para no residentes, impuesto al cheque, IVA para servicios digitales, revalúo impositivo y contable, combustibles y seguridad social, confirmaron fuentes oficiales. 

Más adelante, ya hacia mediados de año, vendrán los cambios para el régimen del monotributo, el impuesto a las Ganancias e IVA en general y Procedimiento Fiscal. 

La ley 27.430, impulsada por el macrismo y con cambios negociados con la oposición en el Congreso, entró en vigencia el pasado 29 de diciembre, pero falta que Hacienda dé a conocer la «letra chica» para saber el detalle de cómo se aplicará. 

La reglamentación de los 319 artículos está en manos del subsecretario de Ingresos Públicos del ministerio de Hacienda, Andrés Edelstein, con el monitoreo del ministro Nicolás Dujovne. Y ya se sumó el designado nuevo titular de la AFIP, Leandro Cuccioli. 

Las claves

Son ocho los puntos que más afectarán el día a día de los ciudadanos, con cambios en los regímenes de alquileres, monotributo, autónomos, valuaciones fiscales, consumo, operaciones con inmuebles y sociedad conyugal. 

Además, hay otros siete ítems que de una u otra manera también impactarán en la diaria, más de las empresas que de los particulares: inversiones, rupturas en las relaciones laborales, cargas sociales, pagos a cuenta, alícuotas para las empresas y dividendos, reembolsos y saldos a favor, impuesto al cheque y evasión. 

El gobierno de Cambiemos presentó esta reforma como un gran beneficio para la economía, pero a medida que se vayan aplicando los cambios los bolsillos de los consumidores y las empresas se verán afectados o beneficiados, según cada caso. 

Tres expertos en materia tributaria consultados por Los Andes coincidieron en que Cambiemos está buscando actualizar el sistema tributario según parámetros de países desarrollados, en los que se les quita progresivamente el pie de encima a las empresas para que inviertan más y la recaudación se compensa con una mayor presión fiscal sobre las personas, ampliando la base de contribuyentes. 

Renta financiera

Fernando López Chiesa, tributarista del estudio Lisicki Litvin & Asociados, se entusiasmó con que lo primero que se reglamentará será el impuesto sobre las rentas financieras para quienes no viven en la Argentina. “Además de que están obteniendo una ganancia elevada, el dinero es llevado al exterior”, dijo. 

Para Marcelo Rodríguez, tributarista, presidente de MR Consultores y docente de la Universidad de Belgrano, uno de los mayores beneficios serán los cambios en el impuesto a las Ganancias, creado en 1932

Esa ley dejaba exentas a ciertas rentas, lo cual se contradecía con el principio de igualdad: a veces, de dos sujetos con ingresos similares uno pagaba y otro no. “Lo que trata la reforma es darle equidad al sistema”, consideró Rodríguez. Entonces, cualquier “hijo de vecino” que tiene un plazo fijo, una caja de ahorro ajustable, monedas virtuales o títulos públicos tendrá que pagar, pero no la tasa máxima del 35% sino entre 5% y 15%. 

Diego Cutignola, contador especializado en materia tributaria y director del estudio Cutignola, consideró que gravar la renta financiera es un reclamo histórico. La gran beneficiada será la inversión en acciones de empresas que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires. “Las compañías medianas y grandes que tienen papeles cotizando son las grandes beneficiarias”, consideró. 

Más producción

Lo que intenta el Gobierno  –añadió Cutignola– es que sea más masivo el mercado de capitales para que cualquier empresa pueda ir a la Bolsa y emitir acciones para financiarse, como ocurre en otros países del mundo que han avanzado en esto, con el caso insignia de los Estados Unidos. “Es una mirada pro empresa: el Gobierno propone que vengan más capitales, asimilando un poco lo que es la tributación internacional”, expresó.

En esa misma línea, Rodríguez analizó que la reforma intenta asimilar el sistema tributario local al de los países que apoyan su recaudación más en las personas físicas que en las jurídicas. “Es una mirada más productivista, porque se considera que las empresas son las que generan valor y empleo”, explicó. En ese punto –agregó– la ley tiende a beneficiar además al sector empresario con una baja en las tasas del impuesto a las Ganancias.

La tasa del 35%, con la que se grava a las empresas en Ganancias se irá reduciendo: para los ejercicios fiscales que se inicien el 1 de enero de 2018 y hasta el 31 de diciembre de 2019 será del 30%.

Los que inicien en 2020 responderán a una alícuota del 25%. Y los dividendos deberán pagar 7% para las distribuciones realizadas por las utilidades de los años 2018 y 2019 y 13% para los distribuidos por las ganancias del año 2020. En síntesis, la tasa efectiva total seguirá en el 35% para los que distribuyen utilidades.

Ganadores y perdedores

Cutignola dijo estar de acuerdo con que la reforma “beneficia” más a las empresas que a los individuos. “Pero esta es una tendencia en muchos países, porque si no los capitales van a otro lado. Si tengo que poner una empresa en Sudamérica y la realidad es que pago menos impuestos en Chile, por qué la voy a poner en la Argentina”, explicó el tributarista.

Para López Chiesa, por lo general los beneficios de esta ley son para las empresas, porque se les reduce la carga tributaria. “Y alguien tendrá que pagar más, que es el contribuyente de a pie”, señaló. De ese universo, afectará más al que tiene mayor capacidad de ahorro y puede destinar ese dinero a ciertas inversiones financieras como comprar Lebacs o armar un plazo fijo.

Por ejemplo, dijo el tributarista de Lisicki Litvin & Asociados, el pequeño ahorrista va a empezar a pagar sobre la renta financiera a partir de obtener un retorno anual mayor a 66.000 pesos con un plazo fijo. Esa inversión paga hoy un 20% anual, por lo que con un ahorro de 350.000 pesos ya se deberá pagar 5% si es en pesos y 15% si es en dólares. 

Es una reforma que era necesaria. Pero aún falta la reglamentación para que podamos planificar cómo realmente les va a impactar a los contribuyentes”, explicó López Chiesa. 

Impacto en precios

También evaluó López Chiesa que la reforma tendrá impacto en precios por la aplicación del IVA a sectores que estaban exentos. Las plataformas de servicios audiovisuales como Netflix, Spotify, Amazon, HBO Go, Fox y Apple TV estarán afectadas. “El IVA es un impuesto que siempre es trasladado al consumidor final, por lo que no hay duda que esto va a precios”, dijo el tributarista. 

Cutignola no ve que un empresario vaya a aumentar los precios de sus productos por la reforma. Sí aumentarán en algunos casos puntuales en los que se comenzará a aplicar el IVA. Allí, las tarjetas de crédito van a retener las percepciones del impuesto. «En definitiva, cuando compro un yogur pago IVA y cuando veo TV por cable también», dijo.

Rodríguez opinó que si bien algunos precios pueden sufrir un alza, otros deberían bajar. “Digo que el espíritu de la ley es productivista porque hay toda una movida (en el marco del Pacto Fiscal) para bajar los impuestos locales, principalmente Ingresos Brutos, que es muy gravoso. Esto, hipotéticamente, tendrá una reducción en el costo de los productos que consumen los argentinos”, apuntó el tributarista.

Empleados  

Los asalariados verán un aumento en las deducciones personales y las alícuotas de, por ejemplo, Ganancias. Aunque esto se vería contrarrestado con el aumento salarial que determine la paritaria, “por lo que en definitiva terminarían pagando un poco más de impuestos en comparación con el año pasado”, según López Chiesa. 

Cuando llegue el momento de una desvinculación, los pagos de indemnizaciones, retiros voluntarios o mutuos acuerdos que se homologuen, en la medida que superen los importes topes que serán establecidos en la reglamentación, tendrán que pagar el impuesto a las Ganancias por lo que supere esos mínimos en el caso de los cargos ejecutivos y directivos. 

Inmuebles

López Chiesa señaló que también pasan a estar gravadas las operaciones inmobiliarias para quienes hayan comprado inmuebles desde el 1 de enero de 2018 y ahora quieran venderlos. “Se debe restar el precio de venta menos el de compra y de allí pagar una alícuota del 15% de la ganancia”, precisó.

Rodríguez agregó que también estarán gravados los derechos sobre los inmuebles. Es decir, quien forme parte de un fideicomiso con posterioridad al primer día de 2018 y venda esa participación, tendrá que pagar impuestos por las ganancias obtenidas. “Los principios son de dar equidad entre aquel que llega justo a fin de mes y paga impuestos y aquel que tiene margen para invertir y obtener rentabilidad”, expresó. 

Esa visión es compartida por Cutignola, quien expresó que parecería todo más equitativo: si todos pagamos impuestos, que la renta financiera y el negocio inmobiliario también lo hagan. “Yo le hubiera dado una tasa preferencial a los bonos soberanos para incentivar que los argentinos pongan sus ahorros al servicio de la Argentina”, planteó el tributarista del estudio que lleva el apellido de su familia.

Aportes patronales

Para las empresas, la reducción de las contribuciones patronales y la unificación de las alícuotas, en vigencia a partir del pago de los sueldos de febrero, recién podrán efectivizarse a partir del 3 de abril, cuando estará operativa la nueva versión del aplicativo “Sistema de Cálculo de Obligaciones de Seguridad Social — SICOSS”.

Entonces las presentaciones de los empleadores podrán incluir los meses anteriores, rectificando los valores en base a las nuevas alícuotas y las contribuciones patronales más bajas. “Teniendo en cuenta las modificaciones de la reforma tributaria, estamos readecuando algunos de los sistemas informáticos para facilitar su uso”, informó un vocero de la AFIP.

La Reforma Tributaria creó un “mínimo no imponible” que arranca en $ 2.400 sobre el cual no se pagarán las contribuciones patronales desde el devengado de los sueldos de febrero hasta diciembre de 2018. Ese monto aumenta, ajustado por inflación, en forma gradual hasta alcanzar los $12.000, a valores de hoy, a partir de enero de 2022.

La nueva ley también unificó en forma gradual las alícuotas de las cargas sociales que los empleadores ingresan a la AFIP en concepto de contribuciones patronales con destino a la Seguridad Social. La unificación de las alícuotas también se implementa de manera gradual, hasta confluir en el 19,5% en enero de 2022. Este año se reducen del 21% al 20,70% la locación y prestación de servicios y aumentan del 17% al 17,50% para producción de bienes.

Tras el balance, los tributaristas coincidieron en que aún hay que esperar porque las reformas son exitosas cuando se confirma que los objetivos se lograron.  «Si hacen toda esta reforma y baja la recaudación habrá un gravísimo problema porque el Estado se tiene que financiar. Ahí hay un punto complejo que espero lo hayan evaluado», concluyó Rodríguez.

Edelstein, cerebro de la reglamentación

Andrés Edelstein, el subsecretario de Ingresos Públicos del ministerio de Hacienda, es el cerebro que está dando forma a contrarreloj a la reglamentación de la enorme Reforma Tributaria impulsada por Cambiemos. 

Junto a una decena de asesores, Edelstein es quien día a día escribe el prospecto detallado de cada uno de los 319 artículos de la Ley 27.430, cuya primera parte se conocerá antes de fin de mes.   

Edelstein se recibió de contador público en 1991, en la Universidad Argentina de la Empresa. Luego se especializó en Finanzas e hizo un máster en Administración de Negocios en la Universidad de Northwestern, en los Estados Unidos. 

Desde 2002 y hasta su arribo a la función pública en diciembre de 2015, se desempeñó como socio de PwC en Argentina, una de las mayores consultoras y auditoras del mundo, donde tuvo a su cargo la práctica de impuestos internacionales.

 Además, tiene experiencia en el asesoramiento a empresas multinacionales, especializándose en cuestiones de tributación internacional. Además, formó parte del Latin American Business Center de PwC en Nueva York, Estados Unidos.

Edelstein es co-autor de libros referidos a la temática fiscal tales como “Aspectos Fiscales del Leasing” (2001), “Impuestos sobre los Créditos y Débitos en las Transacciones Financieras” (2002) y “Tratado del Impuesto a las Ganancias” (2005 / 2007). 

Y solía ser colaborador permanente de publicaciones especializadas, tanto locales (Doctrina Tributaria, Consultor Tributario, Panorama Minero) como internacionales (International Tax Review, Euromoney), con más de 300 artículos en revistas y periódicos (Los Andes).