La doctrina Chocobar como prototipo de fuerza de seguridad

Luego del fomento por el gatillo fácil por parte del gobierno de Cambiemos, y posterior respaldo y elogios de Mauricio Macri, el método Chocobar comienza hacer estragos. Dos chicos, de 14 y 11 años fueron baleados de manera errónea por «conducir de manera sospechosa» en el marco de una persecución policial, lamentablemente el menor falleció.

 

Como siempre en estos casos, hay dos versiones. La oficial, Publicada en la web del Gobierno tucumano, relata Que en la madrugada de anteayer “Motoristas del 911” que patrullaban por la zona del parque 9 de Julio divisaron a Tres motocicletas que, para la mirada policial “circulaban de forma sospechosa” . Cuando los agentes «iniciaron la persecución», los jóvenes habían comenzado un «hacer disparos con armas de fuego» y eso fue «lo que obligó al personal policial a repetir la agresión».

La versión de Juan, el chico de 14 años sobreviviente de ese hecho sostenido lo contrario. En su relación con la fiscalía, Adriana Giannoni contó que él y su amigo fallecido, Facundo Burgos, volvía de una picada de motos que se corre en una vieja terminal de colectivos, cuando se dirigía a tres motos perseguidas por policías. Al llegar al cruce de Avellaneda y Río de Janeiro, su amigo cayó baleado y herido en la pierna y en la cabeza . (1)

Es responsabilidad del gobierno de Mauricio Macri lo sucedido, que hace poco más de un mes con Bullrich y Ritondo recibió un Chocobar, quien asesinó por la espalda a un joven de 18 años, manifestándole el orgullo que sentían porque fuera de las fuerzas de seguridad y ulteriores elogios.

Cuando el presidente dice estas barbaridades, está sentando un precedente para lo que venía, es una estrategia que valida las acciones violentas de las fuerzas de seguridad en contra de las reglas y los protocolos establecidos en estos procedimientos.

Es necesario comprender que el poder represivo apunta a los sectores populares, busca estigmatizar la delincuencia, por eso el gobierno de Cambiemos sigue reprimiendo, fomentando la violencia, justificando abusos y desigualdades en perjuicio de las clases más humildes.

Para concluir una reflexión de Héctor Amichetti:

Hubo un tiempo de paz y de justicia en que fueron los únicos privilegiados.

Un día el salvajismo arrojó sus bombas sobre la plaza dando la señal de ese tiempo que debía terminar.

Junto a centenares de víctimas, seis inocentes criaturas cayeron en esa trágica jornada.

Dos décadas más tarde, la brutalidad genocida los arrancó sin piedad de los brazos de sus padres … de los vientres de sus madres.

Los obligados a vivir en la mentira.

Uno tras otro, los saqueos neoliberales se condenaron a millones de ellos a la pobreza.

Fueron muchos los que murieron instrumentados para el robo por la misma policía.

Vidas difíciles segadas por el gatillo fácil.

UNICEF acaba de informar que la mitad de los niños y niñas argentinos viven en la pobreza, que más de 1.000.000 apenas pueden alimentarse cada día.

Facundo Burgos fue uno de esos niños pobres de Tucumán que seguramente habrá tenido alguna vez ese tipo de consideración que no corresponde a su clase.

Lo condenó un sistema cargado de injusticias, lo mató la policía.

Hoy los únicos privilegiados son los ricos.

Que el buen peronismo …! Es nuestra tarea Urgente !. (2)

 

Bibliografía:

(1)    https://www.pagina12.com.ar/100564-mas-policias-inspirados-en-chocobar

(2)   http://rinacional.com.ar/sitio/dolor/