Mariana Abrego, Secretaria General de la FUCuyo: «El 21 de febrero los estudiantes vamos a movilizar a la par de los trabajadores para defender la Educación, el trabajo y los salarios«

 

Revista Universitaria entrevistó a Mariana Abrego, Secretaria General de la FUCuyo, para conocer la opinión de los estudiantes acerca de la convocatoria a la movilización de trabajadores el próximo 21 de febrero.

 

RU: ¿Qué opinión te merece la marcha convocada por los gremios el próximo 21 de febrero?

 

MA: La movilización es la expresión del malestar social generado por el gobierno de Macri y Cornejo en nuestra provincia. Es falso lo que pretende instalar el gobierno, junto a los medios de comunicación aliados, que es una marcha en defensa de Moyano: es una movilización nacida del seno de las organizaciones de trabajadores frente al ajuste, la inflación, la pérdida de poder adquisitivo, los despidos masivos, el desmantelamiento de la industria y la persecución a quienes enfrentamos este proyecto de hambre, endeudamiento y enajenación de nuestra economía. Que pretendan desmovilizar y confundir a los ciudadanos, no nos sorprende, les es más barato que tener que reprimir como lo hicieron la última vez en la Plaza de los dos Congresos.

 

Quienes seguimos el carteo, conocemos las razones de la convocatoria,  los estudiantes vamos a marchar junto a nuestros padres, amigos, hermanos, compañeros/as de la facultad que trabajan, que en definitiva son los que hacen posible que exista la Educación Pública y Gratuita.

 

RU: ¿Qué motivos particulares tienen los estudiantes para movilizar?

 

MA: En primer lugar, antes de ser estudiantes, somos ciudadanos de este país en el que se ha perjudicado la producción, hay dificultad para conseguir y conservar el empleo y son cada vez menos quienes acceden a la educación pública desfinanciada y vilipendiada.

 

Las decisiones del gobierno han beneficiado a un grupo minoritario de empresarios, bancos y agroexportadores concentrados, en detrimento de quienes verdaderamente producen y agregan valor a  los bienes. Ya no pueden esconder las enormes ganancias (muchas acumuladas en paraísos fiscales) que obtienen los CEOS que gobiernan la Argentina. Caputto, Díaz Gilligan y el propio Mauricio Macri son un ejemplo del festival  que están haciendo con el dinero que le quitan de forma encubierta a los que trabajan.

 

Este modelo económico de dependencia externa y concentración de la riqueza, no tiene final feliz. Hasta los economistas más liberales advierten el peligro que implica los enormes niveles de endeudamiento, que supera los 200 mil millones de dólares, y el déficit en las cuentas del Estado.  

 

Los estudiantes debemos pensar que si cada vez son menos los que tienen trabajo y aportan, que si la prioridad del gobierno es ajustar para concentrar riqueza y transferirla al exterior; es una natural que hayan menos recursos destinados a sostener la Universidad y la escuela pública, gratuita y de alto nivel. Se evidencia el ajuste en la conversión a “beca” del plan PROGRESAR (antes era universal para todos los jóvenes de 18 a 24 años que quisieran culminar sus estudios y no trabajaran, estuvieran en negro o el salario de sus padres fuese bajo); el aumento del precio del transporte público; el encarecimiento de las fotocopias y la lógica afectación al bolsillo por el aumento de los principales bienes de consumo en nuestras casas; y en Mendoza es peor: fue la provincia con más inflación del país en enero del 2018 (3,1%).

 

RU: ¿El movimiento estudiantil tiene una posición unificada frente a la marcha?

 

MA: Aunque parezca absurdo y a pesar de la gravedad de los hechos, existen agrupaciones universitarias que no van a movilizar, sus enormes sueldos provistos por Cornejo y Macri se los impiden. Es probable que Franja Morada, que hoy tiene la Presidencia de la FUCuyo, no convoque a marchar e intente disuadir a los estudiantes de hacerlo. Discutiremos en los ámbitos de decisión del gremio estudiantil los innumerables motivos para hacerlo  junto a los trabajadores, jubilados, mujeres (doblemente afectadas por el ajuste, el trabajo no remunerado en los hogares y preocupadas por los femicidios que aumentan año tras año). 

 

De forma pacífica el 21 de febrero los estudiantes  vamos a movilizar a la par de los trabajadores para defender la Educación, el trabajo y los salarios. Juntos podemos reclamar con mayor firmeza por paritarias libres y salarios que garanticen un buen nivel de vida, presupuesto para la Educación, fin al endeudamiento y plenas garantías del Estado de derecho.