Argentina: el casino del endeudamiento macrista


En las últimas semanas hemos escuchado al presidente Mauricio Macri pedir a los argentinos y argentinas “no obligar a nuestros nietos a pagar la deuda”. Así lo manifestó en Chubut y repitió la misma consigna en la provincia de Mendoza (San Rafael) mientras brindaba un discurso junto con Cornejo.

En respuesta a esto, el diario El País (español) daba a conocer en una de sus noticias el aumento de la deuda en la Argentina. Desde la asunción de Macri la deuda pública (que no es lo mismo que la deuda externa) ascendió a 342 mil millones de dólares (indicando un aumento del 35%). Para ser más precisos, por minuto el país se ha endeudado en 325 mil dólares. (1)

Mencionar el aumento de la deuda en números es insuficiente. Será necesario para comprender la actualidad política y económica de nuestro país analizar en función de qué (o de quienes) se ha convertido en deporte, para el gobierno nacional, tomar deuda. Para profundizar este asunto, nos preguntamos ¿Cuánto compromete, la deuda externa, a los bienes y servicios finales que los argentinos producimos al cabo de un año? Vale decir: cuál es la relación entre la deuda y el PBI (Producto Bruto Interno).

Ratio entre deuda y PBI.

La relación (o ratio) entre deuda y PBI se obtiene a partir del cociente (división) entre la deuda pública de un país y su producto bruto interno. Esta relación mide el apalancamiento financiero de una economía. Es decir, la relación entre crédito y capital propio invertido en una operación financiera.

“El precio de abrirse al mundo”.

Actualmente, la deuda pública bruta, ya superó los 300 mil millones de dólares. Este monto comprende: los bonos en dólares colocados en el exterior; los pasivos en pesos y en dólares en el mercado interno; la deuda intra sector público y con el sector privado; y los organismos multilaterales.

En relación al PRODUCTO BRUTO INTERNO (aproximadamente 540 millones de dólares), la deuda pública representa casi un 59%.(2)

La cruzada servil que se ha propuesto el gobierno nacional con los intereses del sistema financiero internacional ha sometido al país bajo una ola de despidos, reformas de ajuste (laboral, previsional, tributaria) recortes en salud, educación, ciencia y técnica, tarifazos, hambre y pobreza.

Estas brutales consecuencias que imponen el derrotero en la Argentina sólo son posibles dado el mecanismo que usa el gobierno de Mauricio para “cumplir” con “los de arriba y de afuera” en detrimento de los intereses de “los de abajo y de adentro”; pues, según datos del presupuesto del Estado para el 2018, un 14% del mismo será destinado al pago de los intereses de la deuda. Mientras tanto, y para citar algunos ejemplos, en lo que concierne a educación, el presupuesto sufrirá un recorte del 3%, constituyendo un gasto total del 9,5%. En lo referido a empleo, los datos no son mejores: sólo se destinará del presupuesto un 4,4%. (3)

Los timberos financieros hacen de nuestro suelo un “casino por excelencia”, en donde el anfitrión Macri los recibe con alegría y globos amarillos. Emite deuda para brindar una oferta de dólares (que no aparecen ni por superávits en los saldos exportables ni por inversiones extranjeras) que les permita a estos especuladores vinculados al sector financiero, comprar y llevarsela para afuera.

¿Qué cambió CAMBIEMOS?

Previo a la asunción de la ALIANZA PRO-UCR, los datos oficiales señalaron que finalizando el segundo trimestre de 2015 (y con éste, la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner), el PBI alcanzó los 607.848 millones de dólares, y que la deuda pública no superó el 40% de la producción final argentina. Otras mediciones coincidieron con estos datos:

  • La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indicó que la Argentina ocupó el sexto lugar de un ranking de 19 países de América Latina y el Caribe. El listado de deuda pública lo lidera Brasil, con 62% de su PBI y le siguen El Salvador, Uruguay, Colombia y Costa Rica, con pasivos entre 4642% del PBI. Para la Cepal, la Argentina tiene una deuda pública del 40% del PBI
  • Un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado en abril de 2015 asegura que la relación deuda/PBI bajó al 45% al cierre de 2014.(4)

Para entonces, la Argentina cumplía con el pago de la deuda sin comprometer (entre otras cosas) las paritarias de los trabajadores/as; sin desfinanciar la Educación pública; y sosteniendo la Salud pública sin someterla a privatizaciones encubiertas. Este gobierno transfiere fondos del Estado que antes podían estar destinados hacia los asalariados, hacia la Educación o Saldu pública,etc; para sostener el régimen de endeudamiento.

Hoy, el compromiso que Mauricio pide a lo largo y ancho del país, lo reprime en Plaza de Mayo cuando el pueblo se resigna a ser sometido a la condena del endeudamiento macrista. Pero mientras el presidente “implora” en sus discursos, que no comprometamos el futuro de los argentinos, es él mismo quien lleva adelante la embestida a la situación económica nacional: transferencia de nuestra renta nacional al exterior y medidas económicas brutales que restringen el acceso a la justicia social, que habiéndola conocido, nuestro pueblo quiere recuperar.

 

Referencias:

(1)   http://www.politicargentina.com/notas/201801/24183-macri-pidio-no-obligar-a-nietos-a-pagar-la-deuda-pero-el-pais-de-espana-le-recordo-que-su-gestion-la-aumento-un-35.html

(2)   https://www.infobae.com/economia/finanzas-y-negocios/2017/10/05/argentina-es-el-pais-emergente-que-mas-deuda-emitio/

(3)   http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/10/19/el-presupuesto-de-educacion-en-2018-sera-del-38-minimo-historico/

(4)   http://www.ambito.com/819195-desendeudamiento-una-de-las-prioridades-del-gobierno-k