Movilización frente al ajuste a los jubilados en Mendoza

En la tarde de ayer, más de 3000 personas se movilizaron hacia la Legislatura mendocina en repudio a la reforma previsional. Proyecto aprobado cómodamente en Cámara de Senadores, que termina con las actualizaciones semestrales de los montos pagados en concepto de jubilaciones, asignaciones y demás haberes previsionales elaborado en base a la recaudación de ANSES, para reemplazarlo por un monto estimado en base al índice de inflación fabricado por el INDEC que llevará a que  al cabo del año 2018 cada jubilado perciba $6159 menos de lo que cobraría de mantenerse el sistema actual.

 

Gremios docentes, ATE, CTA Autónoma, organizaciones políticas, agrupaciones universitarias y ciudadanos de a pie se reunieron en el kilómetro cero para concluir en la Legislatura; el acto se realizó en conjunto con todos los partidos y organizaciones gremiales y sociales opositoras, demostrando la unidad y el enfrentamiento a las políticas de ajuste y  su sombra que es la represión del gobierno de Cambiemos. 

Ayer la represión se expresó con la Gendarmería  y la Policía Federal en el marco de la sesión de diputados en el Congreso de la Nación, recibiendo con gases lacrimógenos a las columnas que marcharon, sumado a detenciones y balazos de goma contra los protestantes, incluidos periodistas, jubilados y algunos diputados. Tal así es que dejó inconsciente al diputado Matías Rodríguez del FpV de un golpe en la cabeza, o la diputada Mayra Mendoza que le tiraron gas pimienta en la cara y tuvo que ser asistida en un bar de las inmediaciones del Congreso.

La sesión se suspendió finalmente frente a la polémica y los fuertes cruces entre los diputados que denunciaban que el quórum alcanzado por el oficialismo era falso. Más de un legislador denunció que había «diputruchos» que aún no habían jurado, para intentar aprobar como sea el ajuste.

En ese marco, la provincia contó en el acto con la participación de Sebastián Henríquez, secretario general del SUTE; el Hugo Carlos García, secretario General de CTEP; Oscar Arancibia, de Aguas y gaseosas; Luis Marques de la UOM; Gustavo Correa de la CTA de los Trabajadores; “Polo” Martínez Agüero de CTA Autónoma; Soledad Sosa del FIT; Mariana Abrego, Secretaria General de la FUCuyo, entre otros que subieron al escenario y plantearon la unidad necesaria para defender los derechos  sociales, laborales, económicos y culturales de los argentinos. 

Soledad Sosa y Sebastián Henríquez, llamaron a convocar “un paro nacional y provincial el día que se trate el proyecto” en el Congreso; otros como Gustavo Correa (CTA de los trabajadores) o Luis Márquez (CGT) hablaron de “lucha y movilización permanente” en las calles. Márquez condenó el ajuste y represión nacional contra ciudadanos como jubilados, periodistas y diputados, vinculando el ajuste a los destinos de la banca internacional y los monopolios, en beneficios de unos pocos y celebrando que el pueblo se ha expresado en las calles. Además manifestó que “habría que preguntarles a los diputados que le dieron la espalda a los jubilados, por qué lo hicieron, y felicitar a aquellos que no dieron quórum…”.

Sabemos que el gobierno nacional, apoyado por Cornejo en la provincia, castiga a nuestro ancianos , ajusta a los docentes y a las universidades, le quita recursos genuinos a las provincias, o pretende  atropellar los derechos laborales de los que trabajan, porque necesita tener la garantía de los organismos internacionales (FMI, Banco Mundial) de seguir tomando deuda, no para el desarrollo productivo del país, sino para seguir sosteniendo la especulación financiera de los grandes sectores concentrados de la economía que luego la  transfieren al exterior. 

Sin embargo, el pueblo se seguirá expresando en las calles resistiendo estas políticas, porque en el inconsciente colectivo de los argentinos sabemos que alguna vez vivimos en una sociedad un poco más justa