América Latina y el mundo

América Latina y el mundo (85)

 

 

En una Argentina donde la crisis política y sobre todo la incertidumbre económica está a la orden del día, no viene mal detenernos a pensar el trasfondo de esta “zoncera” como diría el apenas “gil avivado” de Arturo Jauretche.

El Gobierno de Mauricio Macri, logró tener como uno de sus bastiones políticos las estrategias de manipulación cultural. Uno de los argumentos que han repetido como loros funcionarios, empresarios y periodistas adictos al macrismo e incluso gran parte de los sectores populares es el famoso “íbamos camino a ser Venezuela”. Basándonos en que las clases dominantes tienen el control del aparato cultural (medios de comunicación, sistema educativo) no es casualidad que una estudiante universitaria termine repitiendo la misma falacia que el oligarca de Cristiano Ratazzi (presidente de Fiat Argentina).

La paradoja es que Cambiemos cumplió realmente con la promesa de evitar ir camino a ser Venezuela. Ambos gobiernos se encuentran en las antípodas de los intereses de clase a los que responden.

Ahora bien ¿Qué fue lo que despertó el odio de la rancia oligarquía?

En las elecciones presidenciales de 1998, Hugo Chávez Frías se imponía con el 56% de los votos. Un estratega político, un líder carismático, de esos que surgen cada tanto en nuestra región, aparecía para darle nombre propio y esperanza a la lucha de los que siempre estuvieron fuera de juego. A posteriori sería el punto de inflexión que contribuiría al retorno de gobiernos populares en nuestro continente.

Para cumplir con las demandas del pueblo bolivariano había que romper con la oligarquía parasitaria. Esta, al verse ante un peligro inminente, se encargó de conspirar el golpe de Estado el 11 de abril de 2002 con secuestro incluido del Comandante Chávez.

Algo inédito sucedió el 13 de abril de ese año. El pueblo que aún no había mejorado sustancialmente sus condiciones de vidas, pero que depositaba sus expectativas en Chávez, salió al rescate de su líder en conjunto con un numeroso grupo de militares patrióticos. Con la consigna «Chávez, amigo, el pueblo está contigo» alrededor un millón y medio de venezolanos colman las calles, exigiendo la liberación del Comandante. Por otro lado la Brigada de Maracay organiza el rescate de Chávez y su traslado hasta el Palacio de Miraflores donde coincidirían el líder y el «aluvión zoológico» de venezolanos y venezolanas de a pie. Este hecho consolidó la unión cívica y militar con carácter nacional-popular como bastión del chavismo. Por su espontaneidad, sus particularidades y su épica, esta hazaña nos hace pensar que a todo pueblo le llega su 17 de octubre.

Una zoncera que no resiste el menor análisis

Partamos de una “ecuación” que empieza a derrumbar la zoncera apocalíptica instalada. En Venezuela, mientras más carenciado es el distrito, barrio o jurisdicción, más chavista es su población. Para lograr lo anteriormente dicho alguna medida a favor de los excluidos se debe haber llevado a cabo.

Veamos los siguientes datos1:

- En 1997 el 55,6 % de los venezolanos eran pobres. El 25,5 % estaba en situación de pobreza extrema. Durante el chavismo, entre 1999 a 2010 el primer porcentaje se redujo al 27,8% y el segundo al 10,7%.

- En 1998 había 18 médicos por cada 10.000 habitantes en Venezuela. Hoy hay 58 médicos por cada 10.000 habitantes. Esto garantizó abrir centros de salud y sobre todo una atención digna al alcance del pueblo.

— En 1999, Venezuela tenía más de un millón y medio de analfabetos. El 28 de octubre del 2005, la Unesco declaró a Venezuela como «Territorio Libre de Analfabetismo».

- Antes de 1999 solo podían acceder a la educación superior unos 700 000 jóvenes. Desde que gobierna el chavismo la matrícula ascendió a más de dos millones de estudiantes.

— La inversión social contemplada en el PIB era de un 11,3% en 1998. Durante el gobierno de Maduro esta cifra alcanzaba el 19,2% en 2013.

— Tener una casa propia y en condiciones dignas era solo para los sectores sociales más pudientes. Desde la Misión Vivienda, más de dos millones de casas han sido entregadas, con la meta de alcanzar las cinco millones.

La incorporación de las clases populares elevando la conciencia política y la actividad misma era imprescindible. Se Implementaron los Consejos Comunales, instancias de participación e integración entre los ciudadanos bolivarianos en conjunto con partidos políticos, movimientos sociales, entre otros.

El Comandante Chávez comprendió que sin integración entre países latinoamericanos no podrían ofrecer resistencia a la opresión de las potencias de turno. Junto a otros presidentes de la región crearon mecanismos de integración como el Mercosur, la CELAC, étc.

Para abatir está zoncera, a quien repita que en Venezuela gobierna una dictadura, hay que decirle que omite decir la verdad, ya sea por desconocimiento o por malintencionado (a este último aclararle que es un mentiroso/a). No hay un solo país en este lado del continente que haya acudido a las urnas 25 veces en los últimos 20 años como sucedió en la República Bolivariana. En las últimas elecciones, el “dictador” Maduro se impuso con el 68% de los votos.

No todo en Venezuela es color de rosas

A pesar de sus aciertos, el Gobierno de Chávez continuado por Maduro tampoco es impoluto. En la década pasada el valor del commodity del petróleo venezolano estaba en alza, esto garantizaba un gran colchón financiero para el Estado. Se dejo pasar el tren de implementar políticas que previnieran una posible caída del precio del crudo, en conjunto con otras que fomentaran el desarrollo genuino de la industria nacional, lo que garantizaría una creciente sustitución de importaciones.

Los monopolios importadores que al chavismo le faltó combatir, siguen teniendo la capacidad de fijar los precios de bienes importados (principalmente alimentos y los requeridos para la producción). Esto también afecta a la burguesía del país que debe adquirir dichos bienes. Para mantener la rentabilidad, deben elevar los precios –en un contexto donde el poder adquisitivo no tiende a crecer– se traslada en una caída del consumo. Esto allanó el terreno al imperialismo norteamericano para que junto a la oligarquía local provocaran una hiperinflación y el desabastecimiento de productos básicos.

A sabiendas de esto, podemos concluir que el chavismo fue el puntapié inicial de modificaciones en América Latina para reactivar la esperanza de los más humildes en el siglo XXI. Hay muchas cosas de la hermana Venezuela que con sus errores y sus aciertos, pero chavista, antiimperialista y revolucionaria al fin, que el pueblo argentino podría emular. La solidaridad entre los pueblos latinoamericanos, sobre todo por parte de Argentina, mientras nos gobierne el representante del FMI, no llegará. Mucho menos en el panorama desolador de nuestro país.

Frente a esto ¿No es más urgente discutir que se vaya lo antes posible el cipayo de Mauricio Macri sin cobrarse la vida de un solo compatriota? ¿Algún día dejaremos las zonceras de lado para poder decir que vamos camino a ser una Nación Latinoamericana?

 «La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino» Simón Bolívar.

 

 

Referencia:

1http://www.granma.cu/mundo/201805-17/como-era-venezuela-antes-de-la-revolucion-bolivariana-1705-201822-0523

Fuente:

http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/09/26/venezuela-guerra-economica-o-errores-del-gobierno/

Leer más …

 

La iniciativa es la primera de las promesas de campaña impulsadas por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que recibe el beneplácito del Congreso.

Leer más …

 

 

La reciente noticia de que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, visitará a la Argentina en noviembre de este año, no debe ser analizada como un hecho aislado. A esta se suman tres giras en tiempo récord del vicepresidente Mike Pence por países de América Latina y otras visitas del Secretario de Estado. ¿Qué motivo trae a la flor y nata de la diplomacia yanqui por nuestra región con tanta frecuencia en los últimos tiempos? Para encontrar una explicación satisfactoria tenemos que centrarnos en el mismísimo Trump y en el efecto que ha generado su llegada a la Casa Blanca sobre América Latina.

Con el fin de equilibrar la balanza comercial (Estados Unidos es el principal importador del mundo), Trump ha implementado políticas económicas proteccionistas desde que asumió a la presidencia. El ejemplo más notable es el arancelamiento a las importaciones provenientes de China. El gigante asiático, viendo que Estados Unidos le cierra las puertas a los productos chinos para fortalecer su industria nacional y su mercado interno, no se queda de brazos cruzados y a su vez deja de comprarle a Trump: ambas potencias han entrado en franca guerra comercial.

Ante la cerrazón de las economías de las grandes potencias imperialistas, nuestra región no queda afuera de la situación geopolítica. Estados Unidos se ve ahogado por una balanza comercial todavía deficitaria, una deuda pública que se ubica como la más grande del mundo y un gasto militar enorme. Viendo la imposibilidad de solventar esos gastos con las exportaciones de soja a China, se esfuerza por sujetar aún más los lazos de dominación que ejerce sobre sus colonias y semicolonias para seguir saqueando sus riquezas. Cada vez son más frecuentes las maniobras que realiza la diplomacia yanqui en nuestra América Morena, tales como “alianzas militares” (el ingreso de Colombia a la OTAN) o “ayudas” de organismos financieros (el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en Argentina). La persecución judicial y mediática contra candidatos que representan el interés nacional se recrudece (el encarcelamiento de Lula Da Silva). Gobiernos títeres como el de Iván Duque en Colombia, Michel Temer en Brasil o Mauricio Macri en Argentina son serviles a los intereses norteamericanos. La decadencia imperialista de Estados Unidos le ha hecho perder demasiada influencia en América Latina durante las últimas décadas, y se muestra cada vez más necesitado de recuperarla. La fiera herida y acorralada arroja zarpazos más violentos.

La supremacía de Estados Unidos en nuestra América Morena aún perdura. Prueba de ello son los gobiernos títeres, la dictadura cultural sostenida por los medios monopólicos de comunicación y los tribunales adictos. Sin embargo, ya empiezan a notarse algunos síntomas del resquebrajamiento de esas cadenas de dominación. La reciente elección de Andrés Manuel López Obrador en México y el hecho de que Lula Da Silva cuente con la mayor intención de voto en Brasil son golpes durísimos para la Casa Blanca. Los desesperados manotazos del pulpo yanqui no deben asustar a los pueblos latinoamericanos: la historia nos demuestra que, ante las crisis globales del imperialismo, nuevas oportunidades de emancipación se abren para los países semicoloniales. Así, Primera y Segunda Guerra Mundial determinaron el ascenso del yrigoyenismo y del peronismo respectivamente, por mencionar solo algunos ejemplos. Hoy, la decadencia imperial de Estados Unidos y su guerra comercial con China abren nuevas puertas. Mientras duren gobiernos serviles a los Estados Unidos como el de Mauricio Macri en el poder, esas oportunidades no podrán ser aprovechadas. Queda claro, entonces, cuál es el primer paso para aprovecharlas.

 

Fuente:

http://www.cubadebate.cu/especiales/2018/08/20/el-efecto-trump-en-america-latina-o-los-sintomas-de-la-decadencia-imperial/#.W5K5rF5KjIU

Leer más …

Desde la conformación de los Estados modernos en América del Sur, las altas esferas del Poder Judicial han permanecido inalterablemente en la vereda de los sectores más reaccionarios. Jueces adictos y enquistados en su cargo durante décadas han sabido obrar junto con la prensa oligopólica del todo el continente para impedir el avance de las expresiones políticas del campo nacional. Las tareas pendientes de toda revolución nacional latinoamericana deberá contemplar la intervención directa del Poder Judicial para la democratización de  su estructura y el sometimiento de jueces y fiscales a la voluntad popular. 

Hasta entonces, seguirán siendo elementos de la contrarrevolución. El candidato más popular de Brasil ha sido finalmente impedido de participar en los próximos comicios. Este hecho augura una crisis política gigante en el vecino país, dónde el candidato que le sigue en las encuestas, caracterizado por xenófobo, machista, pero sobre todo, antipopular, presenta escaso apoyo del pueblo. Haddad, quién encabezaría la fórmula del Partido de los Trabajadores en lugar de Lula, es un desconocido para la inmensa mayoría.

Pero veamos no al hombre, sino al movimiento sobre el que se erige. Esperamos que pese a la ausencia de Lula da Silva, el pueblo opte por su partido, que con sus limitaciones, ha sabido ser la mejor expresión del interés de los hermanos cariocas.

- — -

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva renunciaría hoy a la batalla legal para presentarse en las elecciones del 7 de octubre y permitirá que el Partido de los Trabajadores anuncie a su compañero de fórmula, Fernando Haddad, como candidato a la presidencia.

Lula esperaba que el Supremo Tribunal Federal (STF) aceptara una apelación que habría dado más tiempo para modificar la candidatura del PT, luego de que la principal corte electoral de Brasil le prohibió postularse debido a una condena por corrupción y le dio 10 días para remover su nombre.

Dos fuentes con conocimiento de la decisión dijeron que Haddad se convertirá en el candidato oficial y se realizará un anuncio frente a la sede de la Policía Federal en la ciudad sureña de Curitiba donde Lula ha estado encarcelado desde abril, cumpliendo una sentencia de 12 años por recibir sobornos.

A pesar de las apelaciones pendientes ante el STFLula decidió que era hora de traspasar su apoyo a Haddad en el plazo establecido por la corte y no correr el riesgo de que el tribunal electoral anulara la candidatura del partido.

La carta de Lula donde anunciaría la decisión será leída a los partidarios que han acampado frente al edificio de la policía durante cinco meses para protestar por su encarcelamiento, que ven como un plan para evitar que vuelva al poder, dijo un funcionario del partido.

Lula y Haddad se reunieron el lunes por la tarde en su habitación de la cárcel y comenzaron a redactar la carta, dijo el funcionario. Las fuentes pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizadas a hablar públicamente sobre los planes.

Lula fue presidente entre el 2003 y el 2010 y sigue siendo el político más popular de Brasil. Pero no puede postularse para el cargo bajo la ley brasileña «Ficha limpia», que prohíbe a los candidatos presentarse si tienen condenas que han sido ratificadas en apelación.

La estrategia de Lula ha sido mantener viva su candidatura el mayor tiempo posible, y luego trabajar para transferir su apoyo a Haddad, que apenas es conocido en muchas partes de Brasil.

Una encuesta de Datafolha realizada el lunes mostró que ese traspaso ha comenzado. Aunque todavía está en un solo dígito, el apoyo a Haddad aumentó del 4 al 9 por ciento, la mayor ganancia entre los 13 candidatos en la carrera.

 Crece Bolsonaro

Por su parte, el candidato presidencial Jair Bolsonaro tiene el 24% de intención de voto y se afianzó en el primer lugar con vistas a los comicios del 7 de octubre luego del atentado que sufrió la semana pasada, según la encuesta.

El militar retirado tenía 2 puntos menos hace dos semanas y subió al 24 por ciento luego se haber sido apuñalado el jueves último durante un acto de campaña en la ciudad de Juiz de Fora, interior de Minas Gerais.

El candidato del Partido Social Liberal, de ultraderecha, supera por 11 puntos a su principal rival, Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista, de centroizquierda. 

Bolsonaro continúa internado en terapia intensiva en el Hospital Albert Einstein de San Pablo donde en los próximos días será sometido a una cirugía, informaron sus médicos.

En el tercer lugar de la encuesta de Datafolha se ubicó con 11 puntos Marina Silva, de la Red de Sustentabilidad, y en el cuarto aparece el exgobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, con 10 puntos.

Leer más …
Etiquetado como moduloa

 

 

El debate sobre la legalización de la marihuana siempre ha despertado controversias hacia el interior de la sociedad argentina. Frente al creciente aumento del consumo de drogas en el país1, y ante los reiterados fracasos de las políticas de penalización y “combate al narcotráfico”, se hace necesario observar el caso uruguayo que mediante la legalización de la marihuana sumada a un fuerte control estatal, parece estar teniendo buenos resultados en materia de salud pública.

Promovida por el ex presidente Pepe Mujica, la legalización de la marihuana se viene aplicando en Uruguay desde el 2013. Los consumidores están registrados y pueden acceder a una dosis semanal de 10 gramos en las farmacias habilitadas para la venta. Las últimas solo pueden comercializar el producto envasado y entregado por el Estado que ha llegado a tener sus propias plantaciones (de excelentísima calidad) custodiadas por el ejército. También se permite el autocultivo doméstico, siempre y cuando no supere los 480 gramos anuales y esté registrado. De esta manera se les ha quitado un gran negocio a los narcotraficantes y le ha permitido al Estado tener un certero registro de quiénes consumen. Además se creó un organismo especializado que fiscaliza y estandariza el producto.2

Esto no sustituye las incautaciones que la policía sigue haciendo para desbaratar el mercado negro manejado por el narco.

Lejos de considerarlo como la consagración de un derecho individual, el gobierno de Mujica lo abordó como un tema de salud pública y de intervención del Estado frente a problemáticas que existen, nos gusten o no.  El razonamiento es simple: el consumo de marihuana es real, en vez de prohibirlo y penalizarlo el Estado lo regula y controla.  Obviamente esto debe ir acompañado de una fuerte campaña de prevención no sólo en el consumo de drogas, sino también de alcohol y tabaco, por las consecuencias individuales y sociales del su consumo desmedido.

Algo similar ha planteado Andrés Manuel López Obrador (AMLO), flamante presidente de México, al abrir el debate en el marco de su plan de pacificación. En el país azteca el narcotráfico se ha cobrado 200.000 vidas en los últimos 10 años producto de la guerra entre el gobierno y los carteles. AMLO entiende que una posible legalización sumada a su plan de redistribución de la riqueza y aumento del poder adquisitivo del pueblo mexicano puede contribuir a quitarle mercado y mano de obra al mundo narco.3

Lejos ha estado el gobierno de Macri de plantear algo similar. Su política ha divagado entre las ratas que le comen la marihuana incautada a las fuerzas de seguridad de la Pato Bullrich y el uso de las Fuerzas Armadas en seguridad interior en una supuesta lucha contra el narcotráfico que parece más un show duranbarbista para obtener votos, que una verdadera estrategia antidrogas.

Una última consideración política

Bajo ninguna circunstancia puede considerarse el consumo de drogas como algo beneficioso para la población. Los pueblos necesitan estar lúcidos y despiertos para proseguir en su camino hacia la liberación. Aquellos que están narcotizados, anestesiados, adormecidos, están condenados a la dominación. Si la colonización cultural que se realiza por los medios de comunicación, las redes sociales, la cátedra universitaria y las modas hoy bombardea las mentes de nuestros jóvenes; el consumo de drogas directamente las destruye. Los argentinos/as y latinoamericanos/as necesitamos más que nunca de la cabeza de nuestros hombres y mujeres atentas a identificar los artilugios de quienes nos dominan cultural, política y económicamente para resolver los problemas que nos aquejan.

Sin embargo es innegable que la problemática existe, el debate debe darse, y el Estado debe actuar de forma inmediata para regularlo.

 

 

 

 

 

Fuentes

1–      http://www.observatorio.gov.ar/media/k2/attachments/INFORMACINZPARAZCOMUNICACINZPRENSA.pdf

2–      https://elpais.com/internacional/2017/07/19/actualidad/1500452188_658040.html

3–      https://www.nacion.com/el-mundo/politica/lopez-obrador-propone-debate-sobre-legalizacion-de/YN23MFWKWZEHRB6ZPO7ZY7S42I/story/

Leer más …
A pesar de encontrarse preso, Lula sigue liderando las encuestas que lo ubican como el candidato presidencial favorito. Luiz Inacio Lula da Silva, expresidente de Brasil y candidato a las próximas elecciones presidenciales, sube en las encuestas de popularidad,en índice de aceptación con el 39 por ciento, según la encuestadora Datafolha. 
Leer más …

 

 

Utilizaremos los dichos del periodista proyanqui Jaime Bayly para observar la colonización cultural que ejercen las clases dominantes hacia los pueblos. Este cipayo comentó en su programa de TV que tenía conocimiento previo del atentado que se estaba conspirando contra Nicolás Maduro.

 

“Me dijeron: “El sábado vamos a matar a Maduro con drones”. Y yo les dije: “hágale, vamos para adelante” […] “¿Si esto ocurre usted no dirá que somos terroristas?” “¡Por favor! ¿Quieren que les compre un dron más? ¡Avisen! […] “El grupo que está conspirando, mis amigos, son gente bastante competente. (Maduro) ya se llevó un primer susto. Van a venir más” […] “Tengo buenos amigos en Washington, en la Casa Blanca, y sé, de fuentes muy confiables que Trump no se va a meter en Venezuela” […] “Entonces los gringos van a tratar de ayudar a los rebeldes venezolanos, pero este es un problema que tienen que arreglar los propios venezolanos […] “Con ayuda logística y tecnológica de los gringos”.1

 

Si nos proponemos hilar fino, iremos más allá de esas aberrantes declaraciones. Que un ¿periodista? pueda hacer apología de un magnicidio a viva voz sin que eso conlleve severas consecuencias penales para el mismo, nos hace pensar una vez más que las clases dominantes venezolanas y el intervencionismo norteamericano están detrás de esto. Conglomerado antinacional y antipopular que no es ajeno al resto de los países latinoamericanos.

 

Ahora bien ¿Qué pasaría si un periodista venezolano incentiva desde cualquier medio de dicho país el asesinato de Donald Trump? los acérrimos defensores de las instituciones pondrían el grito en el cielo. Frente al silencio cómplice de los medios de comunicación, y si las estrategias de desestabilizar gobiernos populares electoralmente o por la guerra jurídica no alcanzan, optan por asesinar a sus líderes.

 

¿El mejor oficio del mundo?

 

La pregunta surge a partir de una consideración para con los periodistas de Gabriel García Márquez, en la cual quien esto escribe disiente. Los medios se han transformado en herramientas de desinformación masiva para los pueblos, principalmente en los países semicoloniales. La gran mayoría de los periodistas en consecuencia son empleados que tienden a venderse al mejor postor. A sabiendas de que los principales responsables no son los periodistas, sino los amos de la prensa, vale decir, los grupos concentrados de poder que están detrás del mostrador.

 

“Estos son los tipos que manejan gran parte de tus horas libres, de tus deseos, de tus ganas de consumir, de tus simpatías políticas y lo que es peor de todo, de tu libertad.” […] “Estos son medios, que son empresas, son porcentajes, balances, vínculos y subterráneos de guita. Todos los medios son de los mismos 4 o 5 tipos, el más obvio es Clarín”.

 

Si el lector es curioso se preguntará a quien pertenecen dichas declaraciones, algunos analizarán si fue cualquier panelista de 678, propio del rencor al quedarse sin trabajo en los medios desde que gobierna simbólicamente Macri, pero no. Fue denunciado por uno de los que se vendió al mejor postor, Lanata.2 ¿En qué te has convertido Lanata? ¿No te quedó otra que desenmascarar la naturaleza propia de los gajes del oficio? ¿O fuiste siempre un perverso?

 

La colonización cultural va más allá de los Lanata, los Bayly, y otros tantos asalariados de los medios monopólicos que favorecen a quien pone el dinero. Para ahorrarnos el tener que irnos a buscar conceptos de intelectuales elaborados en el viejo continente que nos ayuden en la comprensión, veamos que el campo nacional y popular también tiene lo suyo, mucho más cerquita y criollo. Arturo Jauretche se refería a los cerebros de las clases dominantes con el siguiente término «la intelligentzia».

 

Es este sector que al tener los aparatos culturales de la sociedad en su poder, puede fijar el sentido común (lo que dicen Clarín, La Nación, TN y el medio pelo repite) y extirparnos el buen sentido (criterio para reflexionar de manera colectiva sobre los asuntos que nos conciernen). Esto facilita que Macri por ejemplo, sin poder expresarse de corrido sea el presidente de 40 millones de personas, ya que el problema radicaba en que “se robaron todo”.

 

En Latinoamérica un método – no es el único– que utiliza la intelligentzia, es ir disgregando mediante el aparato mediático los sectores de las clases populares. Se les ofrece intereses, necesidades y demandas diferentes. Se les presentan candidatos y discursos para cada sector y aparece como quien no quiere la cosa el concepto de la “grieta”, futbolizando la política en el terreno de un River– Boca. Una nube de humo que impide a las clases populares comprender al enemigo único de los pueblos, las clases dominantes.

 

La intelligentzia duranbarbeana

 

Señalaba Maquiavelo «La política es el arte de engañar». Jaime Durán Barba, lo viene aplicando al pie de la letra. En su libro “El arte de ganar” el gurú electoral de Cambiemos, afirma:

 

“El electorado está compuesto por simios con sueños racionales que se movilizan emocionalmente. Las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno […]Es clave estudiar al votante común, poco informado, ese que dice “no me interesa la política” […] El papel de los medios es fundamental, no hay que educar a la gente. El reality show venció a la realidad”

 

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica antigua para evitar que los individuos se detengan a pensar, si no se piensa mucho menos se tiene sentido crítico. Esto es propio de que las élites tienen acceso a conocimientos que les permiten conocer mejor al ciudadano común de lo que él se conoce a sí mismo. Manejar al electorado como “simios racionales y emocionales” abre la puerta para imponernos de manera inconsciente ideas, deseos, miedos, incluso el poder para estimular comportamientos. No vaya a ser que el poderoso lo aproveche para inducir a los votantes en contra de sus propios intereses…

 

Destacamos que el aparato mediático no es el único medio para la colonización cultural. Duran Barba no salió de un repollo, en sus inicios de juventud estudió en ¡La Universidad de Cuyo! y para sorpresa de algunos lectores militó en la ¡Juventud Peronista!3. Que Durán Barba pasó de cantar la marcha peronista a ser el cerebro del artificio para que Macri logre la presidencia no es el problema, el problema es lo que estudió, y sobre todo a que intereses de clase responden los planes de estudios.  La paradoja es que ya no necesitan irse a Chicago para formar su cipayismo, ahora los financia la clase trabajadora mediante nuestras universidades nacionales.

 

Ahora bien, mientras el lector lee esta nota, la intelligentzia duranbarbeana diagrama el triunfo electoral de Cambiemos para el 2019, manejando la agenda mediática a su merced. Manejo que se podría haber combatido de aplicarse la ley de medios sancionada pero no ejecutada por el gobierno anterior.

 

Combatir la colonización cultural implica un proceso que no se dará de la noche a la mañana. En consecuencia, el combate es en términos políticos, con carácter nacional y popular. En los tiempos que corren es inadmisible mantenerse neutral o peor aún “apolítico”, teniendo en cuenta que ese es un punto de vista político reaccionario. Tercera posición que no aplica a la época.

 

La cosa es mucho más sencilla, o se está de manera consciente o inconsciente con las clases dominantes, que podrán cambiar de nombres propios pero la esencia de beneficiar lo foráneo y perjudicar lo propio siempre está. O se está con los ciudadanos y ciudadanas a pie cansados de las injusticias diarias a tal punto que cada vez sean más los argentinos y argentinas que les cuesta comer más seguido. Allá usted en que parte se quiere ubicar.

 

 

 

Referencias

 

1 Jaime Bayly reconoce que participó del atentado contra Nicolás Maduro https://www.youtube.com/watch?v=kC8m6anMV94

 

2 Lanata explica el monopolio del Grupo Clarín https://www.youtube.com/watch?v=VGuXxx0RNfg

 

3 Durán Barba cuenta su pasado en la Universidad de Cuyo y su militancia en la JP https://twitter.com/webdifu/status/870601617544019968?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E870601617544019968&ref_url=https%3A%2F%2Fdiariok.com%2Fnoticia%2F3521%2Fvideo-yo-fui-peronista-duran-barba-conto-que-militaba-en-la-juventud-peronista-y

 

 

 

Leer más …

Estados Unidos tiene un largo historial de «ayuda humanitaria» para intervenir militarmente naciones. Conoce algunos casos históricos.

La ayuda humanitaria tiene como objetivo proporcionar alimento, asistencia sanitaria y psicológica con aprobación el Gobierno del país y sin violar su soberanía, especialmente en catástrofes naturales. Sin embargo, la «asistencia» ha sido desvirtuada para intervenir militarmente naciones, derrocar gobiernos y apoderarse de recursos naturales.

Leer más …

Compartimos la siguiente nota donde se analiza de manera global la relación entre opresores y oprimidos. Situando el análisis, retomamos el concepto criollo de Jauretche para referirse a la expresión intelectual de las clases dominantes en nuestro territorio «la Intelligentzia». Hoy el grado de colonización cultural permite que el pueblo se maneje por sentido común, y no por buen sentido, vale decir, repetir “argumentos” de los medios masivos de desinformación, los cuales impiden detenernos a reflexionar de manera consciente sobre nuestros asuntos.

Tan amplio es, y tan concreto, el repertorio ideológico desarrollado por la “clase dominante” que las mejores definiciones han requerido métodos, dinámicos e instrumentales, muy precisos para caracterizar sus raíces, efectos y perspectivas. En lo objetivo y en lo subjetivo. Decía Marx: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o, dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente.” Feuerbach, Oposición entre las concepciones materialista e idealista (Primer Capítulo de La Ideología Alemana)

Con el capitalismo la “dominación” desarrolló novedades que no se limitaron al campo de lo instrumental tecnológico sino que avanzaron en los territorios del control de conductas, grupales e individuales, más allá del poder del “opio del pueblo”. La doble moral refrescada. A la clase dominante le hacia falta un ser humano dominado, vaciado de fuerzas (políticas y físicas) pero también agradecido. Un ser humano dominado que reconociera (de pensamiento, palabra y obra) la superioridad de su dominador y le confiriera toda la razón por su ser y modo de ser. Hacía falta una dominado, además, que considerase su condición como un tesoro y lo cuidara con esmero para heredárselo a su prole como valor moral conquistado durante generaciones. Todo eso celebrándolo entre aplausos y festividades mercantiles y ritos consumistas. La ideología de la clase dominante deja tatuados en el cerebro todos sus anti valores individualistas.  «¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.» Albert Einstein (18791955) El paraíso de la alienación.  

La clase dominante, adoradora del capital, enseñó a sus subordinados la misma adoración pero vaciada de posesión. Hizo invisibles todas las triquiñuelas ideadas para robar al trabajador el producto de su trabajo, mientras lo convencía de que los recursos naturales deberían estar en manos privadas; que el Gobierno es cosa corrupta que deben manejar los técnicos y que se debe respetar un orden porque los pueblos, maleducados, son un peligro para ellos mismos. Y los pueblos pagan (algunos hasta con orgullo) policías y ejércitos para que los repriman; bancos y financistas para que se lleven las ganancias disfrazadas de “créditos”; empresarios y mercados para que secuestren sus salarios; universidades y academias para que secuestren los saberes; industrias “mass media” para que anestesien la conciencia del saqueo; iglesias y cultos para que sublimen la mansedumbre; leyes y leguleyos para legalizar el hurto… un aparato enorme de instituciones y valores fabricados para mantener a raya todo intento de sentirse con derechos o propietario del trabajo y de las materias primas. La alienación y la enajenación como protagonistas estelares en el drama del despojo.     

En su conjunto, las ideas dominantes (con su doble moral) son expresión de las relaciones materiales dominantes. Lo que vale para los sometidos no vale para los sometedores. La ideología del que domina es un repertorio amplísimo de “falsa conciencia”, de chatarra intelectual para esconder, bajo la alfombra, los muertos de fabrica y las miserias que genera. Doble moral en la que todo lo que se prohíbe para el sometido se permite para el que somete. Quienes forman la clase dominante saben bien qué, cómo y cuánto dominan en una época histórica específica y cómo deben actualizar sus “mecanismos” materiales y simbólicos para perpetuar esa dominación. Esa clase dominante actúa como productora de ideas permanentemente, aunque sean ideas repetitivas e irracionales, porque las necesitan para regular la producción y la distribución de las ideas dominantes de la época. Y desde luego, que en el repertorio de las luchas inter-burguesas cada facción organiza sus cadenas de producción de ideas para competir en el mercado de los pensamientos subordinados. 

Hay “grandes maestros” en el arte del engaño, capaces de garantiza la invisibilidad de la explotación del trabajo, división del trabajo espiritual y material, para crear la ilusión de que se es muy activo en el desarrollo de la fuerza productiva mientras en realidad se es un subordinado con poco tiempo para educarse y percatarse de los engaños y amasar ideas acerca de sí mismos, para cambiar una situación de la cual se conoce poco y nada. El colmo es cuando los dominados creen que las las ideas dominantes le pertenecen y que debe defenderlas con su vida.

Mentiras, miedo y consumismo, con todos sus derivados y concomitantes, son los nodos neurálgicos en las ideas y la práctica de la clase dominante sobre las condiciones de producción impuestas como verdades universales. El sometimiento como la forma de lo general. La clase dominante impone sus gustos y sus gestos, sus filias y sus fobias, para sacar adelante los fines que persigue, para representar como colectivo su propio interés e imprimir a sus ideas a todo. Cómo alimentar, vestir, entretener y educar a los niños desde la cuna; cómo besarse, amarse y reproducirse… desde la cama; cómo caminar, saludar, sonreír, abrazar e incluso insultar; cómo soñar, cómo entender, cómo disfrutar… cómo creer y confiar. Minuto a minuto, bajo una andanada permanente de estereotipos exhibidos por la dictadura cultural y comunicacional dominantes, a título de modelos exitosos que, de no seguirlos, vendrá la maldición de ser inadaptado, vulgar… pobre.  

Dilucidar, desmontar, desactivar y superar el frado descomunal de la “ideología de la clase dominante”, (es decir que el capital no predomine sobre los seres humanos) es un trabajo que debe asumirse de manera científica y, por ello, sistemática. El debate contra la ideología de la clase dominante no es un “deporte” escolástico ni un desplante rebelde sólo para contraponerse, por la contraposición misma, a una clase que representa a la parte más odiosa de la sociedad: su miseria. Y hay que refutarla desde el corazón de sus contradicciones realmente existentes, para que los pueblos propicien condiciones para elevarse hasta liberarse de la clase dominante. Y no derrotarla para imitarla. La dominación de la clase no es sólo la dominación con las (sus) ideas, hay que derrotar sus métodos de explotación del trabajo y el saqueo de los recursos naturales. Una lucha sin la otra (económica e ideológica) es una historia renga que conduce a frustraciones y retrocesos enormes Ya hemos visto es muchas veces. 

Una vez que las ideas dominantes se combaten junto con las relaciones de producción, lo que emerge de manera perfectamente natural son las ideas para cambiar las relaciones existentes, proliferan en la reflexión sobre los seres humanos, la esencia de la humanidad,  su filosofía, su desarrollo en la historia la verdadera que llegará a la conclusión de que no debemos contentarnos sólo con el análisis de las ideas dominantes o las ilusiones inducidas por la clase dominante. Que no debemos contentarnos con reducir el imperio de las ideas hegemónicas a su sustancia mística o a caprichos del propio pensamiento. No contentarnos con explicaciones mecanicistas ni lineales, puramente economicistas ni puramente religiosas, que nos llevaría el error de eliminar de la historia las condiciones materiales y repetir el modelo escapista especulativo. Ilusiones, ensueños e ideas retorcidas para mentir, asustar y vender  mientras se esconde el andamiaje de los negocios y la explotación del trabajo existente.

Nuestra batalla por la supremacía de los seres humanos por sobre el capital, contra la ideología de la clase dominante, debe servir para aprender a distinguir y actuar, con toda claridad, a la hora de explicar y derrotar las trampas entre lo que perece ser y lo que realmente es. Es urgente contar con un instrumental de lucha que logre penetrar en todo plano de la inteligencia humana que hasta hoy se ha camuflado como problema intrascendente o inexistente. Es urgente.

 

FUENTE:

https://www.telesurtv.net/bloggers/Entre-la-falsa-conciencia-y-la-conciencia-de-lo-falso.-Como-se-las-ingenia-el-capital-para-convencernos-de-que-el-capital-por-encima-de-lo-humano-es-lindo.-201808170002.html

Leer más …

 

El expresidente uruguayo nos tiene bien acostumbrados en sus análisis que ayudan a comprender el mundo actual. Habla como vive, de manera sencilla y clara. En esta ocasión compartimos un video donde hace una reivindicación de la política como la actividad más noble del ser humano.

Leer más …