Agostina Manchini — Coordinadora Trabajo Social

 

Cuándo se viene de recorte y ajuste, las mujeres somos las más perjudicadas. En esta oportunidad vamos a realizar un análisis sobre cómo se deteriora la Asignación Universal por Hijo, en el actual contexto, producto de la reforma previsional impulsada por Cambiemos a fines del año pasado.

Durante el gobierno Cristina Kirchner en noviembre de 2009 se implementaba en la Argentina la “Asignación Universal por Hijo” (que en 2011 se complementaría con la asignación por embarazo) que permitía que personas monotributistas, trabajadores no registrados, trabajadores del servicio doméstico y personas desempleadas cobraran un monto mensual de dinero por cada hijo menor de 18 años. Se requiere para el cobro de este, presentar libreta escolar y de salud. Esto daba pie a aquellas personas que estaban por fuera del sector laboral en la argentina, pudieran percibirla con el fin de garantizar las necesidades básicas de sus hijos. Si bien esto no fue la solución para erradicar la pobreza, fue muy útil para combatir la desigualdad social.

¿Qué pasa con la AUH después de la reforma previsional? Al 22 de diciembre del 2017 el monto de esta prestación social era de $1412 mensuales. Sin reforma, en marzo de 2018 su monto debería ser de $1616. Pero Reforma mediante, y con una inflación acumulada de 27 puntos, nos encontramos con el triste monto de $1578. Es decir, ha sufrido un aumento de aproximadamente un 3,4% mientras que, en promedio, los bienes y servicios subieron un 27%. El oficialismo gorila de cambiemos se escuda detrás del verso de que la inflación no era la esperada, que la situación mejorará y miles de mentiras más que los argentinos ya no nos tragamos.

¿Cómo perjudica esto a las mujeres en la Argentina?

Aproximadamente 3,9 millones de personas perciben este plan social en la actualidad. Dentro del sector de desempleados un 83% de los titulares son mujeres, en cambio un 72% son hombres cuando nos referimos a la asignación familiar para trabajadores registrados. Esto ya nos da un parámetro de la brecha que existe entre hombres y mujeres a la hora de conseguir trabajo y estabilidad laboral.

Para una mujer sostén de familia es casi imposible poder cubrir las necesidades básicas de sus hijos. En el mejor de los casos no está desempleada, pero trabaja en negro, cobra una miseria y gracias a la reforma macrista el aumento fantasma nunca lo ve llegar. Para un peor panorama imaginemos la misma situación, pero con una mujer desempleada que solo percibe el monto de 1577 pesos al mes para cubrir las necesidades básicas de sus hijos.

Para peor panorama imaginemos la situación de una mujer desempleada, con dos hijos, victima de violencia de género y acusada por sus vecinos de que “vive así porque quiere, le gusta que le peguen, sino ya se hubiese ido”. Acaso señor/a (por no llamarlo de otra forma), ¿Piensa que una mujer con 3000 pesos mensuales puede siquiera imaginar en irse de su casa con sus hijos y poder estar bajo techo, tener comida todos los días y poder mandarlos al colegio? Es imposible.

En la medida en que gobiernos ajustadores como el de Macri sigan de pie en la Casa Rosada, los argentinos y sobre todo las argentinas la vamos a pasar cada vez peor. Los ejemplos antes mencionados se agravaran ya que sin dinero o con la miserable suma que significa este plan, no podrán ser cubiertas las necesidades básicas, y por lo tanto se torna complicado tener una vida digna. La AUH es solo una arista de la reforma previsional y un claro ejemplo de como afecta a las mujeres en nuestro país el recorte previsional, pero si nos detenemos en el análisis de otros aspectos como el trabajo vemos que se agrava aún más.

Hay quienes afirman que el grado de justicia social de una comunidad se mide por el nivel de emancipación de sus mujeres. Lejos está la sociedad macrista de ser justa.

Fuente:

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1306974-201608-16.html

https://www.pagina12.com.ar/84252-vidas-devaluadas

Pobreza cero: Veníamos bien, pero pasaron cosas

Publicado en País Lunes, 02 Julio 2018 12:47

 

Según los últimos datos arrojados por el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA, un 48,1%[1] de los niños en Argentina viven en situación de pobreza y los especialistas aseguran que estas cifras irán en aumento.  Bajo falsas promesas de llevar a cero la pobreza, el presidente Mauricio Macri dio una conferencia tras el anuncio de estos datos y aseguró que “la pobreza es su principal preocupación y razón por la cual deberían juzgar su mandato”[2]

En esta oportunidad podemos ver como las políticas de ajuste de Cambiemos perjudican a los mas chicos, quienes no pueden cubrir sus necesidades básicas tales como comer, vestirse y acceder a la educación y salud. Detrás de ese 48,1% se esconden datos escalofriantes que pintan de cuerpo entero las consecuencias que sufrimos los argentinos desde que Macri y su gabinete off shore llegó a la casa rosada.

Según los datos arrojados un 38% de los niños accede a un desayuno, merienda y almuerzo gracias a la existencia de comederos escolares o barriales.  Por otro lado, solo el 38,5 percibe la AUH de un monto de $1577 mensuales. No hace falta ahondar demasiado sobre esta cifra para saber que con ese miserable monto no se pueden cubrir las necesidades de un niño. Con la inflación a 27 puntos y el dólar a $28, sabemos que no alcanza y el poder adquisitivo se ve terriblemente perjudicado. Por último, este estudio nos indica que el 53% se ve dificultado a la hora de acceder al sistema público de salud y un 8% pasó y está pasando hambre en este momento.

Pero ¿Cómo vamos a pretender que un gobierno de las características de Macri, cuyo único interés radica en “abrirnos” al mundo y transferir la renta generada por los argentinos al exterior, tenga como privilegio a los niños?

Por otro lado, si retrocedemos un poco en la historia de los argentinos, nos encontramos con que hubo un gobierno que sostenía que los únicos privilegiados son los niños. Mas precisamente, quien lo decía era Evita. Producto del incipiente mercado interno que se estaba desarrollando en la Argentina, estos entendían que en un futuro no muy lejano se necesitaría de aquellos niños para que pudieran sostener y hacer crecer ese mercado interno. Y sabían que la alimentación, la salud y la educación no eran una opción negociable para el país.

¿Qué consecuencias trae el préstamo del FMI en este aspecto?

El Fondo Monetario Internacional le otorgó a Macri un préstamo stand by por 50.000 millones de dólares[3]. Ahora bien, ¿Cómo se profundizarán los niveles de pobreza que tenemos en la actualidad producto de este acuerdo?

El gobierno nacional dio a conocer una serie de metas que necesita cumplir para poder seguir recibiendo el dinero de este organismo. En esta oportunidad nos vamos a detener en una de ellas, lograr “Déficit Cero”. En otras palabras, significa un drástico recorte en el gasto público, que significará menos dinero destinado al presupuesto educativo (que ya ha sufrido recortes), a los planes sociales, salarios, etc. Como primera consecuencia tenemos que todos aquellos niños que perciben el desayuno, almuerzo y merienda en los comederos de los colegios penderán de un hilo.

Punto aparte para los planes sociales. Sabemos que no es la solución, pero es la herramienta con la que hoy contamos para que los niños puedan comer, vestirse y acceder a la educación y salud. Y creo exagerar, porque con los $1577 que no tienen actualización según la inflación, no alcanza. Ministros aseguran que solo de ser necesario estos se incrementaran en su monto. Acaso, este 48,1% no parece ser suficiente razón? ¿Acaso los argentinos tenemos que confiar en que con el dinero del préstamo incrementaran los planes sociales? Cuando ya quisieron arrasar con el plan progresar y votan por el recorte a nuestros jubilados. Imposible pensar que los comederos barriales puedan seguir de pie gracias a la buena voluntad de algunos vecinos. Con la buena voluntad en el país de la ceocracia, no se pagan los impuestos ni se compra mercadería.

Indigencia, hacinamiento, hambre e inseguridad son la consecuencia directa de las medidas que ejercen estos hampones sobre nuestro pueblo argentino. No nos sorprende y estamos seguros de que bajo el gobierno de Macri las cifras de pobreza y desempleo en la Argentina se incrementaran. Desde que arribaron en la casa rosada en 2015 que no paran de avasallar derechos, con nuestros trabajadores y jubilados, no hacía falta esperar demasiado para saber que esta situación traería consecuencias en la alimentación y bienestar de los niños.

Si no hay trabajo y se profundizan los despidos, si la inflación se come nuestros salarios y los servicios no paran de subir, si sufrimos recortes presupuestarios de este tipo, ¿Podemos seguir soñando con “Pobreza Cero? De este lado de la vereda nos paramos quienes bregamos porque nuestros niños no pasen hambre, los trabadores no sufran mas despidos y a los jubilados no se le recorten sus haberes.



[1]https://www.pagina12.com.ar/124834-los-mas-perjudicados

[2]https://www.infobae.com/economia/2018/03/28/el-mapa-de-la-pobreza-region-por-region-donde-bajo-y-aumento-la-cifra-que-mas-preocupa/

[3]http://rinacional.com.ar/sitio/el-gobierno-dio-a-conocer-los-detalles-del-acuerdo-stand-by-con-el-fmi-el-ajuste-sera-mas-feroz-de-lo-que-se-imaginaba/

EL CINISMO DE VIDAL: NI ALPARGATAS NI LIBROS

Publicado en País Domingo, 25 Febrero 2018 03:08

El pasado miércoles la mayoría de las escuelas de la Argentina retomaron sus actividades para dar arranque al ciclo lectivo 2018. A solo diez días del comienzo de las clases los docentes se encontraron con varias sorpresas: cierres de escuelas, recorte del presupuesto, ceses de docentes, etc.

Macri: el príncipe del manicomio

Publicado en Ciencias Políticas y Sociales Domingo, 19 Noviembre 2017 15:39

El pasado 10 de noviembre se dio a conocer un proyecto que reformaría la Ley Nacional de Salud Mental. Sumado la CUS (Cobertura Universal de Salud) y el desfinanciamiento de hospitales públicos, este proyecto es un nuevo retroceso en la concepción de las personas con padecimiento mental y la función del Estado como garante de un tratamiento digno.