MEJOR QUE MENTIR ES HACER: LA FRANJA MORADA MIENTE

El General Perón decía que “Mejor que decir es Hacer”. Este axioma ha mostrado que se cumple invariablemente en la política argentina: si bien “el decir” puede generar entusiasmo en las personas; al no llevarse a cabo en los hechos, uno termina apareciendo como un charlatán, o un chanta.

 

 

Además, decía que“Mejor que prometer es realizar”: en este caso la falta puede ser peor que en el anterior, ya que hemos llegado a la instancia incluso de garantizar el cumplimiento de algo que nunca se lleva a cabo. Las promesas incumplidas terminan siendo una fuente de un sin fin de frustraciones.

Creemos que estas dos cuestiones son muy caras a la política Argentina, que durante años escuchó a miles de políticos decir y prometer cosas que nunca fueron cumplidas. A estos dos análisis se les puede agregar un tercero, el de mentir.

La Franja Morada no solo dice y promete, también MIENTE. Vamos a los hechos:

En la asamblea del día martes 29 de abril, los chicos de la franja plantearon la necesidad de pedir el pago del alquiler mensual y el pago de un salario a los estudiantes que brindan el servicio de fotocopiado, consolidando así la autogestión con apoyo del Estado.

Agregaron además que ya habían hablado antes con el Rector de la Universidad, Pizzi, y estos puntos tan importantes contaban con su apoyo, por lo tanto lo único que faltaba era esperar que sucediera en los próximos días.

Frente a esta moción se decidió marchar hacia el rectorado para garantizar el cumplimiento de la promesa.

Lo mismo ocurrió cuando la conducción del Centro de Estudiantes les planteó la necesidad de comprar tres computadoras en la Comisión Directiva para mejorar el servicio de fotocopiado, ellos  se negaron, con la excusa de que no se debía gastar ese dinero ya que habían arreglado ese problema también con Rector de la Universidad, y desde el rectorado nos donarían tres máquinas. Sin embargo esto nunca sucedió.

Hoy marchamos hacia el rectorado para exigirle lo dicho anteriormente, y descubrimos que era todo mentira.

En la reunión de Consejo Superior pidió la palabra Facundo Gispert, presidente del centro de estudiantes de La Facultad de Ciencias Políticas,  quien exigió que se garantice lo prometido por los chicos de la Franja Morada: que el rectorado se haga cargo del alquiler mensual de las máquinas y el salario de los que prestan en servicio. Al respecto el  rector Pizzi dijo que era muy difícil tomar una decisión de tal magnitud, siendo que antes de aprobar algo así debe pasar este proyecto por tres comisiones y aprobarse finalmente el dinero destinado a eso. Pero además es difícil poder hacer que la fotocopiadora acceda a ese dinero ya que la Universidad debe redistribuir un 92% de su presupuesto en salarios, y el 8% restante hacia todas las demás actividades.

Como si esto fuera poco, en la misma Reunión de Consejo Superior, uno de los consejeros estudiantiles de la Franja Amarilla, Alejandro Cabral, argumentó a favor de que la universidad ponga plata en la fotocopiadora, ya que los estudiantes de esa facultad sufren del lucro que tienen las empresas privadas, quienes no permiten poder acceder al material de estudio a través de un precio accesible.

No sabemos si el consejero de la Juventud del PRO hace mucho que no va a la facultad y por eso no sabe qué hace dos años el servicio de fotocopiado ya no está en manos de un privado sino de los estudiantes o se olvidó que desde Marzo del 2014 este proceso se está llevando a cabo.

Es vergonzoso que un representante estudiantil se cague en una de las conquistas más importantes que ha tenido el movimiento estudiantil.

Desde la Agrupación Universitaria Nacional creemos que “mejor que decir es hacer” y es por eso que frente a todo lo que dijimos hoy contamos con: la democratización del banco de apuntes en manos de los estudiantes, una anilladora, la única librería del predio universitario, la copia más barata de la universidad, una computadora y un monto total de becas de 50.000 pesos entregados en 2014.

Sin embargo creemos que debe seguir mejorando este servicio y es por eso que queremos profundizar y poder entre otras cosas, contar con tres computadoras más, Comenzar a avanzar, conforme los ejercicios mensuales lo permitan, en la remuneración de algunos estudiantes para  que reciban un salario a cambio de trabajar en la Fotocopiadora, finalizar la creación de una personería jurídica acorde a los requerimientos de la Fotocopiadora, de modo de poder dar una cobertura legal a la actividad.

En síntesis,  lo que hemos prometido lo estamos realizando: que la fotocopiadora de los estudiantes sea un servicio público.