PROGRESAR: la Franja ya no sabe cómo hacer para no ser tan macrista

El día viernes 9 de febrero, se realizó en la Facultad de Filosofía y Letras la primera comisión directiva de la nueva conducción del Centro de Estudiantes. Luego de presentar balances del año anterior y discutir otros temas no menos importantes, el frente Unidad Estudiantil planteó uno de los problemas que nos compete como estudiantes: las modificaciones que regirán sobre el Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (PROG.R.ES.AR).

En primer lugar, (podría decir que nos llama la atención, pero a esta altura es algo habitual) la agrupación Franja Morada planteó que no debía discutirse tal tema ya que no estaba en el temario. Sin embargo, fue planteado sobre tablas debido a la urgencia que creemos que tiene que un Centro de Estudiantes discuta y plantee su posición ante semejante maniobra de ajuste sobre la Educación y en particular sobre el alumnado.

Luego de una discusión absurda, accedieron a abordar el tema con una actitud de impotencia al no poder esquivar el tratamiento de esta medida del gobierno que votaron y al que apoyan.

La Agrupación Universitaria Nacional, rechazó de movida las nuevas Becas Progresar debido a que las modificaciones del antiguo plan, que permitía que más de un millón y medio de jóvenes argentinos y argentinas accedieran al DERECHO de la Educación. Han devenido en una beca que no sólo deja de depender del ANSES y pasa a formar parte de la “unificación” de becas del Ministerio de Educación. Es decir, pasa a un presupuesto que cumple con las siguientes características en un gobierno como el de Macri (y lo decimos con conocimiento de causa): tuvo un aumento nominal pero no real, de hecho disminuyó; es subejecutado y además prevé la reducción de becas, como las 4.984 becas menos del «Programa de Desarrollo de la Educación Superior”.

Además, la nueva beca está regida por la exigencia de aprobar el 50% de las materias anuales. Esto que no parece presentar problema alguno, se transforma en uno al no tener en consideración la procedencia de clase de los estudiantes, el acceso que tiene a los bienes y servicios, su poder adquisitivo, etc., aspectos que en la Argentina de Macri son necesarios ya que a los estudiantes universitarios, la caída del poder adquisitivo, el desempleo, la inflación, también nos afectan. Por lo tanto, la farsa de premiar el esfuerzo se transforma en una variable de ajuste sobre los estudiantes, que antes tenían la posibilidad de recibir una ayuda para poder llevar adelante sus estudios.

A pesar de que algunos crean que de la Boulogne Sur Mer para arriba la realidad es otra, otros sabemos que no es así. Y escudarse bajo números como el aumento del monto, sin contemplar la inflación, o la defensa de la beca por el simple hecho de ser una beca, no bastan para que los estudiantes no vean el color a macrismo y ajuste que hay en cada cartel de la Franja Morada festejando y vanagloriando la beca que reemplazó un programa de ayuda, como fue el PROG.R.ES.AR.

Y ahora, la perlita del día: luego de una larga discusión en la que se negó cualquier tipo de argumento de manera caprichosa, esta agrupación que dice reivindicar al “padre de la democracia” argumentó que “como sabían que iban a perder la votación de la moción de que el Centro de Estudiantes rechace esta medida, no querían que se votara”. ¿Sorprende?

Si esto sorprende deberían reevaluar cuántos son las posiciones o reivindicaciones que esta agrupación realiza para quedar bien con los estudiantes, pero que puertas para adentro son otras. El ejemplo más claro fue cuando colgaron un cartel diciendo “La Franja no es Macri, que no te mientan”. Claro, porque los candidatos que fueron en las listas del Pro y Cornejo salieron de un repollo y no tienen nada que ver con los chicos de la “Uni” de la Franja.

Finalmente, el Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras, rechazó profundamente las medidas que esconden el ajuste inminente de este gobierno con las Becas Progresar y la Franja demostró una vez más ser el brazo universitario del macrismo que defiende, sin ninguna duda y con gran caradurez, las medidas que este gobierno lleva adelante; sin importarle el mal que realiza al pueblo argentino.