Cinco años de Mayoría y un nuevo boicot de Franja Morada

Desde hace cinco años que el frente Mayoría Estudiantil viene triunfando en las elecciones de Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS). Este año no fue la excepción.

 

Sin embargo, la precaria situación de los compañeros del Programa para Estudiantes Universitarios en Contexto de Encierro (PEUCE) impidió que pudieran votar en estas elecciones. La nefasta situación es responsabilidad directa del Sistema Penitenciario y la Coordinación del PEUCE de no garantizar los comicios. La Junta Electoral actuó para que las elecciones se desarrollaran con normalidad, presentando las notas correspondientes y asistiendo el día de la elección. Esto no fue posible porque las formalidades de la elección no  estuvieron garantizadas por la Coordinación del  Peuce: padrones pesimamente confeccionados (estudiantes de otras Facultades inscriptos en el padrón de nuestra casa de estudio) y notas mal presentadas que finalmente complicaron el ingreso al lugar.

Franja Morada, quien refrendó como miembro de Junta Electoral el resultado del escrutinio definitivo ahora decide dar marcha atrás y embanderarse con un supuesto democratismo, exigiendo que la elección del PEUCE se realice habiendo ya concluido el acto electoral.

Resulta curioso que la agrupación de Alfredo Cornejo, el primer gobernador morado, se ponga del lado de aquellos que están estudiando en el penal. El mismo Cornejo que sostiene una política de “mano dura” al señalar que “no hay nada más efectivo que restringir la libertad de las personas que cometen delitos”.[1] O la misma agrupación que integraba las listas de Esteban Bullrich en provincia de Buenos Aires. Aquel que se jactaba de meter “un pibe preso todos los días”. [2]

Ahora, resulta ser que son el resto de las organizaciones políticas (porque TODAS las demás fuerzas coincidieron en lo impropio de reabrir las elecciones después de haberse escrutado las mesas) las que combaten los derechos de quienes han sido privados de la libertad.

Durante todos los años que ha existido el programa no ha habido ningún inconveniente en que los estudiantes del PEUCE pudieran asistir a votar el día de las elecciones. No es casual que, en el marco de un cada vez más decadente sistema penitenciario, los estudiantes se ven impedidos de votar en esta oportunidad. Responsabilizar al resto de las agrupaciones de la situación es no solamente oportunista, sino además hipócrita y cínico de quien viene.

Ver a la agrupación radical embarrando la cancha no es una novedad. Luego de cinco años continuos en que la mayoría de los estudiantes de la Facultad se han posicionado contra ellos, asamblea tras asamblea, elección tras elección y a favor de un proyecto de Universidad nacional y democrática, no encuentran forma más que la mentira y la desinformación para revertir su penosa situación. Los estudiantes estamos cansados del doble discurso de la Franja Morada.



[1] Cornejo ratificó su política de “mano dura” con el delicuente. MDZ. 15/07/2017

[2] Los cinco fallidos de Esteban Bullrich que sacudieron la campaña. La Nación. 08/08/2017