La Redacción

Si hay una facultad codiciada por la militancia estudiantil a causa de su relevancia académica y política, esa es Derecho. Y allí se dio el “gran golpe” del año en la UNLP. Perdió la Franja Morada después de mucho tiempo, donde incluso llegó a tener mayoría absoluta en el consejo directivo (5 representantes alumnos), y nada menos que a manos del peronismo.

La agrupación Estudiantes de Abogacía (EA) dio el batacazo. Aunque para quienes siguen de cerca la política universitaria fue una sorpresa a medias. “Se veía venir. Desde que se conformaron como agrupación vienen creciendo año tras año”, dijo a este diario un radical de larga militancia en la unidad académica de calle 48.

Conformada por militantes kirchneristas, peronistas e independientes, EA no participa orgánicamente de la juventud peronista universitaria (JUP), pero no deja dudas sobre su inclinación política y, además, sí participa del gran frente entre la izquierda nacional (no troskista) y el peronismo que hace poco ganó por amplia mayoría la federación estudiantil de la UNLP (FULP).

Se trata de una durísima derrota para el radicalismo, pues Derecho no sólo es codiciada por la militancia estudiantil sino también por la extrauniversitaria.

Se dio un caso muy particular en 48, 6 y 7. Los dos primeros días de votación, es decir, el miércoles y el jueves, votaron unos 3.000 estudiantes, mientras que ayer lo hicieron más de 2.600.

EA obtuvo el 46,7% de los votos (2.756) y tendrá cuatro consejeros directivos, mientras que los morados obtuvieron el 36,1% (2.114) y se quedaron con una sola banca.

El peronismo universitario, además, se impuso en forma categórica en Periodismo, donde volvió a conseguir los 5 consejeros, y en Informática. Y en forma más ajustada en Bellas Artes, en alianza con el Miles(kirchneristas+peronistas).

También volvió a ganar el peronismo (una vez más y van…) en Ciencias Exactas, mediante la agrupación Suma.

En la facultad “del puente”, Patria Grande (El Pelo de Einstein) pudo mantener el segundo lugar a duras penas ante el avance del izquierdista Colectivo Estudiantil. Así las cosas, el peronismo conservó los 3 consejeros y El Pelo de Einstein y el Colectivo tendrán uno cada uno.

En Informática, La Fuente (JUP) superó sus propias marcas de 2016 y 2017. Obtuvo 1.081 votos contra 547 de Franja Morada. Se repartirán los consejeros: cuatro y uno, respectivamente.

Como los resultados en la facultad de 50 y 120 se conocen 15 minutos después del cierre del comicio, ya que allí hay voto y recuento electrónico, los militantes de La Fuente “llenaron” de remeras negras con letras naranjas la entrada a Medicina, hacia donde fueron para apoyar a sus compañeros de Remediar, que apostaban a desbancar al frente de izquierda formado por Patria Grande y la Cepa (PCR), empresa que finalmente no lograron.

Los que más perdieron en la facultad de Medicina fueron los radicales de la Franja Morada. La elección se polarizó entre el frente y el peronismo, y la pronunciada caída morada dejó a esa fuerza sin el consejero directivo que ganó en 2017.

Por otra parte, la Franja, que este año tenía en mente conservar Económicas, el Observatorio, Agronomía, Veterinaria y Derecho y sumar Arquitectura e Ingeniería, no sólo no pudo triunfar en ninguna de esas dos facultades sino que, como quedó dicho, cedió nada menos que Derecho.

La izquierda dura creció al calor del fuerte conflicto que este año dominó a la Universidad

En Ingeniería se mantuvo al frente del claustro estudiantil la Lista Unidad (PCR), y en Arquitectura la alianza de ultraizquierda Dale al Frente (Partido Obrero+juventud guevarista).

BAJÓN DEL MILES

El triunfo en Bellas Artes junto a la JUP, no le alcanzó al Miles para “salvar la ropa”.

Y es que el movimiento latinoamericanista perdió las dos casas de estudios donde gobernaba: Psicología y Trabajo Social.

En la primera fue derrotada por el flamante “Frente independiente y de luchas”, una agrupación con fuerte presencia troskista que nació al calor de las tomas de facultades y las clases públicas contra las políticas educativas del Gobierno nacional.

En tanto, en Trabajo Social cedió todo ante Patria Grande, que se quedó con los cinco consejeros directivos.

Y hay más: en Humanidades resignó el segundo lugar ante “Proyecto Humanidades” (JUP).

Patria Grande, que a nivel nacional se identifica con los movimientos sociales y fundamentalmente con la CTEP liderada por el dirigente Juan Grabois (muy cercano al Papa Francisco), recuperó terreno.

Por un lado, en la populosa facultad de Humanidades conservó la mayoría absoluta. Pero además, en alianza con el PCR, logró retener Medicina y, como se dijo, le arrebató Trabajo Social al Miles.

Franja Morada retuvo con comodidad Ciencias Económicas, facultad donde cada placa con los resultados parece desde hace bastante tiempo una fotocopia del año anterior: Franja primero y el Muece (Patria Grande) segundo y lejos, aunque conservando un consejero directivo.

Donde los radicales también repitieron fue en Agronomía, en Veterinaria y en el Observatorio. Allí, en el corazón del Bosque, derrotaron por segundo año consecutivo a los independientes de izquierda del INTI, aunque esta vez por un margen más amplio que en 2017, cuando sólo lo aventajaron por dos votos.

Finalmente, en Ciencias Naturales revalidó títulos el Frente Natural (Quebracho), mientras que los socialistas de ARES volvieron a salir segundos. ¿Odontología? Ganaron con mayoría absoluta los independientes moderados del MOI, por una diferencia casi insultante.

Reproducimos el siguiente artículo de Ámbito Financiero referido al esperanzador avance del frente único antimacrista para devolver la soberanía, la libertad y la justicia social a la república y retomar los caminos de la integración latinoamericana. 

Elecciones en la Facultad de Educación y de la UTN

Publicado en Universidad Jueves, 08 Noviembre 2018 12:08

¡HAY ELECCIONES EN LA FACULTAD!

Desde Revista Universitaria compartimos la entrevista realizada a Nicolás Trotta, rector de la UMET. La misma fue realizada en el marco del Congreso Nacional y Provincial de Políticas Públicas en la Universidad de San Juan bajo el lema «Juventud, nuestro rol en el presente y la responsabilidad por el futuro de la patria». Nicolás expuso sobre la mirada latinoamericanista sobre los efectos de las políticas liberales en el desarrollo de la juventud. Cabe recordar que Evo Morales recibió el Doctorado Honoris Causa de la UMET por la promoción y la defensa de los derechos de los trabajadores, la integración latinoamericana, los derechos humanos y la consecución de la paz entre los pueblos, valores que esta Universidad reivindica desde su creación e incorpora en su labor cotidiana.

¿Y NUESTROS BARRIOS POPULARES QUÉ?

Publicado en Universidad Miércoles, 07 Noviembre 2018 14:16

 

Desde la Agrupación Universitaria Nacional los invitamos a participar de la charla «¿Y nuestros barrios populares qué? en el marco del programa Debates Políticos en Políticas. Hace algunas semanas estuvieron presente en nuestra casa de altos estudios los representantes del movimiento obrero provincial, ahora es turno de los movimientos sociales.

En el marco de la discusión de los distintos puntos de vista del feminismo, el análisis del pensamiento de Silvia Federici es ineludible. Autora de «Calibán y la bruja», «El patriarcado del salario, críticas feministas al marxismo» y «Revolución en punto cero: trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas» entre otras obras, fue una de las que impulsó durante la década de los setenta la campaña del «Salario para el trabajo doméstico». La Universidad Nacional de Cuyo, el pasado lunes 29 de octubre la distinguió con el título de Doctora Honoris Causa por su gran aporte al debate sobre la opresión de las mujeres. 

 

A continuación reproducimos una entrevista que le realizó el diario Los Andes a Silvia Federici, célebre autora y política feminista. Si bien su posición sobre el feminismo y el marxismo son más que interesantes, por ejemplo, en su libro «El patriarcado del Salario» publicado en el años 2015 sostiene que Marx en su obra más importante se «ocupó del trabajo de producción en la fábrica, pero no realizó estudios sobre el trabajo de reproducción que fue dado a las mujeres en la casa.» Entonces mientras el «hombre obrero de fábrica» traía el salario en la casa, la mujer por el contrario se ocupaba de las «tareas hogareñas», considerado trabajo doméstico pero no remunerado.

Entendemos que esta desigualdad es bien advertida por Federici, incluso su paso por la organización «Salario para el Trabajo Doméstico» que fue célebre en Europa y Estados Unidos en la década del ´60 y ´70. Movimiento que advertía como el salario organiza la vida de la Familia nuclear proletaria y la mujer era relegada a estas tareas hogareñas y en el caso de que trabajara realizaba un doble trabajo, en su lugar de trabajo y luego continuaba con las tareas de la casa.

Sin embargo, y aquí diferimos, sostiene que el enemigo de esta situación de desigualdad es el Estado. Para nosotros es fundamental la defensa del Estado. Como sabemos, para los países semicoloniales o coloniales el Estado se transforma, puesto al servicio de las clases dominadas, en la herramienta de transformación de la economía, la política y la cultura, donde entendemos que la desigualdad de los hombres y mujeres debe ser tratadas por esta institución. Además, no identifica la existencia del imperialismo que somete a la mujer pobre latinoamericana a una triple opresión: de los países centrales, hacia los periféricos; de las clases ricas de estos países periféricos y del hombre hacia la mujer.   

De todas maneras, los textos de Federici nos permiten comprender la desigualdad entre hombres y mujeres desde el punto de vista del modo de producción y reproducción, categorías que nos pueden ayudar a pensar una sociedad más justa. (REVISTA UNIVERSITARIA)

 

Silvia Federici: “El Estado está en la cocina y en la cama”

Lo aseguró la filósofa ítalo-estadounidense Silvia Federici en su paso por la provincia. Habla de las brujas que enfrentaron al Estado.

Una multitud ovacionó a la filósofa Silvia Federici en su paso por Mendoza, la mayoría mujeres, aunque también había varones. Es una referente en los debates feministas actuales –como lo es desde la década del 70- , tanto en espacios académicos como de los movimientos sociales y el reconocimiento de la italiana alcanza envergadura mundial.

“El Estado no está afuera, está en la cocina, en la cama, estructura nuestra vida con prohibiciones, con gestión de los recursos”, sostiene.

Lo que se ha llamado vida privada ha sido muy público, controlado por el Estado porque la familia, la casa es en realidad un lugar de producción”, asegura. En la charla magistral que dio en la Nave Universitaria advirtió que lo político es algo que estructura la vida y que dentro de la familia también hay relaciones de poder.

Trabajo doméstico

Federici plantea que el trabajo gratuito de la mujer en el ámbito doméstico y en el plano de la reproducción de la vida y el cuidado de los hijos es un sostén fundamental del capitalismo. También cuestiona al marxismo que sólo valora el trabajo asalariado. “El salario no es sólo una medida económica, es también una medida política para estructurar la sociedad y para crear jerarquía entre los asalariados”. Y luego explica hacia dónde va la cosa: tienen un rol privilegiado quienes producen riqueza y quienes no, como las mujeres dedicadas a lo doméstico, son invisibilizadas. 

A través del salario el Estado da al varón el control sobre nuestro trabajo”, subraya por si no quedó claro. 

Las brujas

Habla de las brujas, aquellas que fueron quemadas en la hoguera en loscomienzos del capitalismo y sostiene que fueron eliminadas justamente por confrontar con las imposiciones del Estado y la Iglesia. Eran aquellas que se enfrentaron al sistema.

Reconocida por sus publicaciones, destacó que los conceptos que se plasman en sus libros han sido construidos por todas aquellas mujeres que contribuyeron a aclarar y organizar las ideas. Porque “las ideas salen de los movimientos , del empoderamiento colectivo que te hace ver un nuevo horizonte que sola no podías imaginar”, señala.

La charla se orientó a señalar cómo el feminismo ha contribuido a cambiar el conocimiento y las ciencias sociales. Esto en particular porque la historia, los análisis, las miradas están hechos desde la perspectiva de los varones que desde hace siglos eran los dueños del discurso hegemónico.

Destacó que el movimiento feminista de aquellos tiempos fue una verdadera explosión  que en particular consiguió un espacio propio en el mundo académico.“Empezamos a darnos cuenta que la historia, la sociología (y otras disciplinas) tenían siempre una visión patriarcal que excluía a las mujeres de la historia, parecía que las mujeres habían estado ausentes”, destacó.

Por eso generaron una crítica de éstas que implicó su deconstrucción, no la creación de un análisis paralelo. “No hubo una disciplina que no fuera afectada”, subrayó.  Y en este sentido señaló que la filosofía, que se decía la disciplina más fundamental, reproducía la jerarquía de género”.

Resaltó la vinculación de la academia con la calle en los 70 y cómo eso permitió entender qué se necesitaba. Trayéndolo a la actualidad exhortó a que se mantenga esa relación y señaló que para hacerlo se debe buscar un lenguaje simple y comprensible que no excluya a quienes no conocen conceptos complejos.

Reconoció haber leído textos feministas y preguntarse qué dicen porque esto ha sido dejado lado. En los 80 el feminismo se transformó en algo que se concentró en el universo académico por eso llamó a que salga del claustro.

Colectivo feminista 

La italo-estadounidense Silvia Federici es filósofa, escritora y referente feminista en todo el mundo.

Ha sido docente universitaria en Sudáfrica y Estados Unidos. Nació en 1942 en Parma, Italia y en los 70 participó de la creación del Colectivo Feminista Internacional. 

Entre sus libros más reconocidos cuentan Calibán y la bruja: mujeres, cuerpo y acumulación originaria Revolución en punto cero: trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas.

 

 

 

 

Los ingenuos que creen en la democracia digital han olvidado que la información no fluye en el vacío, sino en un espacio político que ya está ocupado, organizado y estructurado en términos de poder. Y si alguien tenía alguna duda, ahí está Brasil para confirmarlo.

La lección de la reciente campaña electoral, en particular la del candidato Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), es haber logrado organizar a una potente cibertropa integrada por individuos con experiencia militar que se han involucrado activa y conscientemente en la manipulación de la opinión pública, junto a usuarios comunes políticamente motivados y compañías de comunicación estratégica locales e internacionales que fueron contratadas para intervenir en las redes sociales durante el proceso eleccionario.

El término cibertropas (Cyber troops) fue descrito en el 2017 por el Oxford Internet Institute como “la acción en redes de grupos de cuentas falsas, robots y/o trolls organizados –ya sea rentados o no– cuyo objetivo es producir algún efecto en la opinión pública, en la circulación de la información o en la persecución de opiniones críticas”.

Son sistemas complejos, no centralizados, que funcionan de forma celular y no necesariamente tienen contactos unos con otros. Sin embargo, demuestran actividad coordinada y una agenda temática común. Para tener éxito necesitan de la convivencia de tres factores: redes sociales (individuos relacionados), una fuerte motivación y plataformas sociales.

Quien haya seguido de cerca las elecciones brasileñas encontrará cientos de evidencias que confirman que, detrás de la retórica antisistema y la aparente torpeza en el uso de las herramientas digitales que mostraba Bolsonaro, hubo un diseño de laboratorio y expertos que aprovecharon el contexto eleccionario para aplicar innovaciones en las tecnologías de comunicación política, como ha venido ocurriendo en otras contiendas de la última década, desde la de Barack Obama (2008), el Brexit (2016), Donald Trump (2016), Macron (2017)… hasta Bolsonaro.

Comento solo tres hechos que, teniendo en cuenta el caso brasileño, nos permiten entender cómo la mentira se ha convertido en la vía expedita para llegar al poder en las “democracias” de hoy.

No hay procesos soberanos de deliberación pública en la red

La imagen más compartida en WhatsApp durante la campaña de Jair Bolsonaro muestra a un sonriente Fidel Castro y a una joven Dilma Rousseff, identificada como “pupila, estudiante socialista de Castro”. En realidad, la foto ha sido manipulada de un original de John Duprey, del diario NY Daily News, tomada durante la visita del líder cubano a Nueva York en abril de 1959, cuatro meses después del triunfo de la Revolución Cubana. Dilma tenía entonces 11 años, vivía en Minas Gerais y jugaba a las muñecas.

Este es uno de los ejemplos que recoge un estudio conjunto de la Universidad Federal de Minas Gerais, la Universidad de São Paulo y la plataforma de verificación de datos Agência Lupa, que reveló el estrecho vínculo de las acciones políticas, las cibertropas y las campañas de desinformación en las redes de Brasil durante las recientes elecciones.

Al evaluar el grado de veracidad de 50 imágenes repetidas en 347 grupos públicos que circularon en WhatsApp entre el 16 de agosto y el 7 de octubre, durante la primera vuelta de las presidenciales, los investigadores encontraron que solo cuatro imágenes eran comprobadamente verdaderas. Pero en esos grupos, 18 088 usuarios postearon 846 905 mensajes, de los cuales 107 256 eran imágenes.

Esta intoxicación informativa no se produce a tontas y a locas. De acuerdo con los investigadores, lo que distinguió la campaña de Bolsonaro fue la combinación de una estrategia de comunicación vertical con el uso intensivo de las plataformas sociales. En otras palabras, existe evidencia abrumadora de que los estrategas del candidato generaron contenido malicioso y lo enviaron a activistas locales y regionales, quienes después comunicaron la información a miles de grupos públicos y privados, utilizando las plataformas más populares en Brasil, fundamentalmente WhatsApp. Desde ahí, los mensajes se diseminaron aún más cuando las personas crédulas los compartieron con sus propios contactos.

Ahora bien, como dice el filósofo vasco Daniel Innerarity, “el actual imperialismo cultural no es una cuestión de contenido sino de protocolos”. La influencia que se ejerce sobre los usuarios de la red no está solo en lo que se dice y se comparte, sino en el marco. La arquitectura técnica define cómo se busca y se encuentra información en Internet, cómo exploran y como se relacionan los usuarios. Esa mediación condiciona los hábitos de las personas que se asoman a Internet o participan activamente en una plataforma social. Por tanto, expresa una ideología, y es cualquier cosa, menos neutral.

El valor supremo de esta ideología es la ‘libre expresión’ y guarda un sospechoso parecido con los valores de la desregulación, la libertad de circulación o la transparencia entendidos de manera neoliberal”, añade Innerarity. En realidad, WhatsApp, propiedad de Facebook, es una maraña de reglas y procedimientos para clasificar la información; reglas diseñadas por la corporación para el beneficio final de la corporación.

Es evidente que el equipo asesor de Bolsonaro conoce perfectamente estas lógicas.

Empleo de armas de destrucción matemática de la realidad

Para saber qué decir en cada momento, los expertos del PSL apelaron a la escucha social y a “tácticas militares de última generación”, ha dicho el antropólogo Piero Leinier, profesor de la Universidad Federal de San Carlos, en São Pablo, que desde hace más de 30 años estudia instituciones militares.

Esto no es propaganda; es una bomba semiótica”, añadió en declaraciones alFolha de Sao Paulo: “Estos movimientos crean un ambiente de disonancia congnitiva: las personas, las instituciones y la prensa quedan completamente desconcertadas. Pero, al fin de cuentas, Bolsonaro reaparece como el elemento de restauración del orden, con un discurso que apela a valores universales y etéreos: fuerza, religión, familia, jerarquía.”

Por tanto, la campaña no es resultado del comportamiento “orgánico” en unas redes sociales altamente politizadas, sino del uso de “las armas de destrucción matemática de la realidad”, como las ha llamado Cathy O’Neil en su libro homónimo. . La apropiación de enormes conglomerados de datos (big data) y el procesamiento de esta información con potentes máquinas en operaciones de inteligencia artificial explican el por qué, en el último mes de campaña, Bolsonaro prácticamente duplicó su intención de voto.

Un informe del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) sobre la distribución entre receptores de redes sociales de Bolsonaro, Haddad y Lula, mostró una clara preponderancia del primero sobre los otros dos, con saltos abruptos que solo pueden explicarse por la intervención de tecnología y dinero en campañas publicitarias en redes, que han estado dirigidas fundamentalmente a los llamados millennials, los más jóvenes que tienen limitada exposición a la TV, no escuchan radio y se informan únicamente a través de nichos segmentados por grupos de interés.

De acuerdo con Celag, la metodología utilizada por consultoras expertas en algoritmos y análisis de audiencias fue la siguiente:

Escucha social con big data e inteligencia artificial, más análisis de expertos, que permiten detectar los miedos y rechazos emocionales más profundos que atraviesan el país.

Fabricación de mensajes que utilizan esas percepciones y se dirigen de manera diferenciada a públicos altamente segmentados y previamente identificados, para convertirlos en la “militancia” bolsonarista.

A la par, se activan miles de influencers de redes (previamente detectados por poseer gran cantidad de seguidores), que diseminan amenazas, mentiras y tergiversaciones.

Uso de aplicaciones robotizadas capaces de reanalizar la big data inicial (provista por los ensayos de recepción), y dispuestas a evaluar el éxito o fracaso de las mentiras. Con esa información, los analistas se reorientan y reposicionaban de forma precisa y ajustada en los temas más compartidos.

El resultado es una campaña sin precedente de guerra sucia, que nos hace preguntarnos qué vendrá después de todo esto.

Asesoría internacional

En WhatsApp cada usuario se registra con un número telefónico y puede tener conversaciones privadas y grupos de chat cifrados en el que participan hasta 256 personas. Debido a las fronteras permeables de este tipo de plataforma, no es fácil diferenciar a los participantes locales de los que acceden desde el borde exterior de la frontera nacional, de modo que no hay guerra informativa en la actualidad sin contaminación desde otros puntos de la red global.

Analistas brasileños han logrado identificar en la campaña de Bolsonaro el uso de cuentas y equipos de comunicación varados en otros países, fundamentalmente en Estados Unidos. En WhatsApp, por ejemplo, las cibertropas más activas se organizaron desde los teléfonos +1 (857) 244 0746, de Massachusetts, y +351 963 530 310, de Portugal, que manejaron más de 70 grupos de campaña del ultraderechista; y el +1 (747) 207 0098, de California, que administró más de 100 grupos de esa red.

Entre los expertos internacionales sobresale Steve Bannon, ex jefe de asesores de la campaña presidencial de Donald Trump y fundador de Cambridge Analytica, la filial londinense que ha intervenido ilegalmente en más de 200 procesos eleccionarios en todo el mundo.

De acuerdo con la agencia Reuters, Bannon estaría participando en la campaña desde agosto, después de un encuentro en Nueva York con el diputado Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato presidencial. “Bannon se dispuso a ayudar”, declaró Eduardo. “Nos apoyará con consejos en internet, algún análisis, interpretar datos, esas cosas”, añadió entonces.

El Correio Braziliense informó en septiembre que el equipo de campaña del ultraderechista también tenía tratos con Arick Wierson, el estratega de comunicación digital y asesor de asuntos políticos de Michael Bloomberg cuando se lanzó para alcalde de Nueva York.

Mientras, Carta Capital dio cuenta de la reunión sostenida en agosto por Eduardo Bolsonaro y los asesores de varios congresistas, entre ellos del Senador Marco Rubio –enemigo jurado de Cuba y Venezuela-. Al parecer esta es la segunda que se produce desde marzo, donde hubo otro encuentro de carácter secreto que ahora ha sido divulgado en los medios. La publicación asegura que el más reciente encuentro duró cuatro horas en Washington, donde definitivamente se fraguó el apoyo político y mediático para la campaña de Bolsonaro, con espaldarazo a la participación de Bannon y Wierson.

La elección brasileña ha servido de laboratorio para la propagación del ideario de un proyecto ultra liberal fundado en el odio y la desagregación social, cuyas consecuencias son impredecibles y no solo para la vida política del gigante latinoamericano.

Sin embargo, las voces más lúcidas de la izquierda en Brasil, entre ellos expertos y comunicadores sociales, han llamado a no salir de las redes sociales, a evitar a toda costa el aislamiento y a crecerse ante las arremetidas de las cibertropas.

 

Fuente:

http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/11/04/bolsonaro-whatsapp-y-como-llegar-al-poder-con-la-mentira/?fbclid=IwAR0-sWm-DgmH7RvpJ3J2AVVVsVrRwsZV2vInsRuhVkjD5SREdikDjPQybtw#.W-HCrpNKjIW

RU: ¿Cuál es la importancia de las próximas elecciones a Centro de Estudiantes en la UTN-FRM?

 

F.D: En la UTN estamos viviendo situaciones complejas por el recorte del presupuesto en Educación Nacional, que impacta directamente en nuestra casa de altos estudios, al que se le suma la subejecución del mismo.

Creemos que en estos periodos de retroceso es necesario recuperar los centros de estudiantes para que cumplan su verdadera función de gremios, que discute activamente los problemas del estudiantado enmarcados en la coyuntura social. Los centros de estudiantes deben encabezar la discusión de los problemas universitarios, pero además, no quedarse solamente en una u otra facultad, sino también discutir de los problemas que nos encontramos afuera.     

 

Pero este contexto, que afecta a la enorme mayoría, tiene efectos más profundos en sectores particulares. Tal es el caso de las estudiantes, las mujeres que llevan adelante una carrera, trabajan y al volver a sus hogares cargan con las labores llamadas “reproductivas” o “domésticas” a las que culturalmente están sometidas. En tiempos de crisis y de ajuste como el que vivimos, son las primeras en perder su trabajo, su forma de sustento. Son las primeras que deciden dejar de estudiar, tomar un trabajo de más horas, etc; porque en la división sexual del trabajo, sobre ellas recae el cuidado de los familiares, adultos, niños y las tareas del hogar.

Nuestra facultad debe atender especialmente este tema y darse una política con nuestras compañeras, para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el acceso al estudio, al trabajo, al salario, etc. Además debemos enfrentar el sistema de valores imperante que determina que las mujeres sean presentadas en un segundo plano. Queremos colaborar en la lucha por la emancipación de las mujeres y la conquista de igualdad entre géneros.

 

 

RU: La elección tiene una novedad: votan las carreras aranceladas ¿Realmente fortalece al gremio esta incorporación?

 

F.D:¡Claro que si! Son estudiantes que fueron ninguneados por las autoridades estudiantiles y de la facultad por mucho tiempo.

Desde que nos fundamos como agrupación y conformamos el frente (AUN en Mayoría Estudiantil) planteamos la necesaria incorporación de las carreras aranceladas a la discusión en conjunto, que es, al fin y al cabo, la política.

Estamos convencidos que el recorte expresado en el presupuesto 2019 (que ya tiene media sanción) va a afectar a la UTN y en particular a las cuotas de estos compañeros/as, ya que de este dinero es de donde se financian gran parte de las actividades de nuestra facultad. Necesitan un gremio por el cual expresarse por este y otros tantos inconvenientes que enfrentan día a día.

 

Quienes no quieren su participación, quieren fragmentar al movimiento estudiantil. Nosotros/as queremos unificarlo. La única condición para ser parte del gremio es ser estudiante, y ellos/ellas lo son.

 

RU: ¿Cómo se traduce todo esto en propuestas concretas para la Facultad?

 

 F D: Mayoría Estudiantil es un proyecto de universidad que busca que todos los estudiantes que ingresan a la universidad puedan terminar sus estudios sin importar la situación económica particular de cada uno. Esto es una deuda que tiene la universidad, pero se puede hacer mucho. El centro de estudiantes debe bregar por la figura del “alumno libre” que tienen muchas otras facultades de la provincia. El alumno libre consiste en poder rendir las materias en final sin tener la necesidad de haberlas cursado, permitiéndoles a las/los estudiantes que trabajan o que cuidan de un familiar el poder seguir avanzando con la carrera a otro ritmo mas acorde a su situación personal.

 

 

            Además vemos que en la universidad existe un negocio, en muchos casos ni siquiera disfrazado. La UTN sigue financiándose a través de las fundaciones que les permiten cobrar no solo a las carreras aranceladas sino también por cursos de perfeccionamiento o de apoyo académico. En este sentido creemos que desde Mayoría Estudiantil realizamos actividades gratuitas de fortalecimiento de los compañeros y compañeras, como grupos de estudio, los cursos de oratoria, los diversos talleres, las charlas debate sobre recursos naturales o minería. Todas las actividades siguen nuestra concepción de gratuidad en una universidad donde cada día se agregan más contenidos básicos a los cursos pagos.

 

Entendemos que solo con el apoyo de los y las estudiantes de la UTN en las próximas elecciones del 7 y 8 de noviembre es que podemos seguir acercando herramientas a todos los estudiantes, y que van de la mano con la discusión de los problemas que a todos nos afectan.

 

 

 

 

A pesar de que el dólar bajó su precio en la Argentina alrededor de un 10% en el último mes, al costo de una altísima tasa de interés que está fundiendo a la economía real, los combustibles, que están dolarizados, lejos de bajar, muy por el contrario terminan subiendo un 7%, incluso a pesar de la baja internacional del petróleo.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, sin embargo consideró que “nuestra expectativa es que este aumento tenga un traslado mucho menor a lo visto en otras ocasiones porque hay una mejora en la eficiencia de la estructura de costos”.

Con relación a la suba de combustibles, explicó que “por un lado, hay un tema del precio del petróleo, que se incrementó”, mientras que por otro, se encuentra “el impacto devaluatorio”, mintiendo descaradamente, ya que el petróleo bajó en este último período de U$S70 a u$s 63,69 por barril y el peso se revaluó. No obstante el desatino, para las petroleras aún resta subir otro 10% antes de que termine el año.

Nuevamente queda expuesto así el apetito insaciable de ganancias de las corporaciones petroleras y de un Gobierno cómplice que avala y hasta promueve sin ambages la misma. De más está por decir que todo esto se realiza en desmedro del poder adquisitivo del ciudadano de a pie que mira azorado como cada día le rinde menos su sueldo.

Fuente:

https://kontrainfo.com/macrilandia-las-naftas-suben-un-7-a-pesar-de-que-el-dolar-y-el-petroleo-bajaron-un-10/