La Redacción

Los argentinos acabamos de finalizar un año terrible. Despidos masivos, incremento de la pobreza y una política de tarifazos que parece no tener fin. De hecho, el 2019 no pareciera ser diferente. A pocos días de comenzar el año, mientas Macri descansa en sus ya 100 días de vacaciones desde que asumió, se publicaron los futuros aumentos de luz, gas y trasporte público.

Un 3 de enero de 1833 las Islas Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población argentina establecida allí legítimamente.

El ataque fue dirigido por el capitán británico John James Onslow, quien izó la bandera inglesa y deportó a los antiguos pobladores a la Argentina. Desde entonces, las islas están ocupadas ilegalmente por Reino Unido.

Sin embargo, desde la restauración de la democracia en Argentina en 1983, el país suramericano ha emprendido numerosas iniciativas para recuperas las Malvinas por vías legales. Lucha que ha retroceso desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia.

Argentina es apoyada por la mayor parte de la comunidad internacional en su reclamo, como el Grupo de los 77 y China.

Además, las Naciones Unidas reconocen la existencia de una situación colonial en las Islas Malvinas y las define como territorio no autónomo, cuya soberanía es reclamada por Argentina.

 

Retrocesos en el reclamo de las Malvinas 

En entrevista para teleSUR, el profesor de relaciones exteriores de la Universidad de La Plata y miembro del grupo social Quebracho, Facundo Escobar, afirmó que el Gobierno de Mauricio Macri está llevando una política diametralmente opuesta a la del kirchnerismo en relación a las Islas Malvinas.

Facundo Escobar aseguró que el Estado argentino está cediendo el derecho no solo de tres islas sino sobre más de tres millones de kilómetros cuadrados y los recursos naturales y minerales existentes en la zona.

En septiembre de 2016, Macri firmó una declaración con el Reino Unido para promover el intercambio comercial y más vuelos a las islas. De esta forma, fue reeditada la fórmula del paraguas del expresidente Carlos Menem (19891999), que establecía «estrategias» para abrir una negociación por soberanía, que nunca se logró.

El decreto firmado por Macri no incluyó ninguna protesta por la existencia de una base militar británica, en contradicción con la resolución de Naciones Unidas que prohibe acciones inconsultas.

Asimismo, durante su mandato Macri ha olvidado en reiteradas ocasiones el reclamo por la soberanía de las Malvinas.

En septiembre de 2018, durante la Asamblea General de Naciones Unidos, intentó reparar su falla, pero no supo pronunciar el nombre de una de las islas. Mientras daba su discurso ante los líderes de la ONU, Macri dijo «Sánguches» del Sur», lo cual le valió múltiples críticas en su país.

Poco después, el 30 de noviembre, Macri se reunió con la primera ministra británica Theresa May en el marco de la Cumbre del G-20. Los mandatarios  se comprometieron a fortalecer el vínculo comercial entre el Reino Unido y el Mercosur, pero nunca hablaron de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas.

May, por su parte, dijo: «Tengo claro que nuestra posición sobre la soberanía de las Malvinas no ha cambiado. Pero lo que ha cambiado en los últimos meses es que hemos visto mejores relaciones con Argentina».

El 3 de diciembre, Macri se refirió al encuentro con May y expresó que «la reunión fue bajo el entendimiento de que los reclamos históricos permanecen y que nadie renuncia a ellos, y seguiremos batallando y discutiendo y poniendo el tema sobre la mesa».

El mandatario alegó que los reclamos por la soberanía «es mucho mejor» que se den «manteniendo una relación» positiva.

 

Presencia militar 

Gran Bretaña instaló en las islas la base de Mount Pleasant con 1.500 efectivos militares destacados y otros 1.500 de carácter rotativo, la mayor instalación militar en el atlántico sur.

La base posee 1.200 efectivos militares, misiles de tierra y aviones caza, entre otros equipos.

El Gobierno argentino detalló que «las instalaciones británicas en Malvinas comprenden la base de la Real Fuerza Aérea de Monte Agradable, la cual cuenta con dos pistas aéreas y se encuentra ubicada a menos de 50 kilómetros de Puerto Argentino y las instalaciones portuarias de aguas profundas de Puerto Yegua».

De acuerdo al analista Facundo Escoba la base está al servicio de la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de la que recibe fondos, aviones, barcos y un submarino nuclear, que representa una clara amenaza para la soberanía argentina y otras naciones del continente americano.

 

Amenaza para Latinoamérica

En opinión de Facundo Escobar la base de Mount Pleasant representa un puesto de avanzada para las fuerzas de la OTAN y el Reino Unido sobre todo cuando América Latina vive un proceso de restauración de la derecha y el neoliberalismo.

Escobar detalló que EE.UU. mantiene una presencia militar en Colombia, Chile y el mar Caribe con el Comando Sur, por solo mencionar tres casos. Para el analista el objetivo no es otro que facilitar la apropiación de recursos naturales y facilitar el despliegue de las fuerzas militares intervencionistas.

 

FUENTE: www.telesurtv.net

 

El desastroso MendoTran es parte del ajuste

Publicado en País Viernes, 04 Enero 2019 13:56

Ante el nuevo desastre del transporte público cabe preguntarse: ¿Es Cornejo un bobo o un perverso? Los mendocinos comenzamos el 2019 con escandaloso aumento del pasaje y un sistema que no entienden ni los propios funcionarios.

El nuevo Mendotran estaba condenado a la desgracia antes de comenzar por diversas razones. 

Desastrosa implementación

Primero, corresponde al Estado implementar la medida de manera integral y darla a conocer a toda la población. Las paradas de colectivos se encuentran colapsadas de personas y muchos han tardado más del doble de tiempo en llegar a destino (si es que lo lograron). De acuerdo a las declaraciones oficiales, aún quedan más de 500 paradas de colectivos sin ser removidas, 1500 sin ser reubicadas y cientos de micros sin su identificación correspondiente. 

Además la única medida de supuesta divulgación, esta incompleta. “Según confirmó el secretario de Servicios Públicos de la provincia, Natalio Mema, en la redacción de Mendoza Post, faltan cargar recorridos en el sistema de Google Maps, por lo tanto la información disponible online aún no es definitiva.”

Para cerrar la respuesta del sinvergüenza ante el desastre fue: “La gente se comenzó a informar hoy de los recorridos”.

 

Concepto importado

Segundo, se quiere plantear al sistema como un “transporte intermodal”, el cual consiste supuestamente en la articulación de varios medios de transporte para lograr un traslado. Es un concepto surgido del transporte de mercancías durante los albores de la Unión Europea, que luego se adaptó para el transporte urbano de pasajeros y se expandió su aplicación a las grandes urbes del globo.

Un sistema de este tipo necesita la coordinación de más de un medio de transporte, los cuales deben tener una capacidad suficiente para la tarea. En nuestra provincia eso no existe. 

A diferencia de otras grandes ciudades, no tenemos un sistema de trenes encargado de recorrer grandes distancias y transportar un gran número de pasajeros. Una unidad del Metrotranvía tiene una capacidad máxima de 150 personas, bastante lejos de un tren urbano típico que puede transportar cuatro veces más. Además de eso, sólo existe una línea en Mendoza. Típicamente es el transporte ferroviario el que debe encargarse del grueso de la tarea.

Tampoco tenemos líneas de subterráneos, tranvías urbanos y los trolebuses han sido eliminados. Ni siquiera el requisito mínimo, carriles exclusivos dedicados al transporte público, están presentes en la provincia.

Como diría Jauretche, un caso más de intentar “adaptar la cabeza al sombrero”.

 

La cuestión presupuestaria y el ajuste

La tercer razón por la cual el Mendotran es un perjuicio para los habitantes de la provincia implica un análisis más profundo. El aumento del pasaje y la implementación de un nuevo sistema tienen una razón menos divulgada, el ajuste llevado a cabo por el gobierno nacional y provincial.

En 2018 el estado provincial recibió 1.200 millones de pesos por parte del gobierno nacional para el sistema de colectivos del Gran Mendoza y 500 millones destinados a la media y larga distancia. De acuerdo al presupuesto macrista de ajuste para 2019, apoyado también por Cornejo, este año se entregarán sólo 760 millones de pesos divididos en 12 cuotas.

El transporte de colectivos en la provincia de Mendoza se encuentra subsidiado de acuerdo a la cantidad de kilometros recorridos. En complicidad con los dueños de las líneas, el gobierno ha eliminado líneas para reducirles sus costos. A su vez, si la cantidad total de personas que se mueven en transporte público no cambia, un método para recaudar más es simplemente hacerles pagar un pasaje más caro y obligarlos a tomar más colectivos.

Allí se explica el escandaloso aumento del 63% y el nuevo sistema. Los más de mil millones de pesos que le entregó Cornejo a Macri, serán pagados por los bolsillos mendocinos. No sería extraño que comparta destino con los fondos de la Anses y termine siendo usado para pagar deuda. Además teniendo en cuenta la inflación creciente, tampoco sería extraño un nuevo aumento del transporte.

 

El papel de Cornejo y los 7 días de transporte gratis

Ante tal perjuicio, los mendocinos nos preguntábamos si el gobernador era un bobo o un perverso, al igual que varios se cuestionaban durante el 2001 lo mismo sobre De La Rúa. Sin embargo, a Cornejo no se le puede adjudicar falta de inteligencia, después de todo es uno de los arquitectos de Cambiemos y un alfil del macrismo.

Declarar siete días gratuitos, es una jugada típica del gobernador cuando se enfrenta al rechazo. Pero no debe pasarse algo por alto. Decretar esos días de gratuidad en el transporte, además de ser una medida perspicaz, es también una respuesta al embate sufrido por el radicalismo, que el pueblo mendocino no le ha dejado pasar al gobernador. El segundo fuerte golpe en menos de un mes (el otro había sido a mediados de diciembre, con el intento de prolongación del calendario escolar).

Ante la opinión del autor, tampoco es exactamente un perverso, pero no crea que defiendo su ataque contra los trabajadores mendocinos. El gobernador en realidad esta siendo fiel a los intereses que defiende. Al igual que Macri, ha puesto la renta nacional al servicio del capital financiero y sus aliados, fomentando la especulación y el endeudamiento. Ajustar y hambrear a los argentinos, para garantizar las ganancias de los grandes capitales asociados al extranjero es después de todo, el papel de todo gobierno antinacional y gorila. Queda en nosotros entonces, evitar que se repita el desastre de tener a estos personajes en el gobierno.

 

Fuente:

https://rinacional.com.ar/sitio/desastroso-mendotran-tambien-ajuste/

La primera encuesta electoral del año confirma varias tendencias que se arrastran desde hace meses, como la polarización entre Macri y Cristina, pero incorpora un capítulo clave: qué puede pasar con los indecisos y los votantes de otras fuerzas en el balotaje.

Bolsonaro y el fascismo

Publicado en América Latina y el mundo Miércoles, 02 Enero 2019 14:54

Compartimos la nota del blog de Atilio  Boron, la cual no coincide en todos los aspectos y conceptualizaciones con la línea editorial de esta revista, pero creemos interesante su lectura y análisis para comprender el fenómeno Bolsorano en Latinoamerica, la gran influencia de Estados Unidos y el porvenir de países como la Argentina. (RU)

El pueblo mendocino amaneció hoy con una gran confusión con respecto al nuevo servicio de transporte MendoTran. Las paradas colapsadas, malas señalizaciones de las nuevas paradas, poca información de los nuevos recorridos, un mapa de recorridos vía “Smartphone” que excluye a los que no lo poseen, poca frecuencia de micros sumado al aumento de $18 del pasaje y un aumento del 35% de la bajada de bandera de taxis. Mientras los que deben cumplir horario de trabajo, hacer trámites, etc. tratan de encontrarle un sentido a este nuevo cambio de recorridos, el gobernador de la provincia disfruta de sus vacaciones en Chile dejando como cara visible de todo esto a Natalio Mema que poco debe saber cómo afrontar estos reclamos. No es casualidad que las medidas que toma el gobierno cornejista sean en contra del interés popular o sin consultar a la necesidad de las mayorías.(RU)

Cómo el algoritmo secuestró a la democracia

Publicado en Opinión Lunes, 31 Diciembre 2018 17:14

Compartimos una nota sobre el poder de las redes sociales y las tecnologías de la información, las empresas que poseen los datos que de ellas emergen y cuáles son los mecanismos que utilizan para poner en jaque gobiernos del tinte nacional, democrático y popular y extraer del interior de las naciones la mayor cantidad de riquezas posibles. (RU)

El avance tecnológico a cambiado drásticamente las sociedades del s XXI. Esto se puede notar en todas las esferas de la vida humana y, lógicamente, la política no está exenta de ello.

No solo en las nuevas formas de hacer campaña, de buscar votantes o de visibilizar políticas públicas puede notarse esto: la tecnología ha puesto en jaque la soberanía como la conocíamos.

Los estados se ven superados muchas veces por los monopolios internacionales tecnológicos que le imponen condiciones para la explotación de recursos o para la transformación de estos en manufacturas. Las patentes complican la economía de muchas regiones que tienen que negociar acuerdos leoninos en pos de poder acceder a saberes necesarios para su desarrollo.

Asimismo, las redes sociales y las tecnologías de la comunicación transfiguran el acceso a la información, a las noticias y a los hechos. La verdad mediática acaba siendo la única que tiene asidero y la frivolización de la información banaliza y naturaliza hechos violentos, ilegales o  antidemocráticos según convenga a quien distribuye las noticias. Las campañas se hacen por Whatsapp y se amoldan los paradigmas de las redes sociales a medida de los usuarios (que también son electores) para guiarlos lentamente hacia defender o repudiar personas, actos políticos o banderas ideológicas. Esto se agrava más aún por el hecho de que se arman perfiles digitales de todos los usuarios y así se los persuade de adquirir bienes, de tomar ciertas decisiones o de apoyas ciertos dirigentes atacando a los deseos más personales de los usuarios.

Todo esto crea una duda generalizada de la importancia o de al legitimidad de los estados soberanos desembocando en un rechazo hacia la actividad política y a la lucha por derechos individuales y colectivos. Esta respuesta, lógicamente, no pone en duda el “status quo” actual y cementa más la posición de aquellos que gozan del poder monopólico de la tecnología para conservarlo.

¿No estamos cayendo lentamente en un totalitarismo en el que los amos del mundo digital controlan casi todos los aspectos de la vida humana? (Revista Integración Nacional)


Por: Claudio Guevara

Un nuevo paradigma de conocimiento y manipulación de la sociedad emerge de la formidable concentración de datos y recursos que acumulan las redes informáticas. Las aplicaciones interactivas, plataformas de redes sociales, telefonía móvil e inteligencia artificial colectan cada día millones de datos personales y dominan cada vez más la vida de la gente. Cinco corporaciones planetarias que hunden sus raíces en el corazón del sistema financiero mundial. Lo saben todo sobre nosotros.

El conocimiento íntimo de los individuos, el control en tiempo real de sus desplazamientos y consumos, pensamientos y emociones, le abre la puerta a una nueva forma de gerenciamiento político de las sociedades. Totalitarismo 2.0 puede ser un nombre apropiado: el ciudadano depende de las redes de servicios para casi todas sus operaciones vitales, es sujeto de un espionaje cibernético permanente y crea su idea del mundo en la burbuja perceptual del sistema. El poder puede aspirar a un control total de su vida. Y –a través de la manipulación, el chantaje o el crimen contra personajes influyentes– de la entera sociedad.

Cómo Internet está matando la democracia

José María Espona en Totalitarismo Tecnológico Versión 2.0: Por qué el avance tecnológico y la crisis financiera nos lleva inevitablemente al Totalitarismo” advierte que se está configurando una dictadura electrónica sin precedentes, un sistema controlado por una minoría capaz de manipular la mecánica de los partidos políticos, de los grandes medios de comunicación, cambiar la legislación y utilizar el propio aparato del Estado de Derecho. Espona denomina “tiranía bancaria” a este régimen disfrazado de “democracia”.

Jaime Bartlett, que estudia la relación entre nuevas tecnologías y democracia, en su libro “El pueblo versus la tecnología: cómo internet está matando la democracia”, pronostica que si la política no impone su autoridad sobre el mundo digital, la tecnología destruirá la democracia y el orden social tal como los conocemos.

Por el momento, mientras se demora un marco normativo que detenga su concentración en manos privadas, la tecnología está ganando esta batalla. Sociedades enteras están siendo capturadas, teledirigidas, heterodeterminadas por una sofisticada coordinación de dispositivos. Un puñado de programadores está imponiendo una nueva forma de control social a escala planetaria.

América Latina es un territorio vulnerable. Países como Argentina, Brasil y Ecuador son laboratorios avanzados de la tendencia, donde bajo el ropaje formal de la democracia se va consolidando un nuevo modelo de gestión política: el Totalitarismo 2.0. ¿Cuáles son sus características, sus patrones más visibles?

Tendencias del Totalitarismo 2.0

El poder colonial se deslocaliza y se invisibiliza. Décadas atrás, las estrategias de dominación colonial eran manifiestas y visibles. El Imperialismo industrial, de violencia explícita, hería sentimientos nacionales y provocaba procesos de resistencia y acumulación de fuerzas populares. Ahora el Imperialismo financiero pone el énfasis en la invisibilidad y en la creación de una subordinación consentida. No se sabe a ciencia cierta dónde ni quién encarna el poder. La tecnología digital sobrepasa el modelo “democrático– nacional” y es no-geográfica y descentralizada. Las redes tecnológicas son poderes supra-nacionales sin domicilio fijo.

Describe Adolfo Moreno: “Este grupo de corporaciones domina el mundo como antes lo hicieron las potencias coloniales. Sin derramar sangre, logran capturar miles de millones de “almas”. Su poder reside en el algoritmo”. Rosa Miriam Elizalde lo llama Colonialismo 2.0.

En esta etapa, los golpes de Estado y los magnicidios son reemplazados por revoluciones de colores, golpes suaves y asesinatos encubiertos y selectivos. Las invasiones militares con ejércitos de bandera dejan su lugar a ejércitos difusos y tropas mercenarias. La proscripción de partidos y los prisioneros políticos han sido reemplazados por el lawfare, el linchamiento mediático y el aislamiento de los líderes por la propaganda. Las metrópolis imperiales vuelven a someter a las antiguas colonias emancipadas, pero ahora merced a “la voluntad de las urnas”, “el clamor de los mercados” y el deseo de los usuarios.

Una simbiosis gobierno-justicia–medios impone su propia realidad virtual. La antigua división de poderes propia del Estado de Derecho se va convirtiendo en una gestión monolítica y sin fisuras de un poder homogéneo y unificado. Las instituciones republicanas son cooptadas. Una extraordinaria coordinación de acciones e intereses mancomunados reemplaza las diferencias de criterio, las deliberaciones y los contrapesos entre los diferentes poderes. Los noticieros crean culpables para explicar el siempre creciente empeoramiento de las condiciones de vida. Mediante un retorcimiento de leyes y procedimientos, ciertos objetivos políticos son encarcelados en procesos judiciales aberrantes y exhibidos como delincuentes en las pantallas.

Se profundiza la militarización y el Estado policial. A la par que el lenguaje cotidiano de los medios glorifica la guerra y la represión, se multiplican las leyes antiterroristas y los dispositivos represivos. Una nube negra de exabruptos en boca de presidentes y ministros advierte a los ciudadanos que las garantías constitucionales y la presunción de inocencia son casi cosa del pasado. Decretos y leyes especiales van configurando un estado de excepción, donde las ejecuciones sumarias y la justicia por mano propia son aplaudidas y alentadas. La TV vocifera consignas y señala culpables y enemigos. Se multiplican los muros y se eliminan derechos. Las negociaciones interclasistas son suprimidas y reemplazadas por un fascismo contractual, donde los más fuertes imponen sus criterios sin contrapesos.

Se avanza hacia el voto electrónico. En las sociedades subalternas se tiende a encerrar dentro del espacio cibernético, pese a que cualquier tecnología electrónica que suplante al voto manual, controlable por cada partido, conlleva inseguridad, vulnerabilidad y posible distorsión de la voluntad ciudadana. Los programadores globales intentan cerrar el cerco. Con el control de los procesos electorales, la dictadura electrónica consagraría el control total del sistema político. Boaventura de Souza lo denomina Fraude 2.0.

El Totalitarismo 2.0 aplica una combinación de ciencia y tecnología, acompañada de una manipulación de las instituciones republicanas, para normalizar el pasaje hacia un régimen político de control centralizado, inadvertido por la población.

Es, como dice Boaventura, la muerte democrática de la democracia.


FUENTE: TeleSUR



Compartimos a continuación una nota extraída de Kontra Info.com porque, más allá de no ser parte de la línea editorial de Revista Universitaria, creemos que contribuye al debate sobre la situación actual desde otras perspectivas que no son las comúnmente difundidas.

Es importante destacar sobre todo el análisis que se realiza de lo profundamente perjudicial que puede ser para cualquier sociedad admitir la anulación de la presunción de inocencia, la cual nos ampara a todos y a todas.  

(RU

_________________________________________________________________________________________________

Por Gabriel Fernández

JUSTICIA / El caso Darthés, el caso Ripodas. Las varas diferentes y la conducción de una oleada

La Argentina, en un interesante cruce de coincidencias entre gobierno y amplias franjas sociales, está renunciando a la presunción de inocencia. Lo hace, además, asentada en prejuzgamiento mediático, pues la orientación de la condena se fija a través de los espacios comunicacionales tradicionales y las redes sociales.

 

Se instala con intensidad propia de un alud que si una persona dice que alguien hizo tal cosa, y logra la difusión adecuada, resulta imprescindible y “justo”, creerle. Quien señala desconocer personalmente a los protagonistas y por tanto sostiene, con lógica constitucional, que el Poder Judicial realice la investigación pertinente, pasa a ser “cómplice”.

El detalle de lo que está sucediendo en estos momentos es trascendente: Juan Darthes es condenado públicamente antes del juicio, pero no lo son Ricardo Darín (imputado por Valeria Bertucelli y su esposo) ni Víctor Hugo Morales (acusado por Sandra Borghi) entre varios. Lo que es más: los testimonios que defienden a unos y a otros, son evaluados de diverso modo.

Las declaraciones a favor de Darthes son despreciadas como cobertura machista, mientras que las registradas a favor de Darín y Víctor Hugo son valuadas como creíbles y respetables. Quienes, como el redactor de estas líneas, desconocen absolutamente todo de las vidas de los involucrados y precisan “no puedo opinar porque no sé qué pasó”, son sospechados de algo.

¿De machismo por no condenar a Darthés o por no hacer lo propio con los otros denunciados? Quién puede saberlo. Lo cierto es que todas las opiniones recibidas al respecto se basan en “no le creo porque se expresó de tal o cual modo” o “pero fijate que la denuncia fue apoyada por muchas personas”.

Es decir, el país está ingresando en una zona cenagosa donde una persona –amparada por la difusión mediática– logra condenar a otra sin haber llegado a la realización de un juicio “con todas las de la ley”. Si se reflexiona un poco, podrá entenderse a qué franjas dominadoras de los grandes medios puede beneficiar, en perspectiva, este proceder.

Para ahondar más en el trabajo psicológico social efectuado por estas empresas comunicacionales: es previsible que a esta altura, personas involucradas en la campaña presente infieran que se encuentran leyendo una nota “de apoyo a Darthes”. ¿Por qué haría eso? Es obvio que deseo, como ante cualquier denuncia de delito, un juicio justo para clarificar y, eventualmente, condenar.

Lo que estamos indicando es:

1) No le conviene a la sociedad argentina admitir un retroceso político jurídico de estas dimensiones porque la presunción de inocencia protege a todos, pero fundamentalmente a quienes realizan actividades beneficiosas para las causas populares, y
2) No se entiende por qué, si se acepta ese precepto, en algunos casos es válido y en otros, no.

En la misma línea, podríamos indicar que aquellos que aman las películas de Darín o disfrutan el relato de Víctor Hugo pueden suponer que deseo su condena. Nada más lejos. Lo único que puedo decir, junto a millones de personas es: no los conozco, a ellos ni a sus acusadoras; no sé qué pasó. No voy a alzar la voz para prejuzgarlos. Me parece justo que la Justicia investigue.

El Caso Darthés ofrece otra singularidad. Por motivos indescifrables la anulación de la suposición de inocencia implica, de varios días a esta parte, que los abogados no pueden defenderlo y que los periodistas no pueden entrevistarlo. Si lo hacen, son “cómplices”. Esto brinda un aura fácil de obtener a los que forman parte de la campaña.

Ese aura permite a los que no se animan a confrontar con la más grande empresa comunicacional, telefónica  y agropecuaria del país, el Grupo Clarín, ganar fama de justicieros criticando a Mauro Viale. Se podrá objetar la tarea de ese periodista, pero todos saben que no dispone de un poder equivalente al antedicho. Sólo es permitido ofrecer voz a los acusadores de Darthés.

Este planteo no convierte al acusado en inocente; ni mucho menos. Sólo indica que resulta profundamente perjudicial para la sociedad argentina admitir la anulación de la presunción de inocencia. Advierte que sumarse a una condena mediática abre las puertas al desarrollo de otras, más orientadas y, en vísperas de elecciones, bastante previsibles.

Lo grave no es que Clarín haya ingresado en este terreno. Más preocupante aún es que Página 12 lo haya hecho. Entre ambos, están devaluando una causa justa. Quizás resulte peor el silencio de quienes visualizan con claridad lo que sucede pero, para no contrastar con “la oleada”, guardan prudente y cobarde distancia.

Vale una información muy reciente y poco difundida, para entender la crítica a la vara diferenciada: La periodista Jésica Ripodas, quien se desempeñaba como conductora y movilera del noticiero Somos Noticias, del canal Somos Bahía (Grupo Clarín), fue despedida luego de denunciar acoso laboral y maltrato.

¿Alguien se enteró de esto? Sucedió la semana pasada. Es aún más grave que cualquiera de los temas indicados previamente, porque incluye prejuzgamiento a la probable víctima. Pero bueno, el grupo empresarial involucrado resolvió barrer bajo la alfombra. En tanto, a su través, nos enteramos del empleo brasileño de Darthés y de los avances de las mujeres en ésta… ¿su causa?

Finalmente, la preocupación. El gobierno danza de alegría con estos asuntos, que han gestado quiebres verticales en las organizaciones populares y una fuerte cacería sobre quienes sólo dicen que las investigaciones se lleven a cabo, pero no alzan el dedo acusador.

A los organizadores del Encuentro de Mujeres parece no importarle, porque más allá del feminismo, parten de la idea izquierdista “macrismo y peronismo son parte de un mismo sistema”. Entonces, un masivo cónclave que congrega militantes de base de todo el país termina conducido por sectores que no lamentan esas fracturas al interior del campo nacional y popular.

Para quien redacta estas líneas hubiera sido más fácil no hacerlo. Pensé mucho antes de publicarlas. Sin embargo, lo que está en juego hacia octubre del año venidero es demasiado importante. Cuatro años más de gobierno oligárquico resultarían letales para la matriz productiva argentina. Cuatro años más resultarían, también, nocivos para todos los derechos cívicos.

Así que cuando observo intentos de quiebre, lo señalo. Si encuentran en este texto, leído una y otra vez, alguna objeción a las demandas de igualdad y justicia por parte de las compañeras, avisen. Si poseen honradez intelectual, piensen. No es preciso estar de acuerdo para pensar.

Director de La Señal Medios.

 

FUENTE: KONTRA INFO

 

 

Milagro Sala atravesó un nuevo juicio como imputada de una causa en la cual no tiene intervención directa en los hechos. La abogada de Sala aseguró que “este caso va estudiarse en las Facultades de Derecho en nuestro país como marca de las violaciones a los derechos humanos y la utilización del Poder Judicial con fines espurios para la persecución política”. Éstas políticas perversas y persecutorias  no solo vulneran los derechos de Milagro Sala sino que atenta contra el Estado de Derecho. (RU)

Timerman: muerte de un perseguido por el macrismo y el sionismo

Publicado en País Domingo, 30 Diciembre 2018 15:24

Murió Héctor Timerman

El ex canciller falleció esta madrugada rodeado por sus familiares, tras una larga batalla contra el cáncer y un largo proceso de persecución en el que participaron jueces de Comodoro Py, el Gobierno de Cambiemos y las instituciones de la comunidad judía.

En la madrugada de este domingo murió el ex canciller Héctor Timerman. Su deceso se produjo tras una larga batalla contra el cáncer pero también después de un largo proceso de persecución en el que participaron la justicia de Comodoro Py, el gobierno de Cambiemos, las instituciones de la comunidad judía, AMIA y DAIA, que hasta fogonearon una acusación contra Timerman por traición a la patria, delito que no se aplicaba en la Argentina desde 1955, cuando se acusó por traición a la patria a Juan Domingo Perón. Hasta el gobierno norteamericano le quitó la visa cuando urgía que continuara el tratamiento experimental contra el cáncer que había iniciado en Nueva York. Tuve la chance de cruzar unas palabras hace un mes, cuando estaba débil y apenas hablaba: lo ví satisfecho de haberle puesto el cuerpo y el alma a un gobierno distinto y seguro de que buscó, a través del Memorándum con Irán, una forma de destrabar la causa AMIA, paralizada desde hace casi 25 años.

Rodeado de su esposa Anabel, de su hermano, de sus hijos y su nieta, Héctor la peleó con todas sus fuerzas contra el cáncer de hígado. La batalla corrió en paralelo con la persecución judicial y política feroz por un Memorándum que fue votado por las dos Cámaras del Congreso. La oposición que luego se integró a Cambiemos y el fiscal Alberto Nisman empezaron por acusarlo a él y a la ex presidenta Cristina Kirchner por encubrimiento, dado que –según decían– el tratado favorecía a los sospechosos iraníes. Los grandes medios fueron comparsa de la persecución contra Timerman, lo hostigaron de todas las maneras posibles. Lo insólito es que el propio régimen de Teherán se negó a ratificar la firma, o sea que los supuestamente favorecidos por el Memorándum, al final no lo quisieron.

Este sólo hecho tira por tierra cualquier acusación porque, además, el Memorándum nunca entró en vigencia. Nunca se dio ni siquiera un paso, de manera que no podía tener efectos reales, jurídicos.

Se podía decir que el tratado era bueno o malo, pésimo, pero no un delito. Y menos que menos traición a la patria. La AMIA y la DAIA empujaron esa acusación alentando el viejo adaggio antisemita: judío, traidor a la patria.

Al ver que sus fuerzas se extinguían, Timerman pidió declarar cuanto antes. Lo hizo acompañado de sus abogados, Alejandro Rúa y Graciana Peñafort. Explicó paso por paso cómo se gestó el Memorándum que, además, tenía el apoyo de Interpol, que quería avanzar en la causa y evitar los choques entre Argentina e Irán. Timerman explicó y documentó que la firma del tratado no implicaba ninguna ventaja para los iraníes e incluso el secretario general de Interpol, el norteamericano Ronaldo Noble, dijo públicamente: “la acusación contra Timerman es falsa”.

El ex canciller negó una y otra vez la existencia de la supuesta reunión secreta de Aleppo, en Siria, con su par iraní. No hubiera sido ningún delito, es facultad de un ministro negociar con otro país. Y hasta se publicitó en la agencia Télam que Timerman viajó a Aleppo, información que dio el propio Timerman. Pero allí se vio con el presidente sirio, no con el canciller iraní Salehi, algo que no era delito. Es más, ya se habían encontrado con Salehi anteriormente.

Le hicieron la vida imposible. Con aquella declaración, que tuvo que hacer desde su casa ante el juez durante horas y horas. Y, de inmediato, con el gobierno norteamericano cancelándole la visa para que siga con su tratamiento. La Cámara Federal terminó revocándole la imputación por traición a la patria y Estados Unidos finalmente le permitió volver al tratamiento, aunque se había perdido un tiempo precioso. Washington le hizo pagar el atrevimiento de haber detenido un avión en el que traían al país material bélico, de seguridad y de espionaje no declarado a las autoridades argentinas.

Se va un luchador, un hombre que se entregó 24 horas al proyecto de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Era peronista hasta la médula y argentino no sólo por nacimiento y por nacionalidad, sino por pasión. Fue, además, el orgulloso hijo de otro gran perseguido: el inmenso Jacobo Timerman, emblema del periodismo argentino.

https://www.pagina12.com.ar/165339-murio-hector-timerman