La Redacción

LA FIESTA DE LAS TASAS ARGENTINAS ES FUROR EN EL MUNDO

Publicado en País Miércoles, 10 Octubre 2018 12:51

 

Marcelo Gullo, politogo argentino con algunos estudios sobre geopolítica y relaciones internacionales destaca que “la dirigencia política argentina” no tiene idea de como funciona el mundo. Destaca en una entrevista que existe entre la dirigencia política una degradación moral, económica, social, una degradación del pensamiento, y eso entre otras cosas es porque la Argentina no tiene idea de como funciona el mundo.

Sin embargo, ante este análisis que le puede caber el poncho a más de un dirigente mendocino o argentino está confirmado por las políticas económicas de este gobierno que son profundamente cortoplacistas e intentan sobrevivir a la crisis económica por ellos mismos provocada para ver si en 2019 ganan las elecciones y sostener la timba financiera. (Revista Universitaria)

Argentina lidera el ranking mundial de tasas de interés

 

Los bancos centrales del mundo se van adaptando, en su mayoría gradualmente, al nuevo contexto de mayores tasas de interés globales. El mes pasado, de los principales 33 bancos centrales del mundo, en 27 hubo decisiones de política monetaria. Entre los países desarrollados hubo aumentos de tasas en EE.UU. y en Noruega. Mientras que por el lado de los emergentes, Argentina, Indonesia, Filipinas, República Checa, Rusia y Turquía aumentaron la tasa. De modo que frente al mes anterior aumentó el número de bancos centrales que dieron un ajuste de tuerca a las condiciones monetarias.

La Fed decidió subir la tasa en 0,25 puntos a 2,25% anual en línea con lo esperado. Pero señalizó que podrían haber aumentos graduales adicionales en el futuro ante las expectativas de un mercado laboral presionado y una actividad económica en expansión. Si bien fue Turquía quién más subió la tasa de referencia en puntos (6,25 puntos al 24% anual), Argentina no se quedó atrás y la ajustó en 5 puntos a 65% (hoy está en el 73%) liderando, ampliamente, el ranking mundial. Además, el BCRA se comprometió a mantener como mínimo la tasa en el 60% hasta fin de año sino cede la inflación. Mientras que Filipinas subió las tasa medio punto a 4,50% y los bancos centrales de Indonesia, República Checa y Noruega la subieron 0,25 puntos a 5,75%, 1,50% y 0,75%, respectivamente. El que sorprendió fue Rusia también con una suba de 0,25 puntos a 7,50% ante el temor de presiones inflacionarias vinculadas con un contexto externo más adverso. Por su parte, Brasil decidió mantener la tasa en 6,50% pero envió la señal de una posible suba de ser necesario (probablemente de medio punto si hay traspaso a precios de la depreciación del real).

Cabe mencionar también otros casos de la región. Colombia decidió mantener, por cuarto mes, la tasa en 4,25% (ante la estabilidad de la inflación) y se espera lo seguirá haciendo hasta 2019, cuando comenzaría el ciclo de alza de tasas. En paralelo anunció un esquema de acumulación de reservas por dos años (licitan opciones de venta de divisas) que comienza este mes, con el objetivo de atemperar los efectos de una reducción potencial de la línea de crédito flexible con el FMI. Las reservas actualmente están en u$s47.500 millones (casi 15% del PBI, la meta que perseguía Federico Sturzenegger en el BCRA) mientras que la línea con el FMI de u$s11.000 millones (25% de las reservas) sería el techo deseado de las reservas adicionales. Todo ello sin alterar la política monetaria.

En cuanto a México, también se decidió mantener la tasa en 7,75%, en línea con la expectativa del mercado. Descartan subas adicionales salvo que la inflación señalice algún rebote que no sea transitorio. De todos modos, se mantiene cauteloso ante los riesgos sobre el peso mexicano, pese la reciente renegociación del NAFTA. Si bien no se esperan subas de las tasa este año ante el comportamiento de la inflación, las turbulencias que afectan a los emergentes, constituyen un riesgo de alzas adicionales de las tasas en el corto plazo. Por último, en el caso de Perú donde se decidió mantener la tasa en 2,75% en línea con la inflación dentro de la meta de 2%. Solo si se acelera el crecimiento y ello impacta en la inflación podría verse subas de la tasas este año.

Ya para octubre, se espera entre los desarrollados una suba de 0,25 puntos a 1,75% en Canadá mientras que tanto la Eurozona como Japón se espera que mantengan las tasas. En la región, la atención estará en Chile donde se espera una suba de 0,25 puntos a 2,75%, por presiones inflacionarias que ataquen la meta del 3% debido a la reactivación.

A nivel global, el IIF espera que la Fed suba la tasa por cuarta vez este año en diciembre, tres veces el año próximo y una vez en 2020, mientras que el BCE finalizaría su programa de QE en diciembre de este año y comenzaría a elevar las tasas hacia fines de 2019. No esperan cambios significativos en Japón dado que la inflación subyacente se mantiene muy por debajo del objetivo del 2%.

Con relación a las perspectivas de crecimiento global, el IIF advierte que ante los múltiples shocks que experimentan los emergentes, entre ellos, las crecientes tasas de interés globales, las tensiones comerciales y los episodios de estrés idiosincrásico en Argentina y Turquía, redujo la estimación de crecimiento global para 2018 en 0,3 puntos a 3,2% (lo que refleja en gran medida las rebajas en los mercados emergentes). Si bien el pronóstico para EE.UU. se mantiene en el 2,9%, lo rebajaron para la Eurozona en 0,4 puntos al 2,1% y para Japón en 0,2 puntos a 1,2%.«La desincronización del crecimiento global se ha profundizado desde abril, con el peso combinado de los movimientos positivos de las producciones industriales que permanecen por debajo del promedio de 2017. Vemos una escalada del conflicto comercial entre EE.UU. y China como el principal riesgo para nuestra perspectiva», señala en un reciente informe el IIF. Para los emergentes prevén un crecimiento de EM del 4,5% este año impulsado principalmente por China y otras economías asiáticas. «A pesar de esta perspectiva positiva, varios aspectos han cambiado recientemente, incluidas las importantes depreciaciones de la moneda en Argentina y Turquía. Nuestro análisis reciente muestra que el peso argentino y la lira turca ahora están infravalorados, y que el complejo emergente es menos vulnerable, y solo quedan sobrevaluaciones moderadas en India, Indonesia y Sudáfrica», agrega. 

Según un índice de monitoreo del IIF sobre los emergentes, el crecimiento está perdiendo fuerza en estos mercados cayendo a niveles de mediados de 2016. Por ello revisaron las previsiones de crecimiento a la baja para todas las regiones de los emergentes para este año, especialmente para América Latina lo que refleja el fuerte ajuste de Argentina.

 

La ley, presentada por el gobernador, busca agregar un artículo más, que tiene como fin que quienes se gradúen en Derecho a partir del 1 de enero de 2019, no podrán ser matriculados en el Colegio de Abogados sin antes rendir un examen, evaluado por el mismo colegio y que solo se tomara tres veces en el año ¿se busca limitar la «competencia» en la profesión? ¿Buscan limitar las posibilidades de trabajo de futuros graduados?

Si existe una sobrepoblación de abogados, es porque jamás se ha pensado a la educación en función de las necesidades de nuestra provincia y país. Es por lo tanto que nace la necesidad de regular el problema desde la raíz. Pero no se resuelve coartando la posibilidad de ejercer la profesión.

Queremos un debate serio. Es menester el control y/o regulación no sólo de los abogados y abogadas, escribanos y escribanas, sino que busque una modificación más profunda, como también una reforma del poder judicial y por ende de los planes de estudios de las facultades de derecho, donde tengan un profundo contendido nacional, democrático, latinoamericano, popular, feminista y que esté al servicio de quien lo financia.

Este lunes a pesar de la jornada/debate que llevo a cabo la facultad, no logró generar una participación de la gran mayoría de estudiantes. Por ello invitamos a todos los y las estudiantes de la facultad de Derecho a debatir esta situación junto a abogados, profesores y legisladores que son en última instancia los que votarán a favor o en contra de la ley. Este jueves 11 de octubre a las 15:00 hs.

CÁTEDRA LIBRE
PENSAMIENTO POLÍTICO
ARGENTINA EN LATINOAMÉRICA


Próximo jueves 11 de octubre


Horario: 18:00hrs a 20:00hrs (presencial)


Lugar: Centro de Estudiantes Sala de Estudio Leonardo Favio


Cátedra a cargo del Prof. Mauro Aguirre (Titular)

Adjuntos:

  • Prof “Beto” Molina
  • Prof Manolo Cuervo
  • Lic. Lucía “Tita” Fernandez
  • Prof Enzo Completa


Para mayor información adjuntamos el programa de la cátedra.
(https://docs.google.com/document/d/1Ou9idP7Tn3WcsXKhrEw2mzkr0uACBXMloGJKFMCBdYk/edit?usp=sharing)

Reproducimos la siguiente entrevista porque Gullo es hoy uno de los pensadores que mas lúcidamente describe las fuerzas políticas que dominan en Latinoamérica y puntualmente nuestro país. Su último libro bien puede ser leído tanto por docentes y estudiantes universitarios, como por militantes o cualquier argentino que desee entender mejor como se presenta actualmente el conflicto a escala regional y global. Es sencillo y profundo y, sobretodo, tiene voluntad de encontrar la verdad. No es un hecho frecuente, mucho menos en la política de la idiotez, que ya puso un presidente. Sin embargo, debemos aclarar que ni las opiniones del entrevistado ni las del periodista coinciden necesariamente con las de la línea editorial de nuestra revista, pero es más que útil como aporte al debate político. (Revista Universitaria).

Este desconocimiento de las reglas de juego internacional y de la historia de cómo otras naciones construyeron su poder impide a la dirigencia argentina actual trazar una política de largo plazo y sacar provecho de las oportunidades que se abren a veces para los países periféricos”, afirma Marcelo Gullo en esta charla con Infobae.

Doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de El Salvador y con estudios de posgrado en Ginebra y en Madrid, su último libro, Relaciones Internacionales. Una teoría crítica desde la periferia sudamericana (Biblos, 2018), es un intento de elaborar una teoría científica original de las relaciones internacionales.

— En su libro usted expone el funcionamiento del mundo, de las relaciones internacionales. La élite argentina, nuestra dirigencia, ¿tiene conciencia de ello?

— La élite argentina no tiene ninguna conciencia. Hace ya muchísimos años, no es un atributo de este gobierno, es del anterior gobierno, del anterior, y por eso la Argentina desde el año 1976 no para su proceso de degradación. Una degradación moral, económica, social, una degradación del pensamiento, y eso entre otras cosas es porque la Argentina no tiene ni idea de cómo funciona el mundo. El último que comprendió eso fue Juan Domingo Perón, acompañado en ese momento de otro político que lo había empezado a entender que fue Arturo Frondizi. Fueron los últimos.

— Esa comprensión es fundamental. Un país periférico, que no conoce las reglas de funcionamiento del mundo, está igualmente condicionado por esas reglas pero no les puede sacar ningún provecho.

— La Argentina además, diría el 90% de los argentinos, y eso incluye a la clase política o a la élite de conducción, desconoce cómo se construyó el poder de las naciones. Nosotros vivimos ya desde hace muchos años en el mito del libre comercio. Nadie sabe que el poder de las naciones, lo que llevó a su bienestar económico, al desarrollo, se construyó negando todos los principios del libre comercio. Hicieron todo lo contrario de lo que dicen los economistas neoliberales hoy que hay que hacer. Y eso se desconoce por completo en Argentina. Nadie sabe cómo construyó su poder Estados Unidos. Cómo lo construyeron Alemania y Japón. Cómo lo construyó últimamente Corea del Sur. Canadá es otro caso muy interesante, porque los argentinos siempre quieren ser como Canadá pero nadie se pregunta cómo lo hizo. Entonces se cae en los lugares comunes, la corrupción, esto, lo otro, pero nadie se pregunta exactamente cuáles fueron las medidas políticas y económicas que hicieron del Canadá un país desarrollado y de la Argentina un país en vías de subdesarrollo.

— Esta ignorancia, esta falta de conciencia de las reglas de funcionamiento del mundo, ¿a qué se debe?

— Hay muchos motivos, pero uno fundamental es el desconocimiento de la historia. Uno va a la casa de nuestros políticos actuales y no encuentra una biblioteca. Cuando estudiaron en la universidad lo máximo que hicieron fue leer para aprobar el examen. Es gente que no tiene formación histórica y mucho menos filosófica. Es difícil por ejemplo juntarse con un político argentino y hablar con él de política más de treinta minutos, ¿por qué? Porque quiere hablar de lanchas, de tenis o de fútbol y de su club, y de cómo lo administró. Le molesta concentrarse en el tema histórico político. Es como si la historia les pesara… ¿de qué me habla? Éste me está hablando de 1810, de 1648 de la Guerra de los 30 Años…Si uno analiza cada uno de los personajes de nuestra élite política en realidad nadie se preparó para ser presidente de la Nación. Hay un absurdo fabuloso. Si yo me voy a operar del corazón, no elijo un amigo, elijo al tipo que operó mil veces del corazón y no falló nunca. Alguien que se preparó toda la vida para eso. Y si voy a elegir a un presidente por qué voy a elegir a una persona que durante cuarenta años de su vida no se preparó para la política, nunca se interesó por la política. Es un absurdo completo. Entonces llega a la máxima jefatura del país, de la provincia o de la municipalidad, una persona que nunca se había interesado en la política, ni en la historia, la filosofía, las ideologías, en nada. Y, por lo tanto, en el mejor de los casos estamos en presencia de un táctico, en el mejor de los casos, de un gran táctico.

— Sin visión de largo plazo.

— Sin pensamiento estratégico. El sistema de reclutamiento de la élite ¿cómo funciona? De dos maneras: uno empieza siendo concejal, después intendente, después gobernador, senador, presidente. ¿Y cuál es el problema de eso? Que siempre es una lucha táctica. Entonces ¿para qué va a pensar cómo funciona el mundo si él quiere ser concejal? Entonces en el mejor de los casos llega un táctico a la Presidencia de la Nación que no sabe cómo funciona el mundo, que nunca visitó el mundo, que no salió de su provincia. Hablarle de un proyecto a treinta años es como hablarle de la luna, pero es la única forma de construir el poder de una nación, a treinta años. Él piensa que es una cosa de locos treinta años. ¿Quien va a inaugurar esa obra, Marcelo?, te pregunta. Si la inaugura otro a mí no me sirve. Así no hay nación que pueda funcionar, tener un proyecto de poder, porque sólo el poder garantiza después la justicia social, y al no tener esa capacidad de pensar a treinta, cuarenta años, él solo piensa en el hoy y en las próximas elecciones.

— ¿Cuál es el otro modo de reclutamiento de la elite?

— Bueno, como la clase política está desprestigiada, de vez en cuando llaman a un outsider que era corredor de lanchas, cantante, corredor de Fórmula 1, para que haga política. Pero ese hombre nunca se preparó para la política, se preparó para otra cosa y está muy bien, fue excelente en lo suyo, pero no tiene nada que ver con la política y carece de formación estratégica. Entonces el destino de la Argentina conduce a la nada, es decir, a la desintegración, porque debemos ser conscientes del proceso de degradación continua que vivimos, que implica que cada año haya más pobres, más violencia, peores escuelas, peores hospitales, porque no se comprende cómo funciona el mundo. Están los idílicos de izquierda y los idílicos de derecha, hay progresistas y liberales, pero ninguno comprende cómo funciona el mundo.

— Mientras leía su libro pensé que el mayor éxito de las economías dominantes es haber convencido de que el poder no es la variable de las relaciones internacionales. Pasamos de los años 70, en que todo se leía en clave de imperialismo y colonias, a una visión idílica del mundo; hay algunas “guerritas”, pero no nos conciernen. El mayor éxito de la élite mundial es el disimulo.

— En el mundo siempre hay países que tienen más poder que otros. Y los países que tienen más poder que otros tienden a mandar. Por lo tanto tiende a haber países subordinados y países subordinantes. Y esto no tiene que ver con la maldad intrínseca de nadie, sino con que el que tiene poder tiende a que el otro no lo tenga, tiende a mandarlo. Esto fue así desde el comienzo de la historia. El que más poder tiene puede mandar por la vía de la fuerza, que es la forma más grotesca y que menos les gusta porque es ineficiente en el largo plazo. O puede mandar con la subordinación económica. Pero tampoco les gusta porque esa subordinación económica causa siempre una alerta. Lo que ellos prefieren es la subordinación ideológica cultural. Esa justamente hace que la gente ignore que hay países subordinantes, países subordinados. Esto no tiene que ver con el capitalismo, porque el mundo marxista, cuando existía la Unión Soviética…

— …era lo mismo.

— También había países subordinantes y países subordinados. La Unión Soviética subordinaba a Hungría, a Checoslovaquia, a Rumania.

— Basta ver en qué condiciones está Cuba hoy para saber la clase de dominación que padeció a mano de los soviéticos.

— Claro. La cuestión fundamental es que el ejercicio de la subordinación es principalmente de carácter ideológico y cultural y eso es lo que maquilla la subordinación y falsifica la historia. Falsifica la historia de cómo construyeron su poder allá. Un factor relacionado con esto es la existencia de un poder no estatal, lo que yo denomino en el libro la oligarquía financiera internacional. La combinación de las potencias que más poder tienen, aliadas en algunas ocasiones, en otras no, con la oligarquía financiera internacional es lo que hace que el mundo se estructure como está hoy, un mundo donde si uno escarba un poco ve que hay 6.000 empresas; las 6.000 en realidad son 3.000 y las 3.000 son 300, las 300 son 160, que son 160 bancos que controlan el 60 por ciento de la economía mundial.

— Es el famoso “poder blando” de Joseph Nye, que hace que la gente siga ciertas modas creyendo ser libre. Por ejemplo, la moda del nuevo feminismo. ¿Cómo y dónde surgió? Hubo dos o tres golpes de efecto, un discurso de Oprah Winfrey en Hollywood y todo el mundo se puso al compás, Me Too, Me Too, creyendo que protagonizan una rebelión…

— El progresismo es en realidad la nueva cara de la ideología de subordinación de la oligarquía financiera mundial. Los franceses dicen “cherchez l’argent”, es decir si usted no entiende algo, busque de dónde viene el dinero y eso explica todo. El dinero de todas las organizaciones progresistas hoy, de todas las ONG, viene de la elite financiera mundial, a través de fundaciones, de otras ONG. Hoy la subordinación ideológica cultural tiene dos caras, por un lado el neoliberalismo y por otro lado el progresismo. Todo lo que sirva para deconstruir el poder de un pueblo es funcional a los intereses de la oligarquía financiera mundial. Y el progresismo crea el relativismo, es decir la no verdad, la posverdad, deconstruye cualquier forma de organización política. Porque es absurdo querer hacer política, poner tiempo de su vida, sacrificarse, si la verdad no existe, si nada vale la pena, si todo es relativo, si nada es verdad. Y por eso la oligarquía financiera mundial financia el progresismo. Por eso digo que son las dos caras de una misma moneda, el neoliberalismo y el progresismo.

— Eso explica la abundancia de fondos que hay para causas como el ambientalismo, el indigenismo, el feminismo, manipuladas hacia un fin diferente al enunciado.

— Claro. Ya lo había advertido (el historiador) Jorge Abelardo Ramos, a quien nadie en su sano juicio podrá acusar de falangista, junto con José Luis Hernández Arregui, ya lo habían advertido eso: una campaña indigenista que servía para destruir la idea de la nación iberoamericana. Esto se había originado en la década del 30 en la Unión Soviética y, curiosamente, decía Ramos, cuando dejó de venir el dinero de la URSS, a esa misma campaña y a los mismos personajes los empiezan a financiar ONG de Ámsterdam, Londres o Nueva York.

— Justamente se acerca el 12 de Octubre y si hay algo que viene de lejos es la constante desvalorización de la colonización española, que inició Holanda y continuó Inglaterra, y eso es un ejemplo histórico de cómo una potencia recupera ciertas reivindicaciones justas, como defender a los aborígenes de la explotación, para en realidad promover otros objetivos.

— Eso lo vio muy claro Eva Perón, cuando dijo: “La leyenda negra solo puede tener lugar en la cabeza de los imbéciles o de los manipulados por el poder británico”. Hernández Arregui dijo: “La leyenda negra es la obra más maestra de la política exterior británica”. Y Abelardo Ramos: “Señores, les guste o no les guste el 12 de Octubre nace una nación nueva que tiene de lo antiguo y de lo nuevo”. En realidad lo que se quiere es borrar una de las raíces del pasado. Es como negar al padre o a la madre. Eso es lo que se busca, para desconectarnos de la historia.

— ¿Con qué objetivo último? ¿Uniformar a la humanidad, convertir a todos en consumidores de las mismas cosas?

— Bueno, en realidad habría que ir un poquito más atrás. Los británicos, desde que se habían quedado afuera de la conquista de América, veían a este continente como un bocatto di cardinale y entonces se plantean una serie de objetivos. El primero es que haya libre comercio. Porque eso va a inhibir todo desarrollo industrial. Segundo, predican el nacionalismo de patria chica. Hacerle creer a cada una de las repúblicas nacientes que existieron desde siempre, que existió Argentina, Bolivia, Perú, y crear enemistad entre ellas. Y el nacionalismo de campanario para evitar cualquier posible reunificación. Tercero: la prédica del iluminismo. Es decir, desterrar del corazón de las masas cualquier idea de trascendencia. ¿Por qué podría esto interesarles a los británicos? Porque ellos saben desde el fondo de la historia que en el origen del poder de las naciones hay siempre una fe fundante, y que si uno extirpa la fe fundante destruye todo el armazón de una nación. Como si le sacaran los cimientos. Ellos van a predicar el iluminismo para eso, para erradicar la fe fundante de los pueblos hispánicos.

 Y la leyenda negra…

— Sí, la primera falsificación de la historia es la de la conquista española de América. La leyenda negra, decía Hernández Arregui, era la expresión del nacionalismo británico y del holandés, enfrentados con España. Si no entendemos esto, no entendemos nada. Porque a partir de estos puntos, libre comercio, no intervención del Estado en la economía, aceptación de la división internacional del trabajo, nacionalismo de patria chica, de campanario, iluminismo y falsificación de la historia, llegamos al día de hoy. Porque el progresismo es la expresión de estos cuatro pilares establecidos por Inglaterra. No es otra cosa que la culminación de la obra más brillante de la política exterior británica, la subordinación.

— ¿Hoy continuada por quién?

— Antes era la alianza entre Inglaterra y la oligarquía financiera mundial. Después fue la alianza entre los Estados Unidos y la oligarquía financiera mundial. Y hoy posiblemente vayamos en camino, no está concretada todavía, a la alianza entre el nuevo poder emergente que es China y la oligarquía financiera mundial. Porque esta elite se mueve así, cuando ve un poder en descenso y otro en ascenso, trata de aliarse con el que está en ascenso.

— Por eso Henry Kissinger escribe un libro que se llama China…

— Porque Kissinger es el gran geopolítico y el gran operador de la oligarquía financiera mundial. Se dice que Estados Unidos perdió la guerra de Vietnam; no es así. Estados Unidos se retira de Vietnam porque Kissinger ya en ese momento, muy anticipado en el tiempo, dice hay que arreglar con China, con el poder chino, para trasladar industrias allí porque podemos obtener la plusvalía más gigantesca de la historia. Por eso había que retirarse de Vietnam y abrir la puerta del diálogo con China para en un futuro poder hacer pie en ese país. Junto con Zbigniew Brzezinski, Kissinger es el gran estratega, el gran arquitecto, de la oligarquía financiera mundial.

— Hablemos un poco de Europa. Usted dice que el último estadista que tuvieron, por ejemplo los franceses, fue Charles de Gaulle.

— Sin duda fue De Gaulle.

— Y señala una decadencia, una falta de vocación de poder. ¿Existen pensadores o políticos europeos que tengan conciencia de esta crisis?

— Europeos con este pensamiento hoy prácticamente no existen. Hay un pensamiento light, licuado. Tampoco hay políticos con la envergadura de De Gaulle, con su formación. Cuando uno ve que en el sillón de De Gaulle, y diría incluso en el de François Mitterrand, se sienta un Emmanuel Macron… Puedo tener muchas críticas a Mitterrand pero un estadista, un hombre que se había formado, que continuó con el plan nuclear de De Gaulle, no lo desarmó, hizo más submarinos nucleares, que siguió tratando de tener una Francia autónoma. Entre Macron y Mitterrand hay un castillo de diferencia. Y entre Macron y De Gaulle, una montaña de diferencia.

— El panorama que traza en su libro es bastante negativo, pero tal vez podemos terminar con una nota algo más optimista… ¿Qué posibilidades tendría la Argentina hoy, frente a un tablero internacional en movimiento? Lo de Europa no es una buena noticia porque cuanto más multipolar el mundo, mejor. Pero, ¿qué podría hacer la Argentina, qué margen tiene, qué “umbral de resistencia”, por usar uno de sus conceptos, para mejorar su situación, para defender cierta autonomía?

— Yo, al contrario de lo que usted dice, soy muy optimista. Y lo soy desde un punto de vista racional. Creo que se abre para nosotros una oportunidad gigantesca, como nunca hemos tenido en la historia. Lo que pasa es que nuestra clase dirigente sería incapaz de verla. Tenemos una ventana de oportunidad para realizar lo que yo denomino un proceso de insubordinación fundante. Con un margen de libertad que no hemos tenido nunca. Porque se está produciendo un gran enfrentamiento entre el intento de reconstrucción del poder nacional de los Estados Unidos, de un lado, y del otro lado China con la oligarquía financiera mundial. Ese encontronazo es inevitable. Es cultural, económico y político entre el intento de reconstrucción del poder norteamericano y el intento de China de quedarse con la hegemonía del mundo. Ese enfrentamiento nos va a dar un margen de libertad extraordinario, no mayor de 25 años y no menor de 15. Si en ese período no aplicamos un adecuado impulso estatal a nuestro desarrollo, estamos perdidos. Y deberá ser necesariamente sudamericana porque si no nos daría el umbral de resistencia y de poder.

— ¿La sabremos aprovechar esa oportunidad?

— Nosotros no hemos hecho nada, es una ventana de oportunidad que nos va a regalar la historia. El tema es si estaremos en condiciones de aprovechar esa oportunidad que es el enfrentamiento atroz en el centro del poder mundial que relaja la subordinación para hacer lo que nosotros queramos hacer. Ahora, ¿estaremos en condiciones? Eso dependerá de nosotros. Creo que no hay política que no pueda transformarse si uno está dispuesto a operar sobre ella. Mi libro es un intento de que reflexionemos sobre eso. Para usar esa ventana de oportunidad con el fin de realizar nuestra insubordinación fundante.

— Tendría que terminar acá pero me quedó un tema pendiente, que es Donald Trump. Está de moda criticarlo, todo el mundo lo condena, pero nadie trata de entender. Y sorprende que la izquierda no aplique en este caso el análisis de las “condiciones materiales que determinan la conciencia…”, bla, bla. ¿Por qué aparece un Trump en Estados Unidos? En su libro hay una interpretación interesante…

— Lo primero es terminar con eso de que la Argentina se tenga que poner camisetas. Nosotros desde acá no tenemos que ser Trump ni anti Trump. Es un problema de Estados Unidos, nosotros no somos ni demócratas ni republicanos y no nos tiene por qué interesar.

— El gobierno cometió el error gravísimo de jugarse por Hillary.

— No solo eso, ya tenían organizada una fiesta. Y al Presidente de la Nación, cosa que sólo puede hacer un hombre sin formación histórica ni política, se le ocurrió llamar “chiflado” a uno de los dos candidatos, con el 50 por ciento de chances de ganar… Después no supo cómo recomponer.

— Y ahora tiene que agradecerle el respaldo…

— Ahora, ¿por qué gana Trump? Por una razón muy sencilla, porque hace 40 años que Estados Unidos se está desindustrializando, porque la vieja burguesía norteamericana trasladó su producción industrial al Asia, se transformó en una burguesía ya no norteamericana sino transnacional, y generó 40 millones de pobres en Estados Unidos. Millones de desocupados o trabajadores precarios porque el país se desindustrializó. Entonces Trump es la expresión económica –un análisis marxista lo vería clarísimo– de un proletariado que se ha sumergido en la miseria y que quiere trabajo, tener dignidad, volver a la fábrica. Eso es Trump, la expresión de millones de personas que han quedado sin trabajo, del cinturón industrial de Estados Unidos, de los estados del medio que no viven de los servicios como los de las costas. Todos los que en la Argentina llamaríamos laburantes, eso es el electorado de Trump, más allá del personaje. Tampoco tenemos que decir si eso está bien o mal, ese es un problema de ellos. Pero sí tenemos que saber que ese enfrentamiento que él encarna para reconstruir el poder nacional de los Estados Unidos a nosotros nos favorece. La pulseada con China nos da, o nos debería dar, un margen de maniobra internacional como nunca hemos tenido en la historia.



Un día como hoy de 1895 nacía en Lobos, Provincia de Buenos Aires, el hacedor de los días más felices para el pueblo argentino. En la actualidad, el destino nacional se encuentra en manos de vendepatrias entreguistas que hambrean a la inmensa mayoría de los argentinos y argentinas. Por esto es que viene a cuento conmemorar el natalicio del compañero Juan Domingo Perón con el poema “No me olvides”, cuya autoría corresponde a uno de los mejores militantes que luchó para el campo nacional y popular, Arturo Jauretche.

Cuando la revolución fusiladora derroca al General Perón, entra en vigencia el decreto N°4161. Este prohibía todo aquello que estuviera identificado con el movimiento popular más grande de Latinoamérica. Ante esto, los compañeros y compañeras usaban en el bolsillo delantero del saco, un pequeño ramo de flores celestes, llamada “la flor del no me olvides”. Esto era una muestra de lealtad al proyecto del campo nacional y popular cuyo líder se encontraba en el exilio. Fruto de esta inspiración, el compañero Jauretche publica en el diario “El 45” el siguiente poema:

 

No me olvides

No me olvides, no me olvides
no me olvides,
es la flor del que se fue.
No me olvides, no me olvides.
No me olvides,
volveremos otra vez.
Es el novio de la patria
de la patria que le espera.
Volverán los nomeolvides,
volverán en primavera.
¡No me olvides, no me olvides,
no me olvides!
Canta el pueblo de Perón.
No me olvides sobre el pecho,
no me olvides pegadito al corazón.
Volverán los nomeolvides
cada año a florecer.
Con la flor de nomeolvides
no olvidando esperaré.
No me olvides, no me olvides.
No me olvides.
Es la flor del que se fue.
Nomeolvides, nomeolvides,
Nomeolvides
¡¡Volveremos otra vez!!

 

 

Hoy, a 123 años del nacimiento del primer trabajador, la realidad es muy diferente. Decía Evita «Si el pueblo fuera feliz y la Patria grande, ser peronista sería un derecho; en nuestros días, ser peronista es un deber». En los tiempos que corren ni el pueblo es feliz ni la Patria aspira a ser grande. Sumado a esto nos quieren hacer creer que no tenemos derecho a ser peronistas. De igual manera, en nuestros días ser peronista si sigue siendo un deber. Entendiendo al peronismo como algo que va más allá de una cuestión nostálgica o meramente ideológica, sino como una reivindicación de la actividad política en anhelo de una sociedad un poco más justa.

 Frente a esto, en tiempos de resistencia popular, nosotros “no olvidamos” lo que decía el General Perón “cada peronista lleva el bastón de mariscal en su mochila” y retomando su legado, con el bastón en alza, elevamos nuestras exigencias a los dirigentes del campo nacional y popular para que estén a la altura de las circunstancias. Cumpliendo con el objetivo de que, este gobierno antinacional y antipopular de los organismos internacionales de crédito expresado en Mauricio Macri, se vaya lo antes posible sin derramar una sola gota de sangre. Para esto es imprescindible consolidar la unidad para que retorne un gobierno a favor de las clases populares. En consecuencia, de cumplirse esto, retornarán los días más felices, que fueron y serán peronistas.

 

Compartimos un fragmento de Perón, Sinfonía del Sentimiento de Leonardo Favio

 

Con el 98% de las mesas escrutadas, Jair Bolsonaro ganaba con cerca del 47% de los votos, 20 puntos arriba del candidato de Lula, Fernando Haddad, convirtiéndose en virtual presidente de Brasil. ¿Cómo explicar que un ultraliberal en lo económico que prometió privatizar Petrobras obtenga esos números? ¿Por qué Bolsonaro creció fuertemente entre las mujeres luego de la megamovilización feminista #EleNao festejada por el progresismo? ¿Qué lecciones podemos aprender para la Argentina 2019?

Bolsonaro aplicó una estrategia que incluyó:
–Apoyo del poder financiero al prometer la liberalización  y privatización de la economía.
–Apoyo del electorado evangélico (la “Iglesia Universal del Reino de Dios” es muy fuerte en los barrios pobres y le dio un respaldo explícito) y católico brasilero con su fuerte discurso contra la ideología de género y el aborto que espantaba a gran parte de las familias tradicionales (en Brasil el 90% se declara cristiano).
–Fuerte honestismo, clave para una sociedad harta de ver escándalos de corrupción desde hace años en sus medios masivos de comunicación (Bolsonaro no tiene causas en ese sentido).
–Presentarse con discurso crítico hacia toda la partidocracia ya desgastada (a pesar de ser parte).
–Mano dura contra la inseguridad en medio de una sociedad harta de formas “garantistas” y violencia creciente.
–Mensajes masivos vía Whatsapp a millones de personas con “fake news” o noticias falsas contra sus competidores (en Argentina, Marcos Peña ya declaró estar trabajando en estos nuevos mecanismos, incluso aplicando inteligencia artificial para chats automáticos con millones de personas a la vez).
–Apelación a la emocionalidad y el moralismo del electorado más básico, para quien “con no robar se solucionan los problemas económicos” (las explicaciones de teoría económica complejas o economicistas solo son comprendidas por una minoría de la población).
–Asesoramiento de Steve Bannon, estratega de campaña de Donald Trump.

Esta estrategia de hablar de manera brutal y directa al electorado común y sus problemas se combinó con una pésima estrategia del PT:
–Apostar hasta último minuto a la candidatura de Lula, cuando era sabido desde hacía más de un año que sería encarcelado y proscripto (lección para Argentina).
–Aplicar una campaña de tipo negativa en lugar de enfocarse en una idea de futuro positiva.
–Fernando Haddad fue una figura muy poco conocida y muy poco carismática, moderado y “políticamente correcto”, llegando incluso a declararse “amigo de Macri”, cuando Macri es visto como sinónimo de desastre económico en Brasil. Haddad fue acompañado de una figura como Manuela d’Ávila del Partido Comunista de Brasil, lo que a su vez acotaba el espectro ideológico. Claramente faltó un armado de tipo nacional, popular y cristiano en lugar de liberal-progresista, con apelación a las mayorías concretas y sus reclamos en lugar de poner el foco principal en una “agenda de minorías” (lección para Argentina).

Brasil viene siendo un espejo para nuestro país ya que la estrategia regional del Departamento de Estado de los EEUU se viene aplicando allí con idéntica matriz que en Argentina, solo que está más avanzada en el tiempo.  No sirven explicaciones del tipo “Brasil es una sociedad más conservadora que Argentina”. Hay que recordar que allí Lula ganó por el 60% de los votos tanto en 2003 como en 2007. También es importante destacar el uso del voto electrónico, herramienta manipulable por quien detenta el poder real económico más el control de los servicios de inteligencia, dato crucial en elecciones que pudieran terminar reñidas (en México Andrés Manuel López Obrador solo pudo ganar cuando se impuso por una amplia diferencia, en la que el fraude ya era imposible). En 2019 tendremos elecciones presidenciales, ¿habremos aprendido las lecciones de lo ocurrido en nuestro país hermano?

Veamos algunos análisis complementarios:

–Marcelo Falak (Letra P):
“Bolsonaro fue el hombre que la cúpula de las FFAA eligió hace cuatro años para que se convirtiera en presidente de BRasil. Con ese fin entró en contacto con él, lo entornó y moldeó su ideología, de modo de convertirlo en el ariete de una doctrina para una “nueva democracia” en la que los militares tendrán voz y actuación política, superando el rol subalterno al que lo tiene confinado el poder civil”. Sin embargo: “El manejo de la economía quedaría para un civil: el ex banquero de inversión ultra liberal Paulo Guedes, cuya propuesta es privatizar la totalidad de las participaciones del Estado en empresas, incluida Petrobras, y vender todos los inmuebles que aún están en su poder”.

–Marcelo Ramírez (Asia TV):
“Podemos sacar algunas conclusiones. En primer lugar un profundo hartazgo en la gente común, especialmente en sectores bajos y medios, de los casos de corrupción reales y repetidos hasta el infinito por los medios.
El segundo punto, y el mas complicado de aceptar por la corrección política (tanto de izquierda como de derecha), es el cansancio y oposición a tanta política de género. La gente común ha comenzado a decir basta a los procesos de normalización de estas políticas, especialmente cuando empezaron a desembarcar en la educación.
El tercer punto es al consecuencia social de losa justes permanentes. El voto es simple, Durán Barba ha dado pruebas de ello, es emocional y los valores ancestrales permanecen en la sociedad, especialmente en los sectores trabajadores. La intelectualidad, los medios, la academia, los artistas, se han sumergido en un mundo aparte, con sus propias reglas, con sus propios estándares éticos y morales, arrastrando a los políticos. Estos sectores han decretado la muerte de la religión, el atraso de valores tradicionales sociales, han planteado la necesidad de “deconstruir” a cada ser humano. Nada pasó mientras estaban reducidos a un grupo relativamente pequeño, pero hace unos pocos años han comenzado a tener una exposición masiva. El caldo de cultivo perfecto para alguien que viene de afuera, no importa que Bolsonaro sea diputado desde hace casi 3 décadas, es nuevo conceptualmente, denuncia todo lo que molesta a la gente común y calle sobre lo que va a hacer en su programa de gobierno real, pero eso ya no interesa, nadie se preocupa, lo que interesa es que es la voz que denuncia”.

–Atilio Borón (politólogo):
“Esos sectores fueron sacados de la pobreza extrema y empoderados por la gestión de Lula y Dilma. Pero no fueron educados políticamente ni se favoreció su organización territorial o de clase. Quedaron como masas en disponibilidad, como dirían los sociólogos de los años sesenta. Quienes sí los están organizando y concientizando son las iglesias evangélicas con quienes se ha aliado Bolsonaro, promoviendo un discurso conservador duro, hipercrítico del “desorden” causado por la izquierda en Brasil con sus políticas de inclusión social, de género, de respeto a la diversidad, a los LGBTI y su “mano blanda” con la delincuencia, su obsesión por los derechos humanos “sólo para los criminales.” Uno de sus recursos para atraer a los favelados a la causa de la derecha radical es mandar supuestos encuestadores para preguntarles si les gustaría que a su hijo José le cambiaran de nombre y le llamaran María, para exacerbar la homofobia. La respuesta es unánimemente negativa, e indignada. La prédica del ex capitán sintoniza nítidamente con ese conservadorismo popular hábilmente estimulado por la reacción”.

–Bruno Sgarzini (misionverdad.com):
“Bolsonaro fue más allá al aprovechar del clima de odio contra el PT para convertir su candidatura en algo que fuera contra el Estado, la clase política y lo políticamente correcto. Al igual que Trump, todos los ataque contra su figura reforzaron su identidad frente a sus votantes. Con Lula preso, el gran hacedor de acuerdos nacionales, Bolsonaro creció atacando los fundamentos del Estado brasileño, mientras la candidatura de Haddad quedó defendiendo la vuelta a un consenso con el centro político identificado con el Establisment. El PT quedó en un no lugar. La lucha contra la corrupción reorganizó las relaciones de poder en Brasil. Ahora, por primera vez los militares del golpe de 64 tienen a uno de los suyos cerca de la presidencia”.

–Lisandro Sabanés (LetraP):
“Alrededor de 40 puntos le saca Jair Bolsonaro a Fernando Haddad en la industrial y populosa San Pablo, el elenao no sería muy popular entre los obreros industriales. ¿Servirá la elección de #Brasil para que nuestros espacios populares aprendan que la prioridad en nuestra América Latina es Tierra Techo y Trabajo y no la agenda de género del G-20?”.

–Felipe Solá:
“Brasil es un duro llamado de atención. Nos tenemos que poner de acuerdo los que queremos otro camino: Cristina, los gobernadores, el peronismo, los socialistas, los radicales que se hayan arrepentido de jugar con Macri y también los cuatro de la foto del otro día”.

 

Link de la nota:

https://kontrainfo.com/las-causas-del-rotundo-triunfo-de-bolsonaro-en-brasil-lecciones-para-argentina-2019/

Informe post-electoral Brasil 2018

Publicado en América Latina y el mundo Lunes, 08 Octubre 2018 14:03

El domingo 7 de octubre se llevaron a cabo las elecciones generales en Brasil. En la disputa más importante, los resultados indicaron que la suerte del gigante latinoamericano se decida en segunda vuelta, tal y como era de esperarse, tanto por los sondeos previos como por la historia reciente –será el quinto balotaje presidencial consecutivo-. En este sentido, el gran vencedor de la jornada, Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal (PSL), quien aspiraba a consagrarse en primera vuelta, estuvo cerca pero no pudo lograr ese cometido y deberá enfrentar en un cabeza a cabeza a Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores (PT) el próximo 28 de octubre.

Tras haberse impuesto con el 46,03% de los votos por sobre el 29,28% cosechado por Haddad, Bolsonaro deberá revalidar su favoritismo el último domingo de octubre. Serán semanas de ardua campaña y el escenario le es sumamente favorable al ‘Trump brasileño’, como se ha empezado a conocer al excapitán del ejercito en virtud de sus posturas homofóbicas, racistas, misóginas, entre otras. El apoyo que ha recibido un personaje de este calibre por parte de un enorme sector de la sociedad, traducido en una contundente victoria, llama la atención. O tal vez no tanto.

Crecimiento registrado

En los últimos días previos a la elección, la favorabilidad de Bolsonaro para esta primera vuelta experimentó un importante incremento. Tomando las encuestadoras que hicieron un seguimiento más exhaustivo en dicho período, se observó un sostenido aumento en su intención de voto desde finales de septiembre. Por su parte Haddad, quien había registrado una suba progresiva en las semanas posteriores al retiro de la candidatura de Lula, detuvo su crecimiento a finales del mes pasado.

Una posible explicación a la tendencia mencionada radicaría en el poder de arrastre de la ola anti PT. La misma pudo haber llevado a que muchos de los electores antes indecisos, así como un porcentaje de los seguidores de candidatos de derecha con escasas perspectivas electorales, decidieran finalmente inclinarse por el candidato ultraderechista. A ello apuntó en los últimos días, al parecer con bastante tino, Bolsonaro por medio de sus redes sociales –espacio desde el cual se hizo fuerte en la campaña-.

La principal incógnita, el número de electores ‘ocultos’ de Bolsonaro, es decir, quienes en las encuestas afirmaban votar en blanco o se mostraban indecisos, finalmente fue develada y Bolsonaro obtuvo resultados muy abultados en el Sur, el Sudeste y el Centro-oeste, superando el 50% en cada uno de los estados de dichas zonas, a excepción de Minas Gerais, donde se impuso por un porcentaje casi idéntico al del país. En la vereda opuesta, Haddad mostró fuerza en los estados del Nordeste, triunfando en 8 de los 9 –la excepción fue Ceará, en donde Ciro Gomes obtuvo la victoria– y, relativamente, en algunos estados del Norte en los que perdió por poco –Amapá, Amazonas y Tocantins– y en Pará, único distrito de la región que lo vio triunfante. Sin embargo, la diferencia fue muy grande y determinó que Bolsonaro, habiéndose impuesto con holgura –triunfó en 17 de los 27 estados-, llegue al balotaje con muy serias posibilidades de triunfo.

Gobernadores

En 14 de los 27 distritos ningún candidato alcanzó el 50% –entre los que destacan Río de Janeiro, San Pablo y Minas Gerais-, por lo cual los dos candidatos más votados deberán enfrentarse en la búsqueda de la Gobernación. En tanto que en los 13 estados restantes, la elección se definió en primera vuelta –en 7 de ellos se trató del triunfo de los actuales gobernadores, quienes fueron reelectos-. El detalle de los distritos más populosos es el siguiente:

Wilson Witzel (PSC) se impuso en Río de Janeiro, candidato del anterior partido de Bolsonaro que no evidenciaba gran apoyo en las encuestas. Sin embargo, no alcanzó el 50% por lo cual deberá enfrentar en balotaje a Eduardo Paes (DEM).

En Minas Gerais el más favorecido fue Romeu Zema (NOVO), candidato de un partido de derecha fundado en 2011 y registrado en el TSE en 2015. Deberá dirimir la Gobernación con Antonio Anastasia (PSDB).

En San Pablo se dio una elección muy reñida, con Joao Doria (PSDB) alcanzando el primer lugar pero con poco más del 30% de las preferencias. Su rival para la segunda vuelta será Marcio França (PSB), quien llega al balotaje tras haber superado por menos de medio punto a Paulo Skaf (MDB).

Rui Costa (PT) en Bahía, quien consiguió su reelección holgadamente con algo más del 75% de los votos.

 

 

En cuanto a la configuración del próximo Senado, la misma tendrá un todavía mayor grado de dispersión. Si bien el incremento de los partidos representados será de 17 –más un senador independiente– a 20 para el próximo período, el mayor cambio radicará en la merma en la concentración de los principales partidos. En este sentido, los mayores perdedores han sido el MDB, PSDB y PODE que han perdido 14 escaños sumados, al tiempo que los más favorecidos resultaron ser REDE y PSL. Además, entre los distritos más importantes destacan:

El triunfo del partido de Bolsonaro en San Pablo por medio de Major Olimpio (PSL), mientras que la segunda banca la obtuvo Mara Gabrilli (PSDB).

Flávio Bolsonaro (PSL), hijo de Jair, se impuso en Río y obtuvo su curul. El segundo escaño fue para Arolde de Oliveira (PSD).

Sorpresiva derrota de Dilma Rousseff en Minas Gerais, siendo relegada al cuarto lugar. Los escaños fueron obtenidos por Rodrigo Pacheco (DEM) y Jornalista Carlos Viana (PHS).

La victoria de Jaques Wagner (PT), por escaso margen, por sobre Angelo Coronel (PSD) en Bahía, obteniendo ambos sus correspondientes escaños.

 

Al igual que en lo ocurrido en el Senado, las principales fuerzas han perdido gran cantidad de escaños, principalmente PSDB, MDB, DEM y el bloque PP, PODE y AVANTE –en el futuro veremos si sigue funcionando como tal o se rearma-. Por el lado de los ganadores, el PSL ha sido el gran beneficiado en estas elecciones, sumando 44 nuevos diputados y colocándose entre las primeras filas de la Cámara.

De cara a la segunda vuelta

Una de las claves de cara al balotaje la darán los posicionamientos que, desde ahora, tomen los candidatos y partidos que han quedado fuera de la contienda. En este sentido, veremos en primer lugar qué postura toma el PSDB, partido que habiendo impulsado el impeachment y participado del gobierno de Temer, pagó caro su accionar quedando fuera de las dos primeras colocaciones por primera vez desde 1989. Su máximo exponente, el expresidente Fernando Henrique Cardoso, afirmó estar asustado por un eventual triunfo de Bolsonaro –quien alguna vez declarara que “tendrían que haber fusilado a 30.000 corruptos, comenzando por el presidente Fernando Henrique Cardoso”-.

 

Los sondeos del último mes al proyectar el balotaje mostraron una gran paridad de fuerzas, con resultados cambiantes y una distancia mínima entre los candidatos. Según la última encuesta de Ibope, Haddad se impondría por 2 puntos, mientras que Datafolha dio 1 punto de ventaja para Bolsonaro, es decir, que ambas reflejan un empate técnico. Esto podría indicar que el altísimo piso de Bolsonaro estaría muy cercano a su techo, a causa del gran rechazo que genera en un amplio sector de la sociedad. Sin embargo, y a la luz de la abultada diferencia obtenida en la primera vuelta, dichos sondeos parecen haber quedado ya obsoletos y se torna necesario recalcular fuerzas.

En esta oportunidad, Bolsonaro no podrá evitar nuevamente el debate tal como lo hizo el pasado 4 de octubre, cuando se ausentó a los estudios de OGlobo aduciendo una prescripción médica que así se lo imposibilitaba, al mismo tiempo que salía por TV Record, propiedad de la Iglesia Universal –Bolsonaro recibió un gran apoyo de la comunidad evangélica, en parte por haber prometido bloquear la legalización del aborto, el matrimonio homosexual y las drogas-, en una entrevista exclusiva que fue tomada por sus adversarios como un evidente desprecio por la confrontación democrática.

Los equipos de campaña de Haddad creen que será posible invertir el resultado de la primera vuelta y derrotar a Bolsonaro en el balotaje. Si bien en Brasil esto aún nunca ha ocurrido, en los últimos tiempos se ha concretado en otros países con candidatos que no pudieron sostener su triunfo inicial, como en los casos de Daniel Scioli o de Keiko Fujimori. ¿Integrará próximamente el excapitán del Ejército este selecto grupo? Parece poco probable observando fríamente los números, pero por el bienestar de Brasil y la región, que así sea. Ele nao.

 

Link de la nota:

http://www.celag.org/informe-post-electoral-brasil-2018/

 

Compañeros y Compañeras, desde el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales queríamos hacerle llegar la invitación para la jornada-debate que se estará llevando a cabo el próximo martes 09/10 a las 19 hs en el Aula Magna de la FCPyS-UNCuyo.

La misma contará con la presencia de representantes de las tres centrales obreras que forman parte de la columna vertebral que encabeza la defensa del pueblo argentino:

CGT Confederación General del Trabajo

CTA de los Trabajadores

CTA Autónoma

Este tipo de jornadas tiene la particularidad y la necesidad de discutir los temas que hoy vulneran al pueblo argentino de manera colectiva. Apunta a identificar y denunciar a los responsables de las políticas antipopulares y antinacionales que hoy nos impone el FMI. Las cuales a su vez, son cumplidas a rajatabla por quienes conducen los destinos nacionales de nuestra patria, que son Mauricio Macri a nivel nacional y Alfredo Cornejo a nivel provincial, entre otros.

El temario de la jornada será el siguiente:

–Reforma Laboral

–Código Contravencional

–Pérdida del poder adquisitivo

–Reforma Estatuto del Empleado Público

–Reforma Código Procesal-Laboral

–Financiarización de la economía y acuerdo con el FMI

Es por eso que los y las invitamos a que nos acompañen en dicha actividad política para que, en la medida de nuestras posibilidades, aportemos soluciones en pos de anhelar una sociedad un poco más justa.

INVITA CECPYS

La diputada y pieza clave de la coalición Cambiemos, volvió a marcar el límite a Macri y le apuntó derecho al presidente de Boca, a quien acusa de seguir operando en la Justicia. «Si se va con Angelici es los barrabravas, los contenedores, el arreglo con los jueces», lanzó Carrió

En Brasil se están llevando a cabo las elecciones presidenciales la cual es histórica en el Brasil y repercutirá en Latinoamérica. Con el líder popular encarcelado, Lula da Silva, la elección se divide en dos: la lista 13 encabezada por Haddad y representante de los intereses del campo nacional y popular (la cual encarna el proyecto de país que persigue Lula) y la lista 17 de Jair Bolsonaro que busca defender el intereses de una minoría opulenta y cipaya. Está elección determinará si el país hermano sigue sosteniendo un modelo de gobierno que defiende a las oligarquías o, con Haddad a la cabeza, se logra acabar con esto y perseguir la justicia para la gran mayoría del pueblo (RU)