Entrevista a Francisca Staiti (Sec. General FADIUNC)

Ya es firme la medida de fuerza tomada por los gremios docentes de NO INICIO DEL SEGUNDO SEMESTRE, hay paro convocado para 6 y 7 de agosto para que se discuta su la situación paritaria de los docentes universitarios. Esta lucha en defensa, no solo de la Educación pública y gratuita y del presupuesto educativo, sino también del Turno Noche de cursado, del Boleto Educativo Gratuito y de la calidad educativa, nos involucra a toda la comunidad Universitaria y de Mendoza. 

En el marco de esta situación desde Revista Universitaria entrevistamos a Francisca «Paquita» Staiti, Secretaria General de FADIUNC, para que opine sobre algunos asuntos preocupantes para toda la Argentina.

 

 

RU: ¿Cómo creés que se relaciona la lucha de las mujeres con la lucha docente frente al ajuste que impone el FMI?

P: Creo que la unidad que se logra en el colectivo de mujeres no la estamos logrando en la docencia universitaria. Hemos estado segmentados, hemos estado divididos, por cuestiones de distintas miradas políticas sobre la universidad. Pero creo que a quien tenemos en frente es mucho más fuerte, y por eso surge la necesidad de una unidad real en la lucha. Tenemos que saltar la brecha, esta brecha que nos imponen incluso desde afuera, y tener claro contra quién vamos, o quién viene contra nosotros mejor dicho, porque creo que es así: nos están atacando y nos estamos defendiendo, y lo que tenemos que lograr es pasar de la defensiva a la ofensiva. Ese es el desafío que tenemos, ese es el desafío que estamos llevando adelante. Debemos ir sumando cada vez más. Tenemos en FADIUNC una organización de tal manera que coordinamos con nuestros delegados, con los docentes, pero eso se agota. Necesitamos unirnos con todos aquellos sectores que todavía no están en la calle, que todavía  no terminan de darse cuenta de lo que está pasando. Ese es el desafío: llegar a todos y a todas los que todavía no se han dado cuenta y ayudar a sacar la venda de los ojos.

 

RU: Hace poco se cumplió el aniversario de los 52 años de la Noche de los Bastones Largos. En ese marco y en el contexto de crisis que estabas mencionando recién, ¿qué opinión te merece el decreto de Macri sobre la injerencia de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior?

P: Primero, repudio total. Segundo, en el año ‘66 yo era muy chica, pero en la última dictadura militar yo era adolescente. Entonces todo lo que tenga que ver con las botas marchando para garantizar la seguridad interior me trae recuerdos de las épocas oscuras.

Lo que veo en la juventud, en los jóvenes, la tranquilidad de poder desarrollarse en libertad, caminar por la calle en libertad, temas que por ahí… qué sé yo, a mí todavía me suena en la cabeza: “¿llevás el documento?”. Porque si no llevabas el documento no era que solamente te hacían averiguación de antecedentes. No era nada más eso.

Todo eso es a lo que me retrotrae pensar en que las Fuerzas Armadas intervengan en la seguridad interior.

Además, no es función de las Fuerzas Armadas. Para eso existen las Fuerzas de Seguridad. Las Fuerzas Armadas tienen otro cometido, que es la defensa de nuestra soberanía. Entonces, si el presidente piensa en las Fuerzas Armadas, que piense en nuestras Malvinas, en la defensa de nuestra soberanía sobre Malvinas; que erradique a Estados Unidos y a China, con sus bases militares en la Argentina, que para eso nosotros tenemos ejército y no necesitamos que venga un ejército extranjero.

La verdad que es lamentable que un gobierno argentino esté pensando en las Fuerzas Armadas para la seguridad interior. Sabemos que eso viene de la mano con la criminalización de la protesta y la represión a los estallidos sociales.