Entrevista a Adriana García — Candidata a Rectora de la UNCuyo

 

Desde Revista Universitaria entrevistamos a la candidata a Rectora de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), Adriana García. En la entrevista, García desarrolla el modelo de una Universidad con sentido nacional y al servicio de las necesidades de la sociedad que propone desde Convocatoria Universitaria.

 

Revista Universitaria: ¿Por qué pensaste en Convocatoria Universitaria?

Adriana García: Tuve un encuentro con el Sr. Rector (Daniel Pizzi) de la Universidad Nacional de Cuyo, en donde pude explicarle el porqué de Convocatoria Universitaria y que justamente, es convocar a los ciudadanos universitarios a pensar para actuar. Y esto me parece fundamental porque estamos acostumbrados a actuar sobre lo emergente y en realidad hemos perdido como universitarios, el pensamiento crítico para poder actuar en consonancia. Quizás la vorágine de los tiempos no nos permite estos espacios para debatir, discutir, para poner en valor las fortalezas y las debilidades de los que nos pasa como Universidad, pero nunca descuidando el contexto no solo provincial sino el regional, nacional, latinoamericano e internacional.

No estamos solos en el mundo y precisamente por esto, es que debemos integrarnos. El problema es cómo llevamos adelante esa integración, con qué principios, con qué valores, porque nuestra Revolución en la Argentina no nace en 1810 sino en 1809 con la primera Revolución en Chuquisaca. Un pensador crítico, Monteagudo, habló de la liberación de las mentes y de la necesidad de concientizar al oprimido de su situación ya que estaban haciendo suyo los principios de la opresión. Hoy es uno de los mayores cuidados que tenemos que tener en la formación de nuestros estudiantes. La formación integral ha sido una necesidad en la historia de la educación. Indudablemente la Universidad tiene un fin que es académico, pero ese fin tiene que estar acompañado con la formación para el bien común. La formación de un ciudadano universitario es la de un ciudadano argentino y esto debe ser así porque estamos en una Universidad Nacional, Pública, Gratuita y Laica. Muchas personas mencionan estos conceptos de Universidad, pero vacíos, sin tener en cuenta el contenido ideológico que le ha dado la República Argentina.

RU: ¿Para alcanzar las divisas que has mencionado, que modificaciones tendría que tener nuestra Universidad en tu plan de gobierno en el caso de llegar a ser Rectora?

AG: Lo que me preocupa es la responsabilidad ética que tenemos como ciudadanos universitarios. La UNCuyo la componen 33.000 estudiantes. Esta Universidad necesita fortalecer el concepto de ciudadano universitario. Concientizar al universitario de sus derechos, pero también de sus obligaciones, implica empezar por el principal protagonista que es el estudiante. Pero también el docente tiene que empoderarse del concepto de ciudadanía universitaria y mirar a la Universidad en su conjunto.

Generar debates, convocatorias en cada unidad académica, poniendo sobre la mesa discusiones que hacen a la situación nacional e internacional es fundamental.

La Universidad hoy en día no ha tomado una postura respecto de la ola de reformas que promueve el Estado Nacional y que en el fondo tiene una ideología. Nos dejamos avasallar por lo emergente, por las miradas provisorias y nos olvidamos que hay otro que necesita de la mirada crítica de la Universidad, siendo que la misma es uno de los enclaves fundamentales del Estado Nacional en el pensamiento crítico.
Además de los saberes académicos, la necesaria apropiación de la responsabilidad social, debe estar unido de la autonomía. Cada Facultad debe tener su autonomía pero siempre acompañado de la responsabilidad social.

RU: ¿Cuáles son las deudas que crees que la universidad tiene con la sociedad?

AG: La actualización de los planes de estudio en función de estas miradas que tienen que ver con la educación integral, la responsabilidad social, el concepto de ciudadanía universitaria. La reforma de los planes de estudio ya se está llevando a cabo en la Universidad, pero es importante mirar cuáles son las demandas del Estado Nacional a las Universidades.

El Estado necesita determinadas carreras para su desarrollo. No podemos quedarnos en un modelo de país agroexportador, tenemos que mirar hacia un país que se industrializa y en eso indudablemente la Universidad va a aportar. Hay carreras prioritarias que están vinculadas a las ciencias duras o exactas pero una Universidad tiene que buscar el justo equilibrio entre estas carreras y las relacionadas a lo social, humano y artístico.

La autonomía y responsabilidad social tiene que revisitar la Universidad, haciendo un análisis de las demandas que tiene nuestra región, nuestra Nación.

Además, hay que fortalecer la Universidad como un todo, respetando la unidad entre las 14 facultades. Esto, implica el respeto desde el gobierno central del rectorado a las facultades y viceversa. Ese fino equilibrio siempre está por cortarse. Así lo determinaron las 4 evaluaciones institucionales internas y externas que ha tenido la Universidad y es algo que me preocuparía siendo Rectora de la Uncuyo.

RU: Algunos de los conceptos mencionados se asimilan a los planteados en el 18’, ¿cuáles son los desafíos para el año que viene en el marco del centenario de la Reforma Universitaria?

AG: La Reforma del 18’ se está planteando en términos conservadores. Si la reforma fue un paso progresista y hoy lo que se plantea es una mirada absolutamente conservadora, es preocupante. Esto lo digo porque tengo la oportunidad de reunirme con las todas las Universidades Nacionales en el marco de la Comisión de Asuntos Académicos del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) y ahí es donde se puede evidenciar este hecho.

No solamente nos reúne la Reforma sino también la CRES (Conferencia Regional de Educación Superior) que se cumplen 10 años de su creación. Esta Conferencia fue la base de nuestro plan estratégico 20/21.

La misión y la visión de este plan estratégico tuvo en cuenta que la Educación Superior es un bien público, bien social y humano y también contempla la educación integral, pero muchos de estos conceptos no se han hecho carne en otras áreas. Lo preocupante es que el ciudadano universitario desconoce de la CRES al igual que los profesores y es un desafío para el año que viene que esto no siga ocurriendo.
En el marco de las políticas nacionales y latinoamericanas actuales, nuestro temor es que esa CRES que fue revolucionaria en cuanto a lo social, retroceda.

El año 2018 nos debe convocar a repensar y revisitar a la Reforma del 18’ junto con la gratuidad universitaria del 49’, ya que no son propiedad de los partidos políticos, sino de todos los ciudadanos argentinos.