Entrevista a Nazareno Nahuel Carisimo (FEP) consejero académico de la Facultad de Sociales de Lomas de Zamora

Desde Revista Universitaria entrevistamos a Nazareno Nahuel Carisimo militante del Frente Estudiantil Popular (FEP) y actual consejero académico de la Facultad de Sociales de la Universidad de Lomas de Zamora (UNLZ), inaugurando así el Ciclo de Entrevistas a dirigentes nacionales para consultar su opinión sobre la situación nacional y en particular, de la Educación Pública y Gratuita en nuestro país.

 

Revista Universitaria: ¿Qué opinas de la situación económica, política y social que atraviesa nuestro país y la región?


Nazareno Carisimo: Es preocupante el avance de políticas Neoliberales en nuestro país y nuestra región. Por parte de Argentina, en términos generales nos encontramos con una situación económica de endeudamiento para sostener el proceso y sabemos desde nuestra historia que estas instancias terminan en crisis. También está la transferencia de recursos desde los sectores más bajos hacia los más ricos, lo vemos en claro con el proyecto de reforma previsional donde se propone cambiar la fórmula de cálculo de la movilidad de las jubilaciones para que se reduzca un 7 u 8% el haber jubilatorio. Luego tenemos al Poder Judicial como brazo del Ejectutivo para hacer una persecución política sin límites. Entonces tenemos que día a día se lastima más a nuestro bolsillo, quieren ir por los derechos conquistados de los trabajadores, y nosotros, desde el peronismo, nos encontramos divididos.

El único bastión de unión que tenemos, que a pesar de sus diferencias y matices, es la CGT, en el cual no podemos permitir que se le hagan cargas políticas que no le corresponden para pegarles y jugar a la división. Eso sí, considero que se debe ir hacia un recambio generacional de la clase dirigente en todos los ámbitos, muchos están faltos de reflejos y en los lugares que ocupan no hacen mérito para apalear el avance del Gobierno sobre los trabajadores.


R.U: ¿Que opinión te merece la situación educativa nacional?


N.C.: Preocupa la reforma educativa en la Ciudad de Buenos Aires para el 2018 y se utilice como practica para después llevarlo a todo el país. Esta reforma no se dirige hacia la inserción laboral de los jóvenes al mercado laboral, sino de la inserción de las grandes empresas hacia las instituciones educativas. No se trata solamente de que en el último año los estudiantes de secundario vayan a hacer una especie de “pasantía” no remunerada que a su vez fomenta mano de obra barata en los jóvenes, sino lleva tras este punto un cambio de estructura y en la curricula de los años anteriores. Preocupa que se deje de hablar de los docentes para que pasen ahora a llamarse “orientadores”, ya que esto lleva a que no se tenga que invertir en formación docente y dejar de discutir problemáticas de índole político pedagógicas de su formación.

Lo que necesitamos en educación es una reforma en los contenidos en todos los ámbitos educativos, un revisionismo histórico (no quitar la historia como se quiere hacer con esta reforma), necesitamos que los pibes no lleguen con hambre a la escuela y asegurarles salud de calidad.


R.U: ¿Qué desafíos tiene el movimiento estudiantil al cumplirse 100 años de la Reforma Universitaria?

N.C.: Al cumplirse 100 años debemos tener festejos, pero también acciones. Es importante sostener el espíritu reformista y sentar las bases para una nueva Universidad que sea popular, más extensionista para que se aboque a las problemáticas de la realidad que la rodea y que sostenga la finalidad de llegar a la Justicia Social.
Tenemos el desafío de rearmarnos, unirnos y dar una respuesta contundente al ajuste que propicia el Gobierno Nacional. Hoy tenemos a Franja Morada que es funcional al Gobierno y no responde ninguna demanda estudiantil. La unidad con una estrategia conjunta debe ser el canal político para bregar por todos los derechos estudiantiles, si no le ponemos importancia a la estrategia conjunta seguiremos siendo funcionales a la estrategia ajena.