País

La desobediencia de Belgrano

Escrito por Miércoles, 20 Junio 2018 12:56 Publicado en País

Compartimos con el lector una interesante nota de opinión del Dr. Pablo Yurman, quien nos sumerge en el imborrable hecho histórico del primer izamiento de nuestro principal pabellón patrio, la bandera nacional, para de esta forma analizar la insubordinación de uno de los grandes próceres de nuestro país a los designios del centralismo parasitario porteño representado en la figura de Bernardino Rivadavia. 

Leer más …
La subejecución del presupuesto del Estado ha sido una de las formas de disfrazar el ajuste del gobierno de Cambiemos. Las universidades nacionales han bien sufrido no solo una fuerte reducción de los fondos anuales previstos (los $ 3.000 millones recortados hace dos meses son el ejemplo más cercano), sino que del presupuesto pactado han recibido menor cantidad de fondos.
 
La preocupación ha sido manifestada en reiteradas oportunidades por rectores, decanos, gremios docentes y estudiantiles de todo el país. Pero para algunos otros, defensores acérrimos ajuste, la situación es de «total normalidad». Caso del reelecto rector Daniel Pizzi, quien en campaña pretendía ignorar el fuerte desfinanciamiento a la Educación superior, alegando que en el caso de la UNCuyo el presupuesto había en efecto aumentado. Pizzi habiendo sido electo en dos oportunidades para gobernar una comunidad universitaria de más de 40.000 miembros, tiene la responsabilidad de denunciar el avasallamiento a las universidades de toda la Argentina. Pero prioriza la alianza que lo sostiene como rector (Interclaustro = Cambiemos) y por acción u omisión defiende los míseros ofrecimientos salariales a docentes; el cierre y arancelamiento de carreras; clausura de proyectos de investigaciòn, etc. (Revista Universitaria)
 
Soluciones no, promesas sí
 
Los rectores habían solicitado una audiencia ante los atrasos del Gobierno en el envío de fondos, la suspensión de obras y la falta de acuerdos paritarios. Peña y Finocchiaro les aseguraron que intentarán revertir la situación.

Casi un mes después de haber sido solicitada por los rectores universitarios, preocupados por los incumplimientos del Gobierno en materia presupuestaria y de obras comprometidas, finalmente ayer funcionarios del Ejecutivo concedieron una audiencia a las autoridades académicas. Pero no les dieron ninguna respuesta concreta y se limitaron a prometer mejoras futuras.

Los rectores de las universidades públicas se reunieron ayer con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela. El encuentro había sido pedido por las autoridades de las universidades para revisar la difícil situación del sector.

Los funcionarios respondieron con buenos augurios y promesas a los planteos de los rectores que llevaron su inquietud por un conjunto de problemáticas: los retrasos en las transferencias de fondos para atender los gastos de funcionamiento y de la infraestructura universitaria, la suspensión de las nuevas obras de infraestructura que estaban programadas para el ejercicio 2018, las demoras oficiales en la recomposición salarial de los trabajadores universitarios, y el aumento de las tarifas de servicios públicos, que afecta al presupuesto de las casas de estudios. La reunión había sido solicitada por los rectores el 21 de mayo pasado, previo a la fuerte devaluación que en las últimas semanas sumó complejidad al panorama al que las universidades deben hacer frente con un presupuesto aprobado el año pasado, bajo el pronóstico ya abandonado por el mismo gobierno, de un 15 por ciento de inflación. A todo eso se suma la inquietud académica por el impacto que tendrá el ajuste comprometido por el gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional.

La comitiva, en representación del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el cuerpo que reúne a los rectores de universidades públicas nacionales, estuvo compuesta por su presidente y rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Hugo Juri, el vicepresidente y rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, Jaime Perczyk, y por miembros de los dos bloques del consejo (peronista y radical): el rector de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Roberto Tassara, el rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Alfredo Lazzeretti, el rector de la Universidad Tecnológica Nacional, Héctor Aiassa, y el rector de la Universidad Nacional de Catamarca, Flavio Fama.

Luego de la reunión, Juri y Perczyk aseguraron que las autoridades nacionales se comprometieron a realizar los esfuerzos necesarios para reducir los atrasos en las transferencias de fondos para atender los gastos de funcionamiento, que alcanza entre 4 y 5 meses, y a ejecutar el presupuesto 2018 y garantizar los fondos para el normal funcionamiento de las universidades en el presupuesto 2019.

Los rectores pusieron sobre la mesa la situación de la paritaria docente, que continúa sin acuerdo y cuya última oferta oficial fue de un 15 por ciento de aumento en cuotas. Los rectores destacaron la importancia que tiene para el sistema universitario el poder acordar los incrementos salariales con las representaciones gremiales de los trabajadores docentes y no docentes, que evalúan no iniciar el segundo semestre de clases si no se resuelve el conflicto y ya llevan sumadas más de 15 jornadas de paro en el año. Los funcionarios del Gobierno aseguraron estar trabajando en alternativas e insistieron en su voluntad de realizar un esfuerzo para lograr acuerdos.

El Gobierno también prometió dar respuesta a las universidades en relación al pedido de revisar la paralización de obras de infraestructura que rige desde principios de año.

Cada uno de estos aspectos es esencial para el correcto funcionamiento de las instituciones educativas. Entendemos su impacto en el presupuesto, pero las modificaciones en la situación macroeconómica del país traen aparejadas consecuencias sobre la situación presupuestaria de las universidades nacionales”, habían alertado los rectores al pedir la reunión (Página 12)

 

Leer más …

El Gobierno, el ANSES y el FMI. Una bomba de tiempo

Escrito por Sábado, 16 Junio 2018 17:42 Publicado en País

Arrancó la carrera del Gobierno por cumplir con cada cosa que Christine Lagarde manda. Esta vez, el FMI dispone que la Anses se desprenda del Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) para pagar jubilaciones y pensiones. La última modificación en materia de jubilaciones que propuso el gobierno casi le cuesta el mandato, si cumplen con las nuevas exigencias quizás esta vez sí se termine.

Leer más …

El «Toto» al rescate

Escrito por Viernes, 15 Junio 2018 14:30 Publicado en País

Compartimos la nota publicada por la Revista Integración Nacional acerca de la renuncia de Federico Sturzenegger a la presidencia del Banco Central de la República Argentina y su reemplazo, Luis Caputo.


Por Julián Bizzotto

La deteriorada imagen de Sturzenegger no daba para más. Al igual que en el 2001, vuelve a pedirle disculpas al presidente por no haber logrado los objetivos que le encomendaron los más altos mandos de las finanzas internacionales y le da paso a otro que promete mayores ganancias.

El expresidente del BCRA tuvo varias complicaciones para encargarse de la entidad monetaria. Cuadruplicó, por ejemplo, el “stock” de LEBAC emitido por el Banco, asegurando que de esa manera podría controlarse y reducirse en nivel inflacionario del país, cuando esa medida coyuntural no modifica que los oligopolios de la producción manejen a gusto y piacere los precios.

Por desgracia para los laburantes, el salario viene a la baja desde que inició el gobierno macrista. No le alcanzó si quiera con modificar el presupuesto 2018, del 10% al 15% de inflación; en 6 meses ya superó el 17%. Esto quiere decir que el Estado se ha endeudado internamente en términos siderales, pagando tasas de interés en pesos de hasta el 40%, llegando a emitir 1,2 billones de pesos en LEBACS (o sea, $1.200.000.000.000, igual a 12,5 presupuestos universitarios nacionales), sin poder contener el aumento de precios que hace que en cada reunión de laburantes se entone “Mauricio Macri, la puta que te parió!”.

Para ser más claros: con la cantidad de pesos que Sturzenegger emitió en LEBACS, podría cubrirse la inversión de 12 años y medio en universidades nacionales de todo el país, incluyendo los hospitales universitarios, la inversión en ciencia y técnica, sueldos docentes, becas, etc. (1)

¿Qué pasó en el medio? El gobierno de Cambiemos se ha encargado de devaluar tanto el peso que cualquier inversor más o menos cauto prioriza volcarse al dólar para hacer dinero con dinero. Con “inversor más o menos cauto” hacemos referencia a bancos internacionales y entidades financieras de tamaños espeluznantes que timbean con el lastimoso sueldo de los argentinos. Si el peso se devalúa tanto frente al dólar, la bicicleta de las LEBAC deja de ser tan segura y pasa a poner en riesgo el negociado de los anteriores que le exigen a Mauricio un “cambio”, pero que ésta vez sea en serio. Así, partió Sturzenegger.

Entonces el dólar se fue por las nubes, ayudando a elevar la inflación, el endeudamiento no tiene precedente alguno que se le parezca, y en los hogares cada vez se come menos. Algo no cierra.

Para peor pronóstico, cambian al presidente del Banco Central y unifican el Ministerio de Economía (Finanzas y Hacienda). Caputo y Dujovne pasan a timonear el barco próximo a encallar. En éstas épocas de “turbulencias”, tantos cambios huelen raro y hacen rememorar tiempos pasados muy poco felices.

Entra, desde el banco, el Messi y el Iniesta de las finanzas

Llegó entonces Caputo. Aquel tan criticado por su cercanía con la JP Morgan, con el Deutsche Bank y varios fondos de inversión transnacionales, sin mencionar el quilombo que se le armó cuando lo procesaron por su vinculación con empresas y cuentas en paraísos fiscales, entre ellas Noctua Partners. (2)

Famoso por su capacidad e inteligencia, como las de Messi para el futbol, pero en los negocios financieros, fue quien se encargó de ordenar el pago a los fondos buitre recién asumido el gobierno por Macri, decisión que le generó buena cantidad de ingresos, ya que él mismo era propietario de bonos de deuda emitidos por nuestro país. (3)

Ahora bien, cualquiera podría pensar que es un grave error poner a un tipo con tal desprestigio a cargo del BCRA; no sólo porque sea un corrupto y ladrón, sino además porque su imagen negativa (64%) podría generar el rechazo de los argentinos. ¡Error! Si fuera por lo primero, no quedaría ni el rabino Bergman en el Gabinete, y si fuera por lo segundo, debería removerse casi a la totalidad de los miembros del gobierno especulador de Cambiemos. (4) Acá las decisiones de quién va y quién no va en cada lugar, no las toma ni Macri ni Dujovne; las toma el FMI de la otra Cristina, la Lagarde, y los “capos” de las finanzas.

Para ellos sí, Caputo, es el que les da el pase-gol, el Iniesta. No quieren un Sturzenegger, banquero que ya había cumplido con su función y con los primeros pasos respecto a la trasferencia de renta nacional al exterior, pero que podría ser un obstáculo a la hora de mantener el tipo de cambio más o menos estable. Quieren a un Caputo, porque viene de la misma rosca putrefacta de especuladores que hacen negocios con los Estados. Mucho más cercano al capital financiero que al bancario, a diferencia del que acaba de partir.

El “Toto” es un “viejo conocido en los circuitos financieros”. Bien dijimos que en el 2015 negoció en New York para pagarle a los fondos buitre, o sea pagarse a sí mismo, la interesante suma de 9.300 millones de dólares, luego de emitir bonos de deuda por 16.250 millones. Fue uno del hombre clave para conseguir, en enero de este año, financiamiento por U$S 9.000 millones, y lo mismo hace unos días, con el atosigante préstamo del FMI por U$S 50.000 millones. Fue también el “ideólogo” de la emisión de BOTES por 3.000 millones de dólares que fueron a parar directo a Templeton, en medio de la corrida cambiaria y con el fin de demostrar que todavía la Argentina tenía acceso al crédito internacional.

Junto a su compañero Nicky Dujovne, que vendría a ser el Sergio Busquets que se come todos los contrataques y sale a transmitir solo malas noticias con sonrisa forzada, ambos pergeñaron un plan para evitar que el verde siga subiendo. 7.500 de los primeros 15.000 millones que vienen del FMI se van a destinar directamente al “mercado cambiario” o a la “plaza”. El objetivo es que el dólares se mantenga, los tenedores de LEBAC renueven, y les den tiempo para resolver parcialmente el problema con las letras del Banco Central. Todo esto, únicamente para ganar un poco más de tiempo y que la bola especulativa gigante que no para de inflarse tarde un poco más en llevárselos puestos. El drama es que cuando pase, nos va a llevar puestos a todos (Revista Integración Nacional).

 

Referencias:

  1. https://www.minhacienda.gob.ar/onp/documentos/presutexto/proy2018/ley/pdf/planillas_anexas/capitulo1/universidades.pdf
  2. http://rinacional.com.ar/sitio/caputo-ministro-offshore/
  3. http://rinacional.com.ar/sitio/caputo-mentiroso-y-ladron/
  4. https://www.clarin.com/politica/ministros-mejor-peor-imagen-gobierno-encuesta_0_HkV1jr6cM.html

 

Leer más …

¿En qué se usará el préstamo del FMI?

Escrito por Jueves, 14 Junio 2018 11:17 Publicado en País

Ni una semana ha pasado desde el anuncio del acuerdo con el FMI y la mitad de los fondos ya tiene destinatario. Mientras el dolar sube, las reservas no dejan de bajar, el ministerio de economía espera ansioso los dolares del Fondo Monetario Internacional

Leer más …


 

Compartimos la siguiente nota del diario Ámbito Financiero en la cual se realiza un análisis de los votos a favor y en contra de la ley que se está tratando el día de hoy en la Cámara de Diputados. A su vez, realiza un breve repaso por los principales puntos del proyecto de ley.

(Revista Universitaria)

- — - 


La histórica sesión en Diputados en donde se debate la despenalización del aborto comenzó minutos después de las 11, con una amplia mayoría de los legisladores presentes. La votación se mantiene muy reñida
 y se espera un final abierto. El conteo cambia minuto a minuto y se estima casi una paridad en el resultado. 

En las horas previas al inicio del debate el conteo daba una diferencia de 122 a 117 por el rechazo. Pero hubo cambios de postura e indecisos que se volcaron por votar a favor y ahora el resultado quedaría 124 a 121 por el no. 


Lo cierto el conteo puede variar por las ausencias que puedan registrarse cuando se ponga a votación el proyecto en las primeras horas del jueves, tras un maratónico debate que comenzó este miércoles al mediodía y en el que se estima expondrán más de 150 oradores. Por ejemplo, el misionero Jorge Franco (FpV) era un voto positivo, pero no irá a la sesión. 

En tanto que el riojano Luis Beder Herrera cambio su voto de negativo a afirmativo. En tanto que el riojano Danilo Flores, la misionera Verónica Derna y la pampeana Melina Delú, ambos del interbloque Argentina Federal, votarán en contra. Mientras que el radical puntano José Riccardo se abstrendrá. 

Entre los indecisos están Facundo Garretón y Héctor Stefani, del PRO; Ariel Rauschenberger y Alejandra Vigo, de Argentina Federal; Gustavo Fernández Patri e Inés Lotto, del FPV; Mirta Pastoriza (Frente Cívico por Santiago); y Gustavo Saadi (Elijo Catamarca). 

Garretón se pronunció hoy «en contra del aborto» aunque consideró que «la despenalización puede salvar más vidas», sin definir cuál será su voto. En tanto que el también oficialista Hugo Marcucci, de Santa Fe, se expresó a favor. 

A todos ellos habría que sumar a otro oficialista, Emilio Monzó. El Presidente de la Cámara de Diputados no definió públicamente respecto al tema y su voto sólo sería requerido si la votación quedara empatada. Como dato no menor, durante el debate puso sobre su mesa una cruz y una virgen.

En tanto que a favor se sumó el porteño Alejandro García. «Voy a votar el dictamen de mayoría de interrupción voluntaria del embarazo. Valoro que el respeto a la diversidad de opiniones en Cambiemos sea un ejercicio y no un mero eslogan», escribió en Twitter.

Mientras que los massistas José de Mendiguren y Mirtha Tundis se sumaron a los que apoyan el proyecto, más allá de haberse manifestado en contra de la interrupción del embarazo. 

Al comenzar la sesión, el diputado oficialista Daniel Lipovetzky, quien presidió el debate en comisión, afirmó que «es un día histórico», ya que «por primera vez se va a tratar un proyecto de despenalización y legalización en este recinto».

«Los cientos de miles de abortos que se hacen en Argentina de forma clandestina son un problema que debemos resolver», dijo el legislador, al tiempo que añadió que «la despenalización mejora la calidad de vida de las mujeres argentinas». «Hoy tenemos la oportunidad de decir nunca más a la muerte por aborto clandestino», cerró Lipovetzky. 

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Salud, Carmen Polledo, que rechaza la interrupción voluntaria del embarazo, aseguró que «legalizar el aborto no es el único camino a tomar para evitar muertes de las mujeres».

«Disponer de nuestro cuerpo no puede implicar el daño al cuerpo de otros. El niño que crece en el vientre de cada una de nosotras tiene también derecho a expresarse, pero si no le damos vida no puede expresarse», sostuvo.

Además, dijo que la vida comienza con la concepción y que «el embrión no es un órgano de la madre».

El debate en torno al aborto llega al recinto en medio de fuertes cabildeos por parte de la Iglesia y de sectores allegados, como también de agrupaciones que militan en pos de una despenalización, los que se movilizarán frente al Congreso a la espera de la votación en medio de un importante operativo de seguridad.

El proyecto de legalización del aborto que debate en la Cámara de Diputados establece un marco de reglas para la interrupción voluntaria del embarazo y modifica los artículos del Código Penal que prohíben esa práctica. A continuación, los puntos principales del proyecto de legalización del aborto:

• Se garantiza el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo con el sólo requerimiento de la mujer o persona gestante hasta la semana catorce (14), inclusive, del proceso gestacional.

• Fuera del plazo dispuesto, se podrá acceder cuando el embarazo fuera producto de una violación, con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la mujer o persona gestante ante el/la profesional de la salud interviniente; si estuviera en riesgo la vida o la salud de la mujer o persona gestante; o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

• La mujer o persona gestante tiene derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema de salud en un plazo máximo de cinco días corridos desde su requerimiento.

• Si se tratara de una adolescente, niña o persona gestante menor de 16 años, el procedimiento se debe realizar con su consentimiento informado y conforme lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial, en concordancia con la Convención sobre los Derechos del Niño, la Ley 26.061 y el artículo 7° de su decreto reglamentario 415/06. Debe respetarse el interés superior del/a niño/a o adolescente y su derecho a ser oído.

• Realizada la solicitud, el establecimiento de salud debe garantizar a aquellas mujeres o personas gestantes que lo requieran información adecuada; atención previa y posterior de carácter médica, social y psicológica; y acompañamiento en el cuidado de la salud e información adecuada y confiable sobre los distintos métodos anticonceptivos disponibles, así como la provisión de los métodos anticonceptivos previstos en el Plan Médico Obligatorio (PMO) y en el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

• Las autoridades de cada establecimiento de salud deben garantizar la realización del aborto sin ninguna autorización judicial previa y no pueden imponer requisitos de ningún tipo que dificulten el acceso. En el caso excepcional de ser necesaria la derivación a otro establecimiento, la interrupción voluntaria del embarazo debe realizarse en el plazo establecido de cinco días, siendo responsable de la efectiva realización el establecimiento derivante.

• Objeción de conciencia. El/la profesional de la salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción voluntaria del embarazo sólo puede eximirse de esta obligación cuando manifestare su objeción previamente, de manera individual y por escrito, y la comunicare a la máxima autoridad del establecimiento de salud al que pertenece. Además, cada establecimiento de salud debe llevar un registro de los profesionales objetores, debiendo informar del mismo a la autoridad de salud de su jurisdicción. Queda prohibida la objeción de conciencia institucional y/o de ideario.

• Todos aquellos agentes y organizaciones que brinden servicios médico-asistenciales a sus afiliadas o beneficiarios independientemente de la figura jurídica que posean, deben incorporar la cobertura integral de la interrupción voluntaria del embarazo en todas las formas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda y estas prestaciones quedan incluidas en el PMO, como así también las prestaciones de diagnóstico, medicamentos y terapias de apoyo.

• El Estado Nacional, las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los municipios tienen la responsabilidad de establecer políticas activas para la prevención de embarazos no deseados, y la promoción y el fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de la población.

http://www.ambito.com/924325-con-fuertes-discursos-y-un-final-abierto-diputados-debate-la-legalizacion-del-aborto

Leer más …

 

El FMI es un organismo financiero internacional, cuyo propósito público es “promover la estabilidad financiera y la cooperación monetaria internacional, facilitar el comercio internacional, promover el empleo y un crecimiento económico sostenible y contribuir a reducir la pobreza en el mundo entero.” Si nos quedáramos con lo dicho hasta aquí, nadie dudaría de la buena intención con la que esta organización se ha creado.

Ahora bien, ¿cuál fue el motor para el surgimiento de la misma? Tanto el FMI como el Banco Mundial se fundaron en 1944 como instituciones de las Nacionales Unidas en una de sus conferencias en Bretton Woods, Nuevo Hampshire (Estados Unidos). Su aparición tenía como objetivo evitar que se repitiese una nueva crisis del sistema capitalista a nivel mundial como la Gran Depresión de los años treinta.

El lugar y la fecha de su nacimiento dejan entrever las claves de su existencia. El fin de la segunda guerra mundial daba a conocer el triunfo de Estados Unidos y sus aliados del momento. De allí data el principio de la hegemonía yanqui, la cual a través del FMI “brindaría apoyo y ayuda económica” a los países que lo necesitaran, devolviéndoles a cambio, atribuciones para el manejo de sus políticas internas.

La Argentina recién fue parte del FMI en 1956 de la mano de la “Revolución Libertadora” de Aramburu, ya que en el año de su creación, nuestro país estaba gobernado por el peronismo, quien se oponía fervientemente a que una institución nos diga a los argentinos y argentinas lo que tenemos que hacer y cómo, para solucionar los problemas nacionales.

La injerencia del FMI en las decisiones de los países soberanos latinoamericanos comenzó a ser un fenómeno regional en la década de los ’70. Estados Unidos mediante, los gobiernos suramericanos habían sido copados por dictaduras militares a su servicio. Fueron dichos gobernantes los que decidieron aceptar el dinero que andaba por el mundo buscando asilo a raíz de los excedentes que había generado el aumento del barril del petróleo por los países productores árabes. Los países más desarrollados, en recesión, no podían hacer uso de ellos; por el contrario, los grandes bancos europeos y norteamericanos vieron una buena oportunidad. Los depósitos árabes pedían a estos bancos sumas voluptuosas en concepto de intereses. Para poder sacar provecho de ese dinero y no caer en quiebra, los bancos empezaron a prestar, con tasas de interés relativamente bajas pero que justificaran el negocio, entre otros, a los gobiernos de facto latinoamericanos.

El problema mayor surgió cuando desde Estados Unidos se decidió subir las tasas de interés de la Reserva Federal, es decir el “costo” del dinero, lo que habíamos pedido barato lo teníamos que pagar caro. Esto llevó naturalmente a que la deuda creciera estrepitosamente. Estalló la crisis. Crisis que además fue el puntapié para que el FMI llegara a los puertos de Sur América para salvar a los bancos y darle un margen a los gobiernos que se habían endeudado para que puedan pagarlo. ¿Cómo? Mediante préstamos para pagar los préstamos anteriores, es decir, un círculo vicioso que en su recorrido se cobraría derechos y el bienestar de miles de argentinos y argentinas.

El consenso de Washington resume las “recetas” que el FMI impuso a los distintos países de Latinoamérica. El tesoro de Estados Unidos plantea un objetivo para someternos y dominarnos, y el FMI define como aplicarlo en 10 puntos. La década de los noventa se tiñó de liberalismo a través de la apertura de la economía, ajuste fiscal, desregulación financiera, privatización de empresas públicas, tipo de cambio, tasas de interés determinados por el mercado, etc.

El 2001 fue ejemplo de cómo termina la aplicación de este rosario de políticas que subyagan al pueblo argentino a los dictámenes de quien succiona nuestros recursos y con ellos nuestra soberanía. ¿Por qué en esta oportunidad terminaría diferente?

Leer más …

Un nuevo atentado en contra de los/as trabajadores/as por parte del gobierno de Mauricio Macri. Triaca dice que «hay otras prioridades» mientras millones de argentinos y argentinas están sufriendo gracias a las medidas antipopulares de este corte. Promesas de campañas inclumplidas y las recomendaciones del FMI se mezclan creando un cóctel explosivo para los intereses de millones de laburantes del país.

Compartimos la nota de Página 12

______________________

Aguinaldos con pago de Ganancias

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ratificó uno de los rechazos clave del Gobierno a las demandas de las centrales sindicales y aseguró que el medio aguinaldo de junio no quedará eximido del pago del Impuesto a las Ganancias. “Tenemos que cuidar los recursos escasos que tiene el Estado”, dijo para defender la decisión que persiste en ir a contramano de uno de los ejes de campaña del presidente Mauricio Macri en 2015, cuando prometió eliminar ese tributo a los salarios.

Para sostener la decisión del gobierno nacional, el titular de la cartera laboral dijo entender “el impacto que tiene el impuesto” sobre los trabajadores pero sostuvo que esta vez “hay prioridades” entre las que no está eximir de ese gravamen al medio aguinaldo, tal como se lo había hecho en el primer año y medio la administración de Cambiemos

Además y de paso, Triaca criticó durante una entrevista radial el proyecto presentado ayer en el Senado por el Interbloque Argentina Federal que impulsa la exención. Tal como lo hace con cada iniciativa que se opone a una decisión del Gobierno, el ministro dijo que detrás de ese texto elaborado por Miguel Ángel Pichetto “hay más una intencionalidad política que otra cosa”.

Estos dirigentes estaban en el gobierno anterior y no hicieron nada para subir el Impuesto a las Ganancias y discutir las escalas», lanzó el funcionario sin recordar las modificaciones hechas a ese gravamen que, no obstante, fueron criticadas por un amplio arco de los gremios que hoy continúan con esa postura.

Triaca dijo, además, que «este Gobierno resolvió el problema del Impuesto a las Ganancias, adecuó las escalas, subió el Mínimo no Imponible y le dio un mecanismo de actualización, y así todo, se resolvió parte del problema». No explicó que la CGT sigue considerando “insuficiente” esas reformas y, ante la falta de voluntad de la Casa Rosada para dar una respuesta al respecto, resolvió convocar a un paro general para el próximo 25 de junio.

«Tenemos que cuidar los recursos escasos que tiene el Estado, por eso hablamos de prioridades. Yo entiendo el impacto que tiene el Impuesto a las Ganancias, pero hace 18 meses aprobamos un proyecto de ley consensuado con la oposición y con los dirigentes sindicales», concluyó el funcionario.

https://www.pagina12.com.ar/121288-aguinaldos-con-pago-de-ganancias

Leer más …

El otro blindaje que terminó en un estallido

Escrito por Miércoles, 13 Junio 2018 11:22 Publicado en País

Con un discurso esperanzador, De la Rúa ponía énfasis en que el acuerdo con el Fondo iba a traer crecimiento ecónomico y estabilidad en la Argentina. Pero sabemos como terminó aquel episodio en el país. La crisis fue insostenible, la protesta social fue exorbitante y el líder de la Alianza se fue en helicóptero. 

Leer más …

 

Nefastos personajes de los cuales una porción del pueblo argentino se había olvidado de su existencia y otros tantos que nunca los sintieron nombrar han vuelto a aparecer en escena por las políticas antinacionales de Mauricio Macri. Para saber quiénes son los que hoy manejan los hilos de la Nación hemos decidido investigar a las entidades internacionales que han manoteado desde el gobierno nacional con pretensiones de “sacar a la Argentina adelante”.

En esta nota nos detendremos en una en especial: El Banco Mundial.

Esta organización multinacional especializada en finanzas y asistencia surgió a partir de los Acuerdos de Bretton Woods en 1944  con el fin de ayudar a las naciones europeas en la reconstrucción de las ciudades durante la posguerra. Tal institución, conducida por un Estados Unidos vencedor de la Segunda Guerra Mundial, comienza a funcionar en 1946 y junto con el FMI buscaron  llevar a flote las políticas librecambistas de dicho país e imponer el dólar como moneda de referencia internacional aprovechando su posición triunfante ante un mundo devastado por la guerra.

Según el Banco Mundial sus objetivos son  “fomentar el desarrollo económico a largo plazo y la reducción de la pobreza proporcionando apoyo técnico y financiero para que los países puedan reformar determinados sectores o poner en práctica proyectos específicos[i] por ejemplo, dando préstamos para la construcción de escuelas, centros de salud, de abastecimiento de agua y electricidad, de lucha contra enfermedades y de protección del medio ambiente[ii]. Pero… ¿Qué hay detrás de frases que suenan políticamente correctas?

No todo es color de rosas como pretenden vendernos. Los que invierten en el Banco Mundial y por sobre todos, Estados  Unidos, deben garantizar que los préstamos sean devueltos o que aquellas inversiones en países como la Argentina le sean beneficiosos para imponer y mantener su hegemonía cultural y económica. Es por ello que algunos organismos dentro del Banco Mundial como lo es el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI) se encarga de generar garantías a los inversionistas contra pérdidas ocasionadas por medidas proteccionistas o nacionales. En simples palabras, el Banco Mundial te presta pero a cambio se deben adoptar algunas medidas liberales que le garanticen “vida” dentro de tal país.

Un ejemplo en el pasado más reciente de los argentinos y las argentinas es la injerencia del Banco Mundial en la educación superior argentina. Este organismo se encargó de ponerle la letra a la Ley de Educación Superior sancionada durante el menemismo que, entre otras cosas, pone a la educación como un servicio y obliga a tener una cierta bibliografía y temática para los planes de estudios de las universidades argentinas.[iii]

En la actualidad, el organismo que le recomendó a Macri acelerar el ritmo de ajuste o que le recomendó a Brasil privatizar la Educación para reducir gasto se hace presente en ferias educativas como la Feria Internacional de Educación Superior (FIESA) o en la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES) promovidos por Alejandro Finnochiaro, Ministro de Educación de la Argentina. Sabemos que aprender lo que el BM quiere que se aprenda es una forma saquearnos la conciencia nacional a los argentinos y las argentinas.

Depender de estos organismos internacionales es perder soberanía nacional y autonomía en la toma de decisiones del ámbito económico, político y social. Este gobierno a pesar de conocer el paso perjudicial que tuvieron estos personajes por la Argentina no pondrá  freno y seguirá atendiendo los intereses foráneos por encima de las necesidades de la gran mayoría del pueblo argentino.



 
Leer más …

Para ganar tiempo

Escrito por Domingo, 10 Junio 2018 16:16 Publicado en País

Compartimos la nota de Alfredo Zaiat publicada en Página 12

El respaldo de Estados Unidos al acuerdo con el FMI expresa el deseo de brindar una chance a la reelección de Macri. El Banco Central quedó desplazado de la administración de la crisis. Shock inflacionario con ajuste recesivo. El tic tac de las Lebac.

La desesperación por anunciar el préstamo extraordinario del FMI tiene un motivo simple y dramático: sin parte de esos dólares y, en especial, con la auditoría permanente para garantizar el pago de la deuda, el jaque de Wall Street a la economía macrista hubiera pasado a ser mate. Las cifras son elocuentes: desde este mes hasta fin de 2019, los vencimientos de deuda del sector público nacional en moneda extranjera (capital, intereses y Letes) totalizan unos 42.200 millones de dólares. A esa suma se le agrega la demanda de billetes verdes para cubrir el déficit comercial que, con devaluación y recesión, alcanzaría los 15.000 millones en los próximos 19 meses. Si se mantuviera la misma tendencia del primer cuatrimestre de este año, la cuenta turismo al exterior más el canje de pesos por dólares para ahorro sería de 62.500 millones de dólares hasta el último mes del mandato de Mauricio Macri. En total, la necesidad mínima de dólares suma 118.700 millones. Por ahora, el único ingreso garantizado es de 15.000 millones de dólares en las 48 horas siguientes del 20 de junio, cuando el directorio del FMI aprobará el acuerdo.

El crédito del Fondo, otras líneas de financiamiento (BID, CAF y Banco Mundial), la ampliación del swap de monedas con la banca central china y operaciones de repo (préstamos con garantía de títulos públicos) con bancos internacionales no alcanzarán a cubrir el inmenso bache de divisas de los próximos 19 meses. El blindaje financiero sumaría nominalmente unos 70 mil millones de dólares. Es un auxilio imponente pero con desembolsos en cuotas, que sólo servirá para ganar tiempo con el objetivo de dar alguna posibilidad a la reelección de Macri. La esperanza del oficialismo es que capitales especulativos quieran volver a apostar a la bicicleta financiera argentina y que el mercado internacional de crédito se reabra para la emisión de deuda pública y privada. Es una aspiración ambiciosa, con tasas de interés internacional con tendencia alcista y con la ficha brasileña en el tablero especulativo internacional comenzando a tambalear.

El paquete financiero ataca la incertidumbre acerca de la solvencia de corto plazo, que se había puesto en la cornisa con el cierre del grifo de dólares de Wall Street y con la persistente caída de las reservas del Banco Central.  Los dólares del FMI & cía. vienen a garantizar que no habrá dificultades para cumplir con los pagos de capital e intereses de la deuda. Lo dice con todas las letras y sin inhibiciones el ministro de la Deuda, Luis Caputo, y así lo entendieron aliviados bancos, fondos de inversión y tenedores de bonos. Sin embargo, el salvataje no aborda el nudo central del estallido de esta crisis, que no es otra cosa que el creciente flujo negativo de dólares de la economía. La restricción externa, la escasez relativa de divisas, siempre está latente, pero su irrupción a dos años de la economía macrista fue contundente, puesto que se dieron las condiciones para que fuera así con la liberación total de la cuenta Capital de la Balanza de Pagos y la desregulación absoluta del mercado cambiario.

Opciones

Un camino para cerrar la inmensa brecha del sector externo podría ser con controles en la plaza cambiaria y el desdoblamiento del tipo de cambio aplicando un elevado impuesto al dólar turista, para desalentar viajes al exterior, y estableciendo un precio más alto para el dólar financiero. Sería una impactante sorpresa que el gobierno de Macri aplicara una política de administración del mercado cambiario para atender la crisis que provocó. No lo hará y aunque quisiera no podría establecer esas regulaciones porque el acuerdo sellado con el FMI se lo imposibilitaría. Esa opción queda descartada.

Es poco probable que instrumente una estrategia de administración del comercio exterior para limitar las importaciones, dado que la apertura es una de las pocas estrategias que tiene para disciplinar los precios internos. Además esa iniciativa tampoco sería avalada por el Fondo, ahora que la economía quedó bajo su tutela. Otra alternativa queda tachada del menú.

Un sendero muy doloroso en términos de costos sociales para cerrar el déficit externo sería una megadevaluación provocando un combo de fuerte recesión y elevada inflación. Inicialmente, por supervivencia política, el macrismo no se animará a realizar un fortísimo ajuste cambiario porque se enterraría el proyecto conservador que vino con la intención de borrar la experiencia populista. Esa devaluación no sería moderada. Quienes calculan el valor del tipo de cambio para atender el creciente desequilibrio externo lo ubican en niveles que los 30 pesos es un precio bajo.

Descartadas esas vías, por ahora ha prevalecido la opción voluntarista, en la que milita la dupla de ministros Luis Caputo-Nicolás Dujovne. Consiste en que el blindaje financiero con fortísima reducción del déficit fiscal permita modificar las expectativas negativas del mercado y, de ese modo, facilitar la refinanciación de los vencimientos de deuda y alentar el regreso de capitales especulativos al mercado local. No será fácil conseguirlo porque el gobierno de Macri dilapidó uno de sus principales activos, sostenido con la colaboración de un inmenso aparato de medios de propaganda público y privado: la generación de expectativas de que la economía mejorará. Ahora, sólo le queda manejar el control de daños.

Salvataje

En otra prueba de una renovada expresión de la revancha clasista de las elites contra los sectores populares, que agudiza las contradicciones y el enfrentamiento histórico entre dos proyectos de país, fue la elección de una sala del Centro Cultural Kirchner para anunciar el acuerdo con el FMI. Nunca antes el Ministerio de Hacienda y el Banco Central utilizaron esas instalaciones para una conferencia de prensa. El regreso al endeudamiento con el Fondo asociado con el apellido Kirchner fue una provocación innecesaria alimentada por la impunidad.

Los dólares del FMI vienen a financiar el déficit fiscal al clausurar la vía de asistencia del Tesoro por parte del Banco Central, a empezar a desarmar la bomba de las Lebac y a acelerar el ajuste del gasto público. En definitiva, vino a rescatar del naufragio a la economía macrista, acelerado por la incompetencia del Banco Central en la última corrida cambiaria.

El salvataje al gobierno de Macri tiene un objetivo político notorio, con Estados Unidos como principal impulsor. Esto queda en evidencia por el monto excepcional involucrado en relación a la cuota que le corresponde a la Argentina (1100 por ciento). El primer desembolso del FMI de 15 mil millones de dólares irá directo al Tesoro, eludiendo al Banco Central para evitar que sean dilapidados por la gestión Sturzenegger. Eso ahora será tarea de Caputo.

Esos dólares tiene la misión de evitar el derrumbe de la economía macrista y de ofrecer a la Alianza Cambiemos una chance de llegar con algo de aspiraciones a las elecciones presidenciales del año próximo. Antes y ahora, los Estados Unidos controlan el Fondo Monetario, y la caída de Macri sería un golpe duro al ciclo de restauración conservadora en la región que irrumpió con el objetivo de enterrar las experiencias del populismo del siglo XXI. Estas abrieron las puertas de América latina a China y Rusia, que Estados Unidos pretende entrecerrar. El comunicado inmediato del Departamento del Tesoro de Estados Unidos avalando el acuerdo del FMI con Argentina es una muestra del interés de la administración Trump de evitar la caída macrista.

El aspecto clave para evaluar qué probabilidad de éxito tiene esa estrategia es considerar que impone un fortísimo ajuste fiscal en el año de las elecciones presidenciales. Dujovne se comprometió a recortar casi 250 mil millones de pesos en 2019 en obras públicas, en menos giros a las provincias (vivienda, salud y educación), en reducción del salario real de los empleados públicos y en disminución de subsidios (más tarifazos) y de gastos corrientes. No es una situación cómoda para salir a conseguir la adhesión mayoritaria de la población a la reelección de Macri, además con aumento del desempleo, caída del ingreso real de trabajadores y jubilados y tasa de inflación en alza. Algunos funcionarios atrapados por el entusiasmo de no haberse caído al abismo creen que, pese a esas variables negativas, pueden repetir la experiencia electoral de la reelección de Carlos Menem.

1995

En ese año, la economía argentina recibió en forma plena el shock externo negativo provocado por la crisis mexicana denominada Efecto Tequila. Hubo una recesión contundente que llevó al PIB a descender 4,4 por ciento, con fuerte aumento de la desocupación y la pobreza. La fuga de depósitos fue fulminante. En el primer trimestre, el sistema financiero sufrió la pérdida de un quinto de las colocaciones, que derivó en caída con posterior absorción de decenas de bancos. Hubo también fuga de capitales y extrema volatilidad de las cotizaciones de activos bursátiles.

Con convertibilidad y recesión, la tasa de inflación anual fue de apenas 1,6 por ciento. La estabilidad cambiaria y de precios, el voto cuota (los hogares habían aumentando sustancialmente su endeudamiento por la compra de bienes de consumo) y el arrastre de cuatro años de importante crecimiento de la economía, dejando atrás los años traumáticos de las hiperinflaciones de 1989 y 1990, fueron las razones que permitieron la reelección de Carlos Menem pese a la crisis económica con deterioro social (el desempleo había saltado al 18,4 por ciento en mayo).

La diferencia principal entre ese cuadro político-económico y el actual es que ahora no hay estabilidad cambiaria y la tasa de inflación de este año se proyecta por arriba del 30 por ciento. Una segunda vuelta de devaluación la colocaría en el escalón del 40 por ciento, evolución de precios que sólo podría ser contenida con una recesión intensa. Este probable recorrido alcista de los precios ha estimulado otra frase antológica de un funcionario de equipo económico, que se suma a una larga lista en décadas de crisis: “No tenemos metas para este año”, afirmó el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien ha estado defendiendo las irreales metas de inflación en estos años de la economía macrista. Para el 2019, el mejor escenario previsto por Sturzenegger es una tasa de inflación en junio, cuatro meses antes de las elecciones presidenciales, del 21 por ciento interanual.

Bomba Lebac

El proyecto de modificación de la Carta Orgánica del Banco Central  comprometida con el FMI es una señal al mercado financiero para tratar de recuperar credibilidad a una gestión que acumula fracasos. Con la actual relación de fuerzas políticas en el Congreso será una misión ambiciosa conseguir su aprobación. Tal es la degradación a la que fue sometido Sturzenegger, que una de las tareas básicas de toda banca central, la que se refiere al manejo del mercado cambiario, fue transferida al Banco Nación, desde donde el ministro Luis Caputo comandará el manejo de la sensible plaza del dólar. Es una decisión insólita que habla de la desconfianza que existe acerca de las cualidades técnicas y operativas del equipo de Sturzenegger.

Los dólares del Fondo quedarán bajo custodia del Tesoro, esquivando a la mesa de dinero del Banco Central, que demostró su incapacidad en la última corrida. Tuvo un comportamiento asombroso: liquidó casi 8000 millones de dólares en un par de semanas y después convalidó una devaluación que elevó la paridad de 20 a 25 pesos. Fue un saldo desastroso en la administración de recursos públicos, además de generar inestabilidad económica con tasas disparadas al 40 por ciento anual, para culminar abrazados en forma desesperada al FMI.

El otro golpe a la autoestima de Sturzenegger es la estrategia consensuada con el Fondo para desarmar la bomba de tiempo de las Lebac. Hasta hace muy poco, el titular del Banco Central afirmaba que el stock de ese endeudamiento a cortísimo plazo no era un problema porque era la contrapartida de la acumulación de reservas. Como se sabe que es una definición financiera sin sentido, expresión de soberbia o ignorancia, el acuerdo incluyó un mecanismo para frenar esa bola de nieve que sigue amenazando con arrasar todo. Mientras, Sturzenegger se sigue riendo en las conferencias de prensa y sigue hablando del kirchnerismo.

El Tesoro rescatará parte de los 60 mil millones de dólares de Letras intransferibles entregadas al Banco Central por los dólares recibidos para pagar deuda en los gobiernos kirchneristas. El plan alcanza a 25 mil millones de ese total. El Tesoro entregará pesos obtenidos en colocaciones de títulos de deuda, fondos que la entidad monetaria utilizará para cancelar Lebac en un plazo de hasta tres años. También venderá dólares del FMI en el mercado local y los pesos obtenidos serán girados al Central para retirar Lebac de circulación. Para comenzar con este plan se espera una baja de la tasa de interés.

El plan incluye que más temprano que tarde las Lebac dejen de ser un instrumento financiero de ahorro para clientes de bancos, para quedar reservado sólo para entidades financieras. Si bien el stock de Lebac descendería en dos o tres años, más de la mitad seguirá presionando en el pasivo del Banco Central generando déficit cuasifiscal. No parece que esa estrategia de canje de deuda sea suficiente para desactivar la bomba Lebac.

Herencia

El Observatorio de la Deuda Externa de la UMET estimó vencimientos de deuda del Tesoro Nacional en moneda extranjera por 16.842 millones de dólares en 2018. Si se incluyen los vencimientos de Letes (15.068 millones), la suma total asciende a 31.910 millones. Con los pagos realizados a mayo, el saldo de este año alcanza a 20.200 millones. Para el 2019, esos compromisos totalizan unos 22.000 millones de dólares. Como se mencionó al comienzo, esta cuenta suma 42.200 millones de dólares en lo que resta del gobierno de Macri. El Fondo sólo entregará en forma inmediata 15 mil millones de dólares y, según señaló Dujovne, el resto quedará en estado “precautorio”, sin ánimo de ser prestado por el FMI en las actuales condiciones, y sólo lo haría luego de verificar el cumplimiento del ajuste en los próximos meses.

Para poder cubrir el faltante de dólares resulta indispensable la apertura del mercado de capitales internacional para las colocaciones de bonos públicos, como también de deuda corporativa. Telecom del Grupo Clarín está primero en la lista de espera, luego de varias postergaciones, con un bono por 1000 millones de dólares.

Sin consulta ni debate previo con fuerzas políticas de la oposición, el gobierno de Macri suscribió un acuerdo con el FMI que se proyecta hasta la mitad del próximo gobierno. El salvavidas financiero para asegurar los pagos de la deuda es entonces una celda para otra gestión que pretenda realizar un programa diferente. Si quiere modificar la política económica se enfrentará con el dilema de cancelar toda ese pasivo, cosa que le será imposible, o continuar con la auditoría trimestral del Fondo.  De ese modo, el préstamo del FMI actúa como garantía de que no se modificará el actual esquema económico. Será una pesada herencia que dejará la economía macrista.

https://www.pagina12.com.ar/120620-para-ganar-tiempo

Leer más …

Para tres de cada cuatro, el gobierno de Mauricio Macri es malo

Escrito por Domingo, 10 Junio 2018 14:12 Publicado en País

El acuerdo con el FMI acentúa la caída en la aprobación popular del Presidente

Una encuesta del Centro de Estudios de Opinión Pública para PáginaI12 revela que dos de cada tres argentinos evalúan mal la gestión del Gobierno, tres de cuatro ven mal la situación económica y no quieren un acuerdo con el FMI y más de seis sobre diez cree que el tarifazo no fue necesario.

Tres de cada cuatro argentinos afirman que es perjudicial para el país el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El ciudadano común tiene en claro que las consecuencias de esos acuerdos son mayores ajustes, caída en los sueldos, recortes en jubilaciones y pensiones, recesión y retrocesos en educación y salud. Aunque hasta ahora el Gobierno intentó presentar lo firmado como una especie de ganga, casi un regalo, la gente lo percibe como un elemento más en lo que considera mala o muy mala gestión de Mauricio Macri. Apenas una de cada tres personas aprueba lo hecho por la administración Cambiemos y la cuestión ya repercute en el panorama electoral del oficialismo: los ciudadanos que dicen que van a votar a candidatos opositores superan hoy en 16 puntos a quienes dicen que votarán a candidatos del oficialismo. 

No faltan quienes acuerdan con la idea de que el préstamo del FMI tiene primordialmente un ingrediente político: apunta a que Cambiemos tenga el dinero y el aire para ganar el año próximo. 

Las conclusiones surgen de la encuesta que mes a mes realiza, en forma exclusiva para PáginaI12,  el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), la consultora que lidera Roberto Bacman. En total fueron entrevistadas 1200 personas de todo el país. Los técnicos respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. Las encuestas fueron telefónicas. 

Las opiniones sobre Mauricio Macri perforaron un nuevo piso en este estudio –señaló Bacman–. Está en su peor nivel desde que asumió. Apenas un 32,8 por ciento aprueba la gestión del Gobierno. Pero lo más preocupante para el oficialismo reside en el factor negativo: más de seis de cada 10 argentinos tiene imagen negativa o desaprueba lo gestionado por el actual Presidente.”

La crisis desatada por la corrida cambiaria, las altas tasas de inflación, el costo de las tarifas y un país recesivo, impactan directamente en la figura y el rol del Presidente y decanta en un importante capital político perdido, que lo posiciona en un nivel difícil de remontar”, analizó Bacman. Y añadió: “Hay que pensar que Macri perdió 23 puntos de imagen positiva en relación con diciembre de 2015. Además, y tal como se observó en la encuesta de mayo pasado, la tendencia negativa en el segmento de los independientes se profundizó y de este modo queda más firme la reversión en el clima de época y las opiniones estructurales”. Según Bacman, esa reversión es lo que compromete “la ventaja comparativa que por más de dos años logró Cambiemos  en este segmento, tan importante desde el punto de vista electoral”. O sea que “una importantísima proporción de los que no se consideran opositores pero tampoco de Cambiemos, los que estaban bastante en el medio, ahora opinan mal o muy mal del Presidente”.

Futuro

Uno de los graves problemas que afronta la Casa Rosada es que una mayoría perdió las expectativas sobre un futuro mejor. Siempre el argumento de Cambiemos consistió en que se planteaban dificultades, pero que había que afrontarlas porque el futuro marcaría un avance. En esa línea siempre fueron las consignas del oficialismo relacionadas con “el segundo semestre” o “lo peor ya pasó”. Esta última fue repetida en tres tiempos distintos, incluyendo la apertura de sesiones del Congreso tanto en 2017 como en 2018

Bacman refirmó que “el dato obtenido es contundente: casi siete de cada 10 argentinos posee pocas o nulas expectativas de mejoras de la economía para los próximos meses”. Para él es “na cifra que no se debe tomar a la ligera, en tanto da cuenta de una sociedad que percibe el futuro económico del país sin esperanza alguna”.

Las promesas de campaña, los vientos de cambio y hasta la esperanza de una Argentina con bajo índice de inflación y pobreza cero han quedado en el olvido”, dijo el fundador de CEOP. “Lo que fue un diferencial y una fortaleza en tiempos de campaña y en los primeros dos años de gestión, incluso aprovechado al máximo por Cambiemos como para imponerse en la elección legislativa de medio término, ha comenzado a transformarse en una debilidad manifiesta”.

Fondo

A todo eso se agrega ahora el acuerdo con el FMI. La encuesta del CEOP se empezó a hacer antes de que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, concretaran el anuncio en conferencia de prensa, el jueves 7. Pero como ya se daba por descontado el crédito del Fondo, la consultora incluyó la pregunta. 

Las respuestas fueron categóricas: nada menos que el 74 por ciento consideró que un eventual acuerdo era perjudicial para el país, frente a un 20,7 que lo vio beneficioso. 

Lo más preocupante para Cambiemos es que una proporción importante de sus propios votantes, casi el 33 por ciento, también considera el acuerdo perjudicial e igual de serio para el oficialismo es que una gran mayoría de los independientes lo ve con malos ojos: 76,4 por ciento de los que no se consideran ni oficialistas ni opositores dijeron que un pacto con el FMI les parecería malo y perjudicial para la Argentina.

Urnas

En ese marco se empieza a esbozar la cuestión electoral. En estos días no faltaron los analistas que percibieron en el acuerdo con el Fondo una jugada más política que económica: dotar a Cambiemos del dinero para sostener el plan hasta los comicios y evitar así el regreso de lo que ellos llaman “el populismo”. 

Por supuesto que todavía falta un año para la puesta en marcha del proceso. Sin embargo, la campaña bien podría despegar cuando termine el Mundial. Esa es la razón por la que el CEOP empezó a sondear el panorama en la opinión pública. 

Como todavía no hay candidatos instalados, salvo el propio Macri, la consultora sondeó algo mucho más general, la intención de voto por candidatos oficialistas u opositores. De entrada, los que van a apoyar la opción que hoy está en el Gobierno llegan al 31,5 por ciento, mientras que los que se inclinan por variantes opositoras reunirían el 47,8 por ciento. Hay una enorme diferencia, pero conviene reparar en dos aclaraciones: 

  • Los opositores, al menos por ahora, están divididos. De manera que habrá que ver qué sucede en esa franja.
  • Para el oficialismo, la mayor dificultad es que con un número de esa naturaleza quedaría lejos de ganar en primera vuelta  –algo que no era imposible hace dos meses–, de manera que habría que ver las perspectivas en un ballottage. 
  • Es obvio que la gran pelea de Macri es retener sus votantes de 2015”, fue la estimación de Bacman, que en ese terreno dice haber detectado tres segmentos distintos: 
  • Los fieles: conforman el núcleo duro electoral del oficialismo. En esta encuesta redondean un 56 por ciento de los que votaron por Macri en octubre de 2015. O sea, cerca del 25 por ciento del voto total. Representan el núcleo duro y la periferia cercana de Cambiemos: un piso electoral  interesante, pero que no le alcanza al oficialismo para asegurarse la primera vuelta. Deberá lograr una mayor retención e incluso buscar decepcionados con el peronismo. 
  • Los infieles: representan a dos de cada 10 que eligieron al actual Presidente, diez por ciento del voto total. Son los más desilusionados con Cambiemos. La mitad son independientes y la otra mitad se ha pasado a la oposición a este gobierno. Mala imagen de Macri, peor evaluación de su gestión, muy insatisfechos con la economía, más contenidos por la oposición y fuerte rechazo al FMI. Muy difíciles de recuperar.
  • Votantes en transición: se definen como indecisos y son algo más de dos de cada 10. Aunque votaron a Macri hoy no están seguros de volver a hacerlo. Son más independientes que oficialistas u opositores. En ellos la imagen negativa de Macri está por encima del promedio porque se los registra muy enojados con la economía, el valor de las tarifas y el regreso del FMI. ¿Los puede recuperar el Gobierno? “Siempre es una chance, pero si este esquema económico no cambia seguramente será muy dificultoso.”

Respecto de la oposición, la mirada de Bacman insiste en los ingredientes necesarios de cara al 2019: “Existe un dato de la realidad que los dirigentes peronistas deberían tener en cuenta. En la actualidad la mayor parte de la sociedad argentina estaría dispuesta a votar una opción opositora. Pero para respaldar tal predisposición es menester construir una alternativa opositora que incluya de manera ineludible un modelo de gobernabilidad que implique otro proyecto de país, que tenga la capacidad de seducir a los propios opositores y captar nuevamente a los independientes. Mientras la oposición peronista se mantenga dividida, el oficialismo sigue contando con la ventaja comparativa. No sólo por la posibilidad de ir a un ballottage, sino porque Cambiemos podrá trazar estrategias electorales para captar a los votantes peronistas desencantados, una parte de los que en 2015 optaron por Daniel Scioli o por Sergio Massa”.

https://www.pagina12.com.ar/120622-para-tres-de-cada-cuatro-es-mala-gestion-y-no-ganga

Leer más …