¿Por qué se perdió la FUA?

 

El proceso electoral dejó los resultados sobre la mesa:

–Franja Morada: 310 votos

JUP: 265 votos

–Unidad por una nueva Reforma: 240 votos

–La izquierda en la FUA: 76 votos

- MNR: 75 votos

- MST: 3 votos

El campo nacional y popular, dividido en dos listas, dejó pasar la oportunidad de recuperar el gremio que tiene la responsabilidad de movilizar al estudiantado frente al feroz ajuste que lleva adelante Mauricio Macri. La división dejó en manos de Franja Morada, macrismo universitario, la FUA por dos años más.

Entonces nos preguntamos ¿a qué se debe esta derrota?

Hacer converger las distintas expresiones que representan los intereses populares a nivel estudiantil, no es sencillo. Requiere de voluntad política y de priorizar objetivos políticos generales, por sobre el interés del sector político al cual se pertenece. Nadie dijo que era fácil.

Las organizaciones nacionales de gran trayectoria tuvieron la oportunidad y la responsabilidad de arrebatarle el gremio a quienes lo inmovilizan frente al sufrimiento de nuestro pueblo, a quienes funcionan como «brazo estudiantil» del gobierno nacional. Somos conscientes de los esfuerzos que se hicieron, de las conversaciones que se tuvieron y de los deseos por concretar la unidad, pero no alcanzó.

Priorizar los intereses particulares impidió enfrentar a lo que expresa Josefina Mendoza, militante de la Franja y Presidenta saliente, que se montó en la FUA para atacar a docentes que reclamaban un salario justo y para hacerse elegir Diputada por Cambiemos, aportando un voto más a medidas antipopulares como la Reforma Previsional. Está demostrado que la FUA puede servir para serle funcional a un gobierno enemigo del pueblo, o podría ser útil para enfrentarlo.

Haber consolidado un gran frente de unidad, a pesar de la heterogeneidad, era el camino a seguir. La división de las listas expresaron la falta de un liderazgo claro para enfrentar a Macri, igual a lo que ocurre en el país. Ningún sector de forma individual puede canalizar el descontento que generan las decisiones del gobierno, en la Universidad tampoco.

«A la oportunidad la pintan calva» y no se la puede agarrar por la trenza. La posibilidad de ganar por amplia mayoría el gremio se escurrió entre nuestras manos. Buscar los motivos, repensar los objetivos y asumir la responsabilidad del movimiento estudiantil organizado en la disputa política en la Argentina, nos puede permitir diseñar, de aquí a dos años, un frente político amplio y plural capaz de llenar el gremio discusión sobre los problemas que aquejan a nuestro pueblo. La dirigencia y las organizaciones universitarias tendrán que ponerse a la cabeza del debate si lo que se buscan es movilizar al estudiantado, junto a la ciudadanía, en la búsqueda de una sociedad más justa.

MARIANA ABREGO

SECRETARIA GENERAL FUCUYO

MILITANTE DE LA AGRUPACIÓN UNIVERSITARIA NACIONAL (AUN)

Modificado por última vez en Lunes, 14 Mayo 2018 18:22
Valora este artículo
(2 votos)