En la sesión del Consejo Superior del día 11 de abril un conjunto de consejeros entre estudiantes y graduados impulsaron el tratamiento sobre tablas: la condena a prisión de Lula en Brasil, Lula es Honoris Causa de la UNCuyo y, por lo tsnto, miembro de la comunidad universitaria. Lamentablemente, el rector Pizzi intentó desviar la discusión argumentando que para tratar dicho tema debía votarse de tal o cual manera, queriendo llevar  eje de la discusión hacia otro lugar y no hacia lo importante: enfrentar el ataque del poder judicial brasileño a Lula.

Por mayoría absoluta el tema fue tratado, pero no había voluntad del oficialismo universitario en discutirlo e intentaron nuevamente petardear y derivarlo a una comisión del consejo superior. Frente al pedido de los consejeros de emitir una declaracion en esa misma sesión porque una comisión tardaría quince días en expresarse Pizzi dijo: “¿Qué son quince días en la vida de América Latina?” desde estas líneas nos preguntamos: ¿Desconoce el Rector que en la misma semana se detuvo al dirigente político más popular de Brasil y cuatro días más tarde se interviene el partido político de la oposición en nuestro país?

Lo interesante de esta sesión tiene que ver más con lo simbólico que con el hecho político en sí. Primero, el ejecutivo de la universidad perdió nuevamente una votación en un año electoral. Segundo, nos preguntamos si el actual rector pidió una comisión a los efectos de postergar la discusión o porque realmente no maneja el tema. De ser así, ¿puede seguir al frente de la Universidad Nacional de Cuyo un tipo que, se supone, debería estar informado y formado sobre la realidad de Nuestra América? Arriesgamos que el esperpento ingeniero no es más que un ignorante en el tema, pues desconocer que quince días en América Latina bastan para movilizar a un pueblo entero cuando se cansa de la injusticia a la que ha sido sometido, lo pintan de cuerpo entero. El caso brasileño es fiel muestra de esto.

Frente a los hechos que ocurren es nuestra región, donde por un lado los brasileños ven cómo el representante más fiel de sus intereses es llevado a prisión injustamente, y por el otro lado, en nuestro país es intervenido de forma caprichosa el partido político de la oposición al infame de Macri, el rector se toma livianamente estos temas y cada vez que puede intenta diluir la discusión. Ni hablar del recorte presupuestario, la redirección de las becas progresar, el brutal endeudamiento externo, entre otros.

Lo importante es que las próximas autoridades universitarias tienen la responsabilidad de representar a miles de personas entre estudiantes, profesores, no docentes y graduados, y no pueden ignorar temas que nos competen como argentinos y latinoamericanos. Los miembros de la UNCuyo tenemos este 7 de junio la oportunidad de poner la universidad al servicio del pueblo que la financia.

Modificado por última vez en Jueves, 12 Abril 2018 16:24
Valora este artículo
(1 Voto)