Rivadavia y Macri, cortados por la misma tijera.

Encontrar la filiación política de este gobierno en el pasado de los argentinos, nos permite conocer sus medidas económicas, sus fines y, porque no su desenlace. Las declaraciones de Macri sobre construir un puente entre Rosario y Corrientes[1] muestran la más profunda pelotudez y cinismo que puede contener un ser humano. Sin embargo, no fue el primero en decir algo tan absurdo, ni lamentablemente el último.

Bernardino Rivadavia, aquel célebre dueño del sillón donde el perro Balcarce se sentó hace unos años, dijo una estupidez semejante. A comienzos del siglo XIX, Rivadavia dirigente de la burguesía comercial porteña propuso la construcción de un canal de Mendoza a Buenos Aires, si, leyó bien un canal de aproximadamente 1200 kilómetros con la tecnología de la época, es decir pico y pala[2].

Lo más grave del idiota, no importa cual, es la concepción que tienen sobre la realidad del país. Mientras Rivadavia recortaba el financiamiento de la campaña libertadora de San Martín e incluso conspiraba para asesinarlo, y de esta forma dejar librado al azar el futuro de América Latina, Macri intenta buscar en los hermanos bolivianos al enemigo que “despilfarra” los recursos estatales atendiéndose en nuestros hospitales. Sin embargo, ambos conciben en que es mejor “insertarse” al mundo como un gran exportador de materias primas o como “exportador neto de capitales.”

La misma concepción tienen sobre nuestra geografía, mientras el gobierno de Rivadavia firmó un tratado con el Brasil imperial, declarando “la independencia” de la Banda Oriental, amputando nuestro territorio creando la República del Uruguay, Macri considera a las Malvinas Argentinas como un territorio “deficitario”, justificando la invasión inglesa a Malvinas.

Lamentablemente podríamos seguir encontrando coincidencias entre Rivadavia y Macri pues ambos son representantes de una clase social vinculada a los sectores más reaccionarios del país desde 1810 hasta la fecha. Estos tipos representan a la rosca oligárquica vinculada al mercado externo que ha cambiado de amo según la ocasión. En su momento Rivadavia estaba encantado por los ingleses y hoy Macri y los ceo’s están obnubilados por los Estados Unidos, particularmente su sector financiero que depositan su dinero en guaridas fiscales, oportunamente tratados en esta revista.[3]

La peor coincidencia entre estos tipos es el incremento del endeudamiento externo que en ambos gobiernos lo llevaron a ritmos inaguantables para los argentinos. Rivadavia contrató un empréstito con la Baring Brothers en 1826 que fue cancelado más de 120 años después en 1947 por el gobierno del General Perón; a su vez Macri y “el jugador de la Champion” Caputo emitieron un bono a cien años, repitiendo la infame conducta de someternos a la extranjería y pérdida de soberanía.

Como en su momento Rivadavia fue volteado por los sectores nacionales que no toleraron la creación de un Estado uruguayo y por la infamia de su gobierno, los argentinos tienen la oportunidad de echar a este cipayo de macri y su gabinete que somete a nuestro pueblo a una larga noche de tristeza y hambre. Cuando eso suceda, nos encontrará en la calle como tantas veces nuestro pueblo hizo tronar el escarmiento.

 



[1] https://www.eldestapeweb.com/macri-estamos-licitando-un-puente-rosario-corrientes-n41606

[2] http://www.infobaires24.com.ar/bernardino-rivadavia-paradigma-del-liberalismo-oligarquico-porteno/

[3] http://revuniversitaria.com.ar/index.php/component/k2/1373-que-es-un-paraiso-fiscal-y-que-es-una-offshore?highlight=WyJhbnRvbmVsbGEiLCJydWl6IiwiYW50b25lbGxhIHJ1aXoiXQ==