A continuación inauguramos el ciclo de notas A 100 años de la Reforma Universitaria con intención de abordar el origen, la traición y la vigencia de las proclamas reformistas de los estudiantes cordobeses del año 18´:

Hija del yrigoyenismo, de un mundo en trance por el fin de la Primera Guerra Mundial y de una sociedad argentina en profundo cambio, la Reforma Universitaria nace en la Universidad Nacional de Córdobaen 1918; y un 21 de junio la juventud universitaria argentina había resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen [1]y decidieron romper con las cadenas que las ataban hasta ese entonces.

La Argentina estaba atravesando severas transformaciones con la llegada al poder del primer Presidente elegido por voto popular, Don Hipólito Yrigoyen. Decisiones políticas como democratizar el régimen político desplazando a las clases dominantes  del poder del Estado (oligarquía terrateniente y burguesía comercial portuaria) y redistribuyendo la riqueza producida por el agro; hizo que aquellos hijos de inmigrantes fusionados con el criollaje pudieran ascender socialmente y en consecuencia, acceder a los estudios superiores. Pero una expresión del Estado, como lo es la Universidad, no modificaba en sus entrañas estos intereses de transformación social. La contradicción entre la justicia social por la cual bregaba Yrigoyen y una Universidad que ponderaba la tradición histórica antigua, despertó en aquellos universitarios el deseo por revolucionar la Universidad.

Córdoba era aún más senil que el resto de las provincias ya que, la clase dominante en aquella Universidad tenía vinculación con el poder de la alta jerarquía de la Iglesia Católica. Valga como ejemplo del atraso, el programa de filosofía de la cátedra del doctor Ignacio Garzón, en cuya “bolilla” 16 se expliacaban los “Deberes para con los siervos”. Desde el punto de vista cordobés la reforma adquiría carácter anticlerical. Romper con esta dominación clerical era imprescindible para los reformistas. Pero al Este del país, en la Universidad de La Plata y la de Buenos Aires, el descontento de los estudiantes no era por una Institución que adoctrinaba a través de la religión, sino por la dominación de las clases oligárquicas con afinidad al liberalismo. Es decir que la diferencia primordial entre Córdoba y Buenos Aires eran las características de las clases privilegiadas que dominaban las Casas de altos estudios, pero ambas coincidían en un punto: atornillarse a los puestos de gobierno en la Universidad y enfrentar a los hijos del yrigoyenismo.

La Reforma es anticlerical y antiliberal y por ende nacional. La juventud revolucionaria dejaba por escrito líneas que invitaban a la insubordinación, tal como lo expresa el Manifiesto Liminar “…saluda a los compañeros de la América toda y les incita a colaborar en la obra de libertad que inicia”,  por ellos la Reforma es también popular, latinoamericana y socializante.

Un primer estallido surgió en aquella Universidad cordobesa pero tuvo repercusión continental. Nuevos Movimientos Nacionales dispuestos a recuperar su autonomía política cultural y económica y romper con el “colonialismo intelectual” de Europa surgieron, como el Apra Peruano de la mano de Haya de la Torre.

Bajo el manto de apoyo propiciado por Yrigoyen y largas jornadas de rebeldía dentro de la Casa de Trejo, los reformistas lograron convulsionar a toda América Latina. La esencia de la Reforma quedó olvidada mucho más tarde quedando en pie solo sus logros formales. Aquellos estudiantes que habían logrado tener su propia Federación y participación en la Universidad  gracias al movimiento nacional de Yrigoyen, se encontraron envueltos en una ola imperialista y burocrática y terminaron apoyando el golpe de Estado al “Peludo”, pero será temática de otra nota.

De allí en más, el espíritu de aquella insurrección argentina será borrado y pasará a ser un recuerdo jubiloso en el inconsciente colectivo de los latinoamericanos.  Será tarea  de los universitarios del presente, recuperar la mejor tradición reformista del estudiantado latinoamericano.



[1] Manifiesto Liminar 1918

 

 

Franja Morada: De Mafalda a Los Simpsons

Publicado en Opinión Viernes, 16 Febrero 2018 13:00

Los morados una vez más dan la nota. Esta vez recurriendo a Los Simpsons para explicar su filosofía (¿?) y esbozar a partir de ello un análisis político de la actualidad.

Hace algún tiempo supimos ver al menos una inclinación por utilizar algunos personajes que, aunque con algunos matices, por lo menos eran de “Producción Nacional. Nos referimos a la historieta Mafalda, con autoría de Quino, que tenía como protagonista a una niña proveniente de una típica familia de clase media argentina de mediados de los años 60 y que solía reflexionar sobre la situación del mundo y las personas que en el viven. Su escritor, de origen radical y sobre todo alfonsinista, supo hacerla protagonista en varias de sus historietas. En unas últimas declaraciones expresó que Mafalda estaría de acuerdo con el gobierno de Macri[1]; al igual que la Franja.

Hoy lejos de identificarse con el personaje de Mafalda, los morados recurren a la familia amarilla. Según lo afirma su creador Matt Groening, Los Simpsons son una sátira de los males de la sociedad norteamericana. De allí su color de piel (amarillo) en alegoría a la enfermedad social que padece cada uno de los personajes que posee algún vicio en particular. Esto ha garantizado el éxito de la seria ya que la sociedad norteamericana se ve reflejada en la familia de Springfield.

Nuestra intención no es hacer un juicio de valor o brindar opinión artística sobre Mafalda o Quino; ni mucho menos de Los Simpson, que varías sonrisas han sabido robarnos. Es más, sería interesante promover jornadas de debate acerca del arte o la cultura en general en la Universidad, sea del origen que sea.

Lo que nos desvela en éste momento es el cinismo, la liviandad y hasta la frivolidad con la que la Franja Morada corre la discusión política y trata de distraer al estudiantado con actividades estúpidas que no explican qué está pasando en la Universidad y cómo el pueblo argentino está cada día peor.

El silencio es cómplice con este gobierno que encubre el ajuste, la represión y desaparición forzada de personas. De una agrupación política, universitaria, con filiación partidaria, con participación directa en el gobierno, con diputados electos, con presencia en toda la Argentina, etcétera y etcétera; ¿Es mucho pedirle opinión acerca de los asuntos públicos? ¿Nivel político? ¿Al menos interés?

A 100 años de la Reforma Universitaria de 1918, la agrupación autoproclamada heredera de la Reforma arranca el año con jornadas sobre una serie de televisión yanqui. Qué lejos están de los verdaderos reformistas del 18´ que se sentían herederos de los Revolucionarios de Mayo, y que sostenían la unidad, emancipación y autodeterminación de los pueblos libres de Sudamérica y que a través de la lucha de personajes como San Martín o Bolivar explicaban los problemas que atravesábamos en aquellos días.

¿Acaso no está ocurriendo nada en la Argentina como para que quienes asistimos a la Universidad pública y gratuita gracias al aporte de los trabajadores al Estado discutamos acerca de la filosofía simpsoniana? ¿O será que están pasando cosas graves y prefieren correr el foco de la discusión?



[1]           -https://radiocut.fm/audiocut/quino-mafalda-estaria-preocupada-por-trump-y-estaria-bien-con-macri/

 

A pocas semanas del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, dejamos adjuntado a continuación el Protocolo para la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) elaborado y sancionado durante el gobierno de Cristina Fernández. El protocolo, al día de hoy sin aplicación real, fue acatado únicamente por ocho provincias argentinas. La intención desde Revista Universitaria es la de brindar información sobre la situación legal del aborto en nuestro país para promover el debate al respecto:

El objetivo del protocolo es «…promover en todo el país el derecho que tienen mujeres, niñas, adolescentes y toda persona con capacidad de llevar adelante una gestación, de acceder a la interrupción legal del embarazo (ILE) cuando este se encuadre en las causales previstas por el sistema normativo del país».

Marco jurídico del derecho a interrumpir un embarazo

En su fallo “f., A. L. s/medida autosatisfactiva”, de marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), en su carácter de último interprete de todo el sistema normativo del país, estableció que quien se encuentre en las condiciones descriptas en el art. 86 inc. 2 del Código Penal “[…] no puede ni debe ser obligada a solicitar una autorización judicial para interrumpir su embarazo, toda vez que la ley no lo manda, como tampoco puede ni debe ser privada del derecho que le asiste a la interrupción del mismo ya que ello, lejos de estar prohibido, está permitido y no resulta punible” (CSJN, 2012: considerando 21).

De esta forma, en la Argentina toda mujer, niña, adolescente y, en general, toda persona con capacidad de gestar, tiene derecho a solicitar una interrupción legal del embarazo que cursa según los mismos estándares de calidad que el resto de los servicios de salud, cuando:

  • el embarazo representa un peligro para la vida de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios;
  • el embarazo representa un peligro para la salud de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios;
  • el embarazo proviene de una violación;
  • el embarazo proviene de una violación sobre una mujer con discapacidad intelectual o mental.

El ejercicio de la opción a la ILE en dichas circunstancias se encuadra en los derechos a la autonomía personal, la privacidad, la salud, la vida, la educación y la información; asimismo, a los principios de no discriminación e igualdad.

Este marco general del derecho a la interrupción del embarazo fue aclarado en la sentencia de la CSJN. En ella se definió que en las circunstancias arriba enumeradas es siempre el Estado, como garante de la administración de la salud de la población argentina, el que tiene la obligación “de poner a disposición de quien solicite la práctica, las condiciones médicas e higiénicas necesarias para llevarlo a cabo de manera rápidaaccesible y segura.

Rápida, por cuanto debe tenerse en cuenta que en este tipo de intervenciones médicas cualquier demora puede epilogar en serios riesgos para la vida o la salud de la embarazada. Accesible y segura pues, aun cuando legal en tanto despenalizado, no deben existir obstáculos médico-burocráticos o judiciales para acceder a la mencionada prestación que pongan en riesgo la salud o la propia vida de quien la reclama” (CSJN, 2012: considerando 25).

La decisión de la mujer es incuestionable y no debe ser sometida por parte de las/ los profesionales de la salud a juicios de valor derivados de sus consideraciones personales o religiosas.

Leer el Protocolo ILE | Interrupción legal del embarazo (2016) 

Leer la Guía de ANP – Aborto no punible (2010)

La situación de la mujer en tiempos de Macri

Publicado en Información Académica Miércoles, 14 Febrero 2018 19:04

Durante los últimos dos años argentinas y argentinos hemos sido testigos del empeoramiento en nuestras condiciones de vida. La pérdida de puestos de trabajo, el pisoteo de derechos laborales, los tarifazos y la inflación provocan que el poder adquisitivo del salario se escurra de nuestras manos como arena seca. Mientras miles se las rebuscan para poder “parar la olla”, en las elegantes oficinas de los bancos, sus CEOS destapan botellas de champagne para brindar con los funcionarios del gobierno que les permite embolsar pingües ganancias.

Los platos rotos de la fiestita de timba financiera y deuda los está pagando el pueblo argentino mediante un brutal ajuste que atraviesa el ámbito público y privado. Ese yunque golpea con toda su fuerza a las grandes mayorías argentinas y sobre todo a su sector más débil: las mujeres.

Cualquiera sea el caso que analicemos las más perjudicadas por este nefasto gobierno son las mujeres, específicamente las mujeres pobres. La desocupación femenina es mayor;el trabajo doméstico es una de las actividades menos reguladas, con peores condiciones de contratación y casi siempre en negro; la brecha salarial es una realidad cotidiana en pleno siglo XXI y tiende a agravarse en el contexto de ajuste actual. Los derechos obtenidos por las mujeres en nuestra historia reciente como la moratoria jubilatoria y la asignación universal por hijo ya no existen o han sido licuados por la inflación. A esta situación se agregan el flagelo de la violencia de género en todas sus expresiones y la mayor incidencia de la problemática de la trata con fines de explotación sexual y laboral.

Quienes creemos que el grado de justicia que existe en una sociedad se mide a partir de la remuneración del trabajo humano y el grado de emancipación de sus mujeres, hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que vivimos en una sociedad más injusta.

En un país de las características de la Argentina, sobre el que pesa la dominación de la extranjería, las mujeres pobres constituyen el eslabón más débil de la cadena social. Sobre ellas recae el peso de una triple dominación: nacional, de clase y de género. La emancipación femenina se convierte en una quimera si no se plantea en el marco de la liberación nacional y social de nuestro pueblo.

Frente a la frivolidad con la que se trata el tema en los medios de comunicación aliados al gobierno, que reducen toda la problemática de la mujer a discutir aborto si, aborto no y la utilización política del mismo como sustituto a una discusión integral, que incluye pero no se agota en el aborto, es que invitamos a hombres y mujeres a debatir sobre la situación de la mujer en tiempos de Macri, con toda la complejidad cultural, económica, social y política que esto implica.

El día viernes 9 de febrero, se realizó en la Facultad de Filosofía y Letras la primera comisión directiva de la nueva conducción del Centro de Estudiantes. Luego de presentar balances del año anterior y discutir otros temas no menos importantes, el frente Unidad Estudiantil planteó uno de los problemas que nos compete como estudiantes: las modificaciones que regirán sobre el Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos (PROG.R.ES.AR).

En primer lugar, (podría decir que nos llama la atención, pero a esta altura es algo habitual) la agrupación Franja Morada planteó que no debía discutirse tal tema ya que no estaba en el temario. Sin embargo, fue planteado sobre tablas debido a la urgencia que creemos que tiene que un Centro de Estudiantes discuta y plantee su posición ante semejante maniobra de ajuste sobre la Educación y en particular sobre el alumnado.

Luego de una discusión absurda, accedieron a abordar el tema con una actitud de impotencia al no poder esquivar el tratamiento de esta medida del gobierno que votaron y al que apoyan.

La Agrupación Universitaria Nacional, rechazó de movida las nuevas Becas Progresar debido a que las modificaciones del antiguo plan, que permitía que más de un millón y medio de jóvenes argentinos y argentinas accedieran al DERECHO de la Educación. Han devenido en una beca que no sólo deja de depender del ANSES y pasa a formar parte de la “unificación” de becas del Ministerio de Educación. Es decir, pasa a un presupuesto que cumple con las siguientes características en un gobierno como el de Macri (y lo decimos con conocimiento de causa): tuvo un aumento nominal pero no real, de hecho disminuyó; es subejecutado y además prevé la reducción de becas, como las 4.984 becas menos del «Programa de Desarrollo de la Educación Superior”.

Además, la nueva beca está regida por la exigencia de aprobar el 50% de las materias anuales. Esto que no parece presentar problema alguno, se transforma en uno al no tener en consideración la procedencia de clase de los estudiantes, el acceso que tiene a los bienes y servicios, su poder adquisitivo, etc., aspectos que en la Argentina de Macri son necesarios ya que a los estudiantes universitarios, la caída del poder adquisitivo, el desempleo, la inflación, también nos afectan. Por lo tanto, la farsa de premiar el esfuerzo se transforma en una variable de ajuste sobre los estudiantes, que antes tenían la posibilidad de recibir una ayuda para poder llevar adelante sus estudios.

A pesar de que algunos crean que de la Boulogne Sur Mer para arriba la realidad es otra, otros sabemos que no es así. Y escudarse bajo números como el aumento del monto, sin contemplar la inflación, o la defensa de la beca por el simple hecho de ser una beca, no bastan para que los estudiantes no vean el color a macrismo y ajuste que hay en cada cartel de la Franja Morada festejando y vanagloriando la beca que reemplazó un programa de ayuda, como fue el PROG.R.ES.AR.

Y ahora, la perlita del día: luego de una larga discusión en la que se negó cualquier tipo de argumento de manera caprichosa, esta agrupación que dice reivindicar al “padre de la democracia” argumentó que “como sabían que iban a perder la votación de la moción de que el Centro de Estudiantes rechace esta medida, no querían que se votara”. ¿Sorprende?

Si esto sorprende deberían reevaluar cuántos son las posiciones o reivindicaciones que esta agrupación realiza para quedar bien con los estudiantes, pero que puertas para adentro son otras. El ejemplo más claro fue cuando colgaron un cartel diciendo “La Franja no es Macri, que no te mientan”. Claro, porque los candidatos que fueron en las listas del Pro y Cornejo salieron de un repollo y no tienen nada que ver con los chicos de la “Uni” de la Franja.

Finalmente, el Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras, rechazó profundamente las medidas que esconden el ajuste inminente de este gobierno con las Becas Progresar y la Franja demostró una vez más ser el brazo universitario del macrismo que defiende, sin ninguna duda y con gran caradurez, las medidas que este gobierno lleva adelante; sin importarle el mal que realiza al pueblo argentino.

En su visita a Chile y Perú, Francisco hizo una parada en la Pontificia Universidad de Chile. Allí se refirió al papel que el universitario debe tener en Latinoamérica. Claro mensaje a aquel estudiante que se caracteriza más por ser un “bicho-canasto” que por intentar ser parte de “un laboratorio para colaborar con la construcción del país[1]

Lo que nos proponemos es recuperar intervenciones de su discurso, útiles para pensar políticamente la función de las Universidades y el papel de los jóvenes universitarios que se preparan para la construcción del país.

Enseñar a pensar y a razonar de forma integral

Francisco invita “a pensar y a razonar de manera integradora”, haciendo alusión a que el universitario no debe ser un recipiente vacío que es llenado de contenidos cada año que pasa en la Universidad, sino que debe ser parte activa de la comprensión de la realidad y tomar conciencia  de que esa realidad es la que a su vez transforma al estudiante de forma dialéctica.

¿Cuántas carreras cuentan con estudiantes pasivos que reciben información de profesores como verdades absolutas y jamás se ponen a pensar si los contenidos brindados son los necesarios para el pueblo, que de forma estratégica financia nuestros estudios para que podamos serles útiles en un futuro? ¿Cuánto profesor lleva enseñando por años con el mismo “Power Point” sin siquiera preocuparse por mejorar los contenidos o al menos actualizarlos, aplicando fórmulas caducas y que sirven a un interés ajeno? ¿Cuántos graduados sienten que su título no es útil para cooperar en la solución de los problemas comunes?

Además, exige “generar espacios donde la fragmentación no sea el esquema dominante, incluso del pensamiento; para ello es necesario enseñar a pensar lo que se siente y se hace; a sentir lo que se piensa y se hace; a hacer lo que se piensa y se siente.[2]” Fantástico párrafo referido a la formación integradora de cuerpo, mente y espíritu del universitario en particular y del ser humano en general. Concebir el desarrollo armónico de estos tres estadios en equilibrio, debería ser la divisa de cualquier carrera universitaria. Lamentablemente hoy se busca cada vez menos esta integralidad, dictando contenidos separados de la realidad en la que han sido formulados y enajenan al estudiante desvinculándolo del medio en el que se desarrolla, profundizando la  Colonización Cultural, que además de ser funcionales a los intereses foráneos del país, se intenta fragmentar más el conocimiento en una falsa “especialización”.

Bergoglio habla de la “sociedad líquida” a la que hace referencia Baumann, “donde van desapareciendo los puntos de referencia desde donde las personas pueden construirse individual y socialmente. Pareciera que hoy en día la “nube” es el nuevo punto de encuentro.[3]” Denunciando de esta manera la necesidad que tiene la universidad de buscar nuevos puntos de referencia que permitan integrar a su pueblo y no buscar una universidad cosmopolita, desarraigada de su lugar geográfico y espiritual, es decir, enseñar a pensar en el “nosotros”, “ese nosotros que permita pensar en el pueblo y en la nación.[4]

 Poner en tela de juicio los métodos clásicos de investigación.

En esta segunda parte del discurso papal, Francisco, cuestiona los métodos clásicos de investigación “al experimentar ciertos límites, más cuando se trata de una cultura como la nuestra que estimula la participación directa e instantánea de los sujetos”[5]. Además, reclama que “es necesario que la adquisición de conocimiento sepa generar una interacción entre el aula y la sabiduría de los pueblos que conforman esta bendita tierra.” [6]Enorme cantidad de autores nacionales son excluidos de los planes de estudios por “carecer de rigor científico”, como Jauretche, Ramos, José Luis Torres, Fidel Castro, el mismo pensamiento político de Perón, que con alguna honrosa excepción es estudiado en nuestro país. Ese falso rigor científico que excluye los saberes populares, (la tradición obrera-estudiantil, por ejemplo) de las cátedras universitarias, que actúan como mecanismos de defensa ante la penetración ideológica extranjera que tiene en vilo a nuestra América hace 200 años y que aun sufrimos los avatares de esta lucha irresuelta. 

Además, incorporar a la universidad estos contenidos impedirá la separación entre trabajo manual y trabajo intelectual, entre acción y razón, entre la profesión y el servicio. De esta manera el universitario se transforma en un instrumento para el pueblo y no en un simple repetidor de teorías inconexas con su realidad.

El disenso como alternativa al pensamiento único.

Estas palabras deberían ser polemizadas en la Universidad Nacional a lo largo y ancho de América Latina, pues repensar la universidad, es repensar a Nuestra América y esto es repensar al pueblo en “esta cultura del encuentro” que el Papa defiende y que de alguna manera permita formar universitarios al servicio de la Nación y de su razón de ser que es su pueblo.

Nada más sano que la discusión y el disenso para encontrar en conjunto la punta del ovillo a los problemas no resueltos de nuestra región, las palabras de Francisco pueden ser un aporte más al gran debate que nos debemos como universitarios y como latinoamericanos.

 

 


[1] Discurso de Francisco en la Pontifica Universidad de Chile, 17 de enero de 2018

[2] Ídem

[3] ïdem

[4] Ïdem

[5] Ídem

[6] Ídem

Chocobar es un criminal, Macri también

Publicado en Opinión Miércoles, 14 Febrero 2018 00:02


No fue legítima defensa, fue cumplimiento del funcionario público.

Patricia Bullrrich

En menos de un año el gobierno de Macri tuvo el honor de llevar adelante verdaderas proezas en un país “democrático”: hacer pasar a Santiago Maldonado como un joven que se ahogó (a pesar de que su cuerpo estuvo desaparecido por 78 días); condenar al olvido a Rafael Nahuel (asesinado por la espalda por el grupo Albatros, de Prefectura); reprimir brutalmente la reacción a la reforma previsional, y por ultimo felicitar y homenajear al policía que mató de dos balazos por la espalda a una persona de  que delinquió. Todo esto está directamente  vinculado con el ajuste brutal que están llevando adelante.

¿El problema es la policía, gendarmería o prefectura?¿ La “yuta”? ¿ los pobres?  ¿Macri o la Bullrrich?  Son muy pocos los medios (que mayoritariamente sostienen a Macri), las cátedras y los inteligentes que explican el problema de fondo y su forma. Intentemos aclarar el panorama.

Como sabemos el Estado tiene el monopolio de los medios de coerción, es decir del uso de la violencia legal y legítima dentro de un determinado territorio, con la finalidad de garantizar la seguridad exterior (fuerzas armadas), e interior (fuerzas de seguridad)(1).  Pero resulta que el Estado responde en función de la orientación política del gobierno de turno, es decir, aquellas personas que compitieron en las elecciones, ganaron, y ahora tienen los cargos. Es decir que Macri, la Bullrich, los radicales, son los que utilizan los instrumentos del Estado, por lo tanto también a las fuerzas de seguridad.  La clave es descubrir la seguridad de quienes garantizan y, si reprimen, a quienes y porqué.

La historia nos ha dejado experiencias para analizar los acontecimientos actuales. Siempre que un gobierno se ve en la obligación de quitar derechos a las mayorías de “adentro” para cumplir las obligaciones con los de “arriba “y  “de afuera” ha tenido que seguir siempre la misma recetaajuste, reacción, represión, más ajuste y represión, hasta que el gobierno cae o se va volando en helicóptero. La dictadura cívico militar (30.000 desaparecidos) y el último gobierno radical de De la Rua (39 muertos, víctimas de la represión) son un claro ejemplo de esto.

Este gobierno necesita de los Chocobares para seguir reprimiendo y ajustando. Tiene por delante las definiciones salariales en paritarias, las exigencias del Fondo Monetario y los acreedores externos, la Reforma Laboral, el inicio de clases, entre otros conflictos que afrontar; y para los que no va a dudar en utilizar al instrumento represivo del Estado en su favor, es decir, al servicio de los más poderosos.

El saludo y felicitaciones de Macri, las declaraciones de Bullrich (2) y las delirantes declaraciones de Jaime Duran Barba (3), dejan en evidencia que están dispuesto a todo, hasta de pasar por encima de la Justicia, que ha iniciado una causa contra Chocobar ¡y hasta bancar la pena de muerte!.

Todos los colores políticos han repudiado enérgicamente estos hechos. Adherimos al repudio, pero no sin antes aclarar: Chocobar mató a un ser humano y Macri y su gabinete lo defienden.

Por último, les dejamos el video donde se ve que Chocobar no actuó en legítima defensa, ni nada que se le parezca. Simplemente gatilló para dar muerte a una persona. La justicia ya ha actuado y Macri y los suyos presionan para no mandar tras las rejas a los verdaderos criminales y así seguir distrayendo a los argentinos.

 

 

 FUENTES:

(1) http://rinacional.com.ar/sitio/la-desaparacion-forzada-maldonado-comparaciones/

(2) “No fue legítima defensa, fue cumplimiento del funcionario público”;  “Hay jueces que no lo entienden. Vamos a cambiar el Código Penal para eliminar la figura de legítima defensa para las fuerzas policiales”, etc.  https://www.pagina12.com.ar/94038-la-doctrina-cambiemos

(3) “La inmensa mayoría de los argentinos quiere la pena de muerte” https://www.lanacion.com.ar/2107094-jaime-duran-barba-la-inmensa-mayoria-de-la-gente-quiere-la-pena-de-muerte

 

La Reforma Universitaria de 1918 surgió al calor del Yrigoyenismo, primer movimiento nacional del siglo XX, que embanderando la democracia política logró, entre otras cosas, democratizar el Estado y por lo tanto, la Universidad. Fue así que gran parte de la clase media accedió por primera vez a lo que hasta entonces había sido un bastión histórico de la oligarquía. El contenido original de la Reforma fue puramente democrático, popular y nacional-latinoamericano, ya que los reformistas se dirigían a los hombres libres de Sud América.

Sin embargo, al surcar los vaivenes de la historia, los principios reformistas se fueron diluyendo o deformando. Cuando se cumplen 100 años de aquel hito que marcó a la Argentina y Latinoamérica, la Reforma se ha convertido en un simple ícono carente de su contenido original que es utilizado por agrupaciones estudiantiles que atentan contra la Educación Pública y Gratuita.

Hoy la Educación pública y gratuita en la Argentina está puesta en tela de juicio por un gobierno de profundo carácter antinacional y antipopular.

Pero, ¿Quién dijo que todo está perdido? Cuando las causas son justas, sus verdades se mantienen en el tiempo; y la plena vigencia de los originales principios reformistas nos indican que hoy más que nunca deben ser reivindicados y llevados a la práctica para romper con las cadenas que nos siguen atando en pleno siglo XXI.

 

Desde la Agrupación Universitaria Nacional organizamos la 7ª edición del Torneo Universitario de Fútbol 5 «Malvinas Argentinas».


Entendemos que el fútbol es un patrimonio cultural del pueblo argentino y no debe responder a la lógica de la renta y los negocios, por eso es que decidimos realizar este torneo. El deporte y particularmente el fútbol no solo es útil en cuanto actividad física, sino que también promueve el trabajo en equipo, premia el esfuerzo y la perseverancia, y amplia la vida universitaria a otros ámbitos.


Es por estos motivos que consideramos necesario promover el deporte en el estudiantado mendocino y los invitamos a participar del torneo.

Cumplidos los deseos de controlar la AFA, y a posteriori creación de la Superliga, el gobierno de Cambiemos con su “capitán” Mauricio Macri, se sienten en sus anchas para retomar ese viejo anhelo del presidente de instalar las Sociedades Anónimas en el Fútbol Argentino (SAD); con esa  absurda promesa de que el capital privado es la solución para todos los problemas que hoy padece el futbol argentino, y “patear” definitivamente fuera de la cancha los fines sociales y culturales que supieron cumplir los clubes en nuestra sociedad.

En 2001 Macri dijo “voy a volver con esta propuesta” al perder la votación en la AFA que trataba de imponer las S.A. por 38 a 1 votos. Vale aclarar, el único voto que obtuvo fue el suyo.

En ese momento quedo demostrado que sería una mala jugada avanzar con esto, se puso de manifiesto que el fútbol, forjador de alegrías populares, es parte de la cultura argentina. Lamentablemente, como acontece en el mundo, las clases dominantes se están apropiando de él, como siempre con el objetivo de convertirlo en un negocio.

Hoy que el gobierno cree tener la espalda suficiente para avanzar con una medida como esta, a sabiendas de que el impacto que puede causar en la sociedad será negativo ¿Podrá Macri implementarlo por los votos o sacará su lapicera para un nuevo DNU?

La idea es concretar esta medida antes del mundial, aprovechando la euforia y el clima comercial que este genera,  y captar las inversiones extranjeras.  En lo inmediato no se implementará en los clubes más importantes del fútbol argentino, si no que se harán “pruebas” de su eficacia en clubes del ascenso, para luego implementarlo en la primera división. Daniel Angelici (Vicepresidente de la AFA, Presidente de Boca) será el que llevará las riendas en el ámbito futbolero sobre el tema. Se va a cumplir lo que dijo Macri hace unas semanas en Davos nosotros vamos a cortar el pasto, ustedes (los empresarios) hagan los goles.

En el Viejo Continente las S.A.D. han logrado que se generen desigualdades irrecuperables entre clubes grandes y clubes chicos, como por ejemplo en  la Liga Española donde más allá de la disputa entre el Barcelona y el Real Madrid, el resto está de adorno  ¿Eso queremos? ¿River y Boca disputando el torneo y el resto escoltas?

De aprobarse la ley ¿Quiénes serían potables inversores en la actualidad en nuestros clubes? Parece obvio, está claro que el verdulero amigo hincha de Godoy Cruz, vapuleado por las políticas económicas del gobierno actual, no tendrá dinero para invertir en el club de sus amores. Pero pongamos este ejemplo, Mauricio Macri, reconocido hincha del club Boca Juniors, podría ser un buen inversionista de ese club. El mismo podría convertirse en un accionista mayoritario, prácticamente en su dueño, ¿Quién garantiza que no se sienta en su derecho de hacer lo que le plazca con el club? Nadie, ya que las S.A. les darán la potestad de tomar decisiones con los ingresos generados por el club, cambiarle el nombre al estadio, el escudo, cerrar disciplinas, manejar a su antojo los derechos de televisión, entre otros, ¿Las S.A. abrirán las puertas a un nuevo negocio para los amigos del presidente?

A estos personajes, les tendría sin cuidado las actividades que no generen ganancias, porque el papel social que cumplen, como desarrollar otras aristas en el ser humano, alejar a jóvenes de la droga, inculcarles a los niños el espíritu formativo en valores colectivos, el sentido de pertenencia entre otras tantas que genera el deporte, serían las primeras actividades por eliminar, porque según la lógica de la renta son deficitarias.

Que un club funcione correctamente depende la capacidad  y los fines que persigan de sus dirigentes, de manejar las arcas de los clubes en favor de sus socios e hinchas, además de que el ente principal que es la AFA tenga una regulación correcta sobre los mismos.

Llegó el momento que los argentinos y argentinas que amamos el deporte, y los que no también, salgamos a defender un pedazo de nuestro patrimonio cultural; demostrarle a los Macri, y a esos tantos interlocutores detestables de la política actual, que los hinchas  no somos clientes.

Por último, y sin ánimo de ser catastrófico, es parte de nuestra cultura y se están metiendo en un terreno complicado en el cual sus inversiones no les saldrán para nada baratas…¡ojo con quitarnos nuestra pasión!