Jueves, 27 Julio 2017 20:20

Manotazo al sistema educativo en la era macrista, breve informe Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Ya hemos señalado la importancia de la educación superior, en tanto formadora de profesionales, entre ellos, docentes y profesores desempeñados en los distintos niveles educativos. (Inicial, primario, secundario, universitario).

Sin embargo, los profesionales salidos de sus aulas, han sido y son formados al margen de toda realidad del país al que pertenecen; la Universidad ha  perdido contacto con la realidad para la cual se creó y debe servir, influyendo enormemente en el resto de los niveles educativos.

 

 Esta desconexión con lo propio, que viene de antaño, se profundizó con la Ley de Educación Superior en 1995 dictada por el Banco Mundial, instalando a la educación ya no como un derecho, sino  como un “servicio” que puede ser prestado por un privado; ley que no fue modificada  por el gobierno Kirchnerista, hoy todavía  vigente.

 

  Del 2016 a la fecha, la discusión se torna más primitiva, ya que lo que está puesto en tela de juicio hoy es la educación pública y gratuita en todos sus niveles.

 El plan económico de Macri está basado esencialmente en la atracción de inversiones financieras, o mejor dicho usurarias, (Lebacs, letes, bonos) para la especulación, sin producir un solo bien o servicio. Eso sumado al mayor déficit fiscal, generado por medidas como la quita de retenciones o menor recaudación tributaria por la caída constante de la producción, es financiado con un brutal endeudamiento externo. En ese marco, la condición de seguir tomando deuda implica un ajuste en el gasto público, como manda el programa liberal,  y que mejor que empezar por manotear  la Educación para tal fin.

 

El problema inmediato del sistema educativo, parte de una reducción en el presupuesto destinado a la misma; legitimado en el plano cultural por la propia Universidad que no lo explica ni denuncia y los medios de comunicación  que instalan la idea de una educación “ineficiente”, o “cotosa” para el Estado.

 ALGUNOS HECHOS  CONCRETOS

 

 Días atrás  la CADE- Campaña Argentina por el derecho a la Educación- (coalición nacional surgida por la participación de organizaciones sociales y estudiantiles) presentó un informe sobre las políticas educativas tomadas a nivel nacional desde diciembre de 2015 a la fecha, abarcando  las problemáticas de todos los niveles educativos y sus particularidades. Rescataremos algunos datos demostrativos de los principales temas en materia educativa:

 Financiamiento educativo:

 

El informe tiene como punto de partida para comprender el deterioro de la educación, el contexto social en el que se desenvuelve la escolarización, condicionado por la transferencia de ingresos hacia los sectores concentrados, el aumento del desempleo, la pobreza o la pérdida de poder adquisitivo del salario.

 El ajuste, como decía anteriormente, parte de una reducción de la inversión en la educación. Luego de ocho años en los que la misma se sostuvo  en  un 6% del PBI (20092016), hoy  el Estado Nacional ha reducido los recursos destinados a la educación.

En el año 2016, el presupuesto educativo total fue de $160.155, si se aplica a ese monto el correspondiente ajuste por inflación, el presupuesto educativo aprobado para el 2017, es un 7% inferior al 2016. La participación del gasto público educativo, sobre el gasto publico total fue de un 7,8% en 2016, y de un 6,8% en 2017, evidenciando una pérdida presupuestaria de un 13%. A esto se suma que el Estado nacional volvió a gastar más en servicios de deuda que en educación (por cada peso gastado en 2016 destinado a deuda, se destinaron $ 0,85  a educación; mientras que en 2017 aumentó esa relación  a $1,55 destinado a deuda); hay un 55% más de recursos destinados a pago de deuda que a educación. Esto reafirma la política mencionada de permanente endeudamiento externo y pago de vencimientos de los mismos como prioridad.

 Ajuste, reestructuración y subejecución:

 Aclaremos primero que la administración de las escuelas de nivel inicial, primario Y secundario, se encuentran bajo la jurisdicción de las provincias– en Mendoza la DGE–  desde su descentralización en los años 90 (aunque sin los recursos necesarios para poder solventar los mismos).  Pero en el año 2006 se sanciona la LEN, Ley Educación Nacional– vigente– , dándole nuevamente  mayor presencia y funciones al Estado Nacional en  la educación a través de diversos programas y nuevas dependencias.

 Sin embargo, sufre una fuerte reestructuración desde 2016 de la mano del ex ministro porteño E. Bullrich, quien mató dos pájaros de un tiro unificando el ministerio de educación con el de deportes bajo un mismo presupuesto. Del total del presupuesto educativo destinado a ejecutarse en ese año, hubo una subejecución de casi $12100 millones, ¡partidas presupuestarias a programas y equipos con devengado $0, lo que indica que nunca se hicieron!

 A esto le podemos sumar el recorte y la subejecucion del plan Progresar, ejecutado hasta ahora solo el 22%; y en lo que respecta a educación inicial, solo se ejecuto un 9%de presupuesto destinado a construcción y refacción de jardines de infantes. Del programa Conectar Igualdad, se ha ejecutado en el primer semestre del año sólo un 15% de lo presupuestado, contando con 16% menos de  partida en comparación con el año anterior (de $7200 a $6000 millones.)

 Además, muchas de las dependencias del Ministerio desaparecieron (Dirección Nacional de Gestión educativa, que deriva en : desaparición de Direcciones de nivel  inicial, primaria, secundaria, jóvenes y adultos que articulaban programas con las provincias; Coordinaciones de modalidades– rural, artística, especial, contextos de encierro, bilingüe–  Programas de Educación Sexual Integral; y pase de la planta del personal de  esas dependencias a diferentes agencias ministeriales, sujeto a negociaciones persona por persona):

  

Mercantilización y debilitamiento del carácter público de la educación

 

En recientes notas advertíamos sobre una nueva amenaza de privatización en la educación universitaria,   siendo instalada por los medios de comunicación, que al mismo tiempo sostienen el ajuste presupuestario en la misma. El titular mendocino “De cada 100 estudiantes que ingresan a la UNCuyo, solo se gradúan 33” da cuenta de la intención de mirar la educación como algo meramente rentable, dejando de lado  la función social de la misma.

 

- Sin embargo el informe de CADE, da cuenta de otras formas de privatización menos conocidas, muchas de ellas iniciadas en CABA, con Bullrich al frente de la cartera de educación (nada es novedoso en el gobierno). Una de ellas es la desjerarquización docente: desde el año 2011, el Gobierno de la CABA implementa un programa–copiado de EEUU en el que un “codocente” participa en la enseñanza en las aulas junto al docente frente a curso. Ellos asisten a una breve capacitación docente organizada por la ONG Enseñá x Argentina (ExA), para luego sumarse a la enseñanza en las aulas, cobrando un tercio del sueldo de un docente.

 

 Una pequeña prueba de reforma laboral y flexibilización  que se plantea llevar a cabo en todo el país. Similar experiencia se desarrolló recientemente a partir de que la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, convocara a “voluntarios” para reemplazar a los docentes que adhirieran a las huelgas por aumento salarial.

-  Dentro de esta lógica mercantilista, no podemos dejar de mencionar al reciente proyecto de ley  de Reforma Educativa o Plan Maestro(criticado muy por encima en el informe de CADE). Sebasa  en el documento “Profesores excelentes. Como mejorar aprendizaje en America Latina y el Caribe”, elaborado por dos economistas del Banco Mundial en 2015. (La LES tuvo similares precedentes)  El informe es una especie de denigración al docente el cual está “poco preparado” para usar los tiempos en el aula de manera eficaz, por lo que debe ser más controlado mediante mayor supervisión por parte de los “clientes” (padres y estudiantes) y de los directivos; darle mayor participación al sector privado y descentralizar funciones educativas.¿ programa conocido ?.

 

Siguiendo estas recomendaciones, el Plan maestro, no solo intenta poner la educación al servicio de la lógica del mercado, sino también precarizar la función del docente; los artículos de la ley hablan de generalidades poco interesantes, dejando la parte importante a la letra chica de los anexos que contiene, uno de los cuales elimina de hecho la “ley de financiamiento educativo”, ley que garantiza, entre otras cosas, un piso salarial docente, evitando cualquier desigualdad entre las provincias. Hay una derogación implícita mencionando a la Ley en tiempo pasado, y afirmando que, como se hizo en el ultimo acuerdo marco nacional, “cada jurisdicción–provincias– será responsable de negociar los salarios docentes en los respectivos acuerdos marco, y la Nación garantizará, a  través del Fondo Compensador, que el salario mínimo docente, se encuentre un 20% por encima del mínimo, vital y móvil

Situación docente

 En 2014, Bullrich, cuando era ministro de educación de CABA, anunciaba su estrategia como un juego de ajedrez de persecución  contra los gremios docentes: lanzar varias iniciativas al mismo tiempo porque el gremio focaliza, entonces cuando focaliza en una y le abriste 12, las otras 11 avanzan…”

 –A principios de 2017 y por primera vez desde 2008, la cartera educativa dependiente del gobierno nacional no convocó a la Paritaria Nacional Docente, prevista en la mencionada Ley de FinanciamientoEducativo. Por supuesto, la consecuencia fue una negociación de cada provincia con el gremio, sin tener que responder a ningún piso salarial previsto en la ley.  Esto se expresó en un aumento miserable ofrecido en provincia de Buenos Aires del 18% con una inflación que llegará al 25% sin contar la perdida de poder adquisitivo del salario por la inflación de mas del 40% en 2016.  En 4 meses de conflicto, utilizaron  todo tipo de estrategias de desprestigio y criminalización a los docentes y sus gremios en su derecho a huelga, como fue el caso de SUTEBA con Baradel; o el llamado de Vidal a los voluntariados docentes mencionados.

 Las paritarias pasan así, a ser utilizados como parámetro para poner techo salarial al resto de los trabajadores argentinos.Esta decisión se aleja del compromiso asumido de “sentar las condiciones adecuadas para que la docencia se transforme en una profesión de excelencia”, afirma CADE.

 –Un trato peor fue el caso de Mendoza, donde los salarios se cerraron en un 17% por decreto con Ítem Aula desde el año anterior. Los docentes mendocinos han sido bastardeados a más no poder, impidiendo ejercer su derecho constitucional a huelga porque un decreto le descuenta un 10% si faltan a su trabajo más de tres días por mes, o si se enferma y debe faltar; han sido criminalizados frente a la sociedad por los medios de comunicación. Cornejo es el alumno ejemplar para el resto del país con esa medida.

 –El ajuste también lo sufren los docentes Universitarios. A comienzos del mes de junio, el gobierno y las representaciones gremiales de los 120 mil docentes universitarios, no han cerrado aún un acuerdo paritario que permita recuperar parte de la pérdida salarial en 2016 y supere la inflación de este año. Muchos gremios nucleados en la CONADU, entre otras, han tenido que tomar medidas, como la no toma de mesas de exámenes y el no inicio de clases del segundo cuatrimestre. En Mendoza, el rector manos de tijera Pizzi pretendía descontar los días de paro a los docentes,  mejor alumno aún que Cornejo.

 –Dos ajustes más se evidencian en la Universidad: La ley de presupuesto congela las plantas docentes, que pasarán a cargo de la Sec. De Políticas Universitarias, lo que le quita autonomía a la Universidad en esa decisión. Por otro lado, los ingresos a la carrera de investigador de CONICET se redujeron drásticamente de 2015 a 2016 (de los investigadores recomendados para el ingreso –883 — efectivamente accedieron 345 para las grandes áreas del conocimiento y 40 para los temas estratégicos). El conocimiento al servicio del país no es una prioridad.

 Podríamos enumerar muchísimas medidas más en distintas áreas que perjudican  a nuestra educación en conjunto. Según  CADE, “el cambio de ciclo respecto al peso que los servicios de deuda vuelven a tener sobre el presupuesto nacional, en desmedro de la educación, dan una pauta regresiva del gasto público para las jurisdicciones sub-nacionales del país…”

 Desde el  desfinanciamiento educativo, a exigir una educación con énfasis en la propia realidad argentina y latinoamericana, pareciera hoy haber un océano de distancia. Sin embargo, ya sabemos como un primer paso, cuál es la intención del gobierno para con la educación. La tarea que sigue es discutir en conjunto con los gremios,  maestros, profesores, estudiantes, centros de estudiantes y demás  ciudadanos, qué queremos para la misma y dar la batalla en el próximo proceso democrático para enfrentar, a través de las urnas,  el ajuste y  el manotazo del macrismo al sistema educativo.

 

-https://www.pagina12.com.ar/39143-una-leccion-que-no-aprenden

 

CADE: El derecho a la educación en Argentina ¿Hacia dónde van las políticas educativas actuales?, Bs. As, Argentina, Julio 2017.

- https://fuelapluma.files.wordpress.com/2017/02/reestructuracic3b3n.jpg?w=748

 

 

Información adicional

Visto 385 veces
Copyright