Domingo, 23 Julio 2017 19:58

Hacia el centenario de la Reforma Universitaria: Víctor Raúl Haya de la Torre y el APRA Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Faltando poco para que se cumplan los 100 años de la Reforma Universitaria de 1918 es que, desde Revista Universitaria, hemos decidido retomar y rescatar el profundo carácter latinoamericano de la misma para encontrar en los hechos del pasado las claves del presente y el porvenir. Es por eso que, a lo largo de un conjunto de notas, analizaremos el impacto que ésta tuvo en todo el continente y el mundo entero.



La Reforma Universitaria de 1918 debe ser interpretada como uno de los grandes acontecimientos del siglo XX por la lucha de la emancipación latinoamericana. Nacida al calor del ingreso del criollaje, los hijos de inmigrantes, y la incipiente clase media argentina a la participación política con el advenimiento del “peludo” Yrigoyen al poder mediante la nueva ley electoral (Ley Saenz Peña); sumada al estallido de la I Guerra Mundial y la tibia (pero suficiente en algún punto) merma de la dominación de las potencias europeas sobre las semicolonias latinoamericanas que ésta trajo aparejada, es que la Reforma Universitaria es la mejor expresión de la pequeño-burguesía en asenso luchando por el poder y la democratización del Estado y, consecuentemente, la Universidad.

Pero, iniciada en la provincia de Córdoba, la Reforma toma un carácter continental; pues los reformistas se dirigen “a los hombres libres de Sudamérica” que estaban “viviendo una hora americana” y saludaba “a los compañeros de la América toda” incitándoles ”a colaborar en la hora de la libertad que inicia”.

Es así que su influencia alcanzó al político y pensador peruano Víctor Raúl Haya de la Torre quien la definiría como “revolución americana por la autonomía espiritual”. De la Torre, de tradición marxista pero nacido en el Nuevo Mundo, también se vio conmovido por la Revolución Mexicana de 1917.

Intentó aplicar el marxismo a los problemas peruanos e hispanoamericanos, pero interpretó que si bien el imperialismo (fase superior y monopólica del capitalismo a escala mundial) es la última etapa del capitalismo en los países centrales, es tan sólo la primera en América Latina.

Entonces el conflicto no se daba entre burguesía y proletariado sino entre imperio y colonias o semicolonias.

Es por eso que el fundador del APRA (Alianza Popular Revolucionaria Antiimperialista) propuso como solución la consolidación de un Estado Antiimperialista con alcance continental que luchase contra los monopolios y la oligarquía vinculada a los intereses foráneos y en beneficio de las clases oprimidas de América Latina. Esto debía hacerse mediante una alianza de clases amplia donde la clase media jugaba un papel protagónico en este proceso.

Más allá del posterior desvarío y naufragio político del APRA y Haya de la Torre (terminó aceptando a la dominación imperialista como una fase necesaria para el desarrollo capitalista en América Latina que posibilitaría las condiciones necesarias para un posterior “socialismo”) no queríamos dejar de resaltar la importancia que tuvo este movimiento y su creador en la conformación de un pensamiento autóctono que repercutió en todo el continente buscando una sociedad más justa.

Es cierto también que la misma Reforma fue perdiendo su inicial impulso emancipador para ir diluyéndose con el tiempo. Quizás esto fue producto de que justamente fue una expresión de la pequeña burguesía universitaria, lo cual constituyó su propio límite. Desgraciadamente hoy muchas expresiones políticas universitarias en la Argentina se reivindican “reformistas” pero niegan su contenido original, transfigurándolo a conveniencia y convirtiéndolo en meras reivindicaciones de carácter “estudiantil”. Hoy en la universidad argentina ser “reformista” es un “sello que garpa”, aunque nadie entienda muy bien por qué.

Pero a pesar del párrafo anterior, y por sobre todas las cosas, queríamos remarcar la fuerte impronta latinoamericanista, popular, nacional y socializante que tuvo la Reforma Universitaria de 1918 entendiendo que es éste justamente el tono que se debe rescatar de la misma en los difíciles tiempos que corren.

Fuentes:

“Reforma de 1918: desarrollo de la cultura americana” – Abrego, Mariana. Lic en Ciencia Política.

“Reformismo y Revolución en el pensamiento latinoamericano” – Villegas, Abelardo.

“Historia de la Nación Latinoamericana”- Ramos, Jorge Abelardo.

Información adicional

Visto 363 veces Modificado por última vez en Domingo, 23 Julio 2017 20:05
Copyright