La Redacción

Lo denunció el diputado Ilardo, pero desde el ente oficial salieron a aclarar que se trata de un «tecnicismo».

Un informe del Tribunal de Cuentas y una deuda flotante de 93 millonesde pesos inquietaron esta mañana la Legislatura, que se preparaba para tratar la Ley de Paridad de Género en las listas.

El diputado de Unidad Ciudadana Lucas Ilardo dio una improvisada conferencia de prensa en el salón de Pasos Perdidos para denunciar que en el Instituto Provincial de Juegos y Casinos faltaba una importante suma de dinero.

“Hay un faltante de 93 millones que ha quedado asentada en un informe del Tribunal de Cuentas del año 2017. Nos preocupa porque se trata de muchisímo dinero y estamos exigiendo las explicaciones de la titular y del gobernador”, dijo el diputado kirchnerista.

“Es un informe de un año completo. No creo que sea una demora de tanto tiempo. Que al día de hoy falte ese dinero puede ser un delito muy importante. Nosotros vamos a hacer un pedido de informe y una presentación en la Fiscalía de Estado para que inicie una investigación”, agregó.

En el mismo sentido se expresó el secretario general de la Unión del Personal de Juegos y Casinos de Mendoza, Martín Caín: “Este es un hecho más que demuestra que la gestión de Juegos y Casinos es una farsa. Venimos denunciando que (Josefina) Canale y (Mercedes) Rus gestionan en contra de las arcas del Estado, están vaciando sistemáticamente el Instituto. Esta falta de transferencia de dinero que existe es una prueba más de que es una farsa la gestión”.

Pero la propia titular del Instituto, Josefina Canale, explicó que esos 93 millones de pesos quedan registrados en la contabilidad como deuda flotante porque nacen de la diferencia entre lo que dice el presupuesto y lo que efectivamente se envía. “Se trata de temas contables, de tecnicismos. Nosotros estamos al día con los números”, sentenció.

Ese monto surge de la diferencia entre los 245 millones de pesos que –según el presupuesto 2018– debería haber enviado el Casino al Estado y lo que realmente envió –el año pasado transfirió 152 millones de pesos en total-.

Según la Ley de Responsabilidad Fiscal N° 7.314, el IPJC debe transferir no menos del 35% de sus ingresos anuales a hospitales y distintos programas de salud. La ley de presupuesto lo estimó para 2017 en 245 millones de pesos (calculando que le entrarían $ 700 millones al Instituto). Pero la realidad fue otra. Se recaudó menos y se transfirió menos. “El año pasado se llegó al 60 por ciento de los 245 mil”, explicó Canale.

“A pesar de que hemos ajustado los gastos, hay que tener en cuenta que cerramos cinco casinos que tuvieron un impacto importante en los ingresos que hemos tenido”, agregó.

Este es el detalle de lo que el Instituto transfirió en los últimos años a programas sociales:

2014: $ 90 millones (54%)

2015: $ 66 millones (43%)

2016: $ 151 millones (67%)

2017: $ 152 millones (60%)

2018: $ 138 millones (48% a julio).

Fuente: «Diario Los andes»

Macri: «Que toda la Argentina se enamore de Christine Lagarde»

Publicado en País Miércoles, 26 Septiembre 2018 10:04

Ayer miles de argentinos y argentinas participaban del cuarto paro general que se le hace a este gobierno, las exigencias son las mismas de siempre: que este gobierno deje de ajustar sobre el bolsillo de los trabajadores y jubilados para beneficiar el negocio de algunos pocos, sean éstos parte de la timba de las finanzas o grandes exportadores de materias primas al exterior.

BONO CONTRIBUCIÓN PARA EL COMEDOR SANTA FAUSTINA

Publicado en Universidad Miércoles, 26 Septiembre 2018 09:16

Desde el Movimiento Social Universitario junto con la Fundación Solidaridad e Integración colaboramos con el Comedor Santa Faustina, acercando donaciones que con gran solidaridad y empatía nos otorgan cientos de mendocinos preocupados por la actual situación económica. Así, gracias a esto, hemos podido colaborar con alimentos, ropa y útiles.

Mendoza marchó contra el ajuste de Macri y Cornejo

Publicado en País Martes, 25 Septiembre 2018 22:04

 

Más de diez mil personas ganaron las calles del centro mendocino durante la concentración y posterior movilización en el día del potente paro general de la CGT y las CTA contra el ajuste criminal ordenado por el FMI y ejecutado servilmente por el gobierno de Macri y Cornejo.

Las centrales obreras, movimientos políticos, sociales y estudiantiles se reunieron a partir de las 10 de la mañana del martes 25 de septiembre de 2018. Allí comenzó una movilización que se dirigió por calle San Martín hacia el norte, dobló por Las Heras hasta Patricias Mendocinas y viró hacia el Sur, hasta llegar a la Legislatura provincial. Como se supo que el proyecto de Código Contravencional cornejista (instrumento legal de represión a la protesta social) no sería tratado ese día, la importante movilización de más de diez cuadras repletas de manifestantes se encaminó hacia la Casa de Gobierno.

Una vez en la explanada del edificio de calle Peltier –sede del Poder Ejecutivo provincial-, la multitud se congregó en torno a las escalinatas y los jardines –donde se destacaban las banderas de las organizaciones-, para participar del acto donde hablaron representantes del movimiento estudiantil, los movimientos sociales, ambas CTA y la CGT.

La importancia del paro, concentración y movilización popular es fundamental en un momento en que el poder ha pasado a manos del FMI, quedando el Ejecutivo de Macri reducido a un papel de simple ejecutor, asociado en su tarea de ajuste y endeudamiento a la alianza con el ambicioso gobernador macrista-radical Cornejo, y unos pocos aliados más, como el macrismo universitario que es la agrupación Franja Morada que, obviamente, estaba ausente del paro de los trabajadores y la movilización popular.

En un día en que el gobierno de Estados Unidos y el FMI imponen las condiciones a un presidente argentino que ha entregado soberanía escandalosamente, al punto de echar al presidente del Banco Central (que era un malandra offshore) para ejecutar las exigencias del Fondo, el paro y la marcha de los trabajadores y el pueblo mendocino (y argentino en todas las plazas del país)-, desencadena un torrente de movilización democrática que puede conducir a la liberación de un aciago régimen represivo, endeudador y ajustador, que es una verdadera dictadura financiera

 

Fuente:

http://rinacional.com.ar/sitio/mendoza-marcho-contra-el-ajuste-de-macri-y-cornejo/

Asesinato a Rucci y las vigencias lamentables

Publicado en País Martes, 25 Septiembre 2018 19:02

 

A continuación compartimos este escrito de algún compañero o compañera peronista que con nostalgia, pero con profundo buen sentido y entendiendo quien es el enemigo de los argentinos dedica estas palabras a José Ignacio Rucci, Secretario General de la CGT y asesinado por la guerrilla terrorista Montoneros.

Así como en 1973 las disensiones internas permitieron que un clima de golpismo oligárquico cobrara fuerza para instalar una larga noche al pueblo argentino de la cual, hasta el día de hoy existen secuelas. «Puristas» y militantes del peronómetro condenan públicamente a compañeros y compañeras del campo nacional, sin entender que en los países semicoloniales, el enemigo es un solo. Pues la representación de los intereses antinacionales hoy recae en Cambiemos y el vendepatria de Macri es su cabeza, hacia allí debemos apuntar quienes esperamos que este gobierno caiga para que vuelva a reinar en nuestro país la felicidad del Pueblo argentino.

Me mataron a un hijo…” “Estos balazos fueron para mí; me cortaron las patas…”

Un 25 de septiembre de 1973, dos días después de que el General Perón arrase en las urnas con el 61.85 % de los votos, se enlutaría nuevamente el peronismo y, consecuentemente, la Argentina en su conjunto. Uno de los pilares fundamentales en el que descansaba su proyecto económico y social, el Secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, es infamemente acribillado a balazos. Punto de inflexión y profundización de los persistentes obstáculos puestos desde el interior mismo del peronismo a la posibilidad de llevar adelante un proyecto de emancipación que Perón, con enorme sacrificio, había venido a realizar. No hay peor astilla que la del propio palo, dice el dicho y dice bien: el enemigo antinacional aplaude de pie.

El día que los argentinos nos grabemos a fuego aquello que el patriota poeta poetizó en nuestro poema fundacional: “los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, si los hermanos no se unen los devoran los de afuera”, triunfaremos.

TODOS UNIDOS triunfaremos. DIVIDIDOS y señalando al enemigo equivocadamente en nuestro campo, fracasaremos una dos y mil veces, ayer, hoy y mañana

Memoria y desagravio al patriota José Ignacio Rucci

¿TIENE CURA EL «IZQUIERDISMO”?

Publicado en Opinión Martes, 25 Septiembre 2018 17:54

Compartimos a continuación una nota de Atilio Borón sobre la situación en Brasil frente a una nueva disputa electoral. Son llamativas las coincidencias que se pueden apreciar tanto en el proceso electoral brasileño como en el balotaje del 2015 en la Argentina, y el papel que ha jugado el «ultraizquierdismo» en ambos enfrentamientos. Tanto en el gigante latinoamericano como en nuestro país, el antagonismo era muy claro: entre minorías opulentas que quieren ostentar el poder y aquellos que tienden a representar a los sectores vinculados al mercado interno nacional como regional.  (RU)

 

Una reflexión a propósito de la elección presidencial en Brasil
 
(Por Atilio A. Boron) El domingo 7 de Octubre tendrá lugar la primera vuelta en las elecciones presidenciales del Brasil. Todo parecería indicar que el ultraderechista Jair Bolsonaro prevalecería en esa instancia, pero sería derrotado en el balotaje por Fernando Haddad, quien fuera elegido como candidato a la vicepresidencia por Lula y quien luego conformó una fórmula con Manoela d’Avila, del PCdoB. De este modo, el tan celebrado (por politólogos y los “opinólogos” de los grandes medios) “centro político” desapareció casi sin dejar rastros en Brasil. Es que con políticas como las impulsadas por el régimen golpista de ese país una opción centrista carece por completo de sentido. Ante la brutal reinstalación de un neoliberalismo puro y duro con la gestión de Michel Temer, como también ocurriera con Mauricio Macri en la Argentina, pocas cosas serían menos razonables -¡y posibles!- que apostar a un compromiso o un acuerdo entre quienes hoy gobiernan para beneficio de una minoría opulenta y de los intereses imperiales y quienes pretenden hacerlo para el pueblo y las grandes mayorías nacionales. Resumiendo, es casi un hecho que la disputa final será entre Bolsonaro y Haddad. Los representantes del “centro político”, Marina Silva y Gerardo Alckmin, el gobernador del Estado de Sao Paulo y delfín de Fernando H. Cardoso, se hunden en un 7 y 6 % respectivamente en intención de voto y el versátil Ciro Gómez no logra despegar de un tercer lugar cada vez más lejano de los punteros. En los últimos días Bolsonaro cosechó el apoyo de importantes sectores del establishment, dispuestos a cualquier cosa con tal de evitar el retorno del “populismo” lulista al Palacio del Planalto. Pero aún así el ex capitán del ejército, que dedicó su voto de destitución de Dilma a su camarada de armas que la había torturado, concita el rechazo del 44 % de la población, lo que le impone un techo difícil de perforar. Ante esta configuración de factores no sería extraño que Michel Temer tuviera que entregarle las insignias del mando a Fernando Haddad el próximo 1 de Enero.
Ante ello, surge la pregunta: ¿cuál debe ser la postura de la izquierda ante un balotaje entre una fuerza reaccionaria, xenófoba, fascista y otra que representa una alternativa que sin ser radical significa un movimiento en una dirección moderada de socialismo? Ya en el pasado esta opción atribuló a las fuerzas de izquierda en Brasil, cuando debiendo elegir entre la candidatura derechista de Aécio Neves y la de Dilma Rouseff y optaron por la neutralidad. Poco después lo mismo acontecería en la Argentina, cuando las alternativas eran Mauricio Macri y Daniel Scioli. Y de nueva cuenta, la ultraizquierda eligió el camino autocomplaciente de la pureza dogmática y el descompromiso con las demandas y las necesidades de la clase trabajadora y decretó, como antes en Brasil, que “ambos eran lo mismo”. Pero ni Dilma era Aécio ni Scioli era Macri, y los sectores populares con sus renovados sufrimientos y privaciones están experimentando, de forma salvaje, las diferencias entre unos y otros, negadas por el infantilismo izquierdista y su visión abstracta de la política. Es que para una lectura talmúdica y antidialéctica del marxismo, tanto Macri como Scioli, o Aécio y Dilma, eran políticos burgueses y por lo tanto “daba lo mismo el triunfo de uno u otro.” Franklin D. Roosevelt y Adolf Hitler eran políticos burgueses, como hoy lo son Donald Trump y Bernie Sanders. Pero, ¿fueron, son lo mismo? ¡De ninguna manera! Y no se hace política con abstracciones de este tipo; tal vez sirvan para enseñar un mal curso de ciencia política, o de teoría marxista. Pero la vida real pasa por otro lado. La eficacia de la acción política se encuentra en el arte de navegar en un mar de sutiles matices y contradicciones, nunca en el diáfano lago de las categorías abstractas, siempre “claras y distintas” como quería Descartes. En su radicalismo retórico la ultraizquierda se desnuda como tributaria de una visión de la política propia del liberalismo, que concibe a la historia como el despliegue de los “grandes líderes” y desecha por completo el entramado de fuerzas sociales en pugna, mismo que, como se comprueba en el caso de la Argentina, establece límites a lo que sus jefes pueden hacer. El genocidio de los pobres, de los ancianos y de los niños en la Argentina que impulsa Macri es posible porque la fuerza social que encabeza está dispuesta a acompañarlo en tan funesta empresa. Aunque Scioli hubiese querido hacer lo mismo –cosa que no descarto a priori– no habría podido, porque su base social le habría impuesto límites infranqueables a tan nefasta iniciativa. ¿Habrá que recordarle a la ultraizquierda que es la lucha de clases la hacedora de la historia, no tal o cual líder en particular?
Volviendo a Brasil: lavarse las manos en el balotaje brasileño es una política suicida para la izquierda radical que sería la primera víctima de las hordas fascistas que comanda Bolsonaro. Para intervenir en la coyuntura cualquier fuerza política o social debe partir del reconocimiento de sus fortalezas y debilidades. Si la ultraizquierda que hoy en Brasil proclama su “neutralidad” en la lucha electoral hubiera acumulado una fuerza política capaz de disputar la presidencia entonces el voto podría canalizarse en dirección propia. Pero ese no es el caso, desgraciadamente. Las usuales críticas al “malmenorismo”, que pretenden tapar el sol con un dedo, tratan infructuosamente de ocultar esa debilidad de larga data y los límites de la desprestigiada consigna del “tanto peor, tanto mejor”, porque si algo ha enseñado el capitalismo en las últimas décadas fue su formidable capacidad de metabolizar la protesta social y de erigir enormes obstáculos al surgimiento de una conciencia y una organización política anticapitalistas. El desconocimiento de esta realidad, el optar por la neutralidad entre un fascista y, pongamos, un reformismo coherente como el que representan Haddad y d’Avila sólo puede traer renovados sufrimientos a las clases y capas populares del Brasil, dificultar aún más la organización del campo popular y alejar todavía más las perspectivas de una revolución anticapitalista. La penosa experiencia argentina debería hacerlos reflexionar: Macri criminalizó la protesta social y armó un formidable aparato represivo que dificulta enormemente las imprescindibles labores de organización y concientización de la clase. De triunfar Bolsonaro, ayudado por la deserción de la ultraizquierda, la situación del campo popular en Brasil sería aún peor. Eso, siempre y cuando, ante la perspectiva irreversible de un triunfo de Haddad en el balotaje la derecha brasileña no se anticipe a lo que sería un desastre para su proyecto –por el cual destituyeron a Dilma, encarcelaron a Lula, instauraron a un monigote como Temer para impulsar una legislación ultrareaccionaria, etcétera– y decida postergar hasta nuevo aviso el llamado a las urnas, o anulándolas en caso de que tengan lugar y Bolsonaro sea derrotado, o provocando la destitución de Temer e instaurando un gobierno de transición que “normalice” el país en un plazo de dos o tres años, suficientes para inventar candidatos más aptos que el ex capitán del ejército, desarticular lo que queda del movimiento popular y desbaratar cualquier estrategia que éste pudiera concebir para competir en las elecciones. Como es bien sabido, “el lawfare” da para todo.
En su tiempo Lenin detectó sagazmente los errores del “izquierdismo” y cómo, pese a sus intenciones, con su dogmatismo libresco retrasa en lugar de acelerar el proceso revolucionario. El examen de la dolorosa experiencia argentina debería ser un antídoto para erradicar definitivamente la enfermedad infantil del “izquierdismo” que tanto daño ha hecho a la causa de la revolución en toda Nuestra América. La derrota de Bolsonaro es un imperativo categórico para las fuerzas genuina y realísticamente empeñadas en la construcción de una alternativa anticapitalista. Una vez consumada, las fuerzas de izquierda deberán profundizar sus esfuerzos para, de una buena vez, constituir una mayoría política y social –cosa que al día de la fecha está largamente demorada– que impulse la necesaria radicalización de un eventual gobierno del PT y sus aliados. Sé que toda esta argumentación puede sonar como inaceptable, o “malmenorista”, para algunos sectores del trotskismo, el anarquismo posmoderno y el autonomismo de la antipolítica. Pero, como decía Gramsci, sólo la verdad es revolucionaria, y a la hora del balotaje esa verdad se impondrá con la inexorabilidad de la ley de la gravedad para impulsar a las fuerzas populares del Brasil a impedir el triunfo de un fascista. Salvo, claro está, que los compañeros del gigante sudamericano me convenzan de que están en condiciones de conquistar el poder del estado e imponer el socialismo por la vía insurreccional, dejando de lado las trampas y maquinaciones de la democracia burguesa. Sería una gran noticia, pero hablando con la franqueza que debe caracterizar el diálogo entre revolucionarios, creo que esa alternativa es, por el momento, absolutamente ilusoria y fantasiosa. Y, además, paralizante y suicida.

FUENTE: http://www.atilioboron.com.ar/2018/09/tiene-cura-el-izquierdismo.html

Sale Caputo ¿Macri para cuándo?

Publicado en País Martes, 25 Septiembre 2018 15:27

Sale Caputo, hombre del núcleo duro del gobierno desde el arranque. Pero con el hombre, no se van las políticas que han llevado a la mayor crisis de los últimos 20 años. Con Caputo se abandonan las pretensiones de sostener un tipo de cambio mas o menos estables a partir de las intervenciones del BCRA. Entra en su lugar un hombre de Dujovne, el delegado del Fondo en el Estado. Los dolares del empréstito son la garantía ahora del pago en tiempo y forma del capital adeudado y sus interés. No es otro el fin de este trato usurario (Revista Universitaria)

La mujer con la que Macri comenzó “una gran relación” y un “enamoramiento” que espera se extiende “a toda la Argentina” con ella, como confesó el Presidente en la gala donde el think tank conservador Atlantic Council lo distinguió como «Ciudadano Global 2018″, le bajó el pulgar. Christine Lagarde, esa mujer que tiene un vínculo especial con Macri, como insinúa con insistencia hace varios meses Marcelo Bonelli en sus columnas semanales en Clarín, había cuestionado la gestión de Luis Caputo al frente del Banco Central. En un reportaje que brindó al diario británico Financial Times hace dos semanas, la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional fue fulminante. Dijo que el organismo busca que la política monetaria argentina tenga “claridad, transparencia e información apropiada para los operadores de mercado y una comunicación mejorada”. El saldo de ese pedido fue la renuncia del responsable de llevarla a cabo, lo que muestra dos cuestiones: primero, que hasta los técnicos del Fondo observaban la ineptitud del mesadinerista Caputo para hacer lo que ellos consideran que el Banco Central debe hacer; y segundo, que queda todavía más claro quién maneja la economía macrista. No es Nicolás Dujovne, ni antes Caputo y ahora el nuevo titular del Banco Central, Guido Sandleris, ni el presidente Macri; es Lagarde y sus técnicos, liderados por Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, y Roberto Cardarelli, jefe de la misión para Argentina.

El Fondo Monetario entrega los dólares pero no quiere que hagan con ellos cualquier cosa, entre ellas rifarlos diariamente con políticas erráticas de intervención en el mercado cambiario. Caputo y su equipo realizó subastas de reservas en un horario predeterminado, después en cualquier hora según la evolución del mercado, hasta definirlo unos minutos antes del cierre para marcar la cotización. También vendió contratos dólar futuro que reportará fuertes quebrantos al Banco Central. Para finalmente volver a vender dólares en forma directa a lo largo de la jornada cambiaria. El resultado es impactante: en tres meses de administrar la mesa de dinero del Central dilapidó casi la totalidad del primer desembolso del FMI por 15 mil millones de dólares.

Ahora estaban negociando, según las versiones que el gobierno dejó trascender, un esquema de intervención entre bandas de cotización del dólar, entre un mínimo de 32 a 36 y un máximo de 40 a 44. Son las mismas versiones que decían que el préstamo del FMI se incrementaría en 20 mil millones de dólares, para totalizar 70 mil millones, para luego informar que sólo serán 5 mil adicionales. Al Fondo no le importa hasta donde puede subir el tipo de cambio y por eso quiere limitar la venta de dólares en el mercado cambiario. Quiere que esos dólares sólo sirvan para garantizar el pago de los intereses y capital de la deuda. Entre un mesadinerista que vende dólares sin poder controlar el mercado y técnicos del Fondo que no quieren rifar sus carreras de burócratas de Washington se expresa el nivel de descomposición de la administración diaria del naufragio macrista.

Desesperado por conseguir un nuevo aval del Fondo para evitar el abismo, Macri entregó al primo hermano (Luis) de su “hermano del alma” (Nicolás). Lo hizo el día después de la recorrida para volver a seducir a los capitales especulativos para que apuesten en el paño argentino, antes de dar el discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, y a un par de días de cerrar otro acuerdo con el FMI. Para que el Fondo entregue unos miles de millones más de dólares con la esperanza de ganar tiempo hasta el proceso electoral del año próximo, el segundo presidente del Banco Central del macrismo fue lanzado de la popa del barco escorado  (Página 12).

Durante la tarde de hoy la diputada porteña Myriam Bregman del PTS-Frente de Izquierda hizo públicos una serie de mensajes que recibió su compañero Nicolás del Caño que amenazaban su vida. En los mensajes se hacía alusión al período de la última dictadura cívico-militar con la voluntad de amedrentar el accionar político de Del Caño a partir de las amenazas.

El dirigente del PTS-FIT recibió numerosos mensajes en un lapso corto de tiempo con las alusiones mencionadas. Desde «La Izquierda Diario» señalaron que ya se están encargando de recabar la información necesaria para hacer las presentaciones legales pertinentes para denunciar este hecho.

Desde la Agrupación Universitaria Nacional REPUDIAMOS ROTUNDAMENTE LA ACCIÓN DE AQUELLOS QUE AMENZARON A NICOLÁS DEL CAÑO, y todo tipo de accionar que PONGA EN PELIGRO EL ESTADO DE DERECHO en la Argentina y en América Latina y que pretenda infundir el miedo a aquellos que practican la actividad política, y QUEREMOS SOLIDARIZARNOS CON DEL CAÑO y con los militantes afectados por estos hechos.

Con Nicolás del Caño y con las organizaciones que hemos señalado tenemos profundas diferencias políticas. Sin embargo, en las circunstancias que atraviesa el país, en las que la militancia política no sólo es mal vista, si no que es combatida hasta el punto de llegar a este tipo de amenazas, reivindicamos a aquellos que se precian de ser militantes y defender una causa a través de las organizaciones.

La política es la herramienta más importante con la que contamos para poder enfrentarnos a aquellos que quieren subyugar pueblos y países para poder saquearlos. En la Argentina, nos toca enfrentar a Mauricio Macri y al frente Cambiemos. Las amenazas que sufrió Del Caño no solamente son un ataque contra su integridad y contra la organización de la que él forma parte, si no que son una amenaza a la actividad política, es decir, a la única actividad que nos permite disputar el poder para poder emanciparnos en conjunto, de forma colectiva.

A continuación dejamos el artículo publicado por «La Izquierda Diario»: [GRAVE] Amenazas de muerte contra el diputado nacional Nicolás del Caño

Un grupo minoritario de estudiantes está promoviendo, para este lunes 24/09, el corte del ingreso a la UNCUYO. Esta medida, que quiere plantearse como un supuesto acto revolucionario de una supuesta vanguardia iluminada, no hace más que desprestigiar la lucha del movimiento estudiantil y ser funcional a los intereses del gobierno de Macri.

Trabajadores docentes, no docentes y estudiantes verán perjudicado el ingreso a la universidad un día en el cual NO HAY PARO. Vale decir que, en un contexto de ajuste donde ya es difícil llegar a las aulas y a nuestros lugares de trabajo, este minúsculo grupo de no más de 50 estudiantes, le impone al resto de la comunidad universitaria cuándo y cómo trabajar o cursar.

Quienes consideramos que la lucha del movimiento estudiantil es fructífera en tanto y en cuanto confluya con el resto de los trabajadores y trabajadoras argentinas, y no los perjudique, convocamos a toda la comunidad universitaria a asistir al paro y movilización que se realizará el día martes 25/09 junto a las tres centrales obreras y gremios estudiantiles para manifestar, en conjunto, nuestra oposición a las medidas de un gobierno que ha condenado al hambre al pueblo argentino.


Agostina Manchini– Coordinadora de Trabajo Social
Ivana Cia– Secretaria de Bienestar del CECPyS
Lisandro Vergara– Secretario General del CECPyS

Agrupación Universitaria Nacional

Día del Voto Femenino

Publicado en País Domingo, 23 Septiembre 2018 15:21

23 de septiembre de 1947, el General Perón, presidente de los argentinos, promulga la ley Eva Perón que reconoce los DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER

Ley 13.010 

Art. 1º: Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos.

Art. 2º: Las mujeres extranjeras residentes en el país tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones extranjeros, en el caso de éstos tuvieran tales derechos políticos.

***Por un feminismo popular situado en la América Morena para la reconstitución del movimiento nacional.***