La Presidenta de la FUC ¿Es boba o perversa?

Hacia el nefasto 2001 la gran mayoría de los argentinos nos preguntábamos, ya sea viendo en la televisión el recordado “Dicen que soy aburrido…”, leyendo los diarios o en simples conversaciones entre amigos si el presidente de aquel entonces, Fernando de la Rúa, era un bobo (un boludo) o en definitiva y categóricamente un perverso. Algunos reflexionaron mucho al respecto y concluyeron: es ambas cosas, un bobo y un perverso.

 

Parafraseando al gran Arturo Jauretche, en su libro “Manual de Zonceras Argentinas” decía que “al morir el zonzo viejo queda la zonza preñada”. A De la Rúa la parca no lo ha visitado, pero sin embargo ha dejado descendientes políticos. Su parecido al ex vicepresidente Julio Cobos es innegable: éste último le asignó a San Martín en un discurso público haber liberado el Ecuador (¡!) y durante toda su carrera política ha opinado y tomado decisiones en contra de las mayorías argentinas beneficiando a sectores minúsculos que se enriquecen a costa de la primera. Cobos también es un bobo y un perverso.

Pero Mendoza no solo tiene a Cobos, sino que cuenta en su haber con la actual presidenta de la Federación Universitaria de Cuyo, Tamara Salomón, que en una nota publicada el día viernes 15 de mayo sobre el reclamo sostenido por los Centros de Estudiantes de las Universidades Privadas para lograr su incorporación a la FUC dice:  Ella contó que desde la federación a nivel nacional reconocen el avance en Mendoza y agregó que en los dos centros de estudiantes que ya se han concretado en universidades privadas se trabaja en el mismo sentido. Sin embargo, no se ha podido concretar porque los centros se han conformado sin elecciones previas, es decir que son desconocidos por el resto de los estudiantes”.

La señorita en cuestión, recordemos, es la recientemente electa presidenta de la Federación Universitaria de Cuyo, militante de la agrupación radical-PRO Franja Morada. Siendo ella quien ostenta la representación de los estudiantes universitarios de la Universidad Nacional y la UTN en la provincia de Mendoza creemos, en principio y sólo en principio, que tiene un acabado conocimiento de cuál es la situación que atraviesan los estudiantes mendocinos, los procesos que se están dando y las reivindicaciones que sostenemos. Nada de eso pasa con Tamara, que desconoce que en los dos centros de estudiantes a los que se hace referencia en la nota periodística, Universidad de Congreso y Facultad de Psicología de la Universidad del Aconcagua, ha habido elecciones democráticas en donde los estudiantes han elegido a sus representantes.

Sin ir más lejos en el tiempo, en la Universidad de Congreso, el pasado 6 y 7 de mayo hubieron por tercera vez elecciones de Centro de Estudiantes, y resultó reelecta como conducción la Lista Integración que en conjunto con otras Universidades privadas y Centros de Estudiantes de la UNCuyo ha llevado adelante la presentación del proyecto de Ley para la Regulación de Cuotas en Universidades Privadas, planteando al mismo tiempo la necesidad impostergable de incorporar el turno noche de cursado en la Universidad pública como requisito indispensable para el ingreso a ella de los estudiantes que trabajan, desbaratando el gran negocio que hacen las privadas. Ni en la presentación del proyecto ni en la marcha que convocamos en apoyo al proyecto nos acompañó la Franja Morada, ni mucho menos a la conducción de la FUC y su presidenta.

Su grado de desconocimiento y negación sobre la discusión política universitaria es tal que asusta; cuando a los argentinos nos expropiaron la política fue el periodo más nefasto de nuestra historia.

Por eso, atribuirle sus declaraciones a una especie de indigencia intelectual crónica nos parece insuficiente. En realidad, ha sido la Franja Morada (o amarilla) quien ha encabezado el rechazo a la incorporación de los Centros de Estudiantes de las Universidades Privadas a la Federación Universitaria de Cuyo desde el primer día en que lo planteamos. Sus argumentos son repugnantes y se centran en decir que los estudiantes de las privadas somos “distintos”, estudiantes de segunda, y por eso nos recomiendan que hagamos una Federación aparte, lo cual implicaría fragmentar aún más el movimiento estudiantil, dándole la espalda al 50% de los estudiantes de la provincia de Mendoza.

Apoyar e incorporar a los estudiantes de las privadas y el turno noche de cursado implica estar de acuerdo con modificar la composición de clase de la Universidad permitiendo que aquellos jóvenes que en los últimos años han conseguido trabajo y se plantean ascender socialmente adquiriendo un título universitario lo puedan hacer en la Universidad pública sin tener que destinar la mayor parte de su sueldo en una privada que, entre otras cosas, ofrecen turno noche de cursado.

Enfrentarse a esto es coherente con sus posiciones y con las de su nuevo Jefe, Mauricio Macri, que quiere pagarle a los fondos buitres, privatizar Aerolíneas Argentinas, reducir el mal llamado gasto público, etc, sin olvidarnos de los talleres clandestinos que tiene junto a su mujer en donde se dan casos de trabajo esclavo. Macri es el representante de, entre otros, quienes conducen las Universidades privadas, no está de acuerdo con la educación pública ni con la intervención del Estado, de ahí que sostener a las Universidades privadas negándoles el apoyo a sus estudiantes tiene perfecta coherencia. Y las declaraciones de la Presidenta de la FUC también.

Desde la conducción del Centro de Estudiantes de la Universidad de Congreso repudiamos el accionar de la Franja Morada y sus dirigentes, que niegan el avance más importante que ha existido entre los estudiantes de las Universidades Privadas quienes en conjunto con la Universidad Nacional de Cuyo levantamos las mismas banderas.