Código Contravencional a la medida de Cambiemos

Cornejo logró implementar un código contravencional a su medida, fascistizante, que persigue a los críticos del gobierno, criminaliza la pobreza y a todos las ocupaciones de mayor precariedad. Además, permite a los infractores “pudientes” cumplir la sanción mediante el pago de una multa; en cambio, los infractores pobres o sin recursos para pagar la multa, deberán trabajar para la comunidad o serán arrestados.

 

Con la nueva norma, ofender en forma personal a un funcionario público, a maestros y a personal de la salud tendrá una multa de hasta $14.500 o arrestos por 15 a 30 días. Para los alumnos que insultan a un docente, la pena llega a $9.500.

Además, serán castigados como contravenciones la inasistencia de alumnos menores de edad a establecimientos educativos de manera reiterada e injustificada. En este caso, la multa para los padres será de $5.700.

Si un menor de edad es detectado en un boliche para mayores la multa para los padres puede ser de $19.000. Beber alcohol en un lugar público o en un vehículo en movimiento o estacionado: desde $1.950 hasta $4.750.

También se castigará a las personas que durante una protesta interrumpan el tránsito. “Serán penalizadas las movilizaciones sin dar aviso a la autoridad”, dice el Código Contravencional, por lo tanto hay que pedir permiso para estar en desacuerdo con el Cornejismo y poder manifestarlo públicamente.

Los gremios docentes cuestionaron la ley impulsada por el gobierno de Cornejo al asegurar que “cercena libertades democráticas” y analizan presentar un pedido de inconstitucionalidad de la norma.

Insultar a médicos, enfermeros, personal de ambulancia o agentes sanitarios puede ser sancionado con $7.600 o elevarse hasta los $11.400. En caso de no poder pagar, se podría arrestar a la persona con un arresto de 8 a 12 días.

El código de convivencia será regulado por los Juzgados de Paz y las denuncias podrán hacerse por Internet a la web del Poder Judicial de Mendoza, por teléfono a las comisarías o en las sedes de los juzgados.

Por su parte, los organismos de derechos humanos calificaron de “autoritaria” a la ley porque “condena al pobre que tendrá dificultad para pagar una multa y terminaría arrestado para cumplir con su penalidad”.

Los vendedores estables o ambulantes que hagan ruidos estruendosos ofreciendo sus mercaderías también tendrán una pena prevista: multa o arresto de 2 a 10 días.

Los trapitos o cuidacoches que no tengan habilitación municipal deberán pagar una multa o serán encarcelados hasta 10 días. Por limpiar vidrios en un semáforo la multa asciende a $2.850.

Nada de lo dispuesto por este código es casual, Cornejo aplica a la perfección el plan de ajuste de Macri en la provincia de Mendoza que genera cada vez mayor exclusión, desempleo y pobreza ahora con esta normativa pretende perseguir a quienes caen en dificultades por las políticas que Cambiemos impulsa.

(RIN)