El retorno de la Tablita de Martínez de Hoz, el gobierno tiene las horas contadas.

Mientras esta semana se presentó el presupuesto 2019 a gusto del FMI. Se profundiza el ajuste y recesión como consecuencia, una caída del PBI del 4% (el mayor en doce años), desempleo rozando los dos dígitos, etc. Es decir, que este gobierno ha destruido un Estado basado en el consumo y una tibia sustitución de importaciones, que dejó el gobierno anterior.

Sin embargo, pareciera ser que a la conducción de los ceos en el gobierno nacional no les ha hecho falta crear, ni inventar nada. Hoy en los diarios de economía se presentó el nuevo plan del gobierno, llamado eufemísticamente “Crawling Peg”. Lo que los argentinos ya vivimos llamado: “la tablita”.

La tablita de Martínez de Hoz

En el año 1976 junto los militares asumieron el gobierno unos “civiles”, especialmente agroexportadores y especuladores financieros. La misma alianza de clase que conduce HOY el Estado Nacional. Esta alianza de clases estaba representada por Martínez de Hoz, miembro de la Sociedad Rural Argentina y ministro de hacienda del gobierno de facto.

Las medidas económicas que aplicó son las mismas que aplica el gobierno de Cambiemos en la actualidad. Existen naturalmente diferencias, pero el criterio es el mismo: sostener una concentración de riqueza en pocas manos y transferir la renta de los argentinos socialmente obtenida al exterior. Para esto ambos gobiernos utilizan medidas similares: apertura económica al exterior, eliminación de impuestos a las clases altas, transferencias impositivas a los sectores mayoritarios (ganancias, IVA, etc.), endeudamiento externo, entre otras medidas destructivas del mercado interno.

Al igual que en aquellos años, el gobierno de Cambiemos hoy ha anunciado la tablita o “crewling peg” que hizo muy famoso al personaje citado anteriormente.

El plan consiste en una devaluación anticipada, es decir el BCRA dispone de los dólares previstos para conservar un tipo de cambio especifico y en algún momento del ejercicio mensual o quincenal esos valores van a ser modificados para destinar el dinero obtenido a bonos de deuda del Estado o a letras de cambio en pesos, etc. Con esto se lograría una «devaluación sin alteraciones ni cambios bruscos». Lo que significa una profundización de la inflación en nuestro país y se vuelve a convertir en un escenario “favorable” para las inversiones de dólares, que como hemos visto en estos tres años solo han sido inversiones con fines especulativos.

Como en aquel momento, la tablita no obtuvo los resultados esperados, hubo una elevada inflación, el peso siguió atrasado y endeudó más nuestro país. Tampoco creemos que la tablita maquillada funcione, sobre todo con un sector agroexportador que no piensa liquidarle los dólares a este gobierno por el freno a la quita de retenciones que anunciaron hace no más que quince días. 

Asi como Martinez de Hoz tuvo que renunciar por el fracaso de su politica economica, esperamos lo mismo de este gobierno.