“Esto no fue una tragedia, fue un asesinato”

Multitudinarias marchas de docentes y alumnos en toda la provincia por las muertes en la escuela de Moreno

Con el marco de un alto acatamiento al paro, los docentes expresaron su duelo y pedido de justicia. La mayor movilización fue en Moreno, el lugar de la explosión. Las críticas se centraron en Vidal, a quien le reclamaron que dicte la “emergencia edilicia” en la provincia.

 

Esto no fue una tragedia, fue un asesinato”

De mano en mano, los carteles con las fotos de la gobernadora María Eugenia Vidal, el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro y el director general de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, fueron circulando entre los cientos de docentes y vecinos que ayer a la mañana se reunieron en la Plaza San Martín de Moreno y marcharon hacia el Consejo Escolar para exigir justicia por Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y auxiliar de la escuela N°49 que perdieron su vida en una explosión. Sobre las fotos, impresa, la responsabilidad del Estado: “No fue tragedia, fue asesinato”. Las movilizaciones, que se replicaron en distintos distritos de la provincia de Buenos Aires, fueron acompañadas por un paro convocado por los gremios nucleados en el Frente de Unidad Docente de la provincia y la UTE, de la Capital.

La plaza San Martín comenzó a llenarse alrededor de las 9. “Es muy difícil, pero si no seguimos remando, nos hundimos”, le dijo una docente a otra, mientras se secaba las lágrimas y le entregaba un cartel con la leyenda “El ajuste de Vidal mata”. Por qué sucedió la explosión, cuántas veces avisaron a las autoridades sobre las pérdidas de gas que tenía la escuela, quiénes son los responsables, cuántas otras instituciones educativas de la provincia se encuentran con problemas de infraestructura. Esas reflexiones, con bronca y angustia, se repitieron durante toda la mañana.

Sobre un puesto de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, un docente pegó un cartel sobre el que escribió con fibra negra “Hipócritas”, mientras otro grupo de trabajadores se preguntaba si ese puesto ya se encontraba sobre la plaza o era una “tomada de pelo más”.

Mi nene va a la escuela N°1, acá en el centro, y te puedo decir que todas las escuelas están en las mismas condiciones. Muchas veces no tienen estufas porque hay pérdidas y prefieren cerrar directamente la llave de gas. Esto le podría haber pasado a mi hijo, a mi sobrino, a mí o a cualquiera de mis compañeros. Es un día muy triste, el jueves lloré toda la tarde. Nadie da respuestas, el intendente optó por esconderse. Se nos fueron dos personas, pero esto podría haber sido una masacre”, dijo la docente Paola Nasif. Cecilia Saldivia, vecina de Moreno, agregó en el mismo sentido: “Hay muchos problemas de infraestructura. Las paredes electrificadas, los pozos de los baños rebalsados. No ponen un peso para la educación. Y estábamos avisando continuamente sobre esta situación. A la escuela N°84 del Cuartel V de Moreno, por ejemplo, no entra el colectivo cuando llueve. Y los chicos se quedan sin clases meses enteros”.

Encabezada por una banda de música, la marcha hacia el Consejo Escolar comenzó pasadas las 10 de la mañana. La multitud avanzó por la avenida Bartolomé Mitre entonando “Olé olé, olé olá / No fue tragedia, no fue casual / es el ajuste del gobierno de Vidal”. De los locales comerciales que funcionan sobre Mitre se asomaban los vendedores, para ver pasar al grupo de docentes –entre los que se mezclaba también algún niño que quiso acompañar a sus padres– y expresarles su apoyo.

Hay dos puntas que se unieron en esta tragedia, que tienen que ver con el cargo jerárquico: el director y el auxiliar, el guardapolvo blanco y el guardapolvo gris. Esto no fue un accidente, esto fue desidia y descuido de las autoridades”, dijo Omar Palma, director de la escuela N°69 de Moreno y secretario adjunto del Suteba en la localidad. “Hoy es un día para nosotros muy triste. Hoy estamos de luto. Se nos fueron Rubén y Sandra, injustamente. Tenían mucho para dar y, por la falta de compromiso del Estado, sobre todo de María Eugenia Vidal, hoy no están con nosotros”, agregó.

Esta movilización se está dando en toda la provincia de Buenos Aires, en repudio a las muertes que podrían haber sido evitables. En repudio a la cerrazón, al autoritarismo y a la soberbia del gobierno de María Eugenia Vidal. Reclamamos la emergencia edilicia y educativa en la provincia, para que esto no suceda nunca más. Se tienen que inspeccionar las escuelas y se tienen que investigar los problemas que ponen en riesgo la seguridad o la vida de los docentes, de los chicos y de los auxiliares”, expresó a Página|12 Roberto Baradel, titular del Suteba.

Sobre la marea de docentes, sobresalía un guardapolvo blanco con una cinta negra de luto. “Pedimos que las escuelas estén en condiciones. También pedimos que se haga justicia y que los responsables, los que no actuaron cuando tenían que actuar, cuando tenían que reparar las escuelas, tengan su castigo. Más que nada por las vidas que se llevaron, por nuestros compañeros”, explicó Diego Ramos, docente de la escuela especial n°505 de Moreno, mientras sostenía en alto el soporte sobre el que colgó el guardapolvo.

Al llegar a la sede del Consejo Escolar, cubierta de carteles de distintas escuelas que expresaban su apoyo y responsabilizaban al Estado por lo ocurrido, Mariana Cattaneo, secretaria general de Suteba Moreno, recordó que tanto el subsecretario de Educación de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Siciliano, como el director general de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, y el interventor del Consejo Escolar de Moreno, Sebastián Nasif, fueron notificados en varias oportunidades sobre los problemas de infraestructura que padecen las escuelas de Moreno. “No hay forma que no hayan sabido que Moreno estaba en una situación de riesgo edilicio. Y eso es lo que nos da más bronca y más indignación. Que no importó, que lo que se priorizó fue el ajuste”, dijo Cattaneo, quien recordó a Rubén y a Sandra con mucha angustia y pidió “un minuto de aplausos”.

Elegimos venir al Consejo Escolar porque es una cáscara vacía. Es la cara del ajuste de Vidal en el distrito de Moreno. El interventor, Sebastián Nasif, es el delegado de María Eugenia Vidal en el distrito. Y también el responsable de lo que pasa en estas escuelas, como lo es Siciliano, como lo es Sánchez Zinny y, sobre todo, María Eugenia Vidal y Mauricio Macri”, dijo la secretaria de Suteba-Moreno, aplaudida por la multitud que interrumpió el discurso con el grito “Asesinos, asesinos”.

Walter Clavero, secretario general de ATE-Moreno, agregó: “Esto es producto del ajuste brutal que lleva a cabo el gobierno de Mauricio Macri y la gobernadora Vidal. El desprecio total a los trabajadores, el desprecio total a los humildes, el desprecio total a la vida humana. Un régimen totalmente inhumano donde lo único que parece que cuenta son números, la política económica fría donde tienen que acumular ganancias para pocos sectores en detrimento de las mayorías populares”.

Finalizado el acto, los docentes anunciaron que se irían para el velatorio y entierro de Rubén y Sandra. Mientras tanto, en la puerta de la escuela N°49, rodeada de vecinos y alumnos de la institución, algunas velitas encendidas recordaron a los dos trabajadores que murieron el jueves en la explosión, causada por una pérdida de gas que había sido repetidamente denunciada a las autoridades. (Página|12)