Suprema corte: ¿Quién se beneficia con una ampliación?

 

Desde hace varios meses, Alfredo Cornejo, gobernador mendocino, hoy integrante de la “mesa chica” de Cambiemos, pretende hacernos creer que nuestra justicia local funciona con lentitud e inoperantemente, por la composición  de la Suprema Corte de Justicia, alegando que aumentar el número de 7 a 9 miembros del máximo tribunal “permitiría una actuación más rápida y efectiva respecto a las causas que llegan a la justicia”.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿existe en la Argentina antecedente de esta medida que propone Cornejo? ¿Realmente el pueblo se beneficia?

Afirmativamente existe  un antecedente de esta política engañosa, durante el gobierno de Carlos Menem, donde se logró ampliar el número de magistrados que componían la Corte Suprema de Justicia de la Nación de 5 a 9 miembros (ley 23.774). Los jueces agregados que formaron parte de la CSJ durante este periodo fueron conocidos como la “mayoría automática”, nombre que se ganaron por la gran rapidez y unanimidad con la que resolvían a favor de los intereses del gobierno cada causa que llegaba a esta instancia.

 Algunos de sus fallos más polémicos y perjudiciales para los argentinos de parte de esta Corte fueron : la habilitación de la privatización de Aerolíneas Argentinas sin pasar por otras instancias judiciales; cuestionó la censura para que Tato Bores emitiera un sketch sobre la jueza María Servini de Cubría; condenó a la Editorial Perfil a indemnizar a Menem por notas sobre su hijo extramatrimonial (fallo que luego le valió al Estado una condena de la Corte Interamericana).[1]

Pero sin dudas unas de las causas más sucias que lleva a que tres jueces de la mayoría (Julio Nazareno, Guillermo López y Adolfo Vázquez) renunciaran ante la posibilidad de un juicio político  y otros fueran destituidos( Antonio Boggiano y Moliné O’Connor) fue el “CASO MACRI” , causa que se inicia en 1997 para investigar irregularidades en las exportaciones de Sevel, firma que Mauricio Macri conducía junto a su padre Franco, vendiendo autopartes  a Uruguay mediante otras empresas fantasmas de su propiedad ‚realizando una evasión fiscal que los llevó a ganar más de 15 millones de pesos; y no es difícil imaginar cómo termina esta historia. La corte falla que no existía ningún delito, permitiendo que se quedaran con esa abultada suma y generando un perjuicio al país.

Nuestro Presidente conoce en primera persona cuáles son los beneficios de lograr una corte ampliada y adicta al gobierno, no nos sorprende que su mejor discípulo quiera aplicar esta medida en Mendoza. Pero que no nos engañe con el pretexto de acelerar el acceso a la justicia, ya que si consideramos la permanencia indefinida de los jueces, esto le permitiría al gobernador colocar dos personas acordes a su ideología política consumando la suma del poder público en su persona y garantizando el control del poder judicial por los próximos 30 o 40 años.

Modificado por última vez en Martes, 03 Julio 2018 21:41
Valora este artículo
(2 votos)