¿Qué es el Banco Mundial?

 

Nefastos personajes de los cuales una porción del pueblo argentino se había olvidado de su existencia y otros tantos que nunca los sintieron nombrar han vuelto a aparecer en escena por las políticas antinacionales de Mauricio Macri. Para saber quiénes son los que hoy manejan los hilos de la Nación hemos decidido investigar a las entidades internacionales que han manoteado desde el gobierno nacional con pretensiones de “sacar a la Argentina adelante”.

En esta nota nos detendremos en una en especial: El Banco Mundial.

Esta organización multinacional especializada en finanzas y asistencia surgió a partir de los Acuerdos de Bretton Woods en 1944  con el fin de ayudar a las naciones europeas en la reconstrucción de las ciudades durante la posguerra. Tal institución, conducida por un Estados Unidos vencedor de la Segunda Guerra Mundial, comienza a funcionar en 1946 y junto con el FMI buscaron  llevar a flote las políticas librecambistas de dicho país e imponer el dólar como moneda de referencia internacional aprovechando su posición triunfante ante un mundo devastado por la guerra.

Según el Banco Mundial sus objetivos son  “fomentar el desarrollo económico a largo plazo y la reducción de la pobreza proporcionando apoyo técnico y financiero para que los países puedan reformar determinados sectores o poner en práctica proyectos específicos[i] por ejemplo, dando préstamos para la construcción de escuelas, centros de salud, de abastecimiento de agua y electricidad, de lucha contra enfermedades y de protección del medio ambiente[ii]. Pero… ¿Qué hay detrás de frases que suenan políticamente correctas?

No todo es color de rosas como pretenden vendernos. Los que invierten en el Banco Mundial y por sobre todos, Estados  Unidos, deben garantizar que los préstamos sean devueltos o que aquellas inversiones en países como la Argentina le sean beneficiosos para imponer y mantener su hegemonía cultural y económica. Es por ello que algunos organismos dentro del Banco Mundial como lo es el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI) se encarga de generar garantías a los inversionistas contra pérdidas ocasionadas por medidas proteccionistas o nacionales. En simples palabras, el Banco Mundial te presta pero a cambio se deben adoptar algunas medidas liberales que le garanticen “vida” dentro de tal país.

Un ejemplo en el pasado más reciente de los argentinos y las argentinas es la injerencia del Banco Mundial en la educación superior argentina. Este organismo se encargó de ponerle la letra a la Ley de Educación Superior sancionada durante el menemismo que, entre otras cosas, pone a la educación como un servicio y obliga a tener una cierta bibliografía y temática para los planes de estudios de las universidades argentinas.[iii]

En la actualidad, el organismo que le recomendó a Macri acelerar el ritmo de ajuste o que le recomendó a Brasil privatizar la Educación para reducir gasto se hace presente en ferias educativas como la Feria Internacional de Educación Superior (FIESA) o en la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES) promovidos por Alejandro Finnochiaro, Ministro de Educación de la Argentina. Sabemos que aprender lo que el BM quiere que se aprenda es una forma saquearnos la conciencia nacional a los argentinos y las argentinas.

Depender de estos organismos internacionales es perder soberanía nacional y autonomía en la toma de decisiones del ámbito económico, político y social. Este gobierno a pesar de conocer el paso perjudicial que tuvieron estos personajes por la Argentina no pondrá  freno y seguirá atendiendo los intereses foráneos por encima de las necesidades de la gran mayoría del pueblo argentino.